FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.


Yvraine, también conocida como la Hija de las Sombras, es la Emisaria de Ynnead, la profetisa y suma sacerdotisa del Dios Eldar de los Muertos.

HistoriaEditar

Es llamada la Hija de las Sombras. Es un eco de un pasado antiguo, revestida del esplendor de una antigüedad cortesana, y la promesa de un futuro más brillante. Dispuesta para la guerra, es un recipiente para el poder de un dios recién nacido. Poco después de despertar por primera vez Ynnead, una parte de su voluntad y poder inundó una sola alma; Yvraine.

Elegida por el destino, poseía el alma viva más parecida a los antiguos Aeldari que habían existido antes de la llegada de Slaanesh. Exiliada del Biel-Tan tras seguir las sendas del Guerrero y de la Bruja, Yvraine había recorrido hasta el último rincón de la sociedad Aeldari. Pasó de marginada a comandante de un Corsario.

Por último , después de un costoso motín, cayó en desgracia y se exilió.
Yvraine Gathering Storm II

Yvraine.

Despojada de su grandeza, humillada por quienes en tiempos la ensalzaron, Yvraine se hizo un hueco en las calles de Commorragh. Peleó con uñas y dientes para formar parte de los Cultos de Brujas, lo cual logró gracias tanto a su talento como a la traición. Tal era su capacidad como guerrera que ascendió hasta el rango de Súcubo. Fue en la arena donde cruzó el umbral de la muerte y se vio infundada con la energía de Ynnead. En un momento de locura, Yvraine devino un conducto para el poder de la muerte, invirtió la capacidad de manipular la energía espiritual y transmitir sus habilidades esotéricas a quienes se sumaron a su macabra religión. Yvraine se liberó de la infestación demoníaca que hizo temblar Commorragh poco después de la ascensión. Regresó al mundo astronave de Biel-Tan, y en el proceso puso en marcha los sucesos que acabaron con el mundo astronave convertido en una sombra pálida de su antigua gloria.

La ruptura del circuito infinito de Biel-Tan causó una enorme explosión de energía psíquica capaz de forzar la irrupción en el espacio real de un remolino Disforme en torno al mundo astronave afectado, pero también un punto focal para que el Dios de los Muertos manifestara su avatar en el espacio real. Muchos Aeldari se han sumado a la causa de Yvraine, incluidos Asuryani, Arlequines, Drukhari e incluso un extraño familiar psíquico al que se conoce como Gyrinx.

Se manifiestan a su alrededor los efectos de la presencia de Ynnead. Los Renacidos de Yvraine pueden recurrir a las almas en las piedras espirituales que usan para reforzar sus propias habilidades, absorber el poder de los muertos recientes para potenciar sus ataques, y reducir a cenizas al enemigo con las armas peculiares y los poderes psíquicos que ejercen.

Han aprendido secretos de los muertos, lo cual los ha acercado a sus antepasados y la gloria perdida de su raza. Pero muchos ven a Yvraine y a los Ynnari corrompidos por las fuerzas demoníacas que tratan de frustrar, mientras otros creen que Yvraine ya está muerta por dentro. Y quizá no anden errados.

Si uno cree los susurros de los Videntes, ella es la asesina de Biel-Tan, la Bruja rebelde destinada a fracturar su corazón de hueso espectral. Si uno presta atención a los murmullos de los Arlequines, ella es tanto una salvadora como una destructora; la perdición de un Mundo Astronave, pero también la esperanza de su raza. Si uno escucha los cantos fúnebres de los bardos Eldars, ella ha recorrido las Sendas del Guerrero y del Brujo, ha navegado con los Corsarios hasta el exilio, y ha desenvainado espadas en el mayor coliseo de Commorragh.

Su presencia es la salvación misma, concediendo a sus seguidores la bendición del Dios Susurrante y salvando sus espíritus de ser devorados por Slaanesh. En la guerra, está rodeada por un halo de almas invisibles, la fuerza vital de los caídos y los descreídos. En su agraciada mano sostiene la espada ancestral Kha-vir, la Espada de los Dolores, cuyo filo convierte a sus víctimas en cenizas sin alma.

Ella es Yvraine, Emisaria del Dios de los Muertos, y es la última esperanza de los Eldars.

ArmamentoEditar

Yvraine viste ropajes del estilo de los antiguos Eldars, y porta la espada ancestral Kha-vir, la Espada de los Pesares. Va acompañada por un gyrinx que potencia sus poderes psíquicos.

MiniaturaEditar

  • 7ª Edición.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.