FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

El Yncarne es el Avatar de Ynnead, el Dios Eldar de los Muertos. El Yncarne flota sobre los ejércitos de los Eldars Ynnari como un ángel macabro, envuelto en un rugiente huracán psíquico y revigorizando los espíritus de los Eldars que le rodean.

DescripciónEditar

El Yncarne es un ser a un tiempo hermoso e inquietante, una manifestación de energías mórbidas que sólo se comunican a través de la muerte y la manipulación de la energía espiritual. Muchos lo consideran el Avatar de Ynnead, sobre todo por la forma en que el Dios de la Muerte se encarna en el plano mortal.
Eldar nacimiento yncarne avatar dios de la muerte

El Yncarne, Avatar de Ynnead, se manifiesta en la realidad

La comparación es válida,  ya que sólo hay un Yncarne: el poder de Ynnead aumenta tras cada nueva muerte, pero en el espacio real sólo posee una fracción de su potencial. Además, esta figura quimérica es resultado directo de la fractura de Biel-Tan y el inmenso trauma psíquico que la provocó, sacrificio reverenciado por muchos y calificado de blasfemia por muchos más. Algunos de los detractores de los Renacidos han sido lo bastante audaces como para afirmar que Yncarne, lejos de ser la némesis de Slaanesh en forma física, en realidad está contaminado por las mismas fuerzas que pretende destruir.

Con un rugido desgarrador, el campo de batalla salpicado de cadáveres se agrieta y se ilumina de color blanco cuando una forma imponente brota de la tierra bajo una tormenta ectoplásmica. El Yncarne ha llegado , perdición de las razas menores e icono del renacimiento de los poderosos Aeldari. Esta encarnación de energías mórbidas se desplaza hacia su presa entre un vórtice de susurros mortales, un huracán cubierto de escarcha psíquica rugiente que arranca la vida de quienes se ganan su ira. 

Sus enemigos mortales ven que se les acerca el final, tan imparable como la noche. Aquellos que no se convierten en polvo ante la mirada del Yncarne, se lanzan al suelo mientras las espadas sin alma se quiebran en dos ante Vilith-zhar, la Espada de las Almas, hoja plateada capaz de cambiar de forma en caso de necesitad tomada del profanado suelo de Belial IV , mundo situado en lo que antaño fue el corazón del Imperio Eldar.

Aquellos Ynnari que luchan junto a esta criatura ven cómo un poder frío y escalofriante los refuerza, préstamo de la determinación helada de los Renacidos.

Los Eldars han visto a sus dioses marchar a la guerra antes. Los Avatares de Kaela Mensha Khaine toman forma en el corazón de cada Mundo Astronave. Ahora, otra presencia divina se une al panteón alienígena: Ynnead, el profetizado dios de los muertos, ha despertado.

Para aquellos lo bastante estúpidos como para enfrentarse a su fría furia, el Yncarne es un demonio de la matanza, la voluntad manifiesta del Dios de los Muertos. Para los Eldars, el Yncarne es una figura de esperanza renacida, y el terror más profundo. Ninguna Bruja o Vidente sabe realmente si el ascenso de Ynnead anuncia la salvación o la condenación final de su raza.

ArmamentoEditar

El Yncarne va armado con Vilith-zhar, la Espada de las Almas, que puede adoptar la forma de una larga espada o de un par de dagas.

MiniaturaEditar

  • 7ª Edición.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.