FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Weisering Balhaus II

Dependencias y relaciones entre entidades dentro de Balhaus

Se denomina Weisering al concilio de individuos eminentes que dirigen la sociedad de Balhaus en Helheim y los territorios coloniales, dentro del sistema Noocrático establecido que rige en todos ellos de manera central desde la fundación de la sociedad.

HistoriaEditar

El Weisering nació en el 001 DDF (754.M40) como una institución dirigente y con las máximas prerrogativas, extendiendo sus competencias a todos los asuntos militares, financieros y sociales en general. En su origen sólo contaba con un puñado de miembros que después fue incrementado hasta el centenar, siendo éste el número máximo.

En concreto se trata de una corporación de dirigentes profesionales con dotes estadistas en la que no hay individuos destacados que puedan acumular poderes, ya que los cargos son reelegidos periódicamente de entre la lista de personas eminentes, elegidas por sus capacidades, méritos y experiencia probada basándose en criterios independientes de idoneidad.

Existe asimismo una constante supervisión de las acciones emprendidas por el Weisering para asegurar la equidad, labor llevada a cabo eficazmente por el Rechtlung. Los individuos que han pertenecido al Weisering no pueden ejercer ningún otro cargo público una vez han abandonado el concilio, convirtiéndose automáticamente en ciudadanos particulares sin privilegios especiales tras el período estipulado.

No existen partidos políticos en Balhaus, al igual que no hay facciones, ya que el Weisering es el único órgano directivo cuyas determinaciones se basan en un sistema puramente noocrático que deja de lado la discusión política o la percepción social para centrarse en criterios pragmáticos y aplicables, huyendo de conceptos utópicos como las ideologías conocidas, el interés particular de un conjunto o las tendencias.

Esto se debe al denso conocimiento histórico que los balhausitas tienen sobre la política y su influencia sobre la sociedad, la cual ha sido causante de enfrentamientos, injusticias y separación entre los pueblos, ya sean humanos o xenos. Debido a ello, no existen grupos de interés, partidos ni separatismos, sino sólo un objetivo común de estabilidad y crecimiento, el cual es fijado por el Weisering y controlado por los órganos dependientes y las herramientas empleadas al efecto.

La mentalidad balhausita a este respecto es muy firme, no hay desviaciones ni más interés que generar un beneficio global actuando localmente cuando es necesario, minimizando la intervención pero organizando los esfuerzos de una manera racional y siguiendo los prinicipios de la más pura lógica en todos los ámbitos.

DependenciasEditar

Sede general Weisering

Interior de la sede del Weisering en Balhaus

Dentro de la administración general de Balhaus existen dos organismos principales bajo el Weisering, el Sicherhaus, encargado de todos los asuntos relativos a la defensa y la seguridad, y el Spendhaus, responsable de los temas sociales, recursos, economía, ubicación y estamento de justicia.

Existe asimismo un órgano concreto focalizado en las entidades que operan de manera independiente para salvaguardar el intervencionismo y procurar el bien común, sin centrarse en áreas o zonas particulares. Todas estas entidades reportan directamente al Weisering y actúan como órganos consultivos proporcionando sus análisis y recomendaciones.

Dado que se trata de un sistema noocrático pleno, todos los asuntos importantes se presentan ante el Weisering con una base lógica, quien escucha los diferentes puntos de vista y toma las decisiones correspondientes teniendo muy presentes las recomendaciones y la racionalidad más evidente, simplificando las actuaciones y determinando las mejores alternativas en base a la información disponiblem, los recursos y la optimización de los mismos.

La pertenencia al Weisering es uno de los máximos honores a los que puede aspirar un balhausita, tratándose de un cargo sumamente reverenciado pero que no aporta concesiones de ningún tipo, salvo un estipendio mediado y sin pretensiones. Pertenecer al Weisering significa trabajar en una sinergia con el resto de representantes, pues no existen cámaras, grupos de interés ni portavoces, sino que todos y cada uno de los miembros responde de sus acciones y tiene responsabilidades individuales e indisolubles en el grupo.

La corrupción es perseguida con extrema firmeza en Balhaus desde la fundación, aplicándose severas contramedidas y adhiriéndose con absoluto respeto al Decálogo, existiendo por lo general una única pena para atajarla en caso de aparición: la muerte.

Si bien ha habido decisiones cuestionables en el tiempo por parte de alguno de sus componentes debidas a circunstancias, nunca se han dado casos de corrupción como tal.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.