FANDOM


Mascota eldar wikihammer 40k La Vidente Lolai te pondrá dos runas negras si no sigues leyendo. Pulsa sobre su imagen para acceder a la sabiduría de los Eldars.

Aquel que lee su propio artículo puede evitar su propia perdición. Aquel que lee los artículos de otros puede provocársela.

Vaul era el Dios de la Forja del panteón de la raza Eldar, hermano del Rey Fénix Asuryan y aliado principal de Isha y Kurnous en su lucha contra el Dios de la Guerra Eldar, Khaine. Es la deidad patrona de todos los artesanos mencionados en la Mitología Eldar, así como de los artesanos y forjadores mortales de la especie, entre los que destaca una pequeña secta de los principales artesanos psíquicos de los Eldar, los Aedas Óseos.

HistoriaEditar

La LeyendaEditar

Vaul fue el arquitecto y primer ingeniero del palacio del Dios Asuryan durante la Primera Edad de los Eldar. Antes de que Asuryan crease la barrera entre el mundo de los Dioses y el de los mortales, que dividió el universo en el universo físico y real y el Inmaterium, se le solía representar como una figura siempre ocupada, forjando sin cesar espadas para el Dios de la Guerra Eldar Khaine, creando o reparando las Agujas del Destino de la Diosa Anciana Morai-Heg, manteniendo en perfecto estado de uso los arreos de caza de Kurnous, y llevando a cabo todas las demás tareas de artesanía divina solicitadas por los demás Dioses Eldar. Algunas veces también creaba instrumentos musicales para acompañar las atrayentes canciones de sueño de Lileath o las canciones curativas y sanadoras de Isha. De él se decía que era un artesano sin parangón, y que no tenía moral alguna, ya que su propósito en la vida era crear belleza, no ceñirse a la verdad.

Las Lágrimas de IshaEditar

Después de que el Rey Fénix Asuryan expulsara a los Eldar desde los Reinos Celestiales a las Tierras Mortales, y separara de forma definitiva ambos mundos, tanto Kurnous como Isha acudieron a hablar con su tío Vaul, ya que ambos estaban consternados por verse separados de sus hijos. Por ello le pidieron a Vaul que les ayudara a encontrar un modo para recuperar el contacto con su descendencia. De acuerdo con la leyenda, el dios de la forja, conmovido por el dolor de la diosa, pero sabiendo que Asuryan jamás cambiaría de parecer, recogió las lágrimas de Isha y con ellas creó las primeras Joyas Espirituales. A través de ellas los Eldar fueron capaces de comunicarse con sus dioses a pesar de haber sido alejados entre sí y de la prohibición de Asuryan. Vaul entregó una de las joyas espirituales a Isha, mientras que las demás quedaron en manos de sus hijos para que pudieran comunicarse en secreto entre ellos. Gracias a estos mensajes clandestinos, los Eldar aprendieron a usar las runas y a crear estructuras esqueléticas de Hueso Espectral.

Sin embargo, Kaela Mensha Khaine escuchó un día a Isha hablando con los Eldar a través de la joya, e informó al propio Asuryan, el cual se enfureció al ver que su decreto había sido violado. Para castigar a los responsables, puso a Kurnous e Isha en manos de Khaine para que hiciera con ellos lo que quisiera, durante el resto de la eternidad.

Las Espadas de VaulEditar

Vaul, consciente de que habían sido sus creaciones las responsables de los mil tormentos que Khaine estaba infligiendo a Isha y Kurnous, no podía permitir que se les hiciera ningún daño, decidió tomar partido por ellos, el único de entre todos los dioses que decidió interceder por la pareja. El Dios de la Forja hizo un pacto con el Dios de la Guerra, quien aceptó liberar a la pareja si, en el plazo de un año, Vaul forjaba y le entregaba cien se sus más hermosas espadas mágicas. El Dios Herrero se puso inmediatamente a cumplir con el encargo pero, aunque trabajó hasta el límite de la extenuación y consiguió forjar y terminar todas las espadas, no pudo finalizar la última, que descansaba inacabada sobre su yunque. En un intento de engañar a Khaine, Vaul sustituyó la última espada con un arma hecha por manos mortales, y entregó el encargo al Dios de la Guerra, quien contento con sus nuevas armas liberó a los dos cautivos y dejó que partiera el trío. Sin embargo, Khaine no tardó demasiado en descubrir el engaño, y rugió furioso llamando mentiroso y tramposo al Dios Herrero, jurando vengarse. El resultado de dicho acontecimiento se explica en el relato El Sueño de Asuryan, en el que se cuenta que Vaul volvió a su taller a reforjar la espada inacabada que debía haber sido para Khaine.

La Guerra CelestialEditar

En los últimos días de la Guerra Celestial, el arma fue recreada en la forma de una espada a la que llamó Anaris, la Luz del Amanecer. Con ella en la mano, se enfrentó con el Dios de la Guerra en un extenso y agotador combate después de que este le capturara. Sin embargo, aunque blandía su espada divina de mejor factura, su estilo de lucha, influenciado claramente por su trabajo de herrero, no era rival para la fuerza del Dios de la Guerra, la personificación definitiva de las artes del combate. A pesar de que consiguió herir de gravedad a su enemigo, la furia de Khaine consiguió superar al Dios de la Forja, quien cayó desde los cielos. Se cuenta que a tenor de dicha caída Vaul quedó tullido, y que su derrota definitiva se produjo cuando Khaine le encadenó a su propio yunque, lo que causó la victoria del Dios de la Guerra en la Guerra Celestial. Derrotado a manos del Dios de la Guerra, encadenado por su temeridad, y obligado a forjar por toda la eternidad las armas usadas por Khaine en sus inacabables y continuas guerras, lo único que mantuvo cuerdo a Vaul fue la secreta guía de Asuryan y la simpatía de Isha. La espada del tullido Vaul sería empleada posteriormente por Khaine para matar a Eldanesh, lo que provocó que finalmente Asuryan abandonara su postura neutral y se decidiera a poner fin a la Guerra Celestial.

Vaul contra el DragónEditar

Los C'tan, también conocidos como los Yngir, eran grandes enemigos de los dioses Eldars. Ambas fuerzas estaban enfrentadas desde su origen, y su conflicto envolvió a la galaxia de la Vía Láctea. Dicho conflicto con los C'tan y los Necrones fue la verdadera Guerra en el Cielo, apenas recordada en la mitología Eldar.

Aunque Khaine había logrado derrotar a Kaelis Ra, el Destructor de la Luz, aún quedaba un Yngir que amenazaba con destruir a los Eldar: el Dragón del Vacío (el Embaucador era demasiado débil como para destruir a los Eldar, y el Extraño estaba muy lejos aún). El poder del Dragón del Vacío, el mensajero de la muerte del Espacio Real, era inmenso y fue con dicho masivo poder con el que dio vida a los Necrones. Uno solo de ellos era capaz de destruir a mil Eldar antes de ser abatido, y aún así volvía a alzarse de nuevo. De sus cuerpos metálicos surgían relámpagos que abrasaban y reducían a cenizas a los Eldar. Sin embargo, Vaul no se rindió. Recogió las almas de los caídos y, en lugar de encerrarlos en cuerpos metálicos como ocurrió con los Necrones, dio origen a los primeros Señores Espectrales, quienes apenas sentían los golpes y ataques que habrían partido en dos a un Eldar común, recibiendo de ellos poco más que leves arañazos en su "piel". Gracias a ellos fueron destruidos miles de Necrones, y los Eldar fueron salvados del filo de la extinción. Sin embargo, esto no finalizó la guerra.

El Dragón advirtió que sus planes podrían fracasar, y decidió unirse a sus guerreros. Para asegurarse de no acabar sufriendo el mismo destino que el Portador de la Noche, y con vistas a disponer de su máximo poder, decidió absorber el poder de un sistema estelar binario. Sin embargo, Vaul no había permanecido ocioso, y se había dado cuenta de que el verdadero peligro estaba no en los Necrones, sino en los propios C'tan, y que si conseguía derrotarlos de una vez por todas el Universo estaría a salvo. Fue por ello que decidió forjar, hace sesenta y cinco millones de años estándar, unos poderosos talismanes en cuyo corazón encerró una lente arcana. Dichas lentes eran capaces de extraer energía directamente del Empíreo y canalizarla hasta el Espacio Real. Vaul sabía que la energía de la Disformidad era fatal para los C'tan, y que si lograba llevar los talismanes hasta donde se encontraban los Yngir, el poder de la Disformidad los destruiría de una vez por todas.

Fortaleza negra del caos

Fortaleza Negra

Dichas armas, conocidas por los Eldar como los Talismanes de Vaul, serían conocidas por el Imperio como las masivas Fortalezas Negras, cuyo poder combinado era capaz de hacer que una estrella se convirtiera en una supernova. Dicha capacidad era un arma específicamente diseñada contra los C'tan, ya que estos eran criaturas inteligentes de energía pura cuyo hábitat natural era el núcleo de las estrellas.

Cuando las estrellas binarias comenzaron a debilitarse, Vaul envió sus Talismanes contra el Dragón. Sin embargo, tras engullir un sistema binario completo, el Dragón era tan poderoso que ni siquiera los Talismanes pudieron destruirlo. No obstante, las descargas de energía disforme si consiguieron debilitarlo en grado sumo hasta alcanzar un punto crítico, momento en el que decidió retirarse y esconderse.

Dichas armas aún existen, perdidas en el espacio, esperando ser empleadas para destruir a los C'tan en caso de que regresen. Recientemente, muchos de los temidos Talismanes de Vaul fueron destruidos por las maquinaciones del C'tan conocido como el Embaucador.

Acontecimientos posterioresEditar

Tras la ascensión de Slaanesh, la mayoría de las deidades Eldar murieron y fueron absorbidos por el nuevo Dios del Caos. Que se sepa, solo Khaine y Cegorach consiguieron sobrevivir. A pesar de que ocurriera así, los artesanos espectrales del Mundo Astronave Kaelor siguen teniendo a Vaul como su más poderosa deidad protectora, existiendo gran número de monumentos en su honor creados por la mano de Gwrih el Radiante.

Durante la Caída de los Eldar, Eldrad Ulthran sostuvo la creencia de que si Vaul hubiera sido liberado de su encarcelamiento, podría haber comandado las defensas de los Dioses Eldar, gracias a sus habilidades en artesanía e ingeniería, por lo que los Dioses no hubieran caído presas del ansia devoradora del recientemente nacido Príncipe del Caos.

Un artefacto Eldar, conocido como El Despertar, que parece tener relación con los antiguos Necrontyr, fue descubierto por el Imperio de la Humanidad en el 2343724.M41, en el planeta Paraíso de Rahe, siendo estudiado por la Hermana Superiora Meritia de la Orden Dialogante. Según el artefacto, "la Luna de Vaul mostrará al Dragón". Las anotaciones de la Hermana apuntan que Vaul era el dios Eldar de la forja, una deidad física y espiritualmente mutilada. Su análisis llega a la conclusión de que una "Luna de Vaul" es el equivalente Eldar de un mundo forja.

Conflicto de canonEditar

La información de este artículo procede de fuentes anteriores a la renovación del trasfondo de los Necrones llevado a cabo en 5ª Edición, y por tanto es probable que contenga incongruencias con el canon más reciente. La más obvia es la relación de El Embaucador con la captura y destrucción de las Fortalezas Negras durante la Guerra Gótica, que no podría haber sido llevada a cabo por un Fragmento de C'tan controlado por los Necrones.

Paralelos mitológicosEditar

Vaul presenta grandes similitudes con la figura de Hefesto de la Mitología Griega, ya que ambos eran dioses de la forja, y ambos estaban tullidos.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Alemán, Lexicanum Francés, Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Warhammer 40,000: Compilación.
  • Codex: Eldars (Ediciones 2ª y 4ª).
  • Codex: Necrones (3ª Edición).
  • La Profecía Eldar, por C.S. Goto.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.