FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Vartariano I

Vartariano joven

Los Arak'var-gor, más conocidos con el nombre de Vartarianos como derivación simple de su planeta capital, Vartaria, son una violenta y beligerante raza sáurida descubierta en el sector Este de las Estrellas Necrófago tras la consecución de la Primera Guerra de Nordatt.

HistoriaEditar

Los Vartarianos son criaturas de una cultura cuyo origen se estima que se remonta a más de un centenar de Miclos de antigüedad, aunque realmente no se sabe con precisión, dado que sólo guardan testimonios escritos al respecto de su historia desde el Miclo XIX ADF (M17), siendo el resto más bien una tradición oral que en muchos casos ha perdido los detalles temporales que permitirían ubicar los hechos con exactitud.

Se sabe, no obstante, que su origen no es Vartaria, sino que en un remoto pasado viajaron a través de las estrellas para asentarse allí como una ramificación de su sociedad original, quedando aislados tras la Era de los Conflictos y convirtiéndose, al parecer, en los únicos representantes supervivientes de su cultura.

Su pueblo, denominado Arak'var-gor, que en su idioma viene a significar "Los amos de Gor", conformaba según los propios testimonios un extenso grupo que desde tiempo inmemorial comenzó a dispersarse por la Galaxia en forma de ramificaciones a lo largo del Segmentum Obscurus, el Segmentum Ultima y más allá de la Franja Este hasta las Estrellas Necrófago.

Durante miles de años desarrollaron su sociedad formando una estructura fuerte, ampliamente comunicada y con gran proyección, hasta que el nacimiento del Slaanesh trajo consigo la aparición de las inmensas Tormentas Disformes que asolaron la galaxia con fruición, aislando muchos de los sectores donde se encontraban los Vartarianos, entre ellos la ramificación que había derivado hacia el sector de las Estrellas Necrófago, mientras que otras áreas eran engullidas por completo por la Disformidad y desaparecían sin dejar rastro.

Aquel evento, básicamente, destruyó la gran sociedad vartariana, ya que el propio sistema Gor fue presa de las descomunales corrientes del Inmaterium, siendo arrasado por completo y eliminando el núcleo de su civilización, mientras que muchos otros lugares sufrieron el mismo destino.

Dispersión Vartariana

Esquema de la dispersión vartariana en la galaxia, con sus desplazamientos hacia el Este y el sector de las Estrellas Necrófago

De esta manera, sólo ciertas ramas extendidas del gran árbol que conformaban los vartarianos lograron sobrevivir, pero con el paso del tiempo también fueron víctimas de distintos sucesos, especialmente guerras con otras razas Xenos que los abocaron a la extinción (la belicosidad vartariana es radical e inherente a su intolerante cultura), dejando finalmente tan solo su representación en el sector de las Estrellas Necrófago.

DescripciónEditar

Los vartarianos son seres agresivos dotados naturalmente para la guerra, la cual es la base de su existencia en casi todos los aspectos, de modo que lo normal es que estén constantemente metidos en algún conflicto o preparándose para uno.

Vartariano II

Vartariano veterano, con sus alas completamente desarrolladas

Se trata de criaturas de gran tamaño, con una media de tres metros de altura y doscientos cincuenta kilos de peso, musculatura muy desarrollada, una capa escamosa natural de gran dureza y con espolones que ejerce como una armadura capaz de aislarlos de impactos de cierta envergadura, poderosas mandíbulas que no dudan en usar en combate por sus afilados colmillos, los cuales están dotados también de una ponzoña venenosa que resulta letal al ser inoculada. Sus manos, gruesas y poderosas con cuatro dedos, poseen garras retráctiles que usan con habilidad cuando no portan armas, resultando muy eficaces por la gran potencia que son capaces de desarrollar. Asimismo, su larga cola prensil puede atrapar y aplastar ya que las fibras que componen su musculatura tienen gran cantidad de núcleos y ejercen fuerzas de muchísima intensidad.

El instinto vartariano los empuja al combate cuerpo a cuerpo, algo en lo que se desenvuelven con gran soltura empleando grandes hoces energéticas que utilizan con precisión, capaces de rasgar blindajes y partir armaduras con pasmosa facilidad. No desdeñan sin embargo las armas de fuego, especialmente fusiles pesados con proyectiles explosivos de gran eficacia, las cuales emplean con buena habilidad, si bien su fuerte radica en el combate cercano. Los escasos vehículos que usan son simples, fuertemente blindados y armados con bastos cañones, si bien confían en la potencia de su infantería en todos los combates que emprenden y no suelen emplear armas autotransportadas a la batalla, sino que conforman interminables filas de guerreros que ansían lanzarse sobre el oponente para demostrar sus habilidades.

Por lo demás su sistema de vida está completamente militarizado y con una estructura castrense muy definida: viven agrupados en regimientos entre cuyos miembros establecen una relación prácticamente familiar, siempre guiados por un líder (generalmente un vartariano de edad más avanzada y con gran experiencia) que los guía en prácticamente todos los ámbitos. Entrenan constantemente y combaten entre ellos para mejorar sus técnicas, convirtiéndose en grandes guerreros que no muestran temor y nunca retroceden, aunque sufran bajas cuantiosas en sus líneas.

Una de las características más curiosa (y desagradable) de su cultura es que los vartarianos, literalmente, devoran a sus víctimas, incluso a sus propios cadáveres en un rito caníbal aceptado y promovido entre sus huestes, ya que sus creencias disponen que comerse a las criaturas que matan o mueren les permite adquirir ciertas facultades que poseían en vida, de modo que es común verlos recogiendo a los caídos para darse un festín con ellos cuando terminan los combates. Esta antigua costumbre ha permanecido a lo largo del tiempo y se hereda generación tras generación.

Gharix

Gharix de los Vartarianos

Por otro lado, los vartarianos desarrollan a lo largo de su vida un par de alas correosas que, si bien no les permiten volar con facilidad en la mayor parte de los casos, sí que les permiten impulsarse y planear con efectividad, cayendo sobre los enemigos y permitiéndoles saltar largas distancias para caer en medio de las posiciones enemigas.

Estos apéndices crecen hasta un tamaño considerable, llegando casos en los que su amplitud y fuerza les permite elevar al vartariano en el aire levantando su enorme peso y permitiéndole permanecer suspendido en el aire, aunque con gran esfuerzo. Cuanto más grandes son esas alas, más respetado es el individuo al considerarse que se trata de un guerrero con gran veteranía.

SociedadEditar

La cultura vartariana aglutina históricamente algunas razas menores que fueron conquistadas y absorbidas, de manera que a partir de ese momento no se distinguen como razas independientes, sino también como vartarianos, pero cuyas labores no se circunscriben al combate, sino a la servidumbre.

Este es el caso de algunas criaturas que antaño formaban sociedades, pero que tras miles de años incluidos dentro del conglomerado vartariano perdieron su identidad propia. En la actualidad tan solo existe una raza vasalla aglutinada, unos seres de pequeño tamaño, piel azulada y gran habilidad manual, los cuales sirven a sus señores no en régimen de esclavitud, pero sí de supeditación, encargándose completamente de la logística y el mantenimiento de la civilización en la parte más básica.

Estos seres, denominados Gharix, son completamente necesarios para la supervivencia de los Vartarianos, y aunque es una raza vasalla, son defendidos con ferocidad por sus señores, a los cuales acompañan al combate para ocuparse de que sus equipos y armas estén siempre a punto, además de que sus necesidades estén siempre cubiertas. Del mismo modo son los encargados de construir sus infraestructuras de todo tipo, naves y armamento.

Los Vartarianos saben qué es la disformidad, pero el conocimiento de cómo utilizarla para sus desplazamientos se perdió miles de años atrás, de modo que sus cruceros, aparatos de gran envergadura similares a gruesas serpientes que oscilan como estos animales al moverse, son lentos y sólo les permiten alcanzar sistemas vecinos al propio, pudiendo sin embargo entrar en las atmósferas sin dificultad.

Por otro lado, estas criaturas son muy prolíficas y se reproducen por escisión. Los adultos poseen un pequeño apéndice sobre su cola que crece hasta formar un conjunto de células de alrededor de diez centimetros de diámetro, el cual después se desprende naturalmente, y el cual conforma un nuevo individuo en el trascurso de un breve período. Los Gharix recogen y cuidan de estos nuevos potenciales vartarianos, lo cual aumenta significativamente su esperanza de vida, formando nuevas generaciones cada poco tiempo y desarrollando nuevos guerreros de manera constante, con una tasa de creación que aumenta significativamente cuando se encuentran en guerra. Por este motivo los vartarianos son muy numerosos.

EnfrentamientosEditar

Desde miles de años atrás, los Vartarianos han protagonizado muchos enfrentamientos con diversas razas alienígenas, pero especialmente con los Orkos. La incidencia de estos enfrentamientos, sin embargo, crece muy significativamente con la llegada del ¡Waaagh! Brokto a principios del Miclo VII (M42) al área que ocupan.

El ¡Waaagh! se extiende por el Sur de las Estrellas Necrófago con lentitud, encontrando en el sistema Arkor (especialmente en Vartaria) un núcleo de gran resistencia, así como en los otros planetas que componen el sistema, desde donde se establece un poderoso muro que defienden con extrema violencia, pero con enormes y prácticamente insuperables dificultades.

Los combates se suceden en un amplio frente, la ferocidad de los Vartarianos se hace valer pese a que los orkos son millones y sus mundos se convierten en inmensos campos de batalla, si bien se ven superados lentamente por la gran y constante afluencia de pielesverdes.

La actuación de Balhaus en el evento conocido como Arkor en llamas pone fin a la guerra entre orkos y vartarianos con la inmensa destrucción derivada del uso de un novedoso dispositivo Ragnarök V9, el cual acaba con gran parte de las fuerzas orkas en el sector, pero también tiene efectos colaterales masivos sobre los mundos circundantes, incluida la capital, Vartaria, y sus habitantes.

Los hechos, previamente avisados y descritos por los balhausitas, despiertan las iras de los vartarianos y acaban en una declaración formal de guerra entre ambas culturas, si bien los sáuridos han quedado reducidos a un puñado de guerreros en el planeta más distante, sin grandes probabilidades de recuperación inmediata.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.