FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!


Vanir es el tercer planeta del Sistema Naströnd, un mundo muy caluroso y desértico que cuenta con grandes depósitos minerales en forma de inmensas vetas de múltiples minerales, como potasio, sodio, azufre, magnesio, titanio, hierro, soluciones yodadas, zinc, cobalto, silicio, selenio, platino e iridio.

DescripciónEditar

Con una temperatura superficial media constante de entre 68 y 75 grados, Vanir es un planeta que estaba catalogado inicialmente como Épsilon II en la Escala Waldmann, dado que el excesivo calor irradiado por Dagr sobre él hacía muy difícil en las primeras andaduras de Balhaus poder establecer una colonia permanente para la explotación y manufactura de recursos.

Vanir comparte con Hela la misma capa de partículas externas que repele el exceso de radiación proveniente de Dagr haciendo de escudo, si bien es menos densa, y por ello la temperatura del planeta, pese a ser alta, no alcanza niveles completamente letales.

Las disposiciones del Plan von Stradwich a principios del Miclo VII (M42) lo sitúan no obstante como objetivo de colonización por la necesidades de recursos y su cercanía al mundo capital, Helheim.

De este modo, a partir del 2663 DDF (078.M42), se inicia un rápido proceso de establecimiento de infraestructuras básicas, dando origen a una nueva colonia dedicada a la explotación de minerales, donde pronto se ubican alrededor de quinientos millones de colonos procedentes de otros mundos abandonados de la Elipse.

Tras el uso del PBC, el cual instala diferentes estructuras bajo la corteza ya que la temperatura exterior es insoportable para casi cualquier forma de vida -Vanir sólo tiene una fauna autóctona en forma de pequeños insectos y reptiles muy adaptados al excesivo calor-, se inician las labores de minería con procedimientos muy automatizados que evitan que los balhausitas tengan que exponerse a las condiciones del planeta, si bien la colonia soterrada cuenta con una climatización y naturalización muy desarrollada que la convierten en un prodigio casi tan notable como los propios niveles interiores de Helheim.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.