FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Caos amo de la noche

Vandred Anrathi, el Elevado, señor de la 10ª Compañía de los Amos de la Noche.

Vandred Anrathi, también conocido como El Elevado, era un Sargento de la Legión Traidora de los Amos de la Noche, que hacia el M41 se convirtió en el comandante de la 10ª Compañía, convertida en una partida de guerra de Marines Espaciales del Caos.

HistoriaEditar

Al aliarse con Abaddon el Saqueador y dejarse poseer por un Demonio, Vandred se convirtió en una sombra de su antiguo ser, retorcido por los Dioses del Caos y el Señor de la Guerra de la Legión Negra en su propio beneficio e incapaz de recuperar la visión de su Primarca, Konrad Curze. Esto provocó tensiones con el "Profeta" de la Primera Garra, Talos Valcoran.

Caos Talos amos de la noche

Talos Valcoran, el profeta de los Amos de la Noche, en combate.

Después de que la partida del Elevado fuera traicionada por la Legión Negra de Abaddon en el Mundo Industrial de Crythe, Talos decidió que el Elevado ya no era apto para el mando. Convencido de que el Elevado ya no era un comandante en forma, Talos emprendió la audaz acción de despertar a su viejo camarada Malcharion, el Dreadnought durmiente que contenía los restos del antiguo Capitán de la 10ª Compañía. Vandred intentó detener el proceso, enviando a uno de sus guardaespaldas Exterminadores del Caos, Vraal, a que matara a Talos y a su Primera Garra. Sin embargo, Vraal no tuvo éxito y murió cuando Malcharion recuperó la consciencia alertado por el ruido de los disparos y activó sus propias armas.

Al final, no obstante, Vandred acabó asqueado del comportamiento de la Legión Negra y de sus intentos de usar a sus fuerzas como carne de cañón prescindible en las campañas de Abaddon. Esto le ayudó a empezar a superar al Demonio de su interior a recuperar parte de su antigua compostura. Negándose a permitir que sus hombres fuesen peones en los planes del Saqueador, Vandred rescató a sus tropas en Crythe, se enfrentó a un Crucero de Asalto de los Ángeles Sangrientos (que consiguieron abordar su nave, aunque fueron eliminados) en la órbita, y abandonó la campaña.

Huron Blackheart Señor del Caos

Huron Blackheart, Señor del Caos de los Corsarios Rojos.

Poco después, el Elevado decidió atracar en Iris Infernal, en El Torbellino, para reparar y reaprovisionar por completo su nave, el Pacto de Sangre. A su llegada, la Primera Garra representó a la partida de guerra ante el señor de la estación, Huron Blackheart. Huron aceptó atender al Pacto de Sangre a cambio de que los Amos de la Noche le acompañasen en una campaña militar en el frente. El Elevado aceptó este precio, aunque por motivos totalmente ajenos al deseo de corresponder a la reparación del Pacto: el Eco de Condenación, una nave gemela de la suya propia, había acabado de algún modo en manos de los Corsarios Rojos, y Talos había convencido al Elevado de recuperarla para la VIII Legión.

Siguiendo el plan de Huron, la partida del Elevado se infiltró en el planeta Vilamus, invadiendo la Fortaleza-Monasterio de los Marines Errantes que allí se encontraba. Durante un tiempo, la Primera Garra luchó junto a Huron, hasta que en un determinado momento esa y todas las Garras implicadas se retiraron silenciosamente de la batalla. Tras lograr tomar por sorpresa el control del Eco de Condenación, la Primera Garra escapó con su nueva nave, seguida de cerca por el Elevado al mando del Pacto.

Caos amos de la noche

La Primera Garra de la 10ª Compañía de los Amos de la Noche. De izquierda a derecha: Variel, Xarl, Uzas, Talos, Cyrion y Mercutian.

Sin embargo, pronto los enfurecidos Corsarios Rojos alcanzaron al Elevado y al Pacto, que se habían quedado solos debido a una emersión prematura de la Disformidad del Eco. Al verse en peligro de muerte, el Demonio permitió a Vandred recuperar el control de su cuerpo por primera vez en décadas, para que dirigiese la batalla naval con su superior experiencia y habilidad en ese campo. Tras causar tantos daños como pudo a los Renegados, Vandred se resignó a morir, pero en ese momento reapareció el Eco, dispuesto a apoyarle. Vandred ordenó entonces que todas las tropas y tripulantes se trasladasen al Eco de Condenación, quedándose él con una dotación mínima.

En sus últimos segundos de vida, justo cuando la milenaria nave iba a ser destrozada por los disparos de los vengativos Corsarios Rojos, Vandred se replegó de nuevo al interior de su mente y dejó que el Demonio sintiese en primera persona el dolor de la destrucción.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.