FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


El Colmillo

Plano de El Colmillo de Fenris

El Valgard, situado en la cúspide de las cumbres del Colmillo, alberga las pistas de aterrizaje y los pontones de amarre de la fortaleza, que se agrupan en torno a las masivas torres que se alzan cientos de metros por encima de los empinados acantilados. Es el único punto de la cordillera del que emergen estructuras artificiales, ya que a pesar del masivo tamaño del Colmillo, enorme más allá de toda comprensión, y de la gigantesca red de túneles, pozos y cámaras que atraviesan las zonas más altas de la cordillera, la fortaleza se ve empequeñecida por las titánicas cumbres. Por lo general, los Lobos Espaciales desarrollan sus actividades bajo tierra, y sus refugios se encuentran situados bajo kilómetros de sólida roca, de los que tan solo emergen algunas instalaciones en las faldas situadas a mayor altura.

Antiguos mecanismos energéticos alimentan pozos de servicio de kilómetros de profundidad, transportando equipamiento y material bélico desde los depósitos, situados en el corazón de la montaña, trasladándolos hasta los transportes que aguardan en los hangares. Dichos elevadores siempre están en movimiento, un testamento al incansable espíritu de los Lobos Espaciales y a sus incesantes viajes a través de los mares cuajados de estrellas. Las cumbres más altas del Valgard, en donde se encuentran las plataformas de lanzamiento y las zonas de aterrizaje de mayor tamaño y en las que descansan las Cañoneras Thunderhawk y las pocas Stormbird que aún le quedan al Capítulo, permiten el atraque y partida de naves estelares del tamaño de los Escoltas clase Hlaupa de la flota del Capítulo, versiones pesadamente armadas de los Destructores clase Cobra de la Flota Imperial. Dichas naves, por lo general, no pueden atracar dentro de una atmósfera planetaria, pero la masiva altura a la que se hallan los amarraderos del Valgard hace posible que puedan realizar aproximaciones planetarias a Fenris.

La Cámara del AnnulusEditar

La Cámara del Annulus se encuentra bastante arriba, en el Valgard, casi en la cúspide de la vasta fortaleza que es el Colmillo, y se encuentra rodeada por una veta de puro granito. Fue una de las primeras salas en ser abierta en la roca viva de la montaña por los geomantes terranos llevados a Fenris para establecer a la Legión VI, a principios de la Gran Cruzada llevada a cabo a finales del M30. En aquella época, los Tecno-Adeptos fueron capaces de nivelar montañas enteras y volver a levantarlas, dando forma a los continentes y suavizando las tumultuosas fuerzas tectónicas causadas por las alteraciones estacionales del Mundo Letal. Podrían haber convertido Fenris en un paraíso si así lo hubieran querido, pero las órdenes del Primarca exigieron que el planeta conservara para siempre su temible carácter. Russ deseaba que su mundo se convirtiera en la gran zona de entrenamiento definitivo para los guerreros, un crisol en el que su humanidad fuera puesta a prueba una y otra vez, afinando sus capacidades de forma continua y eterna. Debido a ello, solo una montaña de los cientos que formaban Asaheim fue alterada, abriéndose y forjándose cámaras en su interior mediante el uso de ancestrales y ya olvidados dispositivos de terrible poder. Hoy en día el conocimiento traído por aquellos artesanos, muertos eras atrás, se diluye y pierde con gran rapidez, por lo que no volverá a construirse jamás una ciudadela de igual fuerza y majestad en todo el reino del Emperador. El Colmillo es, por lo tanto, único en el Imperio, el producto de un genio que poco a poco va desapareciendo de la galaxia a medida que la Humanidad tropieza y olvida las lecciones del pasado. La Cámara del Annulus es donde el Gran Lobo y los Señores Lobo del Capítulo se reúnen durante los consejos de guerra. Los doce Jarls se sientan en torno al Gran Anular, el gran círculo que existe en el suelo de la cámara en cuyos bloques de piedra están inscritos los emblemas de las Grandes Compañías.

Laboratorio de los Creadores de CarneEditar

Durante un cierto periodo de tiempo en el M32 los Lobos Espaciales albergaron la esperanza de crear con el tiempo Capítulos Sucesores que extendieran la semilla de Russ por toda la galaxia. Para ello se estableció en las alturas del Valgard una instalación biomédica de investigación, conocida entre los Lobos Espaciales como el Laboratorio de los Creadores de Carne. Este laboratorio estuvo en el M32 bajo la supervisión de Thrar "Hojadragón" Hraldir, un hábil Sacerdote Lobo que tuvo una importancia capital en la creación del programa de alteración genética conocido como la Templanza, un esfuerzo para purgar la semilla genética de los Lobos Espaciales, en particular la Canis Helix, de sus deficiencias e inestabilidades genéticas para poder crear nuevos Capítulos Sucesores. Consiguió llegar más lejos que nadie más desde el mismísimo Emperador en la comprensión de la naturaleza fundamental de la fundamental de la Canis Helix. Por desgracia, durante la Primera Batalla del Colmillo, Hraldir se vio obligado a luchar contra el Primarca Demonio de los Mil Hijos, Magnus el Rojo, muriendo a manos del hechicero. Hraldir se llevó a la tumba los secretos que albergaba la semilla genética de los Lobos Espaciales y la manera de neutralizar la mancha de la Maldición de Wulfen. Tras la batalla, el destrozado laboratorio fue reconstruido y transformado en el lugar en el que los Siervos-Servidores del Capítulo son creados y mantenidos por los Sacerdotes de Hierro.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Lobos Espaciales (Ediciones 2ª, 5ª y 7ª).
  • Codex: Hermanas de Batalla (2ª Edición).
  • "La Batalla del Colmillo" (Novela), por Chris Wraight.
  • "Prospero Arde" (Novela), por Dan Abnett.
  • "El Regalo del Emperador" (Novela), por Aaron Dembski-Bowden.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.