FANDOM

RevenantHeimdall

conocido como Richard Steinberg H.

  • Vivo en Santiago, Imperio Panpacífico, Terra
  • Nací el 3 de noviembre
  • Mi ocupación es Cargo el gran cuerno que dará inicio a la batalla más grande de todo el Universo conocido
  • Soy un Sacerdote Rúnico con un gusto especial por el aguamiel
  • RevenantHeimdall

    Los consejeros y Criptecnólogos del Rey Silente observaron intensamente la guerra Necrona/T'au. Los T'au eran fácilmente el imperio rival más grande y avanzado para los Necrones. Si el Rey Silente deseaba gobernar la galaxia, debían ser humillados y esclavizados. De hecho, sus consejeros le advirtieron que si no eran detenidos de manera abrupta, podría producirse un ‘Alzamiento de los T'au’, un futuro donde los T'au serían dominantes y arrasarían con todo a su paso, con uno de los terribles Dioses Estelares gobernando secretamente tras ellos. No podía permitirse que ocurriera este futuro. Sin embargo, el Rey Silente tenía una intención aún más oscura. Observó a los T'au, y vio en ellos una raza vívida de carne y alta tecnología; una raza sa…

    Leer más >
  • RevenantHeimdall

    Por mucho tiempo se temió a los Necrones. Son destructores, profanadores e imperialistas a un nivel muy superior a lo que el infame Imperio de la Humanidad (M31 – M42) jamás fue. En leyendas oscuras de incontables culturas hemos oído de los ‘Demonios Espejados’, ‘Los Gigantes de Dolmen’, ‘las huestes imperecederas de muerte argéntea’, y así.

    Por mucho he buscado evitar contar toda la extensión de estas terribles guerras contra los imperios de carne y sangre, de sus oscuras acciones y hazañas, injustas y monstruosas. Los archivos de esta bóveda son expansivos y extensos; cada documento o retazo de información considerada relevante para los Centinelas ha sido reunida aquí. Es una gran colmena de conocimiento la cual jamás podría haber compilado …

    Leer más >
  • RevenantHeimdall

    No sería una exageración decir que la galaxia enfrentó, para fines del M55, el período de guerra continuado más grande en su historia. Aunque las Eras de los Conflictos y la Era del Imperio experimentaron incontables conflictos localizados por períodos extensos de tiempo, ninguno de estos períodos se pueden comparar a la absoluta intensidad de las batallas haciendo estragos en este momento.

    Los Necrones corrían rampantes a través de la galaxia. Sus objetivos eran inenarrables; la mayor parte del tiempo, sus naves despojaban mundos de toda vida o golpeaban flotas de guerra hasta convertirlas en cenizas incluso antes que pudieran registrar qué les atacó. Pero había cuentas de naves de plata batiéndose a duelo silenciosas en el espacio profund…

    Leer más >
  • RevenantHeimdall
    Me desperté de sueños intermitentes en los pasillos de cristal, para encontrar que había escrito... esto. El lápiz estaba en mi mano, la línea de contacto sumergida en mis venas. Escribí esto con sangre, pero la interfaz pareciera haberla transcrito de igual forma dentro de la crónica. ¿Acaso estoy yo escribiéndola, o la crónica se está escribiendo a sí misma, usándome como su títere? No lo sé, y los sueños sobre los Draziin-matas aún plagan mi dormir. ¿Alguna vez cesará su implacable avance?

    No es un dios, pero deambula por donde están los dioses. Él es un susurro silencioso entre leyendas rimbombantes; se determinó a serlo. Si no estuviera guiando la mano de este erudito, quizás nunca habría mencionado a esta figura en absoluto. Su título…

    Leer más >
  • RevenantHeimdall

    Asurmen, el primero de los Señores Fénix, lideró a más Exarcas que sus hermanos. Visitó cada uno de los Mundos Astronave muertos. Buscó entre las ruinas, acabando con cualquiera que buscara desecrar las tumbas vacías. Algunos decían que seguía la Senda del Fénix; intentando encontrar un medio para liberar a Ynnead de su limbo, atrapado dentro de la matriz de almas de los Mundos Astronave. Había una historia que contaba sobre un antiguo rey timador del clan Ulthran, el cual había sido engullido entero por un leviatán de Slaanesh, pero que las puntas de sus dedos habían sido arrancadas por las mandíbulas de la bestia, y habían mantenido un ancla dentro del reino de los vivos; dichos dedos se volvieron gemas, que estaban ausentes del cetro de…


    Leer más >
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.