FANDOM


(Creada entrada de blog o actualizada.)
(Creada entrada de blog o actualizada.)
Línea 1: Línea 1:
Como reza el título, aquí va el trasfondo antiguo y descartado de mi personaje de los Martillos de Wikia. Me daba lástima borrarlo sin más (pese a su dudosa calidad literaria y a ser uno de los niños desharrapados del capítulo), así que lo pondré aquí para que no estorbe ni incite a confusión. Iré modificando el artículo "oficial". 
+
Como reza el título, aquí va el trasfondo antiguo y descartado de mi personaje de los Martillos de Wikia. Me daba lástima borrarlo sin más (pese a su dudosa calidad literaria), así que lo pondré aquí para que no estorbe ni incite a confusión. Iré modificando el artículo "oficial" para <strike> adaptarlo al nuevo canon fascista impuesto por Val </strike> que deje de ser uno de los niños desharrapados del capítulo
   
 
{{editores}}
 
{{editores}}

Revisión de 20:29 21 abr 2016

Como reza el título, aquí va el trasfondo antiguo y descartado de mi personaje de los Martillos de Wikia. Me daba lástima borrarlo sin más (pese a su dudosa calidad literaria), así que lo pondré aquí para que no estorbe ni incite a confusión. Iré modificando el artículo "oficial" para adaptarlo al nuevo canon fascista impuesto por Val  que deje de ser uno de los niños desharrapados del capítulo. 

Bigotes 2 El Hermano Bigotes de los Martillos de Wikia protege este artículo y a toda la Wiki.

¡Este artículo es para los editores! ¿Cómo es que aún no eres uno de ellos?

¡Regístrate YA!

Skjor Rehengar es el actual Reclusiarca del Capítulo de los Martillos de Wikia.

Historia

Orígenes

Skjor vivió la pobreza y la injusticia desde muy pequeño: nacido en una familia de clase media baja en Surdia. El padre de Skjor era artesano, y era el único rival de un noble poseedor de todos los negocios del estilo, igualándolo e incluso superándolo ocasionalmente. El noble intentó en repetidas ocasiones comprar su negocio, pero el negocio llevaba siglos en la familia y el padre de Skjor era muy terco, así que todas esas veces lo rechazó amablemente.

Al ver que el dinero no podía comprar a su adversario, el noble consiguió mediante asesinato, corrupción y pistas falsas la acusación del padre de Skjor y su consiguiente muerte. Su madre, al verse sumida en la desgracia se suicidó, e Skjor se quedó solo en este frío (especialmente en Surdia) mundo. El noble pensó en matarlo para no dejar cabos sueltos, pero aquel pobre chiquillo de apenas 5 años que no hablaba no podía perjudicarle, no, no podía. Es por ello que permitió que el niño fuera llevado a un orfanato de su propiedad para ser criado allí.

El niño creció y se convirtió en joven: cultivo su cuerpo y mente, lo cual no le resultó dificil debido al elevado número de peleas en las que se veía involucrado y al número de libros que leía cuando estaba castigado tras las peleas. Cuando ya había cumplido los 12 años y el noble había dejado de sentir lástima por él, lo puso de patitas en la calle.

Skjor, conservando tan solo lo que llevaba puesto y un cuenco con finos labrados que había ayudado a hacer a su padre antes de morir y que había ocultado, todo esto envuelto en un pañuelo, fue obligado a madurar rápido: iba todos los días al mercado, para poder vender lo que cazaba por las calles (alimañas, pájaros) y observar a los extraños comerciantes que pasaban por allí. Un día, mientras intentaba cazar el pájaro más grande que había visto nunca y ante los transeuntes que pasaban por allí como si no existiera, se le deshizo el hatillo y se le cayó el cuenco: y eso cambió su vida.

Un comerciante que pasaba por allí vio la belleza del cuenco y pensó que el chico era una mina de oro, si podía hacer esos trabajos. Cuando le ofreció el ir a vivir con él, Skjor dudó un buen rato, pero aceptó. El hombre le daba de comer, una buena cama y cariño, y aunque estuviera trabajando 12 horas al día, a Skjor le parecía que su vida no podía mejorar. Pasaron los días y también los meses, y Skjor tenía ya casi 14 años. Por fin, era feliz, algo que nunca había sentido desde que murió su padre. Pero otra vez, todo le fue arrebatado.

El noble que se había encargado de su padre, estaba ahora preocupado por el mercado del comerciante, así que otra vez se puso manos a la obra. El comerciante murió acribillado a tiros en un callejón y el noble compró su casa. Cuando fue a ver su nueva adquisición, se encontró con Skjor, que estaba tallando con un pequeño cuchillo el acabado de un jarrón y reprimiendo las lágrimas por la muerte de su padre adoptivo. Al verlo, en un principio no lo reconoció, pero Skjor si a él. Sus borrosos recuerdos de la infancia se fueron ordenando y cobraron sentido, todo encajaba. Ese hombre había matado a sus padres, y ahora lo había vuelto a hacer.

El noble lo reconoció, pero al instante Skjor estaba de pie junto a él y le había clavado el cuchillo en el ojo. No murió e intentó matar a Skjor en el mismo momento, pero tras un forcejeo se vió que el chaval era más fuerte (y casi igual de alto) que el noble, que no había movido un dedo en su vida. El noble le llevó a juicio para no arriesgarse, y sorprendentemente, Skjor fue "perdonado". El jurado había visto su capacidad física y su agilidad, además de su habilidad con la artesanía, y pensaron que sería bueno tener a alguien ayudando en el comercio o incluso en los trabajos pesados, trabajando gratis.  Los Martillos de Wikia pensaban de forma parecida.

Como recluta en los Martillos

Era la época en la que los Martillos de Wikia bajaban al planeta en busca de nuevos reclutas. Siempre buscaban a jóvenes nobles con ansias de fama, deliencuentes necesitados de redención o pobres en mediana forma física sin otro lugar al que ir. Skjor englobaba las dos últimas categorías.

El Sargento reclutador Torin Travelerg era el encargado de ir a Surdia, su tierra natal. Tras pasar por barrios, cárceles y orfanatos, los marines se dirigieron al mercado, donde solían haber aprendices de herrero, carpinteros y demás posibles reclutas. Entre ellos observaron a Skjor, que estaba trabajando en el taller de un artesano, fundiendo plata en una pequeña fragua. Al ver su buena forma física para su edad, preguntaron al artesano por él. Este les explicó todo lo que sabía sobre ataque al noble, y los Marines se lo llevaron sin mediar palabra.

Durante el viaje a su casa le explicaron todo sobre los marines espaciales, y el vio en los Martillos la promesa de una nueva vida, sin sobresaltos. En sus hermanos de batalla encontró a sus mejores amigos, y en sus maestros a los padres que nunca había tenido. Superó las pruebas con cierta dificultad, pero aun así de forma bastante complaciente debido a que estaba acostumbrado al ayuno y los esfuerzos extremos, de cuando vivió en la calle 2 años. El niño se convirtió en Neófito.

En su primer año como recluta sufrió graves heridas durante un entrenamiento, que le obligaron a pasar en el Apotecarion un tiempo, porque además de las heridas estaba en periodo de implantación de órganos y sería peligroso no controlarlo. Mientras se recuperaba, no se le permitió participar en batallas, ni siquiera las de práctica, con lo que pasaba horas en el Apotecarion, así que decidió ayudar a los Apotecarios y aprender un poco de medicina. Cuando no estaba formándose con Uriel, estaba en la Biblioteca ayudando a los Bibliotecarios a catalogar documentos. Para cuando se curó completamente ya había leído la mitad de los archivos del Capítulo (la parte permitida) y pensaba en hacerse Apotecario. Tras un par de semanas de entrenamiento exhaustivo de recuperación, pudo marchar al campo de batalla. 

Y volvieron a pasar los años, y el neófito se ganó su servoarmadura, pasó por devastador y asalto en tiempo record, pero nunca llegó a ser táctico. El motivo de esto fue que tras una batalla en la que murieron todos sus compañeros de escuadra, y solo él sobrevivió, decidió ingresar en el Reclusiam, a las órdenes de Kelbor.

Reclusiarca

Tras muchos años de trabajo dedicado a purgar y combatir a los enemigos del Capítulo al servicio del Emperador y de los Martillos de Wikia, armado con su Crozius y su retrorreactor, llegó el momento de elegir nuevo Señor de la Santidad. La elección obvia habría sido el Reclusiarca, pero el Capítulo llevaba varios siglos sin hacer uso de este cargo. Así pues, el alto mando tuvo que decidir entre los dos capellanes más experimentados: Skjor y Lohannes Mus. Debido a que nunca le había gustado mandar, y que quería evitar malas sangres entre compañeros, Skjor dijo que eligieran a Lohannes. Ante este gesto de compañerismo, el alto mando le cedió el honor de ser el primer Reclusiarca de los Martillos desde hacía siglos, puesto que aceptó con gran ilusión. Debido a esto, Skjor y Lohannes formaron una gran amistad y este último le consulta siempre que va a tomar una decisión sobre el Reclusiam.

Equipo

  • Propulsor de Salto - Este modelo de triple turbina es prácticamente único, y garantiza que Skjor golpee al enemigo con la rapidez de un funesto cuervo.
  • Amuletos de Clarividencia - Estos colgantes, fabricados personalmente por el Bibliotecario Jefe Aresius Keltar durante la Cruzada de Scuramaccus, no le permiten ver el futuro, sino escapar con mayor facilidad de los terribles efectos de la Fantasmancia de los Arlequines.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.