FANDOM


Bribonus era el perro, y el preferido, del Comisario Alexus Quintos, asignado al 7mo Pelotón del Regimiento 383 de la Legión de Acero durante la Segunda Guerra de Armageddon. El regimiento sufrió fuertes bajas durante la embestida inicial de los Orkos y los pocos pelotones operativos fueron retirados del frente y desplegados a la Ciudad Colmena Acheron a defender los Manufactorums más importantes. El pelotón de Quintos fue asignado a defender un pequeño (comparado con los grandes complejos industriales) Manufactorum generador de plasma en la parte oeste de la Ciudad.

Durante semanas escucharon las noticias de las encarnizadas luchas en Hades y Hellsreach, las acciones de Yarrick y sus hombres eran una inspiración para todos, pero cuando Hellsreach cayo, supieron que pronto la marea verde vendría por ellos. Quintos ordeno la preparación de defensas en el Manufactorum. La puerta principal se cerró herméticamente y se prepararon dos parapetos, al frente y a la izquierda de la estructura, desde donde los Guardias podían tomar posiciones defensivas. Todas las puertas secundarias también fueron selladas a excepción de un ducto que llevaba a las alcantarillas, por si los Guardias eran superados y debían escapar. Quintos pidió a los Tecnosacerdotes del Dios Maquina que continuaran con su producción, ya que armas de plasma y energía serían necesarias para la batalla y la victoria final. Las Fuerzas Imperiales habían sufrido monstruosas pérdidas durante la invasión de Uruk Thraka y realmente nadie creía en que ese día llegaría.

Si el mismo Quintos lo realmente lo creía, es un misterio.

Con el comienzo de la Temporada del Fuego llegaron cientos de miles de Orkos y el asedio de Acheron empezó. Los pelotones asignados a los diferentes Manufactorums en el sector oeste estaban comunicados vía vox con el Manufactorum central, que había sido convertido en un centro de mando provisional, y cada fabrica era una pequeña fortaleza, los pieles verdes tendrían que tomar las fabricas una a una. Los Orkos realizaron varios ataques a diferentes puntos simultáneamente y todos fueron rechazados. Parecía que el plan de defensa había funcionado ya que los alienígenas sufrieron grandes bajas y ningún Manufactorum cayo.


Pero los Orkos por muy simples que sean no son estúpidos, pronto se dieron cuenta que el Manufactorum más grande y mejor defendido era la base central, concentraron el grueso de sus fuerzas y atacaron. Durante tres largos días los Guardias vieron como la marea verde era repelida una y otra vez del Centro de Mando. Varias unidades fueron de los diferentes pelotones fueron enviadas a reforzar la defensa, pero los Orkos tenían la antigua fábrica rodeada y los refuerzos fueron muertos o rechazados.

Se enviaban mensajes de Vox pidiendo refuerzos, pero las fuerzas Imperiales estaban estrechadas hasta el límite y no se podía disponer de más tropas. Lo mejor que se pudo hacer fue enviar unos cuantos Cazas Marauders para mermar las tropas Orkas en tierra con sus ráfagas de disparos pesados, pero pronto fueron rechazados por la fuerte potencia de fuego y no volvieron.

Al final del cuarto día, todos los Guardias vieron desesperanzados como los pieles verdes lograban romper las defensas del Manufactorum Centro de Mando y escucharon por vox los desesperados gritos y acciones defensivas de los Guardias ahí atrapados. La ultima orden que dio el Mayor fue: “ Defiendan los Manufactorums“.

Luego solo silencio.

Los Orkos saquearon todo lo que pudieron y lo que no pudieron llevarse le prendieron fuego. Las llamas se elevaron muchos metros hacia el cielo e iluminaron toda la noche. Los Pelotones restantes se prepararon ya que los Orkos los atacarían uno por uno.

Pronto el pelotón de Quintos se quedó aislado y se fue perdiendo comunicación con los demás pelotones. Una y otra vez los pieles verdes cargaron contra la fábrica y siempre fueron rechazados. Sus akribilladorez eran derribados por las precisas y ordenada voleadas laser de los Guardias, cuando sus guerroroz llegaban hasta la línea defensiva encontraban una pared de bayonetas y al Comisario Alexus Quintos junto a un perro enorme que atacaba y pelaba como endemoniado. Era toda una inspiración ver al Comisario pelear junto a sus hombres y su gigantesco mastin destripar Orkos como si fueran latas de suministros.

Sin embargo cada ataque tenía un doloroso costo en los Guardias. Cada guardia que caía, cada munición bolter disparada, cada cargador laser agotado eran necesarios. La comida era escaza junto con las medicinas por otro lado los Orkos y sus suministros eran interminables. Dos largas semanas pasaron los Guardias defendiendo la fábrica, y la situación era cada vez más desesperada. El Comisario Quintos insistía en almacenar las células de plasma y los generadores ya que serían necesarios más adelante. Sin embargo si las defensas caían los Tecnosacerdotes instalaron un sistema de autodestrucción en los generadores de plasma. Era mejor destruir la obra del Omnissiah que dejar que sea mancillada y profanada por los Orkos.

CONTINUARA...

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.