FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Caos khorne trono de sangre

Trono de Sangre

El Trono de Sangre (Blood Throne en inglés) es un espantoso remedo del grandioso estrado sobre el que reside el propio Khorne. Es un aterrador Ingenio Demoníaco cubierto de bronce que va a la batalla sobre ruedas de hierro que aplastan y trituran todo lo que hallan a su paso. La sangría que deja el artefacto tras de sí queda oscurecida por la sofocante nube negra del humo acre de las almas que sale de sus tubos de escape. Los gritos de sus víctimas casi quedan ahogados por el ruido de la maquinaria marchando al combate, el chirrido de los engranajes, el repiqueteo de los pistones y el rugido de la fragua demoníaca.

DescripciónEditar

El Trono de Sangre es un símbolo de estatus, la manifestación física del favor de Khorne. El Heraldo de Khorne que hay sobre él no descansa, como lo haría cualquiera en esa posición, sino que merodea incansablemente mientras su carro avanza, agitando sus ojos y su lengua, expectante por su siguiente presa. No es tampoco una plataforma de mando, como podría ser un trono así en un contingente de mortales; el Heraldo no necesita dirigir a los Desangradores que luchan en torno a él. Incluso si en el aire no flota el intenso aroma de la sangre, los Demonios de Khorne están totalmente entregados a su búsqueda de cráneos y muertes. Cuando comienza la batalla, la sed de sangre maníaca de Desangradores y Heraldos les convierte en bestias enloquecidas, sin ninguna consideración por los finos detalles de la estrategia.

Trono de Sangre Wikihammer

Trono de Sangre de Khorne

Si el Heraldo llegase a gozar del favor de Khorne hasta el punto de convertirse en un foco del poder del Dios de la Sangre, sus bendiciones se propagarían desde el trono. De ese modo, una parte de la ira desenfrenada de Khorne llegaría a los Demonios cercanos, haciendo sus golpes más fieros y llevándolos a una furia enloquecida. Así, cualquier batalla que se libre a la sombra del Trono de Sangre, será un ejemplo de batalla encarnizada y sin cuartel.

Sobre su macabra atalaya, el Heraldo busca aquellos rivales cuyos cráneos serán las ofrendas más audaces. Luego espolea al Trono de Sangre y, aullando con un júbilo indescriptible, prepara su espada infernal para asestar el golpe mortal. Esta visión a menudo hace que la futura víctima dé media vuelta y huya, pero esa táctica de supervivencia desesperada casi nunca funciona, y el enemigo es atropellado rápidamente. A Khorne no le importa de dónde fluya la sangre; la muerte de un guerrero desgraciado le alaba tanto como la de un héroe honorable.

Si bien toda la sangre es igual a los ojos de Khorne, los cráneos de los caídos no lo son. Los de los cobardes se arrojan a la maquinaria del Trono de Sangre, y el fuego los consumirá para dar vigor al Ingenio Demoníaco. Los cráneos de los realmente valientes son recogidos por el Heraldo y fusionados con el mismo trono, como monumentos perpetuos a la futilidad de oponerse a Khorne. Así, los Tronos de Sangre más antiguos ostentan los cráneos de Señores de Capítulo de los Marines Espaciales, Arcontes de Commorragh y Kaudillos Orkos, unos junto a otros.

MiniaturaEditar

  • Trono de Sangre (6ª Edición)

FuentesEditar

  • Codex: Demonios del Caos (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.