FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Corbulo Grial Rojo Angeles Sangrientos wikihammer 40k

Córbulo, buscador de una cura para la Sed de Sangre

La Torre de los Perdidos es un campanario de la Fortaleza-Monasterio de los Ángeles Sangrientos, una aguja imposible de piedra en su planeta natal, Baal. También se conoce como la Torre de Amareo, en honor a un antiguo Señor del Capítulo de los Ángeles Sangrientos. 

Está formada por chapiteles de metal bañado en oro que desaparecen en el cielo. 

Lugares de interés Editar

La Fortaleza-Monasterio de los Ángeles Sangrientos tiene distintas partes muy señaladas:

  • Entrada a la Capilla;
  • El Reclusiam;
  • La Torre del Sacerdocio Sanguinario;
  • Claustro del Silencio;

y otras ocultas pero no menos importantes:

  • Cámaras de los Perdidos.

Entrada a la Capilla Editar

Las puertas abovedadas de la inmensa capilla eran una losa barroca de plastiacero e hierro. En ella querubines enmascarados portando delgadas guadañas dan forma a un pasaje grabado en sanscrito antiguo de Baalita que dice así:

"Lo que un hombre no pudo hacer, el Emperador envió a sus hijos a conseguirlo. Fueron un antídoto a la debilidad de la carne y el pecado de la mente que mantuvo guardó al hombre de la grandeza. Los hijos que envió para llevar el coste de la vida y la muerte con el fin de que el hombre debiera prosperar. Esa carga tan pesada fue un veneno para la sangre de sus hijos, y así el Emperador envió a su Verdugo para conseguir liberar al afligido""
antiguo sanscrito Baalita


En la entrada está instalado un bio-lector con el que se permite la entrada a aquellos con autorización así como permite tener un registro de quienes acceden a la Fortaleza-Monasterio. Las puertas se abren mecánicamente a través de pistones ocultos que sisean al salir la presión.

Al entrar te recibe la oscuridad del lugar, tan solo la inmóvil penumbra que solo los ojos con visión aumentada como los de un Marine Espacial podrían percibir sin necesidad de ayuda.

El pavimento de la entrada está formada por calaveras, no por adoquines. El aire que se respira en su interior es el de un frío vigorizante así como se forma una neblina.

El Reclusiam Editar

El Reclusiam se halla en el centro de una gran cúpula, un techo abovedado, que se erige por encima del Arx Angélicum, subiendo por una escalera suspendida de doble tramo por el que hay que ascender tres veces antes de llegar a una amplia plataforma. El Reclusiam, es el templo más sagrado de los Ángeles Sangrientos; guardado por los Reclusiarcas, los Capellanes de mayor rango. Ninguna otra parte de la Fortaleza-Monasterio es tan venerada como ésta, y sus piedras negras están teñidas de historia y grandeza. Luce adornado con estandartes y reliquias de épocas pretéritas. Aquí es donde los Capellanes de los Ángeles Sangrientos llevan a cabo ceremonias tales como los ritos de Iniciación, Vindicación y Redención, o el Pacto Sangriento.

Antaño, la torre del Reclusiam fue utilizada por Sanguinius como sus dependencias personales, y los Ángeles Sangrientos creen que aún hoy su amado Primarca puede oír cualquier plegaria que se pronuncie entre estos muros.

Al norte del Reclusiam hay una pequeña antecámara a la que solamente tienen acceso los miembros del Consejo del Capítulo. Allí se guardan los Pergaminos de Sanguinius, los textos sagrados redactados por el Primarca durante su larga vida. También se conservan aquí los registros de las hazañas del Capítulo, sus grandes victorias y las leyendas de sus héroes más poderosos. Son libros voluminosos, con pergaminos escritos con sangre, que se mantienen por orgullo, por tradición y para que los nuevos Hermanos de Batalla vean cuál es la medida de sus propios logros.

Durante la batalla por Baal, cuando las bio-hordas de la Flota Enjambre Leviathan se arremolinaron como un océano de espadas alrededor del Arx Angelicum, los Capellanes se mantuvieron firmes en la defensa de los antiguos escritos. Sin esas reliquias del pasado, los Ángeles Sangrientos estarían faltos de su propio espíritu, y se perdería el sentido y el propósito del Capítulo que a través del peso de los milenios se ha mantenido. Y así fue como las vidas fueron gratuitamente regaladas en defensa de polvorientos escritos, voluminosos tomos y antiguos artefactos, los Ángeles Sangrientos murieron con gusto para poder preservar su pasado y asegurar su futuro.

Se dice que en la parte más sagrada del Reclusiam yace el cuerpo de Sanguinius, rescatado por Rogal Dorn del Espíritu Vengativo, cubierto totalmente de oro puro.

El Reclusiam siempre está protegido por una escuadra de Capellanes de Ángeles Sangrientos.

El Señor del Capítulo de los Desgarradores de Carne, Gabriel Seth, tiene una visión retorcida del Reclusiam. Para él no se había erigido en el nombre de la grandeza del Emperador, ni que permanecía para guiar a su rebaño. Éste tenía un único propósito, legitimar el asesinato de un hermano a otro.

La Torre del Sacerdocio Sanguinario Editar

La Torre del Sacerdocio Sanguinario es más alta aún que la torre del Reclusiam, que se alza sobre la gran bóveda. Es luminosa como un faro de redención allí donde el Reclusiam es siniestro y oscuro, simbolizando la naturaleza dual del alma de un Ángel Sangriento. Aquí se asienta el Apothecarion y se guardan las Reliquias del Capítulo, los Cálices de Sangre y el Grial Rojo, cuando no están en el campo de batalla.

El Claustro del Silencio Editar

El Claustro del Silencio es uno de los corredores de la Fortaleza-Monasterio. Se cuenta que, mientras se está en él, no se puede pronunciar ni un sonido como muestra de respeto y admiración a las obras de arte que contiene. Entre otras muchas obras notables se encuentran los Tapices de Riga; que son un mural situado en el Claustro del Silencio de la Fortaleza-Monasterio de Baal. Muestran a Sanguinius y a la Legión de los Ángeles Sangrientos enfrentándose a las fuerzas de Morroga en el planeta Riga, en uno de los momentos más importantes de la Herejía de Horus.

Cámaras de los Perdidos Editar

En lo alto de la torre existe una cámara secreta donde aquellos completamente vencidos por la Sed de Sangre son encerrados. Desde la cúspide de la torre profieren sus aullantes y enfebrecidos gritos ansiando el rojo líquido vital.

Se desconoce si los Capellanes de los Ángeles Sangrientos pueden ayudar a estos Marines Espaciales a superar sus aflicciones.

Cabe destacar que aquellos afectados por la Rabia Negra ni son encerrados aquí ni se respetará sus vidas, sino que serán ejecutados por Astorath el Siniestro.

FuentesEditar

  • Codex: Ángeles Sangrientos (4ª y 8ª Edición).
  • Index Astartes II.
  • Warhammer 40,000: Armamento (2ª Edición).
  • Gabriel Seth: The Flesh Tearer, por Andy Smillie (novela corta de la serie Lords of the Space Marines).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.