FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...

Tiranocito y esporas

Tiranocito tiránido

El Tiranocito (Tyrannocyte en inglés) es una criatura Tiránida, un ser viviente nacido en el vacío y diseñado para sobrevivir al trauma de la reentrada en la atmósfera de un planeta. Atronando a través de la atmósfera, llevan a las fuerzas de invasión xenos hasta la superficie del planeta, antes de satisfacer su propio apetito voraz.

Su función parece ser similar a la de las Cápsulas de Desembarco de otras especies, o como una versión evolucionada de las Esporas Micéticas Tiránidas, aunque también cumple tareas de apoyo para con las tropas de vanguardia desembarcadas desde su interior.

DescripciónEditar

Situado en un extremo del hinchado cuerpo ovoide de la criatura, puede contemplarse en toda su magnitud y esplendor el verdadero horror del Tiranocito. Las voraces fauces que allí se albergan son tanto el iris a través del cual carga y desembarca a las criaturas Tiránidas que lo emplean como cápsula de desembarco, como una verdadera boca en la cual los enemigos incautos serán arrojados para, posteriormente, ser digeridos.

El anillo muscular de esta boca está rodeado por una corona de garras vestigiales y chimeneas o toberas, que son utilizados como unidades de acoplamiento y tubos umbilicales con los que conectarse a su nave madre. Asimismo, emergiendo de entre los músculos situados bajo las garras se encuentran situadas cinco bioarmas Tiránidas, que suelen ser Cañones Venenosos, Escupemuertes o Cañones Enredadera.

Tiranidos tiranocito combate

Tiranocito en la primera fase de una invasión

Durante las primeras fases de un asalto Tiránido, decenas de miles de Tiranocitos son lanzados desde las Naves Enjambre. Estos seres, criados en las entrañas de estos leviatanes orgánicos, se aferran a sus naves madre mediante cinco garras ganchudas. Entre estas garras existen toberas o chimeneas que, al menos durante esta fase, emplean como cordones umbilicales a través de los cuales obtener nutrición.

Antes de que se inicie el ataque, criaturas Tiránidas grandes y pequeñas se dirigen hacia las fauces del Tiranocito, tras lo que se aseguran en el interior carnoso de la criatura.

Tras ser lanzados, los Tiranocitos atraviesan la atmósfera planetaria utilizando sus densas placas quitinosas para protegerse a sí mismo y a su preciosa carga del calor de la reentrada. Cuando se acerca a la altura adecuada, ya cerca del suelo, la cáscara blindada se cuartea y abre formando el equivalente a un sistema de frenado aéreo.

La parte más perturbadora del Tiranocito, sin lugar a dudas, es su carnoso vientre. Después de aterrizar del distendido cuerpo, el cual posteriormente se infla con gas, surgen y se desenrollan grupos de tentáculos flagelantes recubiertos de espinas que se despliegan bajo la criatura y que la elevan en el aire, permitiendo que la mortífera carga del Tiranocito pueda desembarcar en medio de un torrente de fluidos horrendos.

Sin embargo, el Tiranocito no es solo un transporte alienígena de tropas. Tras llevar a cabo la descarga de sus pasajeros la criatura flota ominosamente sobre el campo de batalla, a la deriva, apuntando y disparando con su corona de bioarmas a cualquier objetivo que se encuentre a la distancia adecuada. En caso de que cualquier enemigo sea lo bastante necio como para acercarse y contactar con el Tiranocito se verá implicado en una lucha a vida o muerte con sus flagelantes extremidades. Aquellos que sean lo bastante desafortunados se verán arrastrados hasta sus furiosas y hambrientas fauces.

MiniaturaEditar

  • 7ª Edición.

FuentesEditar

  • White Dwarf Weekly nº 40.
  • Codex: Tiránidos (8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.