FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Felthius Guardia de la Muerte Caos 8ª Edición miniatura

Miniatura de un Señor del Caos de la Guardia de la Muerte

Thagus Daravek, conocido como el Rey de la Batalla y Señor de las Huestes, era un destacado Señor del Caos y Lord Hechicero de la Guardia de la Muerte que lideraba una gigantesca partida de guerra conocida como la Hueste Legionaria en el interior del Ojo del Terror durante la Guerra de las Legiones.

HistoriaEditar

Daravek se convirtió en el principal rival para Abaddon y la creciente Legión Negra, ya que cada uno buscaba convertirse en el nuevo Señor de la Guerra del Caos y suceder al Primarca Horus Lupercal. Los dos Señores del Caos se enfrentaron con frecuencia y Abaddon envió a su Hechicero y miembro del Ezekarion Iskandar Khayon para asesinarlo en seis ocasiones distintas pero fracasó en todas ellas. Su conflicto finalmente llegó a un punto crítico cuando Abaddon tomó la mayoría de sus fuerzas e intentó salir del Ojo del Terror para obtener la espada demoníaca Drach'nyen. Cuando Daravek se enteró de que solo quedaba una fracción de la fuerza de la Legión Negra para proteger sus posesiones, el Señor del Caos llevó a su partida de guerra a devastar los mundos controlados por Abaddon.

Después se lanzó a perseguir a la flota principal de Abaddon, ya que Daravek también codiciaba la espada demoníaca Drach'nyen, ya que creía que su posesión le otorgaría el favor de los Dioses Oscuros y le permitiría convertirse en el principal líder de las fuerzas del Caos. Utilizando medios desconocidos para la Legión Negra, Daravek encontró la flota de Abaddon cerca del borde del Ojo del Terror y lanzó un ataque que destruyó varias de sus naves. Tras haber sufrido graves pérdidas después de tratar de escapar del Ojo del Terror, Abaddon accedió sin poner trabas al ofrecimiento de Daravek de reunirse con él en terreno neutral. Ambos líderes se encontraron en el mundo astronave muerto Taial'shara llevando cada uno consigo a varios de los líderes de su partida de guerra. Sin embargo, antes de comenzar sus negociaciones, Daravek sugirió que mantuvieran un duelo entre dos de sus líderes de partida de guerra, lo cual era habitual cuando Señores del Caos opuestos se reunían en el Ojo del Terror. Abaddon una vez más estuvo de acuerdo y seleccionó a Khayon, mientras que Daravek seleccionó al Señor del Caos de los Guerreros de Hierro Ulrech Ansontyn.

Durante el duelo entre sus campeones, Daravek se regodeó ante Abaddon sobre cómo su partida de guerra había invadido los mundos de la Legión Negra y masacrado a las fuerzas que allí quedaban para defenderlos. Esto enfureció a Khayon y derrotó a Ulrech en un frenesí de ataques. Sin embargo, no mató al Guerrero de Hierro y, en cambio, le ofreció a Ulrech un lugar dentro de la Legión Negra, pero cuando parecía que Ulrech aceptaría la oferta, Daravek lo decapitó. Esto causó que Khayon atacara al Señor del Caos, pero para sorpresa de todos, Daravek usó sus poderes psíquicos para dominar por completo al Hechicero obligándolo a arrodillarse ante él. Riéndose le dijo al consternado Khayon que tiempo atrás lo había derrotado durante la batalla de Drol Kheir y que había encadenado el espíritu de Khayon antes de hacerle olvidar el combate.

Sin embargo, antes de que la tensión entre los dos grupos pudiera escalar aún más apareció de forma repentina Saronos, miembro de los Fantasmas de la Disformidad y desescaló la situación. Cuando ambos grupos lo confrontaron, Saronos les ofreció un trato: podía sacar a una de las partidas de guerra del Ojo del Terror, pero solo lo haría al Señor del Caos cuyas ofrendas cumplieran el precio impuesto por los Fantasmas de la Disformidad. Saronos se negó a detallar qué querían exactamente, pero aunque Daravek les ofreció naves, esclavos y muchas de las cosas que poseía, fue Abaddon quien ganó el ofrecimiento; simplemente le dijo a Saronos que los Fantasmas de la Disformidad podían tomar lo que necesitase de él. Daravek, enfurecido, amenazó a Saronos pero regresó a su flota cuando el Fantasma se trasladó con el grupo de Abaddon a la nave insignia de la Legión Negra, la Espíritu Vengativo. El Señor del Caos de la Guardia de la Muerte observó cómo la flota de Abaddon penetraba en la disformidad y escapaba del Ojo del Terror.

A pesar de este revés, Daravek todavía tenía una conexión psíquica con el hechicero de la Legión Negra y lo utilizó para guiar a la flota de la Hueste Legionaria fuera del Ojo del Terror. Cuando se acercaron a la Puerta de Cadia, encontraron que la flota de Abaddon se encontraba luchando contra el Capítulo de los Templarios Negros y rápidamente cayeron sobre las naves de la Legión Negra. Atrapado entre dos enemigos, Khayon, que actuaba en el lugar de Abaddon a bordo de la Espíritu Vengativo, ordenó a la flota de la Legión Negra que atravesara el bloqueo de los Templarios Negros y escapara a la disformidad. Después ordenó a la Espíritu Vengativo atacar la flota de Daravek, en un intento de incitar al Señor del Caos a abordar la nave insignia de la Legión Negra.

Daravek no dudó en hacerlo y dirigió un ataque de abordaje masivo contra la Espíritu Vengativo matando personalmente a muchos de sus defensores. Sin embargo, antes de que pudiera llegar al puente, Khayon salió a su encuentro y los dos lucharon entre sí, aunque esta vez su intento de dominar psíquicamente al Hechicero fracasó. Khayon se había preparado para su encuentro y finalmente se había dado cuenta de cómo Daravek lo había podido dominar. No era el alma de Khayon lo que Daravek había encadenado a él, sino su antiguo familiar demoníaco Gyre que había sido destruido previamente en la batalla contra un clon del Primarca Horus. Después de que Gyre fuera enviado de vuelta a la disformidad, Daravek lo convocó en secreto y lo encadenó a él, obligando al demonio a volverse contra Khayon, aunque todavía mantenía una conexión psíquica con el Hechicero de la Legión Negra. Fue esta conexión la que permitió a Daravek aferrarse a Khayon, pero con Gyre expulsado del Señor del Caos, esa ventaja había llegado a su fin.

Sin el control sobre el Hechicero, Daravek fue fácilmente abrumado y luego decapitado por el Hechicero. Tras su muerte, el cuerpo de Daravek fue crucificado encima del óculo de la Espíritu Vengativo por lo que su partida de guerra detuvo el ataque contra la flota de la Legión Negra y se separó en grupos que huyeron a la disformidad. Estos grupos se aprovecharon de los desprevenidos mundos imperiales del Segmentum Obscurus, aunque algunos de ellos acabarían uniéndose a sus antiguos enemigos y se convertirían en parte de la Legión Negra.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés.

  • Black Legion, de Aaron Dembski-Bowden.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.