FANDOM


Genestealer 2

Robagenes, mascota del Gran Devorador, patrocina este espacio hasta que la Mente Enjambre lo convierta en biomasa. Pulsa sobre él y te mostrará la terrible gloria biológica de los Tiránidos.

El Enjambre también se alimenta de tus visitas...

Tiranidos Tervigón

Tervigón.

El Tervigón (Tervigon en inglés) es una gran criatura Tiránida que sirve como incubadora viviente para producir Termagantes.

DescripciónEditar

El Tervigón es una enorme criatura sináptica cuyo enorme caparazón protege un hinchado abdomen. Sin embargo, posee un formidable conjunto de bioarmas, desde monstruosas garras que destrozan a cualquier presa que se aventure a acercarse, hasta bancos de espinas afiladas como cuchillas que puede disparar a una distancia considerable.

Pero la verdadera amenaza del Tervigón descansa en su interior. Cada Tervigón sirve como incubadora viviente, albergando en su hinchada forma docenas y docenas de Termagantes durmientes en un estado cercano a la vida. El Tervigón puede engendrar a su prole a voluntad, sacudiendo sus mentes para el despertar. De este modo, un adversario que se acerque a un Tervigón, puede encontrarse a sí mismo asaltado por oleadas de Termagantes. Cualquier confrontación es terrible de sostener, debido a la vasta capacidad del Tervigón para reforzar a su prole, que entrará en un estado de frenesí ante la necesidad proteger a su progenitor.

La única manera de que un comandante enemigo acabe con este horror, es que consiga mantener la cabeza fría y que haga que sus tropas concentren toda su potencia de fuego en el Tervigón, ya que si la bestia es finalmente asesinada, la reacción sináptica resultante puede acabar con muchos organismos jóvenes. Es más fácil decirlo que hacerlo, pues la potencia de fuego necesaria para hacer caer a un Tervigón es comparable a la que se necesita para demoler una fortaleza de batalla fuertemente blindada. E incluso si dicha táctica resultase finalmente exitosa, habría atraído la atención de las otras secciones del avance de los Tiránidos.

Los Termagantes expulsados desde el Tervigón comparten un vínculo particularmente fuerte con su progenitor, mejorando el vínculo sináptico entre el Gante y la Mente Enjambre. Mientras permanezcan cerca del Tervigón, los Termagantes lucharán con más cohesión mientras el padre dirige sus armas de fuego y perforadoras de carne hacia la amenaza más inmediata. En general, los Tervigones se aseguran de tener una camada de sus crías rodeándolo durante la batalla mientras animan a más Termagantes a cumplir con la hambrienta voluntad de la Mente Enjambre.

Aunque normalmente los Tervigones se suelen situar en la retaguardia de un enjambre Tiránido al ataque, reforzando sus números y coordinando los ataques de sus crías, hay ocasiones en las que la Mente Enjambre requiere que se desate todo el poder de estas criaturas. Se conocen ejemplares que poseen colosales extremidades traseras capaces de atravesar a la infantería pesada y a vehículos ligeros, mientras que otros tienen enormes garras que dejan en ridículo el casco de los tanques y el blindaje reforzado. Incluso se conocen de casos de Tervigones que crean grandes grietas en las murallas de las fortalezas antes de encajar sus retorcidos sacos de parto en la brecha y arrojar decenas de Termagantes siseantes directamente en las filas enemigas.

Cuando la Flota Enjambre viaja a través del espacio, a diferencia de otros organismos Tiránidos, los Tervigones no están en estado durmiente, sino que patrullan por la nave. Si un Tervigón detecta intrusos, inmediatamente genera un verdadero ejército de Termagantes para repeler al enemigo mientras usa sus poderosos poderes sinápticos para obstaculizar al enemigo o despertar a guerreros adicionales. A menos que el enemigo actué rápidamente, se verá atrapado por una marea de babeantes mandíbulas y dentadas garras.

MiniaturaEditar

  • 5ª Edición.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • Codex: Tiránidos (5ª y 8ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.