Maestro Administratum 3.jpg El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


"Hermosa en la superficie, pero podrida por dentro. Nunca, ni por un segundo, dudes de que este es el mundo más peligroso de la galaxia... El peligro no siempre aparece en forma de Orkos con ametralladoras, Ragnar. En este mundo se ha reunido la élite del Imperio. Estamos hablando de la colección de los granujas más despiadados, ambiciosos y sin escrúpulos sacados de un millón de planetas. Este es el lugar donde han venido a hacer realidad sus ambiciones, y en Terra pueden, y no dejarán que nada se interponga en su camino. Ni tú, ni yo, ni siquiera su propia familia si fuera necesario."

Torin el Viajero, Cuchillo del Lobo de la Casa Belisarius

Terra, antiguamente conocida como la Vieja Tierra, es el centro administrativo y político del Imperium. Aquí se encuentran el Palacio del Emperador, la sede de los Altos Señores de Terra, el Trono Dorado, la Sede de la Inquisición, la Sede de la Eclesiarquía, y el Astronomicón en lo más alto del Himalaya.

Es también la capital del Segmentum Solar, así como el mundo natal del Capítulo de los Puños Imperiales; aunque la mayoría de los primeros miembros de las Legiones Astartes eran originarios de Terra.

El planeta se encuentra contaminado y devastado casi en su totalidad, y la atmósfera se ve repleta de gases tóxicos y dañinos para la vida. Todo esto ocurre debido a la gran contaminación generada por las industrias y las ciudades gigantescas que cubren la mayor parte del planeta; pero especialmente debido a los tremendos conflictos que sucedieron durante las Guerras de Unificación. La población vive en grandes ciudades colmenas, siendo la mayor estructura el Palacio Imperial, donde se halla el Trono Dorado conteniendo el cuerpo del Emperador. El Palacio Imperial se ubica en el Himalaya.

Geografía[editar | editar código]

Terra en el 41º Milenio es un Mundo Colmena Imperial, el más grande de la galaxia. La Tierra fue despojada de todas las formas de recursos naturales hace muchos milenios; su suelo es absolutamente estéril y su atmósfera es ahora una niebla de contaminación industrial. Los enormes y laberínticos edificios estatales se extienden por la gran mayoría de la superficie.

Lo que quedó de los océanos de Terra después de las guerras termonucleares que marcaron el planeta durante la Era de los Conflictos se desvaneció en los años posteriores a la Herejía de Horus debido al inmenso calor producido por los cientos de miles de millones de personas que han sido comprimidas en el espacio vital limitado del mundo. Toda el agua líquida para satisfacer las necesidades de la población terrestre ahora es transportada desde la órbita por cargueros que toman grandes cometas portadores de hielo del sistema solar exterior y los llevan a la órbita terrestre para ser derretidos y dispersados ​​entre la población.

Muchas cadenas montañosas han sido niveladas, quizás todas menos la cordillera del Himalaziano (el Himalaya), que permanece intacta debido a los laboratorios de ingeniería genética que se dice que se encuentran debajo de ellos, donde el Emperador creó a los Primarcas y los primeros Marines Espaciales después de las Guerras de Unificación más de hace diez milenios.

Las cámaras del Astronomicón también discurren por toda la cordillera. A pesar de estar devastada durante la Herejía de Horus y por las terribles guerras libradas en la superficie del mundo por las naciones de tecnobárbaros durante la larga Era de los Conflictos, Terra sigue siendo el mundo colmena más poblado y edificado del Imperio. Debajo de innumerables capas y milenios de acumulación urbana, las catacumbas albergan culturas más antiguas radicalmente diferentes de las de la superficie.

Gran parte de la población de Terra vive en la miseria más terrible, su mayor esperanza es de que uno de sus descendientes pueda ser aceptado en el Adeptus Terra, el sacerdocio de la Tierra y la burocracia del Imperio, como un Servil, un Adepto de la clase más humilde.

Un metro cuadrado de tierra en Terra cuesta más que un palacio en cualquier otro Mundo Colmena; solo los ciudadanos más ricos pueden permitirse poseer una pequeña parte de la tierra. Toda la superficie de Terra, con la excepción de la región antártica, está cubierta de laberínticos edificios estatales, incluido el Palacio Imperial, el Palacio Eclesiarcal del Adeptus Ministorum y las numerosas sedes departamentales del Adeptus Terra, el gobierno imperial.

El cuartel general de la Inquisición Imperial en Terra se encuentra debajo de los casquetes polares de la región polar sur de la Antártida y es una de las instalaciones más seguras de todo el Imperio.

Terra también fue originalmente el hogar de las concentraciones masivas de industria conocidas como "Placas Orbitales", que en épocas anteriores se denominaban "ascensores espaciales". En el momento de la Gran Cruzada en el trigésimo milenio, la mayoría hizo uso de tecnología anti-gravitacional y ya no tenía necesidad de estar anclados a la superficie del planeta.

Estas ahora ciudades en órbita eran antiguas incluso en la época de las Guerras de Unificación, pero durante la Herejía de Horus, en los años previos al comienzo de la Batalla de Terra, el Primarca Rogal Dorn, quien había sido nombrado Pretoriano de Terra por el Emperador y fue así a cargo de su defensa de la invasión de Horus, los hizo desmantelar, trasladar o abandonar por cuestiones relativas a su seguridad y lealtad.

En el 41º Milenio todavía hay innumerables plataformas de defensa orbitales que rodean Terra, por lo que el Mundo del Trono es el planeta más fortificado y protegido de la galaxia.

Oceanos en Terra[editar | editar código]

En el momento de las Guerras de Unificación a principios del trigésimo milenio, solo quedaba un océano en Terra, el llamado "Gran Océano", que en realidad eran los restos del antiguo Océano Pacífico. El tamaño del Pacífico era mucho más pequeño que en épocas anteriores, debido a la vaporización de una enorme extensión del océano durante las guerras nucleares que habían consumido gran parte de la Tierra Vieja en los años perdidos de la Era de los Conflictos.

Esta porción faltante del Pacífico se extendía desde la Fosa de las Marianas pasando por Australia y hasta el continente helado de la Antártida. El Océano Atlántico también se había vaporizado en gran medida, ya que la gran masa de agua que una vez estuvo cerca de Europa ahora se había ido en su mayor parte, particularmente al sur de lo que había sido la Península Ibérica.

Es posible que todavía hayan quedado otros cuerpos de agua más pequeños durante este tiempo, ya que se registra que un gran mar estuvo presente en la región de Eurasia, donde el Mar Caspio había estado en épocas pasadas. Estos cuerpos de agua todavía existían al comienzo de la Herejía de Horus a principios del 31o Milenio, pero en el momento del 41o Milenio, Terra no tenía cuerpos de agua independientes, habiéndose convertido en una verdadera ecumenópolis, un mundo completamente cubierto por el densas áreas urbanas de ciudades colmena masivas.

El Emperador había tratado de crear cuerpos de agua artificiales para reemplazar lo que se había perdido a raíz de las Guerras de Unificación, pero en el 41º Milenio, no se veía agua líquida en la superficie de Terra. Dentro de estas colmenas humanas trabajaban las decenas de miles de millones de burócratas y siervos del Adeptus Terra necesarios para mantener latiendo el corazón en descomposición del Imperio del Hombre.

Historia[editar | editar código]

La Era de Terra, también llamada Era del Progreso, es el nombre dado por los eruditos imperiales al tiempo desde los albores de la civilización de la Humanidad antes de que se instituyera el Calendario Imperial en el 1er Milenio d.C. hasta la fundación de la primera civilización humana interestelar verdaderamente unida. en algún momento del XV Milenio. Ciudades como Atlantys y Nova Yourk se citan como las ciudades más legendarias y antiguas de la Vieja Tierra en este tiempo.

Se dice que las naciones ahora conocidas en los fragmentos más antiguos e incompletos de registros imperiales como Jermani, Merica, Britania y Bania prosperaron, compitieron y se debilitaron durante esta época legendaria en la que la humanidad estaba dando lentamente sus primeros pasos hacia las estrellas.

Durante los siguientes 10.000 años estándar, durante la era llamada Edad Oscura de la Tecnología en cronologías imperiales, Terra sirvió como la capital de la primera civilización galáctica de la humanidad. Este período fue una Edad de Oro de avance científico cuando se crearon muchas maravillas tecnológicas, como las bases de datos de las Plantillas de Construcción Estándar (PCE) y los Hombres de Hierro artificialmente inteligentes.

La humanidad desarrolló el motor disforme y se extendió a un ritmo explosivo por la galaxia, estableciendo miles de nuevos mundos coloniales y haciendo el primer contacto con las otras razas inteligentes de la galaxia, incluidos los Aeldari y los Orkos. Este período terminó en violencia y horror cuando los Hombres de Hierro se rebelaron contra sus amos humanos y la primera aparición generalizada de psíquicos humanos causó la muerte de cientos de millones de personas cuando estos hombres y mujeres, que no estaban preparados para ejercer sus nuevos poderes, desataron los horrores de la Disformidad sobre sus desprevenidos conciudadanos.

El último clavo en el ataúd para la civilización humana avanzada de este período se produjo cuando la gestación del Dios del Caos Slaanesh en el Immaterium provocó la aparición de Tormentas de Disformidad gigantes en toda la galaxia, interrumpiendo por completo los viajes y las comunicaciones interestelares. Muchos mundos humanos, ahora aislados unos de otros, retrocedieron a un estado preindustrial, las glorias de su pasado perdidas en mitos, leyendas y pequeñas reservas de arqueotecnología.

La propia Terra fue consumida por terribles guerras civiles entre naciones de tecnobárbaros que comenzaron en el 27° Milenio y resultaron en el uso de armas biológicas, químicas y termonucleares de destrucción masiva que mataron a miles de millones y marcaron para siempre el paisaje sagrado del mundo natal de la Humanidad.

Solo con el final de la Era de los Conflictos en el trigésimo milenio después del nacimiento de Slaanesh y la Caída de los Eldar se restauró la cordura a la gente de Terra cuando el Emperador de la Humanidad se levantó por primera vez de la oscuridad deliberada para lanzar las Guerras de Unificación que unirían todas las naciones de Terra bajo Su gobierno y establezcan formalmente el Imperio del Hombre.

Después de forjar una alianza con el Culto Mechanicus de Marte para permitir a los Tecnosacerdotes mantener su autonomía y libertad religiosa a cambio de proporcionar al recién nacido Imperio las naves estelares, el material y las máquinas de guerra que necesitaría para reunir a la humanidad bajo el gobierno del Emperador, el Maestro de la Humanidad desató la Gran Cruzada sobre la galaxia.

Cuando las Flotas Expedicionarias Imperiales cargadas con Marines Espaciales, las tropas del Ejército Imperial y los Titanes del Mechanicus una vez más llevaron a la Humanidad bajo una sola bandera definida por la Verdad Imperial secular a principios del 31er Milenio, la actual Era del Imperio finalmente amaneció.

El sueño del Emperador de una nueva Edad Dorada de la razón y el progreso de la Humanidad colapsó a raíz de la guerra civil imperial en toda la galaxia conocida como la Herejía de Horus. El Señor de la Guerra Horus, Primarca de la Legión de los Hijos de Horus y líder de la Gran Cruzada después de que el Emperador se retirara a Terra, fue corrompido por los Poderes Ruinosos del Caos y se rebeló contra su padre.

La mitad de las Legiones deMarines Espaciales, el Ejército Imperial y una facción del Mechanicum se unieron a Horus y los otros Traidores y durante nueve años estándar libraron una guerra brutal y total contra la galaxia, dejando incontables mundos ardiendo en fuego termonuclear mientras cercaban Terra.

Durante la Batalla de Terra, las Legiones Traidoras sitiaron el Palacio Imperial y miles de millones de Terranos murieron en defensa leal de su Emperador. Cientos de millones de civiles terrestres que quedaron atrapados detrás de las líneas de las Fuerzas del Caos después de su desembarco sufrieron horriblemente a manos de los sirvientes de los Dioses Oscuros. Su sufrimiento fue tan grande que un miedo mórbido a los Marines Espaciales se convirtió en un elemento permanente de la cultura terrana para siempre.

Pero el Emperador y sus sirvientes leales finalmente prevalecieron y mataron a Horus en el apogeo de su poder en el puente de su propio buque insignia, el terrible Acorazado clase Gloriana, Espíritu Vengativo, en alta órbita terrestre. Pero el precio fue alto, ya que el Emperador resultó mortalmente herido y solo sobrevivió con Su cuerpo devastado enterrado dentro de los mecanismos cibernéticos de soporte vital del dispositivo arcano conocido como el Trono Dorado. Aunque la mente del Emperador permaneció completamente empoderada y activa dentro del Immaterium, ya no podía comunicar directamente Sus deseos a aquellos que se quedaron atrás para gobernar Su Imperio.

Y así, durante los últimos 10.000 años terrestres, el estancamiento tecnológico, cultural e incluso moral ha llegado a definir el Imperio del Hombre. El ateísmo oficial de la Verdad Imperial se ha debilitado ante los terribles peligros que enfrenta la Humanidad en la Vía Láctea, reemplazado por el consuelo de una religión que sostiene que el Emperador de la Humanidad es el Dios Encarnado de la humanidad.

Terra se ha convertido en el corazón de un Imperio interestelar que se extiende a lo largo de decenas de miles de años luz y que abarca más de un millón de mundos habitados, aunque lo hace a través de la administración de un gobierno galáctico que es, en el mejor de los casos, una burocracia indiferente y sin rostro y, en el peor, un tiranía brutal, xenófoba y de mente estrecha. Cientos de miles de millones de personas ahora llaman hogar al suelo sagrado de Terra, pero están apiñados en las madrigueras humanas conocidas como ciudades colmena, que son islas de civilización torturada en un vasto y tóxico paisaje urbano que se extiende por todo el mundo.

Los afortunados pueden encontrar trabajo dentro de la burocracia del Administratum Imperial, mientras que la mayoría están condenados a la pobreza y la angustia de vidas como trabajadores o siervos comunes de manufactorum. A finales del 41° Milenio, no hay duda de que Terra se convertirá en el escenario de la máxima salvación de la humanidad a manos de los leales sirvientes del Emperador... o el último puesto de avanzada de la humanidad en caer ante una marea de rebelión herética, xenos y condenación.

La Sagrada Terra en sí[editar | editar código]

El corazón espiritual del Imperio es la ancestral Terra, cuna de la raza humana. Terra es una colmena en expansión y su superficie está totalmente devastada y cubierta de oscuras  y elevadas estructuras: espirales de hierro, cúpulas de metal enormes, catedrales góticas y ruinas ancestrales adornan el paisaje terrestre. Sus océanos hace ya mucho tiempo que se evaporaron y, bajo las innumerables capas de metal y piedra que se han formado con el paso de los milenios, Terra es una esfera de roca inerte. Billones de seres humanos viven bajo este aire contaminado, subsistiendo a duras penas en una existencia miserable, bajo la mirada vacía de gárgolas mohosas y estatuas de ángeles desmoronadas que contemplan cegadas a la población en el ir y venir de los tiempos.

Cada día llegan a Terra masas enormes de peregrinos. Muchos de ellos han viajado toda su vida para llegar al planeta. Algunos mueren pisoteados por sus compañeros durante el trayecto de un templo a otro, y los hay quienes mueren ejecutados por los jueces severos del Adeptus Arbites por haberse extraviado en zonas restringidas. A los que sobreviven solo les cabe esperar un futuro lleno de penurias y una muerte lenta, ya que el Imperio no malgasta sus recursos en aquellos que rehúsan ayudarse a sí mismos. A pesar de todo, los peregrinos siguen llegando, en la creencia de que es mejor morir viendo el Palacio Imperial que morir en cualquier otro lugar.

Calle en la sagrada Terra.jpg

Incluso en un mundo ahogado por las estructuras góticas y las cúpulas arcanas, el Palacio Imperial domina el horizonte. Es un extenso complejo de catedrales, fortalezas y palacios, en el que funcionarios insignificantes de todos los rangos se afanan por cumplir sus responsabilidades en el entramado imperial. Diez mil héroes protegen el camino al Palacio Imperial. Diez mil estatuas colosales erigidas en memoria de sus paladines. Pronunciar sus nombres equivale a invocar los grandes momentos de la historia de la Humanidad. Dorn el Inquebrantable, Maldorus el Puro, Dracos el Conquistador... La lista es interminable. En otra época y lugar estos hombres habían sido dioses, pue sus acciones evitaron que la humanidad sufriese sus días más oscuros. En este lugar son guardianes que vigilan en la muerte al Emperador que sirvieron en vida.

La Sagrada Terra

En las profundidades de Terra, mucho más alejados de las olas congestionadas de peregrinos y encerrados en enormes scriptoria iluminados por velas, innumerables escribas y lexicomecánicos trabajan afanosamente compilando números y grabaciones de hace miles de años cuyo propósito y significado ya han sido olvidados. Archivos del tamaño de continentes se extienden bajo tierra en lúgubres salas de suelos cubiertos de polvo y antiguedad, siguiendo un curso en espiral a través de las pilas de pergaminos, manuscritos y cristales de datos que, con toda seguridad, nadie leerá jamás.

Estos escribas forman parte de la organización monolítica conocida como el Adeptus Terra, y constituyen una burocracia que se mantiene por sus propios esfuerzos gracias a la ingente cantidad de funcionarios y oficiales. Los más altos y poderosos de todos son los Altos Señores de Terra, el concilio supremo de los doce hombres más poderosos de la galaxia, que la gobiernan en el nombre del Emperador. Sus órdenes pasan directamente a uno de los cinco comandantes de segmentum antes de llegar a los señores del sector y subsector. De este modo reciben las órdenes los comandantes imperiales de cada mundo y se cumple la voluntad divina del Emperador.

Mapa del Palacio Imperial[editar | editar código]

Esto es un mapa del juego " HORUS-HERESY " que, como su nombre lo indica, basa la accion durante la Herejía de Horus. Presenta un plano de una parte de Terra poco después del año 30.000. Como se puede ver, está bastante desierto. Después de todo, esto no es de sorprender, ya que la Edad de los Conflictos apenas terminaba.

Durante la herejia, los Angeles Sangrientos, Puños Imperiales y Cicatrizes Blancas dejaron muchos de los suyos sobre este suelo, sin hablar de guardias imperiales y FDP. Los pasillos y las calles del Palacio Exterior fueron cubiertos de cadáveres.

Mapa del Palacio Imperial y alrededores, en Terra.

Leyenda: PALACIO DEL EMPERADOR (puntos verde claro): 1. El Palacio Interior (Inner Palace) 2. El Palacio Exterior (Outer Palace)

FORTALEZA-MONASTERIO DE LOS PUÑOS IMPERIALES EN TERRA (punto color amarillo)

ASTROPUERTOS (puntos azules): 1. Muro de la Eternidad 2. Primus 3. Damoclès 4. Puerta del Leon COMPLEJOS INDUSTRIALES (puntos rojos): 1. Crisol 2. Infurnace 3. Vulcanus OTRAS localizaciones (puntos verde oscuro) 1. Torre de las Sombras 2. Librarium Techologicus 3. Ciudadela de Justicia 4. Fortaleza de la Verdad 5. El Bastión Eterno 6. "Ministerio Negro" 7. Fortaleza Prohibida

Linea de Tiempo[editar | editar código]

Era de Terra, M1-M15[editar | editar código]

No se sabe casi nada sobre los primeros milenios de Terra durante la llamada Era de Terra, excepto que fue entre el 1er y el 15º milenio d.C. cuando la humanidad hizo sus primeras incursiones al espacio, colonizando notablemente Marte. En este punto, los viajes disformes eran tecnológicamente imposibles, lo que significa que la mayoría de las colonias espaciales eran autosuficientes y estaban aisladas por viajes largos y peligrosos a velocidades sublumínicas.

Del mismo modo, no se sabe mucho sobre la Era de la Tecnología y la Era de los Conflictos que siguieron, o por qué Terra se salvó de la aniquilación que se encontró con otros innumerables mundos asentados por humanos. Fue en este momento que Terra y Marte hicieron antiguos acuerdos que unirían el destino de ambos planetas para siempre, siendo Marte en este momento un centro de fabricación, investigación científica y comercio.

Unificación de Terra, finales M29-M30[editar | editar código]

Hacia el final de la Era de los Conflictos, varios miles de años estándar durante los cuales el primer imperio de la Humanidad que abarcaba galaxias se derrumbó y se fracturó en fragmentos aislados, el Emperador de la Humanidad se reveló por primera vez a la Humanidad. Comenzó a reconquistar Terra con un ejército de Guerreros Trueno durante las llamadas Guerras de Unificación, que eran los supersoldados genéticamente modificados que precedieron a los Marines Espaciales. Los diversos imperios tecnobárbaros de Terra fueron destruidos con este ejército imparable, y el Emperador pronto controló todo el planeta, con el propósito de recuperar toda la galaxia.

La Gran Cruzada y la Herejía de Horus, M30-M31[editar | editar código]

La Gran Cruzada se lanzó desde Terra, que a su vez se convirtió en un campo de batalla clave de la Herejía de Horus, y el conflicto final y culminante vio al planeta invadido en masa por los seguidores del Señor de la Guerra Horus durante la Batalla de Terra.

La decapitación, M32[editar | editar código]

Con el Emperador incapacitado durante la Herejía de Horus, el liderazgo del Imperio recayó en los Altos Señores de Terra. Esto no siempre fue bien, como a mediados del Milenio 32, cuando los Altos Señores fueron asesinados por el Gran Maestro de Asesinos, Drakan Vangorich, en un evento llamado "La Decapitación", quien luego gobernó el Imperio durante décadas solares antes de ser depuesto por una fuerza de ataque combinada de Marines Espaciales.

El interregno de Nova Terra, M35-M36[editar | editar código]

El Imperio se dividió una vez en dos por luchas políticas durante el llamado Interregno de Nova Terra, cuando el UrConsejo de Nova Terra estableció una segunda capital paralela al Imperio.

La era de la apostasía, M36[editar | editar código]

El Interregno de Nova Terra terminó, solo para ser seguido por un nuevo cisma. El eclesiarca Goge Vandire luchó por el poder con los otros Altos Señores de Terra. A medida que aumentaban las tensiones, varios Capítulos de los Marines Espaciales asaltaron Terra para destituir al tirano de su cargo. Vandire fue finalmente traicionada por la sagrada orden militar que se convertiría en las Hermanas de la Batalla.

Era del Imperio Oscuro, M41-M42[editar | editar código]

Con la apertura de la Cicatrix Maledictum después de la caída de Cadia en la 13a Cruzada Negra, el faro del AstronomicÓn parpadeó y la propia Terra fue atacada por demonios cuando Khorne lanzó un asalto brutal al Palacio Imperial conocido como la Batalla de la Puerta del León. Una fuerza conjunta de Marines Espaciales Primaris, Adeptus Custodes y Hermanas del Silencio repelió el asalto, pero es una advertencia terrible de hasta dónde podrían llegar los Dioses del Caos si el Trono Dorado fallara por completo...


En el Milenio M41[editar | editar código]

Terra ciudad colmena wikihammer.jpg

"Visto desde una órbita baja, a través de la atmósfera tóxica, el palacio es tan grande como un continente: es una cadena de conchas de tortugas incrustadas con joyas de las que emergen monolitos, pirámides y ziggurats de varios kilómetros de altura, salpicados por campos de aterrizaje, erizados de armas de defensa y de antenas. Ciudades enteras componen sólo partes del palacio, unas espléndidas, otras despreciables y mortales, y todas ellas llevan sus estigmas."

Inscrito sobre la Campana de las Almas Perdidas de la Torre de los Héroes

Durante este período se reconstruyó el centro administrativo, político y religioso del Imperio. A medida que se reorganizaba el Imperio después de la Herejía de Horus, el Adeptus Administratum y el Adeptus Ministorum tomaron gran relevancia. De hecho, la superficie del planeta se cubrió de construcciones. Podemos imaginar que astropuertos y otras estructuras suscitadas ya han sido conservadas por su peso histórico. Todos los continentes actuales son cubiertos por construcciones, a excepción del Océano Antártico.

"La gente puede vivir durante generaciones en el mismo subdepartamento sin ver jamás el sol".

Los mares, si todavía existen, son probablemente unos lagos enormes de materiales pútridos.

El Palacio del Emperador protege el Trono de Oro, una máquina que protege el cuerpo del Emperador.

Existe en el palacio del Emperador una torre negra que se eleva a gran altura, surcando los cielos, llamada la Torre de los Héroes. En su cumbre se encuentra la Campana de las Almas Perdidas. Es muy antigua, maciza como un monumento, ostentando sobre su faz runas negras. Se ha dicho que su tañido fúnebre resuena como la queja de un dios atormentado. Suena sólo cuando un gran héroe del Imperium fallece. Su melancólica queja resuena entonces largamente, alcanzando millones de almas, uniéndolas en el duelo que aflige a la humanidad entera.

El Palacio del Emperador bulle de peregrinos, mendigos y demás muchedumbre heterogénea estrechamente vigilados por Arbitradores, Custodios y hasta Titanes.

El Palacio Eclesiarcal[editar | editar código]

La eclesiarquia está dividida entre Ophelia VII y Terra. Este Palacio es construido sobre o cerca del Palacio del Emperador e incluye el convento Prioris de las Adepta Sororitas.

El palacio Eclesiarcal está situado en la Tierra y ocupa casi todo su continente más septentrional. Este vasto complejo urbano es el cuartel general del Ministorum, su hogar tanto espiritual como material. El líder del Ministorum, el Eclesiarca, vive en una fortaleza fuertemente armada y blindada que se eleva a mucha altura en el cielo. Sus dimensiones rivalizan con la famosa gran cúpula central, de tres kilómetros de altura, de la Catedral del Dios Emperador, una construcción edificada con proporciones titánicas cuya nave central tiene una milla de largo y cuyo techo está suspendido a mil quinientos metros por encima de su suelo de piedra.

Los Altos Señores se reúnen en Terra. Seguramente en el Palacio Imperial, en la parte dedicada al Senado Imperial.

Cuartel General de la Inquisición[editar | editar código]

El Cuartel General de la Inquisición se encuentra 3 kilómetros bajo la superficie del Océano Antártico. En la superficie se encuentran el astropuerto, los refugios y las torres; y debajo funciona el complejo inmenso del Cuartel General Inquisitorial, lleno de escribas, servidores, protectores, guardianes, funcionarios, médicos, tecnomagos, reparadores y excavadoras (empleadas para la extensión del Cuartel General, ya que hay algunas partes que se derrumban o se encuentran bloqueadas). Los cuarteles generales de la Inquisición son un laberinto inmenso formado una ciudad de vestíbulos barrocos, dormitorios comunes, Sanctums, Reclusias, Librariums, Scriptorias, Apothecarias, torres del homenaje, laboratorios teológicos, gimnasios psíquicos y de arenas de armas.

Los viejos adeptos prudentes y orgullosos, habiéndose retirado de sus actividades a través de las estrellas, se hacen cargo de la educación de los novicios en las artes secretas de los Inquisidores, sus conocimientos y sus talentos.

La Fortaleza Prohibida[editar | editar código]

Se encuentra en el Himalaya y guarda en su interior la Cámara del Astronomicón, y al propio Astronomicón.

Scholastica Psykana[editar | editar código]

La Scholastica Psykana es el lugar de entrenamiento de los psíquicos por parte del Adeptus Astra Telepática. No hay rastro de su localizacion en los archivos o escritos que hemos buscado como referencia.

La Escuela de los Asesinos[editar | editar código]

Se trasladó también la Escuela de los Asesinos, que es donde llegan los candidatos antes de ser dispersados en los Templos.

Otros lugares y hechos notables[editar | editar código]

  • Los barrios de chabolas: una gran parte de la población terrestre vive en barrios de chabolas. Las bandas son allí los dueños y la única esperanza de promoción social es el entrar en el Adeptus Terra como esclavo. Hay de cuando en cuando algunos unos motines por el hambre.
  • Los memoriales: como por ejemplo la Columna de Gloria tiene medio kilómetro de altura. Encontramos allí también las armaduras y los huesos de Puños Imperiales y Cicatrices Blancas que murieron para defender el palacio.
  • Los controles son omnipresentes: controles psíquicos, de electro-tatuajes, etc...
  • En filas inmensas de espera ciertas personas pasan sus vidas: algunos duermen allí, mientras que vendedores de pastas de hígado sintéticas, de glucosa en palito y de agua se encargan del aprovisionamiento. Tienen también aseos móviles.
  • La Gaceta de los mundos conocidos es un periódico con la localización de cada planeta de la galaxia.

Fuentes[editar | editar código]

Extraído, traducido y adaptado de Wikihammer UK

  • Codex: Adeptus Astartes - Space Marines (8th Edition), pp. 6-9, 12, 18-22, 25, 28-29, 32, 34, 36-38, 40, 42, 45, 49, 51, 57
  • Codex: Adeptus Custodes (8th Edition), pp. 7, 23, 29
  • Codex Imperialis (1st Edition), pp. 42, 48
  • Codex: Inquisition (6th Edition), pg. 18
  • Horus Heresy: Collected Visions (Art Book) by Alan Merett, pp. 352-370
  • Gathering Storm - Part III - Rise of the Primarch (7th Edition), pg. 87
  • Index Astartes I, "Children of the Emperor - The Emperor's Children Space Marine Legion", *"Bitter and Twisted - The Iron Warriors Space Marine Legion", "Lightning Attack - The White *Scars Space Marine Chapter"
  • Index Astartes II, "Emperor's Fist - The Imperial Fists Space Marine Chapter", "Bringers of *Darkness - The Night Lords Space Marine Legion", "Angels of Death - The Blood Angels Space Marine Chapter"
  • Index Astartes III, "Chosen of Khorne - The World Eaters Space Marine Legion", "The Lost and the Damned - The Death Guard Space Marine Legion", "Masters of Forbidden Knowledge - The Thousand Sons Space Marine Legion"
  • Index Astartes IV, "Sons of Horus - The Black Legion Space Marine Legion", "Dark Apostles - The Word Bearers Space Marine Legion"
  • Praetorian of Dorn (Novel) by John French, Part 1, Ch. 3
  • Realm of Chaos: Slaves to Darkness (2nd Edition) by Rick Priestley, Bryan Ansell, Mike Brunton and Simon Forrest
  • Realm of Chaos: The Lost & The Damned (2nd Edition) by Rick Priestley, Bryan Ansell, Mike Brunton and Simon Forrest
  • The Horus Heresy - Book One: Betrayal (Forge World Series) by Alan Bligh, pp. 14-18, 21-25, 27, 29, 32, 40, 44, 49-50, 59, 65-70, 78, 80-81, 83, 85, 88-89, 97, 103-105, 107, 109, 117, 119, 121-122, 126, 128-129
  • The Horus Heresy - Book Two: Massacre (Forge World Series) by Alan Bligh, pp. 14-16, 18-19
  • Warhammer 40,000: Rulebook (8th Edition), pp. 22-25, 27, 30, 32, 39-45, 48-53, 56, 60, 72, 78, 155
  • Warhammer 40,000: Rulebook (6th Edition), pp. 134, 136-138, 146, 148, 152-153, 160, 162, 166-169, 177, 187, 197, 225, 234
  • Warhammer 40,000: Rulebook (5th Edition), pp. 101, 116
  • Warhammer 40,000: Rulebook (3rd Edition), pg. 278
  • Warhammer 40,000: Rogue Trader (1st Edition), pg. 133
  • White Dwarf 268 (US), "Assault on Holy Terra" by William King
  • Galaxy In Flames (Novel) by Ben Counter
  • A Thousand Sons (Novel) by Graham McNeill
  • Prospero Burns (Novel) by Dan Abnett, pp. 31-41, 57-58
  • The Outcast Dead (Novel) by Graham McNeill, Chs. 10, 11, 12, 13
  • Vengeful Spirit (Novel) by Graham McNeill, Ch. 24
  • The Purge (Novella) by Anthony Reynolds, Chs. 4, 6, 11
  • Inquisition War (Omnibus) by Ian Watson
  • Draco (Novel) by Ian Watson
  • Deliverance Lost (Novel) by Gav Thorpe
  • Harlequin (Novel) by Ian Watson
  • Watchers of the Throne: The Emperor's Legion (Novel) by Chris Wraight, Chs. 4, 8
  • Wolfsbane (Novel) by Guy Haley, Ch. 7
  • Wolfblade (Novel) by William King, Chs. 4, 13, 17
  • Inquisitor (Novel) by Ian Watson
  • I Am Slaughter, Book 1 of the Beast Arises (Novel) by Dan Abnett, Chs. 3, 13, 15
  • The Emperor Expects, Book 3 of the Beast Arises (Novel) by Gav Thorpe
  • The Last Wall, Book 4 of the Beast Arises (Novel) by David Annandale, Ch. 1
  • The Beheading, Book 12 of the Beast Arises (Novel) by Guy Haley, Chs. 9-17
  • Dark Imperium (Novel) by Guy Haley
  • Watchers of the Throne: The Emperor's Legion (Novel) by Chris Wraight, Chs. 4, 8
  • Warhammer Community - Grim Dark Corners: Terra
  • The Buried Dagger (Novel( by James Swallow, Chs. 1, 3
  • Codex Imperialis (2ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.