¡Aprende o muere!

Editando

Tercera Guerra por Armageddon

1
  • La edición puede deshacerse. Por favor revisa la comparativa de abajo para verificar que esto es lo que quieres hacer, y una vez hecho guarda los cambios para así terminar de deshacer la edición…
Revisión actual Tu texto
Línea 93: Línea 93:
   
 
===Caída de un Campeón===
 
===Caída de un Campeón===
[[Archivo:Mini_Campeón_del_Emperador.gif|thumb|left|200px|Miniatura de un Paladín del Emperador.]]
+
[[Archivo:Mini_Campeón_del_Emperador.gif|thumb|left|200px|Miniatura de un Campeón del Emperador.]]
 
El éxito de los [[Templarios Negros]] en frenar la invasión [[Orka]] se vino abajo cuando la [[Cruzada (Templarios Negros)|Cruzada]] de [[Helbrecht]] regresó al [[Pezio]] ''Terror Malévolo''. Al inicio de los combates orbitales, este Pezio había sido duramente bombardeado por la [[Barcaza de Batalla]] ''Luz de Pureza'' de los Templarios Negros, y dañado por las [[cargas de demolición]] colocadas por las partidas de abordaje [[Astartes]]. Finalmente, Helbrecht decidió poner fin al Pezio de una vez por todas y reunió a su Cruzada y a todos sus [[Hermanos de Armas]] con [[armadura de Exterminador]] para lanzar un abordaje en masa. Nunca se había intentado un asalto de esa magnitud, pero Helbrecht estaba decidido a acabar con la gargantuesca monstruosidad espacial.
 
El éxito de los [[Templarios Negros]] en frenar la invasión [[Orka]] se vino abajo cuando la [[Cruzada (Templarios Negros)|Cruzada]] de [[Helbrecht]] regresó al [[Pezio]] ''Terror Malévolo''. Al inicio de los combates orbitales, este Pezio había sido duramente bombardeado por la [[Barcaza de Batalla]] ''Luz de Pureza'' de los Templarios Negros, y dañado por las [[cargas de demolición]] colocadas por las partidas de abordaje [[Astartes]]. Finalmente, Helbrecht decidió poner fin al Pezio de una vez por todas y reunió a su Cruzada y a todos sus [[Hermanos de Armas]] con [[armadura de Exterminador]] para lanzar un abordaje en masa. Nunca se había intentado un asalto de esa magnitud, pero Helbrecht estaba decidido a acabar con la gargantuesca monstruosidad espacial.
   
 
La primera fase del asalto fue un asalto por [[teleportación]] encabezado por los [[Exterminadores]]. Estos establecieron un perímetro de seguridad para permitir que el resto de los Templarios Negros abordase el Pezio. La respuesta Orka fue inmediata y los Exterminadores fueron duramente atacados. Las bajas se acumularon pero Helbrecht no cejó en su empeño de abrir camino a los refuerzos. Las [[Thunderhawk]]s y los [[Torpedos de Abordaje]] alcanzaron el Pezio y se unieron a la lucha en el perímetro. Los Exterminadores mantuvieron a los Orkos a raya pero solo fue un éxito tenue.
 
La primera fase del asalto fue un asalto por [[teleportación]] encabezado por los [[Exterminadores]]. Estos establecieron un perímetro de seguridad para permitir que el resto de los Templarios Negros abordase el Pezio. La respuesta Orka fue inmediata y los Exterminadores fueron duramente atacados. Las bajas se acumularon pero Helbrecht no cejó en su empeño de abrir camino a los refuerzos. Las [[Thunderhawk]]s y los [[Torpedos de Abordaje]] alcanzaron el Pezio y se unieron a la lucha en el perímetro. Los Exterminadores mantuvieron a los Orkos a raya pero solo fue un éxito tenue.
   
La segunda fase de la misión comenzó cuando la Cruzada se organizó en equipos de ataque para colocar las pesadas cargas térmicas con las que se desgarraría por la mitad al ''Terror Malévolo''. El propio Helbrecht dirigió al más importante de ellos, a pesar de haber sido herido ya varias veces. Junto con su [[Escuadra de Mando (Marines Espaciales)|Escuadra de Mando]] y el [[Paladín del Emperador]] Vosper, Helbrecht profundizó en el interior del Pezio.
+
La segunda fase de la misión comenzó cuando la Cruzada se organizó en equipos de ataque para colocar las pesadas cargas térmicas con las que se desgarraría por la mitad al ''Terror Malévolo''. El propio Helbrecht dirigió al más importante de ellos, a pesar de haber sido herido ya varias veces. Junto con su [[Escuadra de Mando (Marines Espaciales)|Escuadra de Mando]] y el [[Campeón del Emperador]] Vosper, Helbrecht profundizó en el interior del Pezio.
   
 
Los Exterminadores habían mantenido a los Orkos a raya durante la primera etapa de la batalla, y durante la segunda encabezaron el avance, formando la punta de lanza de las fuerzas de los Templarios mientras se abrían camino a través de los retorcidos pasillos del Pezio. Sin embargo, cuando abandonaron sus zonas de tiro relativamente aseguradas las bajas volvieron a aumentar, aunque con el apoyo de toda la Cruzada los Exterminadores lograron seguir traspasando las defensas Orkas. A medida que más y más equipos de ataque se separaban para completar sus objetivos individuales, las fuerzas de los Templarios se volvían cada vez más vulnerables a las emboscadas y ataques repentinos. Fue al penetrar en el cavernoso hueco entre dos de las astronaves mal encajadas que componían el Pezio cuando los Orkos lanzaron su mayor contraataque. Más de un millar de los monstruos de piel verde se arrojaron contra el fuego de [[Bólter]] de los Templarios Negros sin preocuparse por las bajas sufridas.
 
Los Exterminadores habían mantenido a los Orkos a raya durante la primera etapa de la batalla, y durante la segunda encabezaron el avance, formando la punta de lanza de las fuerzas de los Templarios mientras se abrían camino a través de los retorcidos pasillos del Pezio. Sin embargo, cuando abandonaron sus zonas de tiro relativamente aseguradas las bajas volvieron a aumentar, aunque con el apoyo de toda la Cruzada los Exterminadores lograron seguir traspasando las defensas Orkas. A medida que más y más equipos de ataque se separaban para completar sus objetivos individuales, las fuerzas de los Templarios se volvían cada vez más vulnerables a las emboscadas y ataques repentinos. Fue al penetrar en el cavernoso hueco entre dos de las astronaves mal encajadas que componían el Pezio cuando los Orkos lanzaron su mayor contraataque. Más de un millar de los monstruos de piel verde se arrojaron contra el fuego de [[Bólter]] de los Templarios Negros sin preocuparse por las bajas sufridas.
   
Un crujido audible resonó cuando los Orkos se estrellaron contra la línea de los Templarios. A pesar de haber perdido la iniciativa, estos lograron mantener la línea. Vosper y Helbrecht dirigieron el contraataque, segando a los Orkos con habilidad sin igual hasta levantar una pila de cadáveres a sus pies. Lentamente, el equilibrio de la batalla cambió cuando los Templarios Negros se reagruparon tras sus campeones para atravesar a la horda Orka. Mientras los dos poderosos guerreros se abrían camino, se encontraron con la mayor de las horribles criaturas, el [[Kaudillo]] al mando del Pezio, quien atravesaba la arremolinada lucha derribando a todos los Hermanos de Batalla que encontraba. Lleno de una furia justiciera, el Paladín del Emperador Vosper retó al enorme Orko y se enfrentó a él en un duelo singular. Todos los Templarios presentes rezaron una oración al Emperador cuando Vosper y el Kaudillo cruzaron espadas, rogando por el Paladín que encarnaba todo lo que su Capítulo apreciaba.
+
Un crujido audible resonó cuando los Orkos se estrellaron contra la línea de los Templarios. A pesar de haber perdido la iniciativa, estos lograron mantener la línea. Vosper y Helbrecht dirigieron el contraataque, segando a los Orkos con habilidad sin igual hasta levantar una pila de cadáveres a sus pies. Lentamente, el equilibrio de la batalla cambió cuando los Templarios Negros se reagruparon tras sus campeones para atravesar a la horda Orka. Mientras los dos poderosos guerreros se abrían camino, se encontraron con la mayor de las horribles criaturas, el [[Kaudillo]] al mando del Pezio, quien atravesaba la arremolinada lucha derribando a todos los Hermanos de Batalla que encontraba. Lleno de una furia justiciera, el Campeón del Emperador Vosper retó al enorme Orko y se enfrentó a él en un duelo singular. Todos los Templarios presentes rezaron una oración al Emperador cuando Vosper y el Kaudillo cruzaron espadas, rogando por el Campeón que encarnaba todo lo que su Capítulo apreciaba.
   
Vosper atacó al Kaudillo con dos enormes barridos a dos manos de la famosa ''[[Espada Negra]]'', haciendo retroceder paso a paso a la criatura y ganando lentamente ventaja. Pero cuando el Kaudillo se tambaleó hacia atrás por un poderoso golpe descendente, se enfureció y contraatacó con una rapidez inhumana, rechazando a Vosper, quien a pesar de bloquear cada uno de los golpes de la espada del Orko no pudo impedir que la bestia le hiciese un placaje con su enorme cuerpo. Desequilibrado, Vosper no pudo esquivar el golpe del Kaudillo que le abrió la cabeza. La caída del Paladín fue el momento crucial de la batalla. A pesar de los mejores esfuerzos del Gran Mariscal, los Templarios flaquearon y los Orkos redoblaron sus esfuerzos. Helbrecht fue derribado por docenas de pielesverdes. Su Escuadra de Mando lo rescató de la pila de cuerpos, pero una [[rebanadora]] estaba enterrada en su pectoral. Mientras los Templarios retrocedían, muchos fueron asesinados brutalmente, y las bajas del Capítulo pasaron de graves a horribles. Muchos grupos de Templarios se vieron aislados cuando el [[Teleportarium]] de la ''Luz de Pureza'' se sobrecargó por el esfuerzo de devolver a las unidades de vuelta a la nave. Sin un perímetro efectivo de defensa, no había nada que la Cruzada pudiera hacer para rescatar a las escuadras abandonadas, con lo que estas no tuvieron más opción que intentar vender sus vidas lo más caras posible.
+
Vosper atacó al Kaudillo con dos enormes barridos a dos manos de la famosa ''[[Espada Negra]]'', haciendo retroceder paso a paso a la criatura y ganando lentamente ventaja. Pero cuando el Kaudillo se tambaleó hacia atrás por un poderoso golpe descendente, se enfureció y contraatacó con una rapidez inhumana, rechazando a Vosper, quien a pesar de bloquear cada uno de los golpes de la espada del Orko no pudo impedir que la bestia le hiciese un placaje con su enorme cuerpo. Desequilibrado, Vosper no pudo esquivar el golpe del Kaudillo que le abrió la cabeza. La caída del Campeón fue el momento crucial de la batalla. A pesar de los mejores esfuerzos del Gran Mariscal, los Templarios flaquearon y los Orkos redoblaron sus esfuerzos. Helbrecht fue derribado por docenas de pielesverdes. Su Escuadra de Mando lo rescató de la pila de cuerpos, pero una [[rebanadora]] estaba enterrada en su pectoral. Mientras los Templarios retrocedían, muchos fueron asesinados brutalmente, y las bajas del Capítulo pasaron de graves a horribles. Muchos grupos de Templarios se vieron aislados cuando el [[Teleportarium]] de la ''Luz de Pureza'' se sobrecargó por el esfuerzo de devolver a las unidades de vuelta a la nave. Sin un perímetro efectivo de defensa, no había nada que la Cruzada pudiera hacer para rescatar a las escuadras abandonadas, con lo que estas no tuvieron más opción que intentar vender sus vidas lo más caras posible.
   
 
Para cuando la ''Luz de Pureza'' se alejó del Pezio, casi la mitad de la Cruzada de Helbrecht se había perdido y el propio Helbrecht había quedado en estado crítico, librado de la muerte solo por los dones de su potenciado cuerpo. Finalmente, con la Estación del Fuego de Armageddon golpeando a los combatientes del planeta, la lucha en la superficie se detuvo porque los Orkos no podían avanzar fácilmente en medio del volcanismo generalizado. El Pezio considerado la nave insignia de Ghazghkull Thraka, el ''Perversión del Dolor'', partió de la órbita de Armageddon junto con el grueso de las restantes fuerzas Orkas sin desembarcar. Jurando solemnemente cazar y matar a Ghazghkull antes de que pudiera amenazar de nuevo al [[Imperio]], el Gran Mariscal Helbrecht tomó a los restos de su Cruzada y persiguió a los pielesverdes, pero la flota Astartes no se marchó sola. El Héroe de Armageddon, el [[Comisario]] [[Yarrick]], solicitó a Helbrecht permiso para acompañarle junto a un selecto ejército de [[Guardias Imperiales]] de élite, y en señal del gran aprecio que Helbrecht sentía por Yarrick, le concedió su deseo.
 
Para cuando la ''Luz de Pureza'' se alejó del Pezio, casi la mitad de la Cruzada de Helbrecht se había perdido y el propio Helbrecht había quedado en estado crítico, librado de la muerte solo por los dones de su potenciado cuerpo. Finalmente, con la Estación del Fuego de Armageddon golpeando a los combatientes del planeta, la lucha en la superficie se detuvo porque los Orkos no podían avanzar fácilmente en medio del volcanismo generalizado. El Pezio considerado la nave insignia de Ghazghkull Thraka, el ''Perversión del Dolor'', partió de la órbita de Armageddon junto con el grueso de las restantes fuerzas Orkas sin desembarcar. Jurando solemnemente cazar y matar a Ghazghkull antes de que pudiera amenazar de nuevo al [[Imperio]], el Gran Mariscal Helbrecht tomó a los restos de su Cruzada y persiguió a los pielesverdes, pero la flota Astartes no se marchó sola. El Héroe de Armageddon, el [[Comisario]] [[Yarrick]], solicitó a Helbrecht permiso para acompañarle junto a un selecto ejército de [[Guardias Imperiales]] de élite, y en señal del gran aprecio que Helbrecht sentía por Yarrick, le concedió su deseo.
  Cargando editor...
Abajo se muestran algunos códigos usados comúnmente. Simplemente haz clic sobre el que quieres y aparecerá en la caja de edición de arriba.

Ver esta plantilla