Wikihammer 40k

Veredicto del Certamen de Relatos Wikihammer + Voz de Horus ¡Léelos aquí!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
12 147
páginas
Impriwars banner

White Weasel

Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Caos simbolo slaanesh salpicaduras sangre

Slaanesh es el Dios del Caos de la lujuria, el exceso, el dolor, el placer, la perfección y el hedonismo. Fue el último de los Grandes Poderes Ruinosos en nacer, con el derrumbe de la civilización Eldar.

Visión general[]

El nombre Slaanesh deriva de Slaaneth, que en la lengua del Caos significa "Señor del Éxtasis" o Príncipe del Placer. El adjetivo correcto para aquello que se refiere a Slaanesh es "slaaneshi".

Slaanesh aparece típicamente con una forma femenina en su derecha y masculina en su izquierda, con dos pares de cuernos surgiendo de su fluido cabello dorado. Sin embargo, puede adoptar cualquier forma, ya sea masculina, femenina, hermafrodita o asexual (aunque prefiere el aspecto masculino). Su número sagrado es el seis. El símbolo de Slaanesh combina los símbolos convencionales de hombre y mujer. Asimismo, es conocido por multitud de títulos, como Príncipe del Caos, Príncipe del Exceso, Príncipe del Placer y Señor de las Delicias Oscuras. Entre los Eldar, que nunca dicen el nombre del Dios, sólo es mencionada con los nombres de La Sedienta, La Que No Es Nombrada, El Gran Enemigo, La Gran Serpiente, etc.

Slaanesh nació por completo en la Caída de los Eldar. El nacimiento de Slaanesh creó el Ojo del Terror y mató a la mayoría de los Eldar, salvo a aquellos que estaban lo bastante lejos de sus mundos natales como para escapar. Este suceso también mató a los Dioses Eldar, a excepción de Khaine (que fue roto en multitud de fragmentos), Cegorach (El Dios Que Ríe) e Isha (la diosa de la curación, capturada por Nurgle).

Slaanesh tiene una actitud neutral hacia algunos de los otros Dioses del Caos (pues generalmente está demasiado ocupado en sus propios placeres como para interesarse en rivalidades o alianzas), aunque su particular enemigo es Khorne, cuya creencia en el dolor y la muerte es totalmente opuesta al principio de vida llena de placer desatado de Slaanesh.

Adoración[]

El símbolo de Slaanesh rara vez es llevado en público por sus seguidores. En lugar de eso, visten joyas con motivos eróticos. Sus adoradores visten túnicas normalmente abiertas para dejar el lado derecho del pecho descubierto, un requisito de la mayoría de los rituales de Slaanesh. Los colores más habituales son los pastel o los eléctricos, aunque el blanco también se usa a menudo. Estos colores también son incorporados a su ropa del día a día, aunque pueden cambiar según las modas del momento. Sin importar las circunstancias, todos los seguidores de Slaanesh visten ropas de una sensualmente alta calidad.

Daemons[]

  • Guardianes de Secretos - Los Grandes Daemons de Slaanesh. Pueden asemejarse a grandes, bestiales y feas criaturas, o por el contrario a seres ágiles y terroríficos de profana belleza.
  • Diablillas - Los Daemons Menores de Slaanesh. Son enloquecedoramente bellos, a menudo con una mitad femenina y otra masculina. Normalmente tienen pinzas en vez de manos.
  • Corceles de Slaanesh - Las monturas daemónicas de Slaanesh. Son criaturas serpentinas y morbosas que atacan con sus lenguas prensiles. A menudo montan en ellos Diablillas y Campeones favorecidos.
  • Diablos de Slaanesh - Las bestias daemónicas de Slaanesh. Son una extraña mezcla de insecto, reptil y humano.

Ingenios Daemónicos[]

Un Ingenio Daemónico es un vehículo en parte tecnológico, en parte daemónico. Entre los dedicados a Slaanesh se encuentran:

Ejércitos dedicados a Slaanesh[]

  • Hedonistarii: Renegados adoradores de Slaanesh que asaltan los límites de la Franja Este, los Hedonistarii son piratas basados en su flota que se deleitan en la guerra por sí misma. Están tan dispuestos a derribar la ley y el orden allí donde los encuentran que mantienen desde hace mucho un pacto con el anarquista Lord Drathoni, cuyas aguileras de Dragones Infernales son famosas entre los Herreros de la Disformidad renegados del Segmentum Ultima.

Sirvientes notables[]

Dones[]

Como todos los Dioses del Caos, Slaanesh recompensa a menudo a sus seguidores más devotos con dones especiales y bendiciones. Estos pueden tomar muchas formas, incluyendo mutaciones físicas, armas daemónicas o una apariencia exótica.

El Palacio de Slaanesh[]

Caos slaanesh palacio del placer

El Palacio del Placer de Slaanesh

El Palacio de Slaanesh es el reino de Slaanesh dentro de la Disformidad. Aquellos que se atreven a entrar en este dominio se arriesgan a quedarse atrapados en sus retorcidas delicias para toda la eternidad.

El territorio del Príncipe Oscuro está dividido en seis dominios, dispuestos en círculos concéntricos alrededor del Palacio del Placer. Sólo se puede llegar al Palacio atravesando todos los anillos:

  • El Círculo de la Avidez juega con la avaricia del intruso.
  • El Círculo de la Gula viene después, y juega con el deseo del intruso por deliciosas comidas y vinos.
  • El Círculo de la Carnalidad es donde residen los perfectos deseos del corazón, probando al extremo la rectitud del individuo.
  • El Círculo de la Supremacía viene a continuación. En él, el viajero es saludado por rugidos de adulación, siendo tentado con el poder absoluto sobre los demás.
  • El Círculo de la Vanagloria es el penúltimo anillo. El intruso se enfrenta a su imagen idealizada, y si siente aunque sólo sea una pizca de orgullo, se quedará por siempre atrapado en este círculo.
  • Finalmente, el último anillo es el más peligroso. Es un lugar divino, dentro del cual se encuentra un ambiente aparentemente perfecto. Cada segundo que pasa llena al viajero de felicidad, pero descansar y disfrutar del placer por un sólo segundo causa un coma inmediato, y se acaba muriendo en una felicidad pasiva.

Una persona puede caminar por los círculos durante siglos, pero no puede ceder ni un segundo a sus deseos, pues caerá irremediablemente. Si uno es capaz de pasar con éxito todos los círculos, llega al Palacio y al propio Slaanesh. Es imposible para los mortales mirar al Dios sin perder de inmediato su alma, pues todos los que lo ven se convierten voluntariamente en esclavos de cualquiera de sus oscuros caprichos.

Fuentes[]

  • Realm of Chaos: Slaves to Darkness.
  • Realm of Chaos: The Lost and the Damned.
  • Codex: Demonios del Caos (4ª y 8ª Edición).
Advertisement