FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Manos Hierro Emblema

La Sisypheum fue un Crucero de asalto de la legión de los Manos de Hierro que desempeñó un papel crucial durante los primeros compases de la Herejía de Horus al evacuar a los legionarios lealistas supervivientes que habían conseguido escapar de la masacre perpetrada en la superficie de Istvaan V. El crucero de asalto consiguió escapar e inició una serie de incursiones contra las fuerzas traidoras y sus primarcas.

La naveEditar

La Sisypheum era un crucero de asalto muy mejorado, compacto y letal. Sus sistemas de blindaje habían sido reforzados y el casco había sido modificado por la experimentada tripulación y los propios legionarios de tal modo que estaba recubierto con una capa negra antirreflectante.

En los niveles superiores de la nave existía un laboratorium donde el Padre de Hierro Thamatica, Forjador del Hierro de los veteranos Morlocks, desarrollaba peligrosos experimentos utilizando avanzada tecnología y altas energías con el objetivo de intentar dar una ventaja a los lealistas en su lucha contra los traidores.

La nave estaba comandada por el Capitán Ulrach Branthan de la 65º Compañía de Clan. La capitanía pasó luego a su segundo al mando, Cadmus Tyro, cuando Ulrach fue mortalmente herido e internado en un campo de estasis en el Apotecarion de la nave.

Istvaan V y acciones subsiguientes Editar

La Sisypheum escapó a la traición de Istvaan V y desempeñó un papel crucial al conseguir evacuar a un gran número de legionarios lealistas entre los que se encontraban un contingente de Morlocks y Manos de Hierro, un legionario de la Guardia del Cuervo llamado Nykola Sharrowkyn y un apotecario de la legión de los Salamandras llamado Atesh Tarsa.

La Guardia de la Muerte, los Hijos de Horus, los Portadores de la Palabra y los Guerreros de Hierro tuvieron cada uno de ellos una ocasión inmejorable para destruir a la Sisypheum, pero la nave consiguió eludirlos a todos lo suficiente para escapar cuando la red casi se había cerrado del todo. Un navío de los Amos de la Noche se acercó lo suficiente como para desbaratar su huída pero fue burlado ya que el capitán de la Sisypheum desplegó una serie de sutiles tácticas que nadie habría esperado de un capitán de los Manos de Hierro.

La Sisypheum consiguió ganar la posición a la nave Tenebraxis de la VIII legión y, concentrando su potencia de fuego, destrozó la parte trasera de la nave traidora dejándola indefensa. Entonces la Tenebraxis fue abordada por equipos de exterminio de los Manos de Hierro los cuales llevaron la lucha contra el enemigo a sus sombrías salas y oscuros pasadizos, despojándolos a la vez de todo aquello potencialmente útil para ser usado en reparaciones en la Sisypheum. Abandonando la destrozada nave ardiendo entre los helados témpanos del cinturón de asteroides de Istvaan, la Sisypheum abandonó el sistema. Entonces, utilizando las provisiones y equipos saqueados de la Tenebraxis, las compañías del navío fueron capaces de reparar la mayor parte de los daños sufridos durante la batalla.

Al escapar de las garras de las legiones traidoras la nave lealista se dedicó a realizar ataques relámpago sobre la retaguardia de las fuerzas traidoras, interceptando convoyes de suministros y aniquilando naves de la armada enemiga y de las legiones traidoras. Inició una campaña de recogida de información para la Inteligencia imperial a la vez que efectuaba ataques quirúrgicos dirigida por los elogiados Nykona Sharrowkyn y por el Padre del Hierro Sabik Wayland.

Utilizando la Sisypheum como base de operaciones Sabik y Nykona fueron enviados a extraer y asegurar un Kryptos, un aparato descodificador. La misió fue un éxito, de tal modo que los lealistas pudieron empezar a descifrar las comunicaciones de las fuerzas traidoras.

Fueron desplegados de nuevo sobre Hydra Cordatus mediante una pequeña nave para interrumpir el encuentro entre los primarcas traidores y después de un fallido intento de asesinato sobre Fulgrim, primarca de los Hijos del Emperador, volvieron a la Sisypheum. Entonces decidieron que debían seguir interfiriendo en los planes de las fuerzas traidoras, por lo que llevaron la nave hasta el planeta Iydris, un desolado y muerto cementerio eldar.

Durante el trayecto hacia Iydris, uno de los experimentos que el Hermano Thamatica llevaba a cabo en los laboratorios de la Sisypheum salió terriblemente mal y comprometió la seguridad de la nave, exponiendo el navío a todos los sensores de las flotas de los Guerreros de Hierro y de los Hijos del Emperador. Los dos primarcas traidores discutieron acerca del plan de ataque y finalmente la III legión abordó la nave y casi fue arrollada cuando el primarca Perturabo se teletransportó directamente a bordo junto a su unidad de guardaespaldas robotizados y su tridente de mando. La nave se desestabilizó peligrosamente y solo la intervención en el último minuto del Hermano Thamatica consiguió que el núcleo del navío no explosionara. Presintiendo que algo no iba bien Perturabo ordenó la retirada y los Hijos del Emperador le siguieron. De repente, y debido a las acciones de Thamatica, la Sisypheum sufrió una increíble e inesperada aceleración que la impulsó hacia adelante, atravesando y destruyendo completamente una nave de los Hijos del Emperador y permitiendo que escapara de las naves traidoras.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés .

  • Kryptos (Relato breve), de Graham McNeill.
  • Angel Exterminatus, de Graham McNeill.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.