FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Sarosh fue un planeta humano, conocido por los Ángeles Oscuros como Cuatro-Tres, que logró sobrevivir durante la Larga Noche logrando además tener un nivel tecnológico muy avanzado.

Durante la Gran Cruzada, la 4ª Flota Expedicionaria, junto a un pequeño destacamento de los Cicatrices Blancas llegaron al planeta y estos recibieron al Imperio con los brazos abiertos prometiendo su pronta anexión, aunque esta nunca llegaba a producirse.

Los registros imperiales indicaban que se trataba de un planeta muy avanzado y prospero en el que apenas se cometían crímenes. Cabe destacar que la población estaba bien repartida en grandes ciudades por todo el planeta, por lo que no se daban grandes aglomeraciones de gente en un solo punto. Sin embargo, no poseían los medios necesarios para viajar al espacio.

Poseían una bella arquitectura de grandes edificos y calles anchas que siempre estaban concurridas y llenas de bailarines y músicos callejeros. La gente del planeta era sencilla, vestían todos con delicadas túnicas y eran muy amables. Un dato curioso es que no existía el alumbrado público, sino que cada persona tenía tres globos luminosos flotantes que le acompañaban allá por donde iba. Lo más curioso y extraño de la gente del planeta era que todos portaban máscaras de oro idénticas que les cubrían todo el rostro. Siempre las llevaban puestas, exceptuando los momentos más íntimos y personales dentro del hogar.

Otra de las características más notorias del planeta era la existencia de una enorme burocracia, llegando a trabajar en ella más del 50% de la población mundial, es por ello que las órdenes, peticiones, documentos... tardaban un demasiado tiempo en circular ya que tenía que pasar por muchos sectores y personal burocrático. Esta es la excusa que se le daba al Imperio de la tardanza de la anexión.

Los Cicatrices Blancas, cansados de estar un año inactivos fueron sucedidos por Lion El'Jonson y sus Ángeles Oscuros que se encargarían del problema. El día en que ambas flotas intercambiaron los juramentos, un Astartes de los Cicatrices Blancas confesó a Zahariel de los Ángeles Oscuros que la gente del planeta le daba mala espina y que los registros imperiales habían descubierto que más de 50 millones de personas habían desaparecido sin dejar rastro de la superficie del planeta, algo que los nativos negaban.

Lion El'Jonson organizó una velada en todas las naves de la flota mientras que los habitantes de Sarosh realizarían una serie de fiestas en las distintas ciudades en honor al Imperio en las que participarían cientos de miembros de la Flota Expedicionaria. El gobernador del planeta en persona voló a la nave insignia del León y allí le increpó que no les aceptaban ya que no creían en ningún dios. En cambio ellos adoraban a unos misteriosos dioses, encontrándose los templos dedicados a las deidades en el interior de los bosques. La lanzadera en la que había venido resulto ser una ojiva nuclear pero gracias a una rápida intervención de Zahariel y Luther lograron mandarla al espacio evitando la destrucción de su señor y gran parte de los Ángeles Oscuros. El resto de la flota también fue atacada y algunas naves sufrieron algunos daños, pero la situación se controló rápidamente. Sin embargo en la superficie, los habitantes se revelaron comenzando a matar a todos los imperiales que encontraban a su paso.

Además, la astrópata de la flota registró un fuerte pico de energía de la Disformidad en una extracción minera del planeta, por lo que Lion El'Jonson y varias escuadra se movilizaron para acabar con ella. Al llegar, el destacamento fue atacado por un grupo de demonios pero gracias al primarca y a sus Ángeles Oscuros lograron acabar con ellos. Dentro de la mina encontraron una horrible imagen, una inmensa fosa donde estaban los cuerpos de los habitantes desaparecidos. Poco más adelente, un grupo de habitantes del planeta, que tras las máscaras escondían horribles mutaciones estaban tratando de liberar a un poderoso demonio introduciéndolo en el cuerpo de una humana imperial que usarían como huésped. Zahariel acabó con ella antes de que se completase el ritual y el Bibliotecario Jefe Israfael detonó un arma psíquica experimental cuya energía fue usada por él y Zahariel para derrotar a la criatura.

Tras esto, el planeta fue intervenido y sometido a la fuerza por los Ángeles Oscuros, junto con unidades del Ejército Imperial procedentes de Flotas Expedicionarias cercanas y por los Titanes de la Legio Ignatum (Los "Avispas de Fuego").

FuentesEditar

Extraído y traducido parcialmente de Lexicanum Inglés.

  • El Descenso de los Ángeles, por Mitchell Scanlon.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.