FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


Archimagos Draykavac Mechanicum Oscuro Forge World

Archimagos en su púlpito portátil.

El Archimagos Saphentis fue un miembro del Adeptus Mechanicus, y Tecnosacerdote veterano del Librarium Primaris de Ryza. Fue asesinado por el Archimagos Veneratus Scraecos del Mechanicum Oscuro durante una misión al planeta Chaeroneia.

HistoriaEditar

Cuando la Inquisición envió una petición al librarium del sector para identificar un planeta recién descubierto en el sistema Borosis , el Adeptus Mechanicus determinó que el mundo en cuestión era el Mundo Forja Chaeroneia, que había desaparecido en la disformidad hacía más de un siglo. Saphentis recibió órdenes del Fabricador General de dirigir una misión exploradora para reclamar el planeta. Para evitar un conflicto de jurisdicción con la fuerza de la Inquisición que ya se había desplazado hasta Chaeroneia, Saphentis aceptó desempeñar una misión conjunta. La nave exploradora "Ejemplar" fue puesto bajo el mando del Vicealmirante Horstgeld, de la Armada Imperial. El equipo de superficie estaría compuesto por el Justicar Alaric y sus 5 Caballeros Grises, la Interrogadora Hawkespur, la tecnosacerdote Thalassa, Saphentis, y una fuerza de seguridad de 20 tecnoguardias. La Interrogadora Hawkespur y el Justicar Alaric estarían al mando de la misión.

La nave de descenso resultó dañada en el campo de asteroides que rodeaba el corrupto mundo forja y se estrelló en un oscuro valle. La mayoría de los pasajeros sobrevivieron, aunque la mitad de los tecnoguardias fallecieron. Dado que conseguir información era la principal prioridad, el grupo se dirigió con rapidez hacia una de las ciudades de Chaeroneia. Casi inmediatamente fueron atacados por miembros del Mechanicum Oscuro, así como por sus demoníacas creaciones mecánicas.

Durante la misión, Saphentis se enfrentó con Alaric en varias ocasiones por no revelar todos los datos de que disponía, haciendo sospechar a los miembros de la Inquisición que el Magos tenía algún motivo oculto para haber ido a Chaeroneia. Ésta sospecha se vio alentada aún más cuando Saphentis expresó su sorpresa ante la autosuficiencia del planeta y los progresos llevados a cabo en Chaeroneia, remarcando que el Mechanicum Oscuro había logrado en poco tiempo lo que generaciones enteras de magi pecuniae imperiales no habían conseguido. Alaric le amenazó con ejecutarlo si llegaba a sugerir una admiración del mismo estilo ante la corrupción del planeta una segunda vez, así como que informaría a la Inquisición en cuando dejaran atrás Chaeroneia.

El séquito se dirigió a la fortaleza de datos Primus de Manufactorium Noctis (la capital planetaria) con la esperanza de conseguir más datos. la tecnosacerdote Thalassa desapareció misteriosamente pero Saphentis apenas se sorprendió, declarando que no se le exigía vigilarla. Cuando llegaron a la fortaleza de datos fueron atacados por programas cazadores (en realidad Demonios de Datos) y Servidores de Combate enviados por el Mechanicum Oscuro. Los Caballeros Grises se vieron forzarlos a retenerlos mientras Saphentis recuperaba la información. Cuando la situación parecía ser desesperada, fueron salvados por el leal Magos Antigonus, quien les llevó hasta su refugio bajo el Manufactorum Noctis.

Con la información que Saphentis había recuperado de la fortaleza de datos, y tras una misión de reconocimiento, descubrieron que el planeta había permanecido en la disformidad durante cien años pero que para el planeta había transcurrido un milenio. En ese tiempo, el Mechanicum Oscuro había estado construyendo centenares de Titanes del Caos, y que habían hecho regresar a Chaeroneia al espacio real para entregarlos como tributo a la 13ª Cruzada Negra del Señor de la Guerra Abaddón. Saphentis sugirió cancelar la misión, ya que las posibilidades de destruir a semejante número de Titanes eran casi nulas, y que morir persiguiendo una meta imposible significaba el desperdicio de la significativa inversión de recursos imperiales que el equipo representaba. Sin embargo, la Interrogadora Hawkespur ordenó que los Titanes fueran destruidos, así que tuvo que obedecer la orden.

Cuando se acercaron a la factoría de construcción de titanes fueron atacados nuevamente por los Demonios de Datos, dirigidos esta vez por una poseída Thalassa. Saphentis la decapitó rápidamente usando sus sierras gemelas. El Mechanicum Oscuro llegó pronto con tres manípulos de servidores de combate para acabar con ellos. Debido a que los servidores se encontraban poseídos y a que carecían por ello de la lógica claridad de las verdaderas máquinas, Saphentis fue capaz de plantarles cara sin problemas a pesar de su armamento superior. En la batalla resultante, Saphentis murió luchando contra el Archimagos Veneratus Scraecos. Aunque Scraecos tenía a Saphentis a su merced, éste consiguió sobrecargar sus ojos empleando el espectro completo de luz y haciendo que reventaran en la cara de Scaeros. El Archimagos consiguió retener a Scraecos lo suficiente como para que Antigonus tomara el control de un Titán Warhound cercano y los aplastara a ambos de un pisotón.

EquipamientoEditar

Saphentis tenía cuatro brazos biónicos, dos de los cuales tenían las formas habituales, mientras que los otros dos acababan en racimos de dataespinas y unidades de interconexión, que además podían reconfigurarse como sierras gemelas. Sus mejoras de combate eran tan formidables que incluso el Justicar Alaric dudaba en poder derrotar a Saphentis en combate singular en caso de que surgiera la necesidad. Saphentis también tenía grandes ojos insectoides multifacetados, y su boca estaba oculta tras un pesado collar metálico con una serie de rendijas. Prácticamente no había ni una pizca de tejido orgánico en él.

SourcesEditar

  • El Adepto Oscuro, por Ben Counter
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.