FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Salto Intraversal

Momento en el que se produce el Salto Intraversal de una nube de fotones, ralentizado al máximo para poder ser capturado

El Salto Intraversal es la acción física que prouce la rotura de la barrera del Intraverso para utilizarlo como medio vehicular de traslación entre dos puntos del Espacio real o de la Disformidad.

DescripciónEditar

Un Salto Intraversal es el momento en el que un objeto, específicamente una nave, atraviesa la barrera del Espacio Real gracias al Efecto de Convergencia Subatómica convertida en una nube fotónica mediante un campo de recombinación, desplazándose a través del Intraverso hasta que el campo que la mantiene en forma de fotones se desestabiliza y emerge de nuevo.

Dado que la capacidad integral de un campo de recombinación en un momento dado es calculable con un porcentaje de error mínimo (si se cuenta con los medios), es posible saber en cada instante la distancia recorrida (y recorrible si la condiciones no cambian) en cada salto, lo cual aumenta notablemente la precisión del mismo.

El cálculo del salto sólo puede realizarse por una IA de navegación especializada, las denominadas Intravernautas, la cual es la única capaz de proponer de manera dinámica y veloz los algoritmos necesarios en cada momento y realizar los ajustes energéticos para maximizar la duración del campo de recombinación, pues de lo contrario los saltos resultarían inefectivos.

SecuenciaEditar

Salto Intraversal II

Esquema básico del Salto Intraversal desde el Espacio Real

Cuando una nave quiere saltar al Intraverso, la secuencia requerida sigue unos pasos invariables que deben seguirse a rajatabla para asegurar el éxito del mismo, pues de lo contrario el resultado podría ser fatal para el aparato y sus ocupantes.

Dicho proceso queda en manos de las Intravernautas, las cuales están preparadas para realizar los cálculos de entrada, mantenimiento y salida de forma precisa, dado que esta funcionalidad no puede ser llevada a cabo por un cerebro corriente por avanzado que sea debido a la extrema velocidad necesaria para realizar los ajustes en el trayecto.

  • Inicio de secuencia - Cálculo de ruta: El primer paso es un cálculo de ruta, es decir, la determinación del punto en el Espacio Real donde se quiere ir. La Intravernauta o IA de navegación localiza el destino, calcula al milímetro el volumen de la nave y determina la potencia del campo de recombinación necesario para fotonizarla.
  • Fotonización - Apertura: Una vez realizado el primer paso, la IA activa el singularizador y el campo de recombianación, con lo que la nave se convierte en un flujo de fotones y entra el Intraverso.
  • Desplazamiento - Recálculo: Una vez en el Intraverso el flujo de fotones que conforma la nave se desplaza a toda velocidad aprovechando el tejido energético, alcanzando velocidades muy superiores a la de la luz, mientras la IA detecta y esquiva las Indeterminaciones y recalcula constantemente las necesidades energéticas del campo de recombinación para mantenerlo estable todo el tiempo posible, lo cual no suele ser más que unos segundos.
  • Pérdida - Expulsión: Cuando el campo pierde la integridad y la IA no puede mantenerlo más tiempo, determina un punto de expulsión no comprometido en el Espacio real y cesa en su mantenimiento, con lo que se produce la inmediata expulsión y reconfiguración de los fotones en su forma material original (la nave).

Por lo general la IA es capaz de calcular un rango de alcance aproximado, es decir, una distancia en el Espacio Real alcanzable en función de las posibilidades estimadas en el Intraverso. Hay distancias a las que se puede llegar y otras a las que no, pues son demasiado lejanas, de modo que, en ocasiones, sobre todo para viajes muy largos, el medio sólo permitirá llegar hasta un punto concreto de la trayectoria.

NavegaciónEditar

El Intraverso esta conectado con el Espacio Real así como con otras muchas dimensiones, de modo que cuando una nave accede a este medio, podría reaparecer en otra dimensión cuando se produjese la aniquilación del campo de recombinación que la sustenta. Esto sin embargo no sucede, ya que cuando una nave accede al Intraverso desde el Espacio Real, lo hace en un punto donde la combinación elemental permite su existencia en forma de fotones, es decir, tiene una composición determinada.

Si esta nave termina su campo de recombinación dentro de un flujo con una composición elemental idéntica a la que existía cuando se produjo el Salto, reaparecerá en el Espacio Real, es decir, en la misma dimensión desde la que tuvo acceso al Intraverso.

Afortunadamente, parece que el Intraverso tiene una conexión muy extensa con el Espacio Real, lo cual permite la existencia de numerosas concentraciones energéticas cuya composición determina una salida hacia el mismo. Las Indeterminaciones Intraversales, no obstante, revelan el hecho de que las conexiones del Intraverso con otras dimensiones son incontables, tantas como posibles combinaciones de sus elementos.

La existencia de flujos "normales" que dan acceso al Espacio Real es, como se explica, muy habitual en el Intraverso, lo cual facilita notablemente la navegación a través del mismo con la seguridad de que la reentrada hacia el Espacio Real conocido será posible, si bien también cabe la posibilidad de que, al tratarse de un medio dinámico, haya momentos en los que estos accesos sean mínimos o incluso inexistentes.

DistanciasEditar

Actualmente, la tecnología de Balhaus sólo permite mantener los campos de recombinación en el medio Intraversal unos pocos segundos, pero los suficientes como para avanzar en el Espacio Real millones y millones de kilómetros. Dependiendo de la composición fluctuante del Intraverso, estas distancias pueden ser mayores o menores.

En experimentos de alcance, la mayor distancia recorrida inicialmente por una nave fotonizada fue de 19.934.456 kilómetros, la que separa Helheim de Dökka, para lo cual necesitó un intervalo de 12.6 segundos.

Es posible alcanzar mayores distancias aún, pero todo depende de la configuración del Intraverso en el momento del salto y sus fluctuaciones en el recorrido, ya que no es una ciencia exacta, sino mera aproximación.

El uso de Balizas Intraversales ayuda en gran medida a comprender las configuraciones energéticas, las cuales son virtualmente infinitas, pero gracias a los avanzados sistemas de combinatoria y cálculo de probabilidades la navegación es posible y relativamente segura.

PeligrosEditar

El Salto Intraversal entraña también diferentes peligros, distintos a los de cualquier otro tipo de viaje por medios no convencionales, como la Disformidad.

En primer lugar están los errores de cálculo en la secuencia, lo cual puede resultar desastroso, pues un error en la configuración del mismo puede suponer la entrada en el Intraverso y la expulsión inmediata en un punto comprometido del Espacio Real u otra dimensión desconocida. Al tratarse de fotones que recuperan de manera incontrolada su configuración original, es posible que recompongan la forma de nuevo en un punto en el que ya hay materia, un asteroide, un planeta o cualquier otra cosa.

En este caso -cuya posibilidad no es nada desdeñable-, el resultado sería que la nave fotonizada se materialiazase sobre un cuerpo existente, destruyéndose ambos proporcionalmente en el proceso.

En segundo lugar están las Indeterminaciones Intraversales. La entrada en una Indeterminación incompatible supone la dispersión o absorción de los fotones, lo cual derivaría en que éstos perdiesen su memoria de recombinación, es decir, no podrían volver a configurarse para materializar el objeto original fotonizado (la nave), con lo cual se perderían en el Intraverso. En este caso, la nave se sumergiría en el medio y se convertiría en energía dispersa, con lo cual nunca volvería a salir.

Por otro lado, si la Indeterminación es compatible (admite el paso de los fotones), podría dar lugar a que la nave se materializara en una dimensión distinta al Espacio Real. Los muy escasos experimentos con aparatos no tripulados que han alcanzado una Indeterminación compatible (algo infrecuente) no han resultado conclusos, pues no se ha vuelto a saber nada de ellos ni se ha recibido comunicación alguna sobre su posición o estado.

Efectos secundariosEditar

El viaje a través del Intraverso no produce efectos secundarios, salvo una mínima evaporación de agua en los organismos vivos tras la reentrada en el Espacio Real.

No se conocen otros efectos ni parece que los Saltos afecten estructuralmente a los objetos, naves u organismos que lo utilizan, pues la transformación fotónica es un proceso exacto.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.