FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.


Rophanon es un sistema planetario localizado en el rácimo de estrellas conocidas como el Reflujo Proteano en el Segmentum Tempestus y cuyo planeta principal es Rophanon Prime.

HistoriaEditar

El planeta fue colonizado por primera vez por una de las sucesivas oleadas de colonos humanos que salieron del Sistema Solar durante la Era Oscura de la Tecnología. Fue colonizado sin ningún contratiempo ya que poseía una exuberante vegetación y una relativa fauna inocua. El mundo prosperó y durante la Gran Cruzada Rophanon se unió al Imperio sin dudar y contribuyó mandando hombres al Ejército Imperial.

La suerte de Rophanon dio un giro en las últimas décadas del M37, cuando un quorum de Altos Señores del Administratum declararon el planeta requisado. La acción fue debida a siglos de preparación estratégica ya que el sistema fue identificado como apto para albergar un complejo de instalaciones de archivos masivos de datos. El archivo iba a procesar, clasificar y almacenar billones de informes no deseados, obsoletos o inútiles, mensajes, despachos y comunicaciones de todo el Sector. Con este acto, el planeta perdía su independencia y toda su población fue declarada sujeta al régimen del Administratum. Todavía permaneció en activo un concilio de gobernantes hereditarios pero fueron desposeídos practicamente de toda autoridad y eran meramente una fachada para evitar disgustar todavía más a la ya amargada población de Rophanon.

Los siglos fueron pasando y las instalaciones de datos alcanzaron su operatividad óptima; además, la belleza del planeta no se vio afectada y el lugar se convirtió en un preciado lugar de retiro para miembros de alta posición del Administratum y, en ocasiones para otras personalidades, como por ejemplo altos oficiales de la Armada Imperial, adinerados comerciantes independientes, inquisidores, etc. Se dice que como mínimo tres Altos Señores de Terra finalizaron sus días paseando entre los preciosos jardines de Rophanon.

En una situación de tal disparidad, las semillas de la rebelión fueron fáciles de enraizarse y crecer. Por un lado, la obstinada aristocracia esperaba poder recuperar su poder en el Administratum. Por el otro lado, la población anhelaba los viejos tiempos donde rompían sus espaldas trabajando por su tierra en lugar de por un pequeño grupo de burócratas. La amargura se convirtió en sedición, la sedición se convirtió en rebelión y la rebelión se convirtió en herejía en el 990.M40. En esa fecha, tras planearlo cuidadosamente, el Presidente del Concilio de Rophanon, Kruker Voor, tomó el planeta. De manera simultánea todos los siervos, sirvientes y trabajadores se alzaron en armas y causaron estragos en los edificios del Administratum. Miles de adeptos fueron asesinados en sus propias camas, quemados vivos al igual que sus lugares de trabajo o simplemente arrollados y pisoteados por la furiosa multitud. La sorpresa fue total y durante los primeros días la poca autoridad imperial que quedaba poco pudo hacer para detener el levantamiento.

Lo poco que quedaba de las Fuerzas de Defensa Planetaria leales y del Adeptus Arbites se aliaron casi por casualidad. El Lord General Artemis Blythe estaba en aquel momento en Rophanon recuperándose de unas graves heridas sufridas durante sus últimas acciones en la Campaña del Racimo Dragan. Blythe se dio cuenta instantáneamente que las fuerzas leales restantes estaban compuestas enteramente por soldados extranjeros al planeta y decidió llamar pidiendo ayuda a los sistemas estelares más cercanos. Esa ayuda llegó en la forma de un heterogéneo destacamento de una flota de batalla cruzada que se encontraba a tres meses del sistema Rophanon. La guerra subsiguiente se convirtió rápidamente en una guerra de desgaste ya que las frondosas selvas proporcionaban infinitos escondrijos a las patrullas de la guerrilla comandadas por Voor, en contradicción con el escaso conocimiento del terreno que poseían las tropas del ejército imperial regular.

El perímetro de Ciudad Rophanon (la capital planetaria) quedó fuertemente atrincherado ya que ambos bandos habían solicitado refuerzos pero ninguno de los dos bandos consiguió romper el asedio ni unos hacia el interior ni los otros hacia el exterior.

Una ayuda inesperadaEditar

Transcurrieron tres años y en el 993.M40 Blythe fue contactado por un Inquisidor del Ordo Xenos avisándole que los hilos de lo que más tarde se conocería como la Flota Enjambre Leviathan se estaban acercando a la Galaxia desde el plano de la eclíptica y se encaminaba, a través de otros sistemas, hacia el Reflujo Proteano. Al escuchar aquellas noticias se dice que Blythe esbozó una desequilibrada sonrisa y sombriamente pronunció las siguientes palabras: “Entonces los tendré a ambos, a Voor y a los xenos a la vez. Pueden fundirse ellos mismos en un sangriento abrazo”.

Tres días más tarde se anunció la estrategia que se ocultaba en la declaración de Blythe: las fuerzas imperiales utilizarían Rophanon como cebo para atraer a parte de la flota enjambre al sistema.

Una vez en el sistema, los tiránidos atacaron a las fuerzas rebeldes de Voor y pusieron punto y final con eficacia al estancamiento de tres años de duración. Por supuesto, todas las fuerzas imperiales fueron puestas a salvo hasta que los alienígenas alcanzaron sus últimas fases de consumo de biomasa. En ese momento, la última sanción fue promulgada consumiendo tanto a los rebeldes como a los xenos: un Exterminatus sobre Rophanon.

Dos fases fueron cruciales en la operación: el encuentro de tantas bio-naves como fuera posible y la extracción total de los regimientos leales. En cuanto a la primera fase, las flotas de la Armada Imperial se enfrentaron a las bionaves de la Flota Enjambre Leviathan en una creciente serie de ataques de “golpear y escapar” y de acciones de abordaje (la mayoría de ellas llevadas a cabo por Equipos de Exterminio de los Guardianes de la Muerte) y que consiguieron llamar la atención de la flota alienígena. En el propio Rophanon, Blythe fue retirándose progresivamente de los combates contra las fuerzas de Voor y lo más importante, sin dar ninguna pista sobre lo que le iba a suceder al ya condenado planeta.

El ataque tiránido fue masivo e inhumano, consumiendo a los rebeldes y al resto de seres vivos en pocas semanas. Entonces, una pequeña nave equipada con los más rápidos motores y los más complejos dispositivos de escudos se infiltró a través de las apelotonadas naves de la flota enjambre y descargó un único torpedo ciclónico, declarando la muerte del planeta y de todas las formas de vida xenos de su superficie.

La rebelión de Rophanon fue aplastada y un impresionante golpe (aunque no fatal) fue asestado a la Flota Enjambre Leviathan.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés .

  • Tactica Imperialis.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.