FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Revuel Arvida Mil Hijos Kalium

Revuel Arvida combatiendo junto a los Cicatrices Blancas contra los Hijos del Emperador en la Puerta de Kalium.

Revuel Arvida fue un Sargento de la 4ª Hermandad de la Legión de Marines Espaciales de los Mil Hijos en las fases finales de la Gran Cruzada y el comienzo de la Herejía de Horus. Miembro del Culto Corvidae de los Mil Hijos, formaba parte de un elemento de la flota de dicha Legión que fue enviado a regiones remotas por órdenes secretas de Magnus el Rojo justo antes de la Batalla de Prospero.

Aproximadamente seis meses después regresó a Prospero bajo el mando del Capitán de su Hermandad, Menes Kalliston, en un intento de descubrir el destino de los demás miembros de los Mil Hijos.

HistoriaEditar

No se sabe casi nada de la carrera de Arvida antes de su regreso a Prospero. Al operar en la flota de los Mil Hijos, no estuvo presente durante el ataque imperial sobre su mundo, y de hecho no tuvo conocimiento de dicho acontecimiento hasta mucho después. Varias semanas después de la dispersión de la flota de los Mil Hijos, su Capitán, Menes Kalliston, se comenzó a preocupar por su incapacidad para comunicarse con Prospero, decidiendo cambiar el rumbo de su nave (la Geométrica) para regresar a su base. Varias Tormentas Disformes retrasaron su avance, además de varios ataques por parte de fuerzas imperiales con las que intentaron comunicarse. Seis meses después, la Geométrica, con escasa tripulación, entró en la órbita de un mundo arrasado y devastado. Arvida no estuvo muy de acuerdo con la decisión de Kalliston de volver a casa, sintiendo que había ciertos misterios que debían resolverse antes y que concernían a lo ocurrido con su Legión. Sin embargo, accedió lealmente a acompañar a su Capitán a la arrasada superficie, junto con una escuadra de Hermanos de Batalla, para buscar señales de supervivientes de la Legión de los Mil Hijos o de su Primarca.

Mientras exploraban las ruinas de Tizca, Arvida descubrió fragmentos de servoarmadura pertenecientes a la Legión de los Lobos Espaciales, así como obscenas pintadas en los pocos muros que seguían en pie. Advirtió a Kalliston que era posible que aún quedaran Lobos en el planeta, y justo después de su aviso la escuadra cayó bajo ataque de guerreros equipados con servoarmaduras de heráldica desconocida. Al resultar eliminados en la emboscada todos los demás miembros de su grupo de combate, Arvida quedó separado de Kalliston y del resto de la escuadra por los atacantes. Sus habilidades precognitivas le informaron de que Kalliston y los demás estaban en grave peligro, por lo que les aconsejó una retirada inmediata. Por desgracia, la señal no recibió ninguna respuesta.

Sintiendo como su propio futuro se tensaba y estrechaba a su alrededor, Arvida se ocultó justo antes de que dos Marines Espaciales enemigos aparecieran al lado de su posición. Empleando sus poderes precognitivos, hizo dos disparos desde su cobertura al punto que ambos Marines ocuparían apenas un segundo después, consiguiendo un tiro perfecto a la cabeza en uno de los casos, pero solo rozando al segundo. El superviviente se acercó a distancia de combate cuerpo a cuerpo, pero Arvida fue de nuevo capaz de emplear sus poderes para esquivar los golpes del Hacha Sierra de su atacante, impactando de nuevo con otros tres disparos directamente en la cara del agresor. Henchido por su victoria, miró el blasón de su atacante,y se quedó sin palabras y en shock al descubrir la aparente locura de haber sido atacado por un miembro de los Devoradores de Mundos.

Al regresar al lugar en el que habían aterrizado, Arvida descubrió que había sido invadido por varias escuadras de los Legionarios de Angron. Dándose cuenta de que debía huir y esconderse, su repulsión por las acciones de los Devoradores de Mundos le hicieron atisbar de nuevo en el futuro, encontrando la hebra del destino que llevaría a la muerte del Capitán al mando de aquellos Devoradores de Mundos, lo que le permitió volarle la cabeza de un disparo con precognitiva precisión, justo antes de lograr escapar.

Operando bajo la idea de que la Geométrica habría sido destruida casi con toda seguridad, Arvida tomó la decisión de esconderse y comenzar una cruzada personal. Viviría, sin desfallecer ni detenerse jamás, hasta descubrir exactamente qué había provocado el holocausto que había devorado Prospero y había aniquilado a su Legión, así como para reunir todo el conocimiento que tuviera al alcance de su mano para descubrir a las fuerzas responsables de dicha acción y acabar con ellas de una vez por todas, sin respiro y sin piedad. Sus propias capacidades precognitivas pudieron mostrarle que no moriría en Prospero.

Tiempo después fue redescubierto por la guardia personal de Exterminadores del Primarca Jaghatai Khan de los Cicatrices Blancas, que había acudido con su Legión a Prospero en busca de su desaparecido amigo Magnus el Rojo. En medio de un combate con Psiconeuein fantasmales a los que los guerreros de Chogoris no podían herir ni matar, Jaghatai cayó por una grieta desapareciendo en el interior de las Cavernas Resplandecientes, y poco después apareció Arvida empleando sus poderes psíquicos para ayudarles a escapar. Al empeñarse los guardaespaldas en regresar al lugar donde había desaparecido el Khan de Khanes, Arvida les prestó de nuevo su ayuda, lanzando hechizos que hacían corpóreos a los espectros para que los Cicatrices Blancas pudieran matarlos, pero su número era tan ingente que ninguno daba abasto. Entonces, cuando todo parecía perdido, Jaghatai reapareció y destruyó personalmente a todos los Psiconeuein sin necesidad de corporizarlos.

Sin embargo, no pudieron marcharse de inmediato: de repente apareció Mortarion, Primarca de la Legión Traidora de la Guardia de la Muerte, acompañado de seis Sudarios de Muerte. Mortarion trató de traerle al bando del Señor de la Guerra Horus, o al menos de convencerle de unirse a la rebelión contra el Emperador, puesto que ambos personajes resultaban tiránicos y en el fondo tanto Jaghatai como Mortarion habían sido marginados durante la Gran Cruzada. No obstante, Jaghatai ya había descubierto la corrupción en la que habían caído sus hermanos Traidores a través de un eco del espíritu de Magnus atrapado en las Cavernas, y se negó a aceptar su propuesta. Siguió un tremendo duelo entre los dos Primarcas y sus respectivos séquitos, en el que Arvida apoyó a los Cicatrices Blancas con el poder de su mente. En el último momento, cuando ambos Primarcas ya estaban exhaustos y dispuestos a lanzar un golpe decisivo contra el otro, Mortarion recibió el aviso de que la flota que había traído para apoyar a la facción horusiana de la V Legión, que había conseguido paralizar la respuesta de sus hermanos al tomar el mando de la nave insignia, estaba siendo atacada sin previo aviso, y decidió volver a teleportarse a la órbita para retirarse del Sistema sin perder naves, ya que había previsto que los Cicatrices se unirían a él.

A fin de poder regresar también a la órbita, Jaghatai pidió a Arvida que desplegase su poder psíquico para penetrar en las turbulencias psicofísicas que les impedían ser teleportados de vuelta. Una vez retornados y restablecido el orden, se persiguió a la Guardia de la Muerte hasta que abandonó el Sistema Prospero, y después Jaghatai decidió por consejo de su amigo Targutai Yesugei que aquellos que se habían avergonzado a sí mismos llevando la división al seno de la Legión en nombre del Señor de la Guerra limpiarían su nombre actuando como destacamentos dispersos que combatirían contra los Traidores allí donde los encontrasen. Revuel Arvida, entretanto, se recuperó de su larga inanición y cansancio sufridos en Prospero, pero no se sabe más de él a partir de este punto.

Apariencia y HabilidadesEditar

Arvida era bajo y fornido, con un cuello de toro y una mandíbula angulosa, lo que le daba el aspecto de un Marine Espacial especialmente agresivo.

Como todos los miembros del Culto Corvidae, estaba entrenado y destacaba en el uso de las disciplinas psíquicas de adivinación, precognición y determinación de las probabilidades de suceder de futuros acontecimientos concretos. Hay que señalar, sin embargo, que durante la época en la que la flota de los Mil Hijos estuvo dispersa, Arvida tuvo más difícil el acceso y control de sus habilidades. A pesar de las deprimentes circunstancias que le hicieron ser un prisionero de facto de los Devoradores de Mundos, Arvida supo, como solo un Corvidae podía estar seguro, que no hallaría la muerte en Prospero. Eso no le consolaba por todo lo ocurrido y por todo lo que se había perdido, pero por lo menos le dio fuerzas para planificar sus siguientes pasos con cierta rapidez y urgencia.

Su Capitán, Menes Kalliston, decía que Arvida era conocido por ser un alma escéptica, y de hecho Kalliston tuvo que esforzarse bastante para convencerlo de la sabiduría tras el acto de investigar las ruinas de Prospero. Para ello, Kalliston apeló al interés de Arvida en aprender secretos escondidos y recuperar objetos antiguos o portadores de conocimiento para hacerle estar de acuerdo con volver a su mundo natal.

Atípicamente para un miembro de los Mil Hijos, Arvida jamás tuvo una confianza plena y ciega en las acciones de su Primarca, Magnus. Las ruinas del arrasado Prospero solo sirvieron para convencerle que siempre había estado en lo correcto al dudar de algunas de la estrategias y órdenes de Magnus, considerando que era una locura seguir obedeciéndolas, lo que le hizo concentrarse en cuerpo y alma en su nueva misión personal.

NotasEditar

  • Las referencias a Revuel Arvida son fuente de la especulación, dentro de la comunidad de aficionados de Warhammer 40000, del verdadero origen del Capítulo de Marines Espaciales de los Cuervos Sangrientos, según la cual estos no serían sino un grupo escindido de los Mil Hijos. Arvida parece ser, y comportarse, como un miembro de los Mil Hijos no afiliado con el Caos, decidido a descubrir las verdaderas causas de la destrucción de su Legión, enfrentándose a las fuerzas responsables. Es alguien dedicado al descubrimiento del conocimiento antiguo, murmura la frase "El Conocimiento es Poder" (lema de los Cuervos Sangrientos) y emplea una armadura roja marcada por un emblema consistente en una cabeza negra de cuervo (el símbolo del Culto Corvidae dentro de los Mil Hijos). Esos cuatro detalles (el comportamiento, la frase, el color de la armadura, y el emblema del cuervo) son característicos de los Cuervos Sangrientos.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés y Wikihammer 40K UK.

  • La Era de la Oscuridad (Antología), "Renacimiento", por Chris Wraight.
  • Scars, por Chris Wraight.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.