FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Retracción psíquica

Representación del efecto de Retracción Psíquica absorbiendo las corrientes hacia el canal subyacente del Retractor

La Retracción, cuyo verdadero nombre es Disfoquinesis Inversa, es una disciplina psíquica cuyo índice de ocurrencia es sumamente bajo. Los psíquicos dotados de este tipo de poder no son capaces de absorber energía de la Disformidad para utilizarla en el Espacio Real como cualquier otro psíquico, sino que poseen precisamente la habilidad contraria, la de absorber energía psíquica del plano real y expulsarla (o retraerla) hacia la Disformidad.

FuncionamientoEditar

La Retracción es un extraño don cuya incidencia que, según se ha estudiado, se produce a través de una serie de células situadas en los ganglios basales del cerebro, las cuales en la mayor parte de los individuos permanecen completamente inertes, pero que en algunos casos se activan por motivos desconocidos durante los primeros meses de vida del sujeto.

Cuando esto sucede, éstas células se combinan para formar lo que se denomina canal subyacente, que no es más que una conjunción orgánica cuya interacción voluntaria con el lóbulo frontal es capaz de cambiar la psicopolaridad de una corriente psíquica para devolverla a la Disformidad de forma inmediata.

Un Retractor, dependiendo de su capacidad, puede atraer hacia él la energía psíquica en cierto radio y abrir un canal hacia la Disformidad donde la energía se dispersará completamente, de modo que en su presencia cualquier posible alteración psíquica es absorbida como un si de un poderoso imán se tratara.

Cuando un Retractor se encuentra ante un psíquico, si está debidamente entrenado, puede despojarlo de su energía de forma gradual o de forma inmediata. En el primero de los casos el objetivo quedará agotado y tardará cierto tiempo en recuperarse antes de poder regresar a usar el poder de la Disformidad en su beneficio, pero en el segundo se producirá lo que se denomina Muerte Psíquica, un proceso que arranca con violencia de la mente del individuo todas las canalizaciones energéticas y potencia acumulada, dejando la mente brutalmente afectada y psíquicamente inerte.

Si el objetivo sobrevive mentalmente a este proceso –cosa que no sucede en la mayoría de los casos-, nunca podrá volver a atraer ningún tipo de energía psíquica para utilizarla. Por lo general los que sufren esta brutal retracción quedan vegetales, sin reacción ante ningún estímulo ni posibilidad de cura, pues toda las energías mentales, incluyendo el propio “yo”, han sido derivadas y dispersadas en la Disformidad.

Rara vez un Retractor sin identificar sabe que cuenta con la habilidad de absorber y reconducir energía psíquica hacia la Disformidad. Sólo en casos determinados, como en el de los Ejecutores de la Casa Wassengeist de Balhaus, hay individuos que ahondan en esta capacidad y la llevan hasta el siguiente nivel, convirtiéndose en instrumentos para erradicar los males que la energía psíquica puede originar. El máximo exponente de dicha capacidad fue la primera Henkergeist, Henriette von Krant, quien sentó las bases de la psicopolaridad y amplió los estudios desarrollando importantes teorías y aplicaciones sobre la misma.

El efecto de la Retracción sobre una criatura eminentemente disforme, como un Demonio, puede resultar en su regreso a la Disformidad de manera violenta o incluso en su destrucción si dicho efecto es lo bastante potente. Esto es especialmente efectivo con los Demonios Menores, si bien criaturas más poderosas pueden soportarlo aunque se vean muy afectados por ello.

UsosEditar

Aparte de la utilidad para los Henkergeist, la retracción física es un efecto replicable artificialmente mediante generadores y psicopolarizadores externos, lo cual permite su implementación en armas como las bombas de retracción.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.