FANDOM


Ulrik gruñó y blandió su crozius destrozando la cara de un Demonio. Podía ver a los monstruosos Príncipes Demonio combatiendo a los Wulfen que los rodeaban. Los Demonios estaban heridos pero causaban una carnicería. Ulrik los odiaba por ello. Estos Wulfen estaban benditos por Russ, eran los portadores de los dones del Primarca y los heraldos de su regreso. Verlos abatidos por esos seres de la Disformidad repugnaba a Ulrik más que cualquier otra cosa. Balanceó su crozius de nuevo y derribó a una Diablilla de la grupa de su extraño corcel.

—¡Blasfemias! ¡Engendros! ¡Regresad al pozo, escoria!

El crozius de Ulrik volvió a alzarse machacando a un ser ígneo con fuerza letal. Súbitamente Grimnar estaba frente a él con sus nobles rasgos retorcidos en un rugido animal. Ulrik se mostraba complacido de ver que incluso Grimnar estaba tocado por las bendiciones del Primarca. Quienes hablaban de "maldición" eran estúpidos, pues Russ nunca hubiera dejado a sus hijos un legado maligno.

Su siguiente pensamiento se desintegró cuando un enorme puño con garras conectó con el lateral de la cabeza de Ulrik. El mundo se tambaleó y no tardó en levantarse con los oídos resonando y sangre en la boca.

Ulrik observó cómo la Tétrada Infernal se zambullía entre los Lobos Espaciales. Lanzando a un Wulfen a través de los hábitats, el Príncipe Demonio de Nurgle vomitó una enorme nube de moscas que llenó el aire con su zumbido sin sentido.

Ulrik vio al Príncipe Demonio de Khorne atravesar con su espada el torso de un Exterminador antes de alzarla para partirlo por la mitad en una lluvia de sangre.

Otro de los enormes seres, el que portaba la Marca de Tzeentch sobre su carne antinatural, saltaba por el combate como si fuera una imagen interrumpida, lanzando rayos de fuego mutador a los Lobos Espaciales que le rodeaban. Tras esta abominación hechicera el Príncipe Demonio de Slaanesh, danzaba y giraba cortando cabezas y sacando ojos con gracia monstruosa. La danza de la criatura se vio interrumpida súbitamente por el Hacha de Morkai que voló por los aires clavándose en el rosto del Príncipe Demonio.

Logan Grimnar cargó y liberó su hacha del cráneo del monstruo girándose justo a tiempo para bloquear el golpe devastador del Príncipe Demonio de Khorne. Interpretando el estilo de combate tan claramente como si fueran palabras escritas, Grimnar aprovechó uno de los grandes arcos de Arkh'gar para derramar la sangre fundida de la criatura.

El grito de ánimo de Ulrik se ahogó cuando el Príncipe Demonio de Tzeentch recuperó la posición de su cabeza y lanzó una cadena ensordecedora de palabras imposibles. Tan rápido como habían aparecido, los Demonios se desvanecieron dejando tras de sí un sonido atronador.

Los ojos de Ulrik se abrieron al ver horrorizado cómo las grietas cruzaban los muros de la caverna. Destrozada por la fuerza de la Disformidad, la caverna de Chispa Profunda empezó a derrumbarse. Ulrik sólo tuvo tiempo de ver como Grimnar se lanzaba protectoramente sobre la forma caída de un Wulfen cercano antes de que una tormenta de piedras cayera sobre él.

Fuentes Editar

  • Warzone Fenris: Curse of the Wulfen (7ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.