FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Incunabla maldita entrada

Adeptus Mechanicus Expedición Arqueológica TM/21/36.

Líder de proyecto: Explorator Magos Marco Pteronus.

Fecha: 99B.M41, días 23 – 38.

A: Inquisidor Bolinl
Desde; Inquisidor Apolión
Fecha: 999.M41
Asunto: Excavación de Adeptus Mechanicus
Pensamiento del Día: Fuerza a través de la estabilidad.

Compañero Inquisidor, me pongo en contacto con usted ahora con una grave noticia. Un asunto ha surgido en el mundo de Incunabula que bien podría amenazar el delicado equilibrio del Imperio que tanto nos esforzamos por preservar. He tomado medidas para remediar esta situación, ordenando un destacamento de Caballeros Grises en el planeta, pero temo que los acontecimientos pueden haber avanzado demasiado lejos. Creo que nuestros hermanos Thorianos en la Inquisición han realizado un nuevo intento para que sus salvajes y heréticas creencias se hagan realidad. Tan sólo el tiempo dirá si he actuado a tiempo.

Uno de mis agentes, actuando dentro del Adeptus Mechanicus desde hace años, informó recientemente de inquietantes noticias de un sitio arqueológico en el mundo muerto de Incunabula. Los detalles no eran concisos pero parece claro que enterrado a gran profundidad de la roca estéril de este mundo se han encontrado secretos que han permanecido sin descubrir estos últimos cinco mil años. Secretos en relación con una fundación del Adeptus Astartes a veces conocida como la Fundación Maldita. Después de haber interceptado y examinado la mayoría de las transmisiones astropáticas del Adeptus Mechanicus, creo que la eliminación de este sitio es la única opción viable abierta para nosotros. Esa tecnología no tiene cabida en el Imperio si se desea preservar su estabilidad. Presento mis conclusiones a usted a la espera de nuevas orientaciones.

Adeptus Mechanicus, expedición arqueológica TM/21/36.
Líder de Proyecto: Explorator Magos Marco Pteronus.
Fecha: 998.M41, días 23 - 38.

Días 23 - 27Editar

A pesar de las frecuentes garantías del hermano Lequara de que se encontraban en el lugar correcto, las investigaciones iniciales sobre las lecturas anómalas que nuestros augurios de adivinación registraron fueron menos que prometedoras. Incunabula es un lugar desolado, de hecho lo que Lequara esperaba encontrar tan cerca de la Sagrada Terra estaba bastante alejado de mi pensamiento. ¿Seguramente nada de lo que prometía habría sido revelado a los adeptos del Dios Máquina antes de ahora? Sin embargo, parece tener una influencia considerable dentro del Departamento Munitorum y la financiación, los equipos y suministros que nos ha proporcionado para nuestra expedición han demostrado ser útiles. Por lo tanto, me incliné a ser indulgente con su fantasía de que algo maligno se encontraba enterrado en Incunabla, mientras que secretamente decidía la mejor manera de obtener más equipo de él. ¡Cómo se probó lo equivocado que estaba!

Días 28 - 33Editar

Después de muchos problemas en nuestros augurios finalmente fuimos capaces de triangular las lecturas anómalas y descender en la superficie del planeta. La ubicación de las lecturas demostraba la existencia de un extraño e irregular pico de montaña negro, rodeado por un campo magnético de gran volatilidad y con un medio ambiente externo biológicamente peligroso. El hermano Lequara exigió que de inmediato adoptáramos nuestros trajes de presión y saliéramos al exterior. Casi tan pronto como el equipo explorador se aventuró más allá de la protección de los haces, los sistemas comenzaron a fallar en nuestros trajes de presión. Creo que el fuerte campo magnético y la falta de una adecuada bendición ha irritado al Espíritu Máquina en contra de dicho tratamiento. De inmediato, Lequara activó un dispositivo que nunca antes había visto, y que parece que calmó al espíritu máquina de nuestros trajes. Más adelante, a mi petición de observar más de cerca este dispositivo, Lequara lo ocultó de mi vista, y, apremiándonos a seguir adelante, nos guió al interior de la montaña.

Comenzamos a escalar el pico, el cielo se iba oscureciendo rápidamente. Aconsejé a Lequara volver al campo base y continuar nuestra exploración por la mañana, pero fue imposible de convencer. Tras mi continuada insistencia en que reconsiderara mi idea, me lanzó una mirada de ultratumba que nunca olvidaré. A medida que nos acercábamos a la cima del pico, llegamos a una pequeña cornisa que, aparentemente, terminaba en una enorme roca de basalto. Digo aparentemente porque, cuando nos detuvimos, Lequara murmuró unas pocas palabras al extraño dispositivo que transportaba y una sección de la roca se volvió borrosa y cambió hasta atraparnos algún tipo de distorsión óptica. Yo estaba sorprendido al ponerse de manifiesto que teníamos ante nosotros unas puertas de agrietado adamantio claramente marcadas con el águila imperial. La puerta resistió todos nuestros intentos de apertura. Al final, Lequara decidió esperar hasta el día siguiente, cuando sería capaz de poner en funcionamiento las poderosas cuchillas láser que traía consigo.

Días 34 – 36Editar

La puerta ha demostrado ser más resistente de lo que había pensado originalmente, y no fue hasta varios días después que pudimos practicar una entrada. Una vez dentro, descubrimos un destrozado elevador en un pozo que descendía en las profundidades de la montaña y nos vimos obligados a preparar un arnés de cables, ya que parecía que el ascensor ya no era operativo. El hermano Lequara fue el primero en descender en el arnés y pronto desapareció en la oscuridad del pozo. Me di cuenta de que las marcas en sus paredes, lo que yo había tomado en primera instancia como daños por la corrosión, eran, de hecho, impactos láser y de armas de fuego de pequeño calibre. Brevemente me pregunte qué acontecimientos transcurrieron aquí, pero estos pensamientos fueron rápidamente olvidados al imaginar los secretos que podría descubrir en este pico abandonado. ¡Por un momento incluso tuve esperanza encontrar un sistema PCE en pleno funcionamiento!

Día 37Editar

Por fin estábamos dentro de los pasillos de la base, y, lo confieso, mis palpitaciones fueron en aumento a medida que nos aventurábamos en las profundidades. La instalación enterrada bajo la montaña, evidentemente, ha sido el escenario de una tremenda batalla. Las paredes estaban llenas de impactos de bala y quemaduras láser y los restos de barricadas construidas apresuradamente yacían dispersos, haciéndose eco de las salas. El lugar estaba desierto, y, salvo algún hueso disperso, las víctimas de esta batalla han sido recogidas por los vencedores para algún indeseable propósito o se degradaron hace mucho en polvo. El hermano Lequara era como un niño emocionado cuando exploramos la instalación y no nos permitía tocar absolutamente nada. No fue hasta que finalmente descubrió un laboratorium oculto en el corazón del complejo subterráneo que íbamos a aprender el verdadero propósito de este lugar. Creo que dicho propósito es demasiado fantástico para relatarse, pero habiendo examinado las escasas muestras de datos sobre el principal motor de base lógica, las palabras no pueden empezar a transmitirle mi emoción.

Día 38Editar

El laboratorio que descubrimos contenía una gran cantidad de máquinas antiguas y mi corazón saltó al ver tanta tecnología arcana conservada en esas condiciones sin daños. Pero fue el centro del laboratorium lo que exigió mi atención más inmediata. Conectados por grandes bloques de tubos de pulso y cables correspondientes a las máquinas había seis altos tanques de incubación. Tres estaban vacías, pero los otros estaban inundados de líquido amniótico y contenían unas enormes formas humanas de sexo masculino flotando en ellos. La fisiología de estos gigantes me puso en la mente a los Marines Espaciales, pero estas bestias son mucho más grandes que los miembros del Adeptus Astartes. Dos de estos tubos están evidentemente dañados, el líquido dentro parece corrompido y estancado, pero el tercero todavía parece estar funcionando después del Trono sabe cuántos milenios.

¡Verdaderamente el Dios Máquina nos sonrió! Hemos drenado los dos primeros tubos, y entre seis de nosotros, logramos sacar los cuerpos desde dentro. El Genetor Quincus llevo los cuerpos al mortahum y comenzó inmediatamente las autopsias a la vez que se inició la revivificación del tercer cuerpo. El proceso tomaría casi ocho horas, y yo esperaba que tuviéramos una idea más clara de qué es exactamente de lo que se trataba después de que las autopsias se completaran. Adjunté los informes de autopsia de los dos primeros seres a este registro más tarde, esa noche. También adjunté los fragmentos de los registros del comandante de la instalación que he podido recuperar. No estoy seguro en cuanto a su valor real, ya que el grabador del registro parece estar delirante y sin sus facultades mentales. No obstante, voy a añadirlo y le permitiré hacer su propio juicio.

Informe de AutopsiaEditar

Ejecutor: Genetor Ouincus.

Incunabla maldita autopsia
1. El examen visual preliminar de los cuerpos no concluye la causa de la muerte. La piel del cuerpo examinado muestra una ligera cualidad elástica y rupturas en varios lugares debido al transporte al moitarium. No hay evidencias de punciones externas y la lividez dérmica parece indicar que el sujeto ha muerto menos de una hora antes de su examen.

Cómo es esto posible está aún por determinar. El escáner inicial de ADN revela muchos de los aminoácidos y cadenas de enzimas todavía sin formar. Combinada con la evidencia de "vivienda-caliente" del genoma, me lleva a pensar que el sujeto fue artificialmente acelerado a este nivel de crecimiento y, biológicamente hablando, podría tener menos de un año de edad.

2. A pesar de la falta de resistencia a la tracción en la piel, la estructura debajo resultó mucho más difícil. Practicando una incisión estándar y retrayendo la piel y la considerable musculatura del pecho del sujeto alfa reveló unas placas interrelacionadas de hueso blindando completamente la cavidad torácica. Es necesario un láser para cortar y ver a través de este hueso escudo y la fuerza de varios sirvientes para romper y abrir la caja de costillas y exponer la cavidad torácica.

3. El interior de la cavidad torácica del sujeto contiene una serie de órganos cuya finalidad es indeterminada. El corazón primario, los riñones y otros órganos normales están presentes y, en lo que respecta al ratio máximo de los músculos, debe haber sido muchas veces más eficiente de lo que incluso los Marines Espaciales de la actualidad se sabe que son. Así como estos órganos, aparece un cierto número de otros de origen desconocido. Sus funciones sólo pueden ser adivinadas y está más allá de mi experiencia sondear sus misterios.

Estoy familiarizado con la mayoría de los órganos exclusivos de la fisiología de un Marine Espacial, sin embargo, los aquí visibles me son desconocidos. Estos han sido almacenados en frascos de éstasis a escala para el transporte a los más avanzados servicios de laboratorio en Marte. Tal vez los genetistas allí tendrán más éxito que yo.

4. Después de que la cavidad torácica fuera examinada, eliminé la tapa del cráneo para exponer el cerebro del sujeto. Dentro había un organismo muy curioso que sólo superficialmente se asemeja a un cerebro humano. Su coloración y masa eran compatibles con un varón de ese desproporcionado tamaño, pero la similitud terminaba ahí. La disección del cerebro reveló una configuración hasta ahora desconocida de la masa encefálica, como si de hecho no lo fuera y sí un órgano de naturaleza desconocida. Un examen más detenido fue imposible debido a la ultrarrápida necrotización del cerebro después de la salida del cráneo. A los pocos minutos se había desintegrado en un fétido fango exudado de color gris. La naturaleza y el propósito de este órgano son, por tanto, desconocidos.

5. En resumen, es imposible decir con certeza cómo murió el sujeto. No presentaba señales visibles de trauma y no se encontró contaminación viral, bacteriológica o toxicológica. Mi propia conclusión es que el proceso del crecimiento fue estimulado artificialmente, y expiró cuando la maquinaria del tubo de incubación falló. He realizado exámenes similares a miembros del Adeptus Astartes antes de este caso y puedo decir con absoluta certeza que estos sujetos son muy superiores a ellos en todos los sentidos.

Diario del Comandante de la BaseEditar

[Nota: muchas porciones de datos se perdieron y solo estos fragmentos pudieron ser recogidos por el Léximecánico Mario Pieronus.]

Registro de entrada Nº: 23Editar

El Proyecto Homo Sapiens Novus continúa con asombroso éxito y creo que en las siguientes interacciones de aceleración evolutiva podríamos alcanzar [...] el objetivo de recrear el [fragmento destruido] e imbuir su mente con defensas psíquicas para resistir el [...] del Caos. El poder seguir los pasos del Glorioso Emperador me llena de orgullo, y que mi nombre sea citado es un honor que difícilmente puedo creer.

Registro de entrada Nº: 29Editar

Más naves de guerra han llegado a la órbita hoy, y fui lo suficientemente privilegiado de que se me permitiera ver a nuestro más nuevo Capítulo, los Halcones Flamígeros, abordando los navíos en ruta a su mundo natal designado, Lethe. Ver a estos guerreros es ver la manifestación del destino de la humanidad en las estrellas afirmado.

Con semejantes guerreros luchando por la gloria del Emperador, el [...] del Imperio está asegurado.

Registro de entrada Nº: 33Editar

He descubierto algo inusual en los laboratorios de almacenamiento hoy. Estaba entonando la Letanía de Pureza en los bancos genéticos, cuando vi un líquido oscuro y viscoso corriendo por el tanque de estasis. Abrí el contenedor y me horroricé al descubrir el tanque rebosante de una apestosa sustancia orgánica creciendo rápidamente mientras la observaba.

Las unidades incineradoras destruyeron el [...] genes almacenados, pero me encuentro perdido al explicar este repentino y rápido crecimiento; el material se encontraba almacenado bajo los rezos y rituales apropiados, [...] el campo de estasis falló y la genética [...] corrompida antes de ser almacenada. Más allá de esto no tengo explicación para este fenómeno.

Registro de entrada Nº: 41Editar

Hoy he recibido noticias de los Apotecarios de los Dragones Negros acerca de algunas irregularidades en el desarrollo de los cigotos de los primeros nacidos. Parece ser que su Osmódula ha madurado más completamente, lo que ha causado el crecimiento de protuberancias óseas y “crestas” en los antebrazos y cabezas de los Marines Espaciales. Este es un efecto secundario inesperado y posiblemente [...] el crecimiento hormonal simulado. Los procedimientos de pureza serán revisados y cualquier zigoto deficiente será destruido.

Registro de entrada Nº: 44Editar

Nos llegan informes diariamente de mutaciones espontáneas en la Semilla Genética de aquellos [...] que hemos creado aquí. Me aterra pensar en las consecuencias en caso de que la causa de esas mutaciones sean los experimentos que hemos realizado aquí.

Nuestro patrocinador en esto, el Inquisidor Crescerc, me hizo saber que procedíamos con la bendición del Emperador, pero a medida que llegan más y más informes, esto no me ayuda y siento [...] un terrible error. He solicitado que el programa sea detenido hasta que se lleve a cabo una investigación completa, pero Crescerc me informó en nada inciertos términos de que mi vida llegaría a su fin así que he decidido continuar el trabajo.

Registro de entrada Nº: 46Editar

He comenzado secretamente la implantación en seis sujetos de test en nuestro laboratorio secreto del que nada conoce Crescerc, para monitorizar completamente el desarrollo genético de nuestros sujetos alterados. Estaré [...] sujetos [...] más allá de los parámetros normales de acuerdo a observar cualquiera aberración dada por alto mientras están siendo incubados. Quizás así seremos capaces de descubrir la causa de las mutaciones y rectificar el problema antes de crear más de estos malditos [...]. Cuántas de estas incubaciones han partido ya, no lo sé. Sólo Crescerc podría comunicarse con otros complejos del planeta y temo que es demasiado tarde para [...] estas abominaciones [...] este maldito mundo.

Entrada de registro Nº: 47Editar

Temo que Crescerc conoce el trabajo secreto que he estado realizando. Durante el entrenamiento de combate sin armas de esta mañana, dos de mis sujetos de test [...] berserkers [...] matado a treinta de los otros [...] reuniéndolos en una pila de locura, exudando fluidos límbicos de sus cuerpos [...] incontroladas mutaciones. Las cosas que cayeron al suelo tenían únicamente los últimos vestigios de humanidad en su forma que recordaban a los Capítulos de Marines Espaciales con defectos en sus semillas genéticas que habían hecho de sus cuerpos objeto de horror y vergüenza.

Crescerc ha incinerado los cuerpos antes de que pudiéramos llevar a cabo un examen de los cadáveres y me informó de que me había relevado en la jefatura de la instalación. El Emperador tenga piedad de mi alma [...] creado monstruos aquí!. Si bien ya no puedo hacer nada con aquellos que ya hemos dejado marchar, [...] destruir la mayoría del conocimiento almacenado aquí. Crescerc me ha bloqueado el acceso a la mayoría de sistemas vitales, pero haré lo que pueda. Cuando descubra lo que he hecho [...] me matará. Eso espero.

Entrada de registro Nº: 49Editar

Muy pronto aprendimos que el tercero de los tres sujetos de test secreto que creamos nos había condenado a todos a muerte. A primera vista parecía como si su estructura genética estuviera estabilizada y creímos que esto todavía podría ser capaz de salvar el proyecto, pero lo que probó fue lo contrario. Pocos meses de haber sido sacado de los tanques de incubación y después de que su entrenamiento en combate se completara, los Astrópatas en órbita en el Eternidad [...] señales psíquicas no autorizadas desde nuestro complejo. El inquisidor Crescerc inmediatamente sometió a nuestra astrópata a un doloroso interrogatorio, llegando a la conclusión de que la chica no era la fuente de la señal y ahora nuestra base requería de otro Astrópata para las comunicaciones. Cuando ponderábamos el misterio, la caja digitadora de voz del Eternidad cobró vida repentinamente [...] mensajes confusos [...] gritos. Fue imposible saber con exactitud [...] ocurriendo, pero estaba claro que otro navío estaba atacando al Eternidad. Una onda de difusión planetaria cortó todas nuestras comunicaciones y las pantallas mostraron a un hombre completamente repugnante [...] que nunca he visto.

Por su apariencia, supe que debía ser [fragmento destruido] pero su armadura estaba adornada con símbolos y runas que me volvían loco de solo mirarlas. Por encima de sus hombros aparecía un grotesco dispositivo con obscenas extremidades mecánicas parecido a una araña, cada uno de los cuales acababa en lo que parecía ser un arma bizarra o un dispositivo de tortura. Las Cápsulas de Desembarco [...] descendieron a la superficie del planeta, y supe que debía intentar destruir los tres sujetos que aún permanecían en los tubos de incubación. Casi tan pronto como se formó ese pensamiento, la puerta del centro de comandancia se abrió bruscamente, y el tercero de mis tres sujetos de test comenzó su camino al interior.

La figura [...] parecía sonreír, como si pensara en dar la bienvenida a su largamente perdido hijo, y me dí cuenta en ese momento de que la desconocida señal psíquica [...] provenía. Crescerc fue el primero en morir [...] y no me avergüenza decir que huí, dejando a todo el mundo gritando mientras morían a manos de los invasores que habían entrado en nuestra base.

Registro de entrada Nº: Sin ref.Editar

Durante un día y una noche estuve escondido aquí [...] gritos de mi gente cuando los invasores los cazaban y violaban sus cuerpos lo que me dejó temblando de un terror que no podía reprimir. Es obvio para mí ahora que el Proyecto Homo Sapiens Novus [...] condenado desde el principio. He sellado el laboratorio secreto y rezo para que las abominaciones dentro de él nunca vean la luz del día. Lo que hicimos aquí [...] tecnología que temo volverá para atormentar al Imperio en años venideros. No me queda mucho de vida, mi pistola descansa a mi lado, grabo esto con la única esperanza de que aquellos que encuentren este diario no nos odiarán por lo que intentamos hacer aquí.

Día 39Editar

El proceso de revivificación continúa, y dentro de una hora deberíamos ser capaces de de extraer de forma segura al último sujeto del tubo de incubación. Estoy seguro de que este descubrimiento se clasificará como uno de los más importante en los últimos tres mil años y que vamos a aprender cosas maravillosas de este sitio. El hermano Lequara me ha advertido de no transmitir nada fuera de este mundo o comunicar cualquiera de nuestros hallazgos, pero considero que este asunto supera cualquier consideración del Adeptus Terra en relación con la propiedad de este sitio. Este descubrimiento merece la atención inmediata de un equipo completo de Exploradores, Genetistas, Lexicomecánicos y Biologis del Adeptus Mechanicus. Envío, por lo tanto, este informe a usted y quedo a la espera de su bienvenido consejo.

Incunabla maldita revivificacion
Adeptus Mechanicus Expedición Arqueológica TH/21/36.
Líder de proyecto; Explorator Magos Marco Pleronus.

Desde esta última entrada del equipo de investigación del Adeptus Mechanicus, no se han vuelto a dar transmisiones de Incunabula y todos los intentos por descubrir la verdadera identidad del hermano Lequara han fracasado. Sólo espero que cuando los Caballeros Grises lleguen, estén a tiempo de evitar que la sagrada tecnología de este sitio caiga en manos equivocadas. O de que haya supervivientes para interrogar. Intentaré, por supuesto, mantenerle informado con mis conclusiones.

Adición al informeEditar

Me da pesar informarle de que el sitio arqueológico de Incunabula ya no existe. Los Caballeros Grises garantizaron la entrada y comenzaron la exploración de la instalación, pero no se encontró rastro del equipo del Adeptus Mechanicus o de su nave. El lugar fue privado de vida como un mundo despojado por los Tiránidos. No se han descubierto cuerpos y no existe evidencia de cualquier atacante. Los astrópatas detectaron un rastro residual en la Disformidad pero no concretaron su dirección. He tenido que bombardear el lugar desde órbita con torpedos ciclónicos y cancelar todo registro de esto de todos los archivos. Temo que lo que había en este mundo se ha marchado y que veremos el día en que este maldito lugar sea descubierto de nuevo.

FuentesEditar

  • Index Astartes II.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.