FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.


"Confío este mensaje al cristal, como recordatorio para toda la eternidad de mis últimos pensamientos en este reino. He visto lo que me va a suceder, y la cara de aquel que acabará con mi vida. En estos momentos una sombra negra está buscándome a través de este yermo mundo muerto. Le he visto tan sólo a causa de su ausencia. Es un vacío en el fluir del tiempo; una negación en medio de la realidad. La Runa del Olvido es su símbolo: la Runa del Fin su destino. Mi olvido, mi fin.

Es una criatura totalmente aberrante que me causa un horror casi indescriptible. Tan sólo los humanos, tan descuidados y tan prolíficos como son, pueden concebir una criatura como ésta. Pero incluso ellos, por primitivos y ciegos que sean, pueden ver a esta criatura, a este ser, como es realmente, aunque no entienden su inexistencia. Yo conozco mucho más que ellos sobre este diablo alienígena. Yo se por qué es una monstruosidad sin alma, pues he hablado con los Solitarios -qué conocen muy bien estas cosas- sobre el robo de espíritus a cuerpos que siguen viviendo. Es algo antinatural, pues no pertenecen al Caos que mantiene todas las cosas unidas. No tienen vida alguna en el Otro Mundo, no existen excepto en el universo material. Son cosas muertas que piensan y respiran, la más terrible de las abominaciones. Incluso los humanos que toleran el hedor y la corrupción de los suyos no pueden soportar a este monstruo. Incluso con lo insignificantes que son, sus poderes psíquicos latentes, de los cuales apenas entienden nada, les avisan del peligro que representan estas criaturas. Su piel se estremece con un temor innombrable y se les remueven los estómagos por un pánico inconsciente. Pero éstas no son más que reacciones mínimas en comparación con la repugnancia que yo siento al considerar su no existencia.

Aunque odian a estas criaturas que ellos mismos han engendrado, los humanos, ruines y despreciables como son, no dudan en utilizarlos por sus malignas propiedades. Aunque sus propios videntes medio ciegos erradicarían para siempre a estas criaturas, los traicioneros y mezquinos humanos se engañan unos a otros y utilizan estos seres contra sus enemigos cuando nadie les observa. Los utilizan para cazar a los que tienen el Don, a los que son como yo.

Esta criatura es un anatema para el Regalo de la Mente. Su vacío apaga la Llama de la Vida que arde en el Otro Mundo para todas las criaturas. Este ser corta el flujo del Caos que nos permite cambiar la realidad, para crear sueños y pesadillas en el universo físico. Es la oscuridad de los ciegos; el silencio de la tumba; la mano alrededor del cuello que te impide respirar. Destruye las visiones y confunde la mente, propagando la confusión y el terror por allí donde pasa. Absorbe el verdadero espíritu de tu cuerpo, arrancando tu esencia de las glorias del Otro Mundo y condenándote a las cenizas de la mundanidad.

Ellos intentan controlarlos con su primitiva tecnología, utilizando artefactos que apenas comprenden para protegerse de su voraz apetito. El mero hecho de considerar la posibilidad de controlar estos desagradables engendros de la creación es buscar el desastre. Me reiría ante esta ironía sí no fuera tan ofensiva. Los humanos cazan y matan a los que tienen el Don, temiendo por su seguridad, mientras que su auténtico némesis, la verdadera criatura que representará su destrucción, es alimentada por su propia mano. Así son los humanos.

Esta cosa me ha encontrado y yo, que he visto el nacimiento de las estrellas y la muerte de galaxias, tengo miedo."

Vidente Eldar Lithandros-Esmanthil

FuentesEditar

  • Codex: Asesinos (3ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.