FANDOM


(Día uno. Hora planetaria: 23:00.)
Línea 67: Línea 67:
   
 
Se esperan más informes.
 
Se esperan más informes.
  +
  +
  +
  +
===='''Día 2'''. Hora Planetaria: 11:40.====
  +
  +
  +
Había que resistir.
  +
  +
Del Equipo de Cazadores ya solamente restaban con vida unos pocos, cuatro de un total de doce; El resto de Equipos, colocados en una larga linea a lo largo de la cordillera presentaba el mismo estado.
  +
  +
  +
  +
Sin Shas'ui, los cuatro Shas'la seguían disparando. Hacía rato que tenían que utilizar las municiones de los que antes habían caido, reptando entre restos y cadáveres para hacerse con ellas a tiempo para repeler la siguiente oleada de horrores.
  +
  +
- ¡¿Tienes un cargador?! - Uno de los Shas'la seguía agitando el rifle como si así pudiera recargarse solo, totalmente descargado.
  +
  +
- No, pregunta a los de Dal'yth.
  +
  +
- Esto es muy malo. - Y efectivamente, agachado, se deslizó hacia el equipo de cazadores contiguo, mejor parado que ellos y con casi menos municiones. No pudó arañar nada.
  +
  +
  +
  +
  +
  +
- ¡Blancos delante! ¡Un enjambre de los pequeños y seis de los grandes! ¿El marcador sigue funcionando?
  +
  +
- Debería.
  +
  +
- ¡Si no tienes munición cógelo y apunta a uno de ésos! Aún tiene que haber un Mont'ka cerca.
  +
  +
El Shas'la sin munición apoyó su rifle a un lado y se agachó junto a su antiguo lider. Murmurando una disculpa, se hizo con su arma; También la liberaron del cargador, pero en éste caso lo importante era su complemento telemétrico: Apuntó a un guerrero tiránido. A esa distancia no podía verse, pero el Shas'la juraría que el punto rojo del láser estaba justo en el pecho.
  +
  +
- ¡El comunicador de Shas'ui está activo!
  +
  +
- ¡Cógelo!
  +
  +
Uno de los Shas'la dejo de disparar sus escuetos proyectiles y agarró el casco del Shas'ui para escuchar. Debía de ser una llamada general o directa para su cuerpo.
  +
  +
- ¿Qué dice?
  +
  +
- El Shas'o quiere saber qué estamos marcando y cuantos efectivos quedamos.
  +
  +
- Pues díselo ¿no?
  +
  +
- ¡Mierda, mirad! ¡Están llegando, los de las cuchillas! ¡Van a asaltarnos!
  +
  +
- ¡Pide un misil, pide un misil, maldita sea!
  +
  +
El Shas'la del comunicador empujó su propio rifle hacia su compañero desarmado, quien no tardó en estar disparando con el resto mientras se las apañaba para mantener con el codo el marcador telemétrico apuntando a la masa. Efectivamente un grupo de hormagantes no tardarían en alcanzarlos, adelantados al resto de tiránidos.
  +
  +
Tuvieron suerte, cuando los tiránidos estaban ya a distancia suficiente como para pensarse saltar contra ellos, el Shas'la del Equipo de Dal'yth arrojó una granada fotónica, cuyo potente haz de luz hizo perder impetú a los hormagantes, y dos de ellos tropezaron cegados.
  +
  +
- ¡Ya está, Shas'o informado! ¡Viene relevo, nos sacan de aquí!
  +
  +
  +
  +
El Shas'la del marcador devolvió el rifle de inducción a su dueño y agarró con las dos manos el marcador telemétrico del Shas'ui: Lo mantuvo firmemente, devuelta al guerrero tiránido.
  +
  +
Los hormagantes no tardarían en retomar el asalto, no les faltaba mucho. Un oportuno misil buscador, guiado por IA dron siguiendo el punto marcado por el Shas'la, pasó por encima de las lineas Tau e impactó en mitad del grupo principal Tiránido: La explosión zarandeó al grupo de guerreros, volatizando dos de los grandes tiránidos y esparciendo restos y cuerpos de gantes aquí y allá. Una gran nube de polvo y fuerte viento fruto de la onda expansiva cubrió a los Tau, interrumpiendo sus disparos momentaneamente.
  +
  +
Pero eso no les dió tregua inmediata; Los hormagantes saltaron la trinchera y causaron destrozos entre los guerreros del fuego, como ya había ocurrido otras veces.
  +
  +
La ágil habilidad de los gantes y sus afiladas cuchillas no encontraban rival entre los culatazos y quiebros de los Shas'la: Estos basaban su lucha y defensa en esquivar las garras, dientes y el resto del mácabro armamento de su enemigo para ganar una posición de disparo y abatirlos a quemarropa.
  +
  +
  +
Cuando un aerotransporte Orca pasó por encima de la zona crítica, una segunda oleada tiránida empezaba a surgir para reunirse con los restos de la primera y terminar de superar las lineas de los valerosos Shas'la: Varias escuadras de drones, que virtualmente les cayeron encima, les retrasaron. Finalmente, un despliegue de Armaduras de Combate XV8, las Crisis, y nuevos equipos de Guerreros del Fuego permitieron que el avance tiránido siguiera estancado en esa hondonada maldita.
  +
  +
  +
  +
Aunque uno de los Shas'la dejo en esa trinchera un brazo cercenado a la altura del hombro, vivió. Dos Shas'la del equipo original de doce sobrevivieron a tres horas de crudo combate, un espacio de combate apenas comprendido desde el amanecer hasta ahora.
  +
  +
  +
Durante toda la noche, otros Equipos habían luchado y sangrado para asegurar esa linea y detener el avance tiránido. Éste era un buen punto: Si la Casta del Fuego se rompía, dos ciudades más quedarían expuestas a los devoradores de mundos, a los horrores alienígenas.
  +
  +
Una contraofensiva aún era imposible ¿De dónde habían surgido tantos? El asalto inicial tiránido estuvo a punto de rebasar las defensas planetarias. Y ahora en el segundo día, volvían a presionarles con renovada fuerza.
 
[[Categoría:Material No Oficial]]
 
[[Categoría:Material No Oficial]]

Revisión de 21:58 28 ago 2011

Inqsello Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer

Introducción general.

Nos encontramos en un período temporal actual e inconcreto en la lejana Franja Este, donde la frontera del Imperio de la Humanidad se confunde con el Imperio Tau. Los alienígenas están en plena expansión en un momento en el que el Imperio del Hombre ha de resguardarse y recuperarse de amenazas más apremiantes que los Tau. Así que, instigado por el sabio Aun'va, la famosa O'Shasherra, máxima representante de las fuerzas armadas del Imperio Tau, dirige una ofensiva general contra el hombre dispuesto a arrebatarle tantos planetas como sea posible, a fin de iluminarles y darles a conocer las ganancias de compartir el Bien Supremo. Sea por las palabras, sea por la fuerza.


Una parcela de éste movimiento, más local y menos poderoso, se extiende hacia el norte de las fronteras del Imperio Tau. Allí, Dal'yth se conforma como el principal enclave, desde donde han partido la mayoría de las expediciones. Junto a los aliados Kroot y fuerzas del Clan Menor Fi'rios, los Tau en el norte han consolidado su posición con autoridad.


Aclaración.

La división en cuatro artículos está hecha para mayor organización. Aún en ambientes separados, los acontecimientos serán literalmente simultáneos.


El conflicto se divide en: Narsla Prime , Thal , Loraleon (Éste artículo) y Shi'or .


Loraleon.

Loraleon tuvo que ser arrebatado a los orkos, aunque se tuvo la suerte de que no fue una guerra ni duradera ni tan dura como cabía de esperar. Los Orkos, una gran mayoría de ellos, abandonaron el planeta con sus piedroz y destartalada flota en un waaagh lejano que facilito la conquista y limpieza.

Ahora se ha ganado a pulso el titulo de Clan Menor: El planeta es totalmente autónomo, altamente poblado y urbanizado. Las condiciones planetarias, poca agua y abundantes desiertos, está creando un Clan arisco y severo, pero equilibrado y con gran futuro.

Se considera hijo de Dal'yht.


Empieza la historia.

Día uno. Hora planetaria: 23:00.

+++++++++++++++++++ Transmisión de Emergencia. ++++++++++++++++++++++

+++++++++++ Origen: Mujer sin identificar. ++++++++++++


¡Han roto el perímetro, el perímetro está roto, ya no hay defensas, los cazadores están muertos! ¡Ya vienen!

¡Ya vieeeenen! ¡No nos quedan armas, no hay otro perímetro que aguante esto! ¡Necesitamos evacuación, requerimos evacuación o moriremos todos!


Los niños y los que no pueden luchar están en el edificio V-8, dos Equipos de cazadores aún lo defienden. No resistirán más de una hora, ayuda. Por todo lo sagrado ¡ayuda!

Ayuda, por favor, ayuda. No vamos a aguantar, no hay perímetro, las bestias no tienen fin. Hemos perdido sin saber cómo ni por qué, pero aún quedamos vivos ¡Evacuadnos!

++++++++++++++++ Fin de transmisión. +++++++++++++++++++

Informe técnico:

Retransmitido en Loraleon, Shi'or y Dal'yht.


Anexo informativo:

La población Ais'kan ha sucumbido al enjambre tiránido desconocido. La Casta del Fuego fue superada por el gran número de alienígenas y por las sorpresivas tácticas empleadas. Sin supervivientes. La evacuación nunca se produjo.

Información relacionada:

El ataque alienígena empezó a las 11:30 del mismo día. Sin previo aviso. Desembarco y asalto, Ais'Kan, dos fuertes, dos puestos mineros y otras dos ciudades no pudieron ser defendidas hasta el despliegue efectivo de la Casta del Fuego.

Se esperan más informes.


Día 2. Hora Planetaria: 11:40.

Había que resistir.

Del Equipo de Cazadores ya solamente restaban con vida unos pocos, cuatro de un total de doce; El resto de Equipos, colocados en una larga linea a lo largo de la cordillera presentaba el mismo estado.


Sin Shas'ui, los cuatro Shas'la seguían disparando. Hacía rato que tenían que utilizar las municiones de los que antes habían caido, reptando entre restos y cadáveres para hacerse con ellas a tiempo para repeler la siguiente oleada de horrores.

- ¡¿Tienes un cargador?! - Uno de los Shas'la seguía agitando el rifle como si así pudiera recargarse solo, totalmente descargado.

- No, pregunta a los de Dal'yth.

- Esto es muy malo. - Y efectivamente, agachado, se deslizó hacia el equipo de cazadores contiguo, mejor parado que ellos y con casi menos municiones. No pudó arañar nada.



- ¡Blancos delante! ¡Un enjambre de los pequeños y seis de los grandes! ¿El marcador sigue funcionando?

- Debería.

- ¡Si no tienes munición cógelo y apunta a uno de ésos! Aún tiene que haber un Mont'ka cerca.

El Shas'la sin munición apoyó su rifle a un lado y se agachó junto a su antiguo lider. Murmurando una disculpa, se hizo con su arma; También la liberaron del cargador, pero en éste caso lo importante era su complemento telemétrico: Apuntó a un guerrero tiránido. A esa distancia no podía verse, pero el Shas'la juraría que el punto rojo del láser estaba justo en el pecho.

- ¡El comunicador de Shas'ui está activo!

- ¡Cógelo!

Uno de los Shas'la dejo de disparar sus escuetos proyectiles y agarró el casco del Shas'ui para escuchar. Debía de ser una llamada general o directa para su cuerpo.

- ¿Qué dice?

- El Shas'o quiere saber qué estamos marcando y cuantos efectivos quedamos.

- Pues díselo ¿no?

- ¡Mierda, mirad! ¡Están llegando, los de las cuchillas! ¡Van a asaltarnos!

- ¡Pide un misil, pide un misil, maldita sea!

El Shas'la del comunicador empujó su propio rifle hacia su compañero desarmado, quien no tardó en estar disparando con el resto mientras se las apañaba para mantener con el codo el marcador telemétrico apuntando a la masa. Efectivamente un grupo de hormagantes no tardarían en alcanzarlos, adelantados al resto de tiránidos.

Tuvieron suerte, cuando los tiránidos estaban ya a distancia suficiente como para pensarse saltar contra ellos, el Shas'la del Equipo de Dal'yth arrojó una granada fotónica, cuyo potente haz de luz hizo perder impetú a los hormagantes, y dos de ellos tropezaron cegados.

- ¡Ya está, Shas'o informado! ¡Viene relevo, nos sacan de aquí!


El Shas'la del marcador devolvió el rifle de inducción a su dueño y agarró con las dos manos el marcador telemétrico del Shas'ui: Lo mantuvo firmemente, devuelta al guerrero tiránido.

Los hormagantes no tardarían en retomar el asalto, no les faltaba mucho. Un oportuno misil buscador, guiado por IA dron siguiendo el punto marcado por el Shas'la, pasó por encima de las lineas Tau e impactó en mitad del grupo principal Tiránido: La explosión zarandeó al grupo de guerreros, volatizando dos de los grandes tiránidos y esparciendo restos y cuerpos de gantes aquí y allá. Una gran nube de polvo y fuerte viento fruto de la onda expansiva cubrió a los Tau, interrumpiendo sus disparos momentaneamente.

Pero eso no les dió tregua inmediata; Los hormagantes saltaron la trinchera y causaron destrozos entre los guerreros del fuego, como ya había ocurrido otras veces.

La ágil habilidad de los gantes y sus afiladas cuchillas no encontraban rival entre los culatazos y quiebros de los Shas'la: Estos basaban su lucha y defensa en esquivar las garras, dientes y el resto del mácabro armamento de su enemigo para ganar una posición de disparo y abatirlos a quemarropa.


Cuando un aerotransporte Orca pasó por encima de la zona crítica, una segunda oleada tiránida empezaba a surgir para reunirse con los restos de la primera y terminar de superar las lineas de los valerosos Shas'la: Varias escuadras de drones, que virtualmente les cayeron encima, les retrasaron. Finalmente, un despliegue de Armaduras de Combate XV8, las Crisis, y nuevos equipos de Guerreros del Fuego permitieron que el avance tiránido siguiera estancado en esa hondonada maldita.


Aunque uno de los Shas'la dejo en esa trinchera un brazo cercenado a la altura del hombro, vivió. Dos Shas'la del equipo original de doce sobrevivieron a tres horas de crudo combate, un espacio de combate apenas comprendido desde el amanecer hasta ahora.


Durante toda la noche, otros Equipos habían luchado y sangrado para asegurar esa linea y detener el avance tiránido. Éste era un buen punto: Si la Casta del Fuego se rompía, dos ciudades más quedarían expuestas a los devoradores de mundos, a los horrores alienígenas.

Una contraofensiva aún era imposible ¿De dónde habían surgido tantos? El asalto inicial tiránido estuvo a punto de rebasar las defensas planetarias. Y ahora en el segundo día, volvían a presionarles con renovada fuerza.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.