FANDOM


Inqsello Por orden del Ordo Wikia de la Santa Inquisición, este artículo se considera fuera del Canon Imperial. Se declara carente de toda veracidad y blasfemo; y todo el que lo lea sufrirá purga inmediata. Si usted es el autor, diríjase a las autoridades competentes para someterse a la penitencia pertinente.

Atención: Material No Oficial sin Sello de Calidad Wikihammer


El tecnosacerdote andaba por el estrecho y humedo pasillo que conducía al hangar. En las paredes, multiples imagenes y panfletos con alabanzas al Dios-Emperador. El tecnosacerdote siguió su camino, sin parar, hasta el hangar. Un grupo de servidores movía cajas con el emblema del Adeptus Mechanicum al interior de una valkyria, mientras un grupo de servidores pretorianos entraba al nterior de la misma, para colocarse en unos huecos en la camara de transporte. Tras un rato, el tecnosacerdote subió a la misma, seguido de un servidor con sultiples pantallas. En ellas se reflectía la cara de un miembro de las FDP de Aeris IV. El rostro del coronel parecía algo viejo, aunque sudoroso por el momento que pasaba en su planeta. Una cara sin barba, y un rostro con seriedad, con una pequeña cicatriz en la mejilla derecha. El hombre retransmitía ordenes y coordenadas, que el teconsacerdote guardaba en un registro de voz. La conexión terminó, y el servidor descendió la rampa. Tras de si, las puertas del valkyria se cerraban lentamente. El tecnosacerdote se sentó y se puso los cinturones de seguidad de su asiento. Empezaba una misión para reparar el inestable núcleo de una ciudad colmena, y el sabía que para llegar ahí necesitaría ayuda. La valkyria despegó del hangar de la nave, para dirigirse al planeta. Desde fuera, parecía un desierto, con areas con bosques y otras zonas, donde habían ciudades colmena, luces brillaban. las dos lunas del planeta estaban llenas de Manufactorums, desde donde se abastecía el sistema. La mancha del Caos había infectado a la mayoría de la población, y los pocos leales junto a las FDPs restantes se escondían en los bosques, donde luchaban en guerrillas defensivas contra los herejes, y para empeorarlo todo, las pocas FDPs estaban bajas en armas. Los herejes habían tomado la mayoría de armas anti-aereas y era muy dificil descender sin ser vistos.

-Tendré problemas- Pensó para si mismo Sean, el Tecnosacerdote. Observó un servidor que transportaba una caja llena de Haemonculos, y empezó a oir radio-transmisiones de las FDPs por el transmisor del valkyria.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.