FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Templario dreadnought

Dreadnought de los Templarios Negros

Rammius es un Marine Espacial del Capítulo de los Templarios Negros. Tuvo una distinguida carrera y se convirtió en una figura legendaria gracias a sus muchos esfuerzos. Actualmente está enterrado en un Dreadnought.

InfanciaEditar

Paresh Rammius creció en el Mundo Letal de Pragos III, uno de los Mundos Letales del Sector Gorgon. El planeta está en constante agitación por los terremotos, huracanes y erupciones volcánicas y su población de tecnobárbaros esta en constante amenaza por varias formas de vida hostiles. Una noche la familia de Rammius, la tribu Paramec, fue atacada por Bestias de las Tormentas, monstruos voladores que cazan humanos durante las terribles tempestades. Solo Rammius sobrevivió al ataque y, loco por el dolor de la pérdida de su familia, los rastreó hasta su cueva en las profundidades de las montañas. Mató a siete de las bestias antes de ser superado, pero antes de que el golpe final fuera dado, fue salvado por una fuerza de los Templarios Negros. Llevaron su destrozado cuerpo a su Cañonera Thunderhawk y transportaron a Rammius a su Fortaleza Capitular en Pragos IV, donde se recuperó de sus heridas.

NeófitoEditar

Eric Spitler Neófito Templarios Negros

Neófito de los Templarios Negros.

Despues de que sus heridas fueron sanadas, Rammius fue expuesto a los examenes fisiológicos y espirituales. Logró superar los estrictos requisitos necesarios para que se convertirse en aspirante. Por seis años Rammius permaneció en la Fortaleza Capitular bajo la instrucción del Capellán Alberas, antes de que se le otorgase finalmente la semilla genética del Capítulo y se convirtese en un Neófito. Rammius fue aprendiz del Iniciado Koverich y enviado en la Cruzada de la Hermandad para ayudar a los Puños Carmesíes, el Capítulo hermano de los Templarios Negros, contra los Orkos. Durante su primera Cruzada, Rammius se ganó las alabanzas por su conducta en batalla de sus Hermanos de Armas. Pelearía al lado de Koverich en varias campañas, hasta el éxito en la Cruzada de Vinculus, donde Koverich proclamó que estaba listo para la Iniciación en el Capítulo.

IniciadoEditar

Iniciados Templarios Negros luchando espalda con espalda

Iniciados Templarios Negros en combate.

Como un Hermano de Batalla de pleno derecho, Rammius se unió a la Cruzada del Castellano Mefridus y luchó en muchas campañas, junto con muchos héroes del Capítulo. Sin embargo, nadie tuvo un impacto tan grande en él como un Castellano llamado Helbrecht. Los dos formarían un vínculo cercano en las siguientes décadas.

Rammius también fue responsable de entrenar a su propio Neófito, y durante una parada para abastecerse en la Fortaleza Capitular de Fergax, Rammius escogió a uno llamado Varin. Una vez la Cruzada estuvo lista, Rammius siguió a Mefridus en las Estrellas Infierno de la Nebulosa Garon, donde los Templarios Negros pelearon contra temibles criaturas xenos cristalinas, capaces de disparar mortales energías a través de sus cuerpos en rayos de intenso poder capaces, incluso, de perforar una Armadura de Exterminador. Después de siete años de intensa lucha, Rammius declaró que el entrenamiento de Varin estaba completo y lo elevó al rango de Iniciado. Rammius tomaría varios nuevos Neófitos durante el curso de la Cruzada hasta el asalto final al ultimo bastión de las criaturas. Un gigante guerrero de cristal, destrozando las líneas de los Templarios Negros, estaba decidido a matar a Mefridus, cuando Rammius salvó al Castellano, destrozando al xenos con un golpe de su Puño de Combate. En reconocimiento por su acción, Mefridus incluyó a Rammius en su guardia personal y lo elevó al rango de Hermano de Armas.

Hermano de ArmasEditar

Exterminadores Templarios Negros Warhammer 40k wikihammer

Hermanos de Armas en Armadura de Exterminador combatiendo con el apoyo de Titanes Reaver.

Durante más de treinta días y treinta noches, la servoarmadura de Rammius fue embellecida con sagradas inscripciones, sellos de Cruzado y heráldica personal. Durante la ceremonia, fue traído ante Mefridus y vestido con su nueva armadura por servidores cenobitas mientras los Capellanes lo bendecían con aceite sagrado y el Maestro de Santidad del Capítulo entonaba los Nueve Versos de Repulsión. Finalmente, Mefridus abrochó la capa crema y roja sobre los hombros de Rammius, marcándolo como el ejemplo vivo de los ideales de los Templarios Negros.

En los siguientes setenta años Rammius ganaría una reputación como guerrero de gran habilidad y coraje. Mató al Renegado del Caos Maaloganz, defendió la brecha de Issimar Prime él solo contra un ejército de mutantes, e inutilizó un Dreadnought Orko en Corinth, salvando la vida de Marneus Calgar, el Señor del Capítulo de los Ultramarines.

Cuando el Gran Mariscal Kordhel murió, Helbrecht fue escogido para el puesto y Rammius inmediatamente le pidió acompañarlo a la Cruzada de las Estrellas Necrófago, contra los Diablos de Cythor. Mefridus dio su aprobación y Helbrecht estuvo feliz de recibir a su antiguo Hermano de Armas. Durante muchos años la Cruzada peleó para penetrar las defensas externas del Sistema de los Diablos de Cythor, pero cuando accedieron los mundos centrales, los encontraron vacíos. Antes de que el misterio pudiese resolverse, llegó una llamada urgente de Armageddon: el Kaudillo Orko Ghazghkull Thraka había empezado la Tercera Guerra por Armageddon.

La última batallaEditar

El Gran Mariscal Helbrecht reunió a los guerreros de tres Cruzadas enteras en la Fortaleza Capitular de Fergax, y allí todos realizaron Juramentos de Venganza bajo su estandarte antes de partir hacia Armageddon. Helbrecht tomaría el mando de la flota de los Marines Espaciales en Armageddon, y Rammius dirigiría muchos de los abordajes vistiendo una Armadura de Exterminador milenaria que había pertenecido al heroico Capitán Navarre. Al tercer mes de guerra, el infame Kruzero Matamuchoz Kemamuerte, que había inutilizado la Barcaza de Batalla Severian de los Ultramarines, fue descubierto trazando una órbita baja sobre una de las lunas del planeta Chosin. Rammius, que había jurado solemnemente destruir la nave, dirigió un conjunto de Cruceros de Asalto para atrapar al Kemamuerte, y lo asaltó colocando cargas explosivas por toda la nave. Sin embargo, el grupo de abordaje quedó aislado de sus Thunderhawks y rodeado por miles de Orkos. Rammius condujo a los Exterminadores Hermanos de Armas en una huida desesperada, abriéndose paso a diestra y siniestra a través de la trampa de los Orkos. Los Templarios Negros atravesaron el hueco creado y se retiraron rápidamente a las Cañoneras. Rammius luchó hasta que todos sus guerreros hubieron escapado, pero cuando iba a reunirse con ellos, se encontró con un monstruoso Mekániko armado con una inmensa Garra de Kombate y cubierto por una Megaarmadura tan pesada que harían falta cuatro hombres para levantarla.

Con una rapidez sorprendente para su tamaño, el Mekániko se lanzó contra Rammius, y la Garra de Kombate y las Cuchillas Relámpago chocaron con brillantes chispas anaranjadas. Rammius logró clavar sus cuchillas profundamente en el pecho del Orko y las retorció, aunque esto sólo sirvió para enfurecer a la bestia y dejar vulnerable a Rammius. El Orko le envolvió con sus musculosos y potentes brazos en un abrazo de oso y lo levantó del suelo, apretándole con tanta fuerza que su Armadura de Exterminador empezó a resquebrajarse. Con sus caras a apenas unos centímetros la una de la otra, Rammius estampó su casco contra la cara de la criatura, partiéndole la nariz. Un segundo cabezazo hizo añicos más de sus huesos faciales, y la presión cedió, dejando caer a Rammius al suelo. Al volver a atacar el Orko, Rammius levantó débilmente un brazo en un último acto de desafío, pero el Mekániko se lo arrancó de cuajo de un potente garrazo. El Orko se acercó imponente hacia él y lo despedazó como un carnicero, arrancando carne y placas de armadura con cada golpe. Sin embargo, en el preciso instante en que la muerte acudía para llevárselo, Rammius clavó su última Cuchilla Relámpago en la cabeza del Orko gritando "¡Sin piedad! ¡Sin remordimientos! ¡Sin miedo!", hasta que le salió por el cogote lo que debía ser su cerebro.

Al ver caer a su valeroso líder, los Hermanos de Armas cargaron con gran furia contra los Orkos para recuperar su cuerpo mientras las cargas explosivas que habían colocado empezaban a destruir el Kemamuerte. Al llegar a los Cruceros de Asalto, los Apotecarios descubrieron con sorpresa que seguía vivo y lucharon desesperadamente, aunque en vano, por salvarle la vida. Con su último aliento, Rammius suplicó que le dejaran seguir luchando en el nombre del Emperador, y tal era su fama dentro del Capítulo que se le concedió su petición. Una guardia de honor formada por todos los Iniciados a los que Rammius había instruido portó sus restos mortales hasta el Sepulcro de los Héroes, donde fue enterrado en el sarcófago de un poderoso e imponente Dreadnought.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum Inglés.

  • White Dwarf nº 129 (Edición española).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.