FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!


Capitán Puño Imperial de los Guardianes de la Muerte

Capitán de los Guardianes de la Muerte

Quirion Octavius es el nombre de un marine espacial de los Guardianes de la Muerte que originariamente era miembro del Capítulo de los Puños Imperiales.

HistoriaEditar

Octavius inició su servicio entre los Guardianes de la Muerte sirviendo en los equipos de eliminación del Ordo Xenos y llegó a ascender hasta el rango de Capitán de la Guardia. Su largo servicio llegó a provocar que su nombre inspirara terror entre numerosos líderes Eldars y Orkos y en algún momento de su larga vigilia, se apoderó de la espada de un enemigo derrotado proveniente del mundo astronave Biel-Tan.

Herodian IVEditar

El Capitán Octavius prestaba frecuentemente su servicio al Inquisidor Agustius y en una ocasión se le ordenó reunirse con él en el Segmentum Obscurus. Sin embargo, durante el trayecto, su equipo descubrió que el portal disforme de Herodian IV estaba bloqueado por lo que fue reclutado para servir bajo la dirección del Inquisidor Lord Brutius Parthon. Parthon envió a su lugarteniente Kalypsia para dirigir al equipo del Capitán Octavius. Juntos, viajaron hasta el sistema herodiano donde se unieron a las fuerzas de la Armada Imperial que luchaban contra un tentáculo de una flota enjambre tiránida que misteriosamente había llegado y atacado Herodian IV. A pesar de la presencia de los Guerreros Mantis, las fuerzas imperiales eran incapaces de derrotar a las fuerzas tiránidas y, si el planeta caía, el vínculo con el Segmentum Obscurus también caería debido a la importancia del portal disforme.

A pesar de la insistencia del Capitán Kastor en ejecutar un Exterminatus para purgar el planeta de la infestación tiránida, la Inquisidora Kalypsia ordenó que se llevara a cabo la eliminación individual del Tirano de Enjambre que dirigía a los xenos creyendo que su destrucción descabezaría a la flota enjambre.

Inicialmente y para ello, la inquisidora ordenó realizar una misión de desembarco mediante Thunderhawks en un lugar específico en el planeta. Sin embargo, el Capitán Octavius rechazó la orden ya que el objetivo se encontraba en medio del enjambre tiránido por lo que se arriesgaban a una muy plausible destrucción. En su lugar dirigió el desembarco hacia otra localización más segura pero durante el vuelo la cañonera fue atacada por gárgolas y sus motores fueron destruidos. Kalipsia, Octavius y sus hombres lograron aterrizar de forma segura pero desafortunadamente, fueron emboscados por Tiránidos que de alguna manera conocían la posición de su aterrizaje y, durante el combate que tuvo lugar a continuación, un Líctor consiguió asesinar al Sargento Grevius.

El equipo de eliminación aún sufrió dos bajas más: Tyrian Kulac de los Lobos Espaciales y un miembro de los Puños Carmesíes cayeron en combate contra los Tiránidos. Solo gracias a la llegada de Shaidan, Bibliotecario de los Guerreros Mantis y sus hermanos de batalla, las fuerzas de los Guardianes de la Muerte lograron sobrevivir. Shaidan combinó sus poderes psíquicos con los de Ashok, bibliotecario del propio equipo de eliminación, para contener a los Tiránidos hasta que pudieron retirarse.

Después de regresar a la órbita, el Capitán Octavius ​​concluyó que los Tiránidos estaban completamente al tanto de las tácticas del Codex Astartes y las estrategias de los Guardianes de la Muerte, pero la Inquisidora Kalypsia desestimó su punto de vista al concluir que sus enemigos xenos eran meros animales. Durante el tiempo que permanecieron en órbita, Quirion Octavius ​​comenzó a sospechar que Kalpysia había asesinado a un superviviente del Adeptus Mechanicus en el planeta tras ahberlo interrogado, pero a pesar de sus sospechas, continuó siguiendo sus órdenes. Además, para reforzar sus menguadas fuerzas, reclutó a Shaidan, al marine de asalto Soron y al marine devastador Ruinus para que sirvieran en su equipo de eliminación pero sin ser considerados Guardianes de la Muerte.

Intenciones ocultasEditar

Equipo asesino de los Guardianes de la Muerte en acción

Equipo de Eliminación en combate

Su siguiente intervención se realizó bajo las órdenes directas de la Inquisidora Kalypsia y consistió en un ataque quirúrgico sobre las coordenadas que inicialmente había designado. El Capitán de los Guardianes de la Muerte  claudicó y, usando una cápsula de desembarco, llevó al equipo a la superficie. Kalypsia dirigió a los Astartes hasta una estructura imperial que resultó ser una estación de investigación y en su interior hallaron el cuerpo de un desconocido inquisidor conectado a una extraña maquinaria. Fue entonces cuando Shaidan reveló que, junto a su Capítulo, ya habían descubierto anteriormente la base y se dieron cuenta de que la máquina en la que se encontraba el cuerpo del Inquisidor era un arma. El equipo activó el dispositivo y provocó que, inicialmente, los tiránidos quedaran momentáneamente desorientados pero al cabo de poco los xenos se reagruparon e invadieron su posición.

La recuperación de la desconocida máquina era el objetivo real de la Inquisidora Kalipsia pero el Capitán Octavius estaba más preocupado por lograr la destrucción del Tirano de Enjambre. Sus dos objetivos convergieron cuando, al intentar recuperar la máquina, apareció el monstruoso xenos. Soron y Ruinus cayeron durante la operación y tanto el Capellán Broec como el Bibliotecario Shaidan murieron al matar a la bestia, ya que la base se derrumbó sobre ellos a causa del feroz combate. Finalmente, Octavius y el resto de supervivientes de su equipo lograron escapar en una Thunderhawk pero Kalypsia, asombrada por el increíble poder de la desconocida máquina se fusionó con ella convirtiéndose en una poderosa vidente pero trastornándola hasta el punto que volvió sus poderes contra el equipo de Guardianes de la Muerte. Finalmente fue arrojada al espacio con una granada de plasma en su regazo y destruida completamente.

Una vez de vuelta a la flota, el capitán Octavius informó al Capitán Audin del Capítulo de los Guerreros Mantis sobre la muerte de sus camaradas. También se aseguró de que se los conociera como miembros de los Guardianes de la Muerte, siendo su promoción un premio póstumo debido a su valentía. Octavius se enteró después que los Tiránidos finalmente quedaron desorganizados y pudieron ser derrotados. En ese momento el Lord Inquisidor Parthon entró en escena y pidió un informe sobre la misión pero Octavius no reveló el hallazgo de la máquina y simplemente declaró que el Tirano de Enjambre había sido destruido y que Kalypsia había "caído" en combate.

Cuando el Capitán preguntó acerca de la posibilidad de regresar al servicio del Inquisidor Agustius, Lord Parthon simplemente declaró que Agustius había muerto y que él mismo tomaría las riendas del equipo de eliminación del Capitán Octavius después de lo cual ordenó un Exterminatus sobre Herodian IV para eliminar el resto de fuerzas Tiránidas.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Lexicanum inglés .

  • Warrior Brood, de C.S.Goto.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.