FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!

Putrefactor Biologus Guardia de la Muerte 8ª Edición ilustración

"No hay mejor laboratorio que el campo de batalla. Semejante abundancia de sujetos de prueba, cuya carne y sangre sólo espera el toque de los dones de Nurgle para florecer con nueva y magnífica fecundidad. Con cada nueva puntada de la aguja, cada crujido del alambique, sus sufrimientos benditos acercan mis brebajes a la perfección."

Fesmus Gulgroth, Putrefactor Biologus

El Putrefactor Biologus (Biologus Putrifier en inglés) es un tipo de guerrero especialista de la Legión Traidora de la Guardia de la Muerte dedicado al refinamiento y propagación de enfermedades mediante granadas de plaga.

DescripciónEditar

"Aplastadlos sobre el barro. Acribillad sus cuerpos hasta que sólo sean sangre y carne. Gangrenad su carne y corroed sus armaduras. Doblegad su espíritu y profanad su fe. Sólo entonces le serán útiles al poderoso Nurgle, pues el suelo debe ararse antes de sembrar la cosecha."

Grulgux, Putrefactor Biologus de la Máno Pálida

La gran labor de la Guardia de la Muerte es esparcir los copiosos regalos de Nurgle a cada rincón del espacio real. Los Putrefactores Biologus tienen un papel fundamental en este proceso, ya que son ellos los que refinan las remesas de lodo infeccioso elaboradas por los Engendraplagas Hediondos, destilándolas para que alcancen su máxima potencia.

Los Putrefactores Biologus muestran una mutación única: unos ojos lechosos sin párpado crecen como quistes por debajo de su piel. Conocidos como oculóbulos, la mirada de estos desagradables orbes puede penetrar armadura, carne y hueso para percibir cualquier matiz de la expansión de una infección a través de un cuerpo viviente. Los Putrefactores graznan sus observaciones a sus sirvientes mortales y sus escribas demoníacos, que corretean y hacen cabriolas mientras llenan tomos de pergamino enmohecido con saber prohibido.

Movidos por un deseo obsesivo de poner a prueba sus remesas de plagas hasta alcanzar la perfección, los Putrefactores Biologus toman un papel muy activo en la propagación de enfermedades por el campo de batalla. De sus espaldas cuelgan ristras de granadas de plaga, agitándose con las últimas cepas de plagas nocivas salidas de las factorías de dolencias. Cabezas de muertos chorrean con limo fétido. Alambiques de frágil cristal hierven con burbujeantes fluidos y potentes gases. Con cada movimiento, estos frascos y recipientes matraquean y tintinean los unos contra los otros, amenazando con romperse y derramar sus nocivos contenidos. Mientras la furia de la batalla ruge a su alrededor, los Putrefactores urgen a sus hermanos Marines de Plaga para que tomen las granadas de plaga de su espalda como si fueran frutas podridas y las arrojen hacia las filas enemigas.

Con cada andanada de proyectiles lanzados, los Putrefactores Biologus observan cada inflexión como a cámara lenta a través de sus oculóbulos. Pero no se limitan sólo a observar: deben extraer muestras y realizar pruebas. Es entonces cuando sus pistolas inyectoras entran en juego. Caminando en medio de sus tambaleantes enemigos, los Putrefactores eligen a los especímenes más intrigantes a los que atacar. Algunos buscan a los enemigos más resistentes del campo de batalla, otros a los más fácilmente infectados, a los más valientes, a los más veloces, o siguen cualquier otro criterio esotérico para escoger a sus sujetos de ensayo.

Con sus víctimas elegidas, los Putrefactores Biologus atacan. Disparan sus pistolas inyectoras contra los puntos vulnerables, como la carne expuesta, las grietas en la armadura y las lentes oculares, antes de introducir a presión una dosis concentrada de inmundicia en el cuerpo del objetivo. Los resultados son casi siempre espectaculares: las víctimas estallan cubiertas de forúnculos explosivos, se derriten hasta convertirse en fango aullante, vomitan arremolinadas nubes de moscas, y sufren incontables síntomas más, todos repugnantes (y afortunadamente letales). Aquellos especímenes cuyas muertes son especialmente fascinantes son perforados de nuevo con las pistolas inyectoras, esta vez para extraer el horror coagulado en que se ha convertido su sangre para poder estudiarlo después.

Aquellos enemigos que entienden la amenaza que suponen los Putrefactores Biologus hacen cualquier cosa en su poder para matarlos rápidamente. Pero incluso esto puede suponer su ruina, ya que si un Putrefactor es golpeado por la suficiente potencia de fuego o por un golpe lo suficientemente poderoso, este ataque romperá sus ristras de granadas de plaga, liberando sus mortales contenidos en una nube que matará a cualquier individuo cercano que carezca de la bendición de Nurgle.

ArmamentoEditar

Un Putrefactor Biologus va equipado con servoarmadura, pistola inyectora, cuchillo de plaga, granadas de plaga y granadas perforantes.

MiniaturaEditar

  • 8ª Edición.

FuentesEditar

  • Codex: Guardia de la Muerte (8ª Edición).
  • Kill Team - Commanders. Powerful Heros in Skirmish Combat.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.