FANDOM


Malborus mascota guardia transparente El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!

Psíquico de batalla Guardia Imperial vs Orkos

Psíquico de Combate aniquilando a unos Orkos con sus poderes de Biomancia.

Los escuadrones de Psíquicos de Batalla (Wyrdvane Psykers en inglés) son equipos de psíquicos autorizados que se enfrentan al enemigo utilizando sus poderes psíquicos colectivos para crear torbellinos de destrucción.

DescripciónEditar

Los Psíquicos de Batalla transforman el aullante poder de la Disformidad en un arma letal de la supremacía imperial. Estos psíquicos reciben su formación en la Scholastica Psykana donde no pueden controlar sus crecientes poderes sin guía y ayuda. No todos consiguen completar el riguroso entrenamiento para convertirse en Psíquicos Primaris. Otros no logran su objetivo al no superar los horrores que atenazan sus propias mentes. Como individuos, son impredecibles y peligrosos, pero en grupo son un recurso valioso.

Al estar conectados entre ellos, los Psíquicos de Batalla obtienen la fuerza de la comunión. Igual que un coro del Adeptus Ministorum entrelaza voces de diferente capacidad en un conjunto fuerte y armonioso, las escuadras de Psíquicos de Batalla vinculan sus pensamientos para acabar con los enemigos de la Humanidad. Rayos ígneos crepitan en torno a los Psíquicos de Batalla cuando ordenan sus poderes. Gemidos y lamentos escapan de sus labios, enredados en cuerdas fibrosas de ectoplasma vomitado. Los tanques de batalla se desploman cuando los psíquicos centran su poder en ellos, estrujando a sus tripulaciones como una ración en el puño de un Ogrete. Los herejes son incinerados en medio de nubes de fuego psíquico y cúpulas de fuerza telequinética envuelven a los temblorosos Guardias Imperiales, mientras los susurros de las voces de los psíquicos enloquecen a los enemigos o los llevan a la autodestrucción.

Solo cuando un coro de Psíquicos de Batalla ha probado su habilidad como grupo controlado y coherente, va a la batalla sin supervisión. Los psíquicos forman en escuadras potenciales basadas en los presagios del Tarot del Emperador y deben soportar numerosas pruebas inhumanas antes de estar listos para la batalla. Deben demostrar su capacidad para proteger las mentes de los demás, estabilizar los poderes más volátiles y mejorar los que flaqueen o fallen. Muchos no sobreviven a los ensayos, y los que lo hacen, están destinados a ser tratados con miedo, repugnancia y desconfianza. Son muchos los comandantes que dejan a un Comisario o dos cerca de un grupo de Psíquicos de Batalla, solo para estar seguros.

Las escuadras de Psíquicos de Batalla rara vez se mezclan con la soldadesca, ya que son conscientes de la repugnancia supersticiosa de sus camaradas y hacen lo que pueden para evitar enemistarse con ellos. A pesar de todo, los Psíquicos de Batalla son soldados leales del Imperio y arriesgan sus almas en defensa del reino del Emperador. En efecto, aunque la mayoría de los funcionarios serían reacios a admitirlo, un pelotón o dos de Psíquicos de Batalla vale más que la misma cantidad de soldados regulares de la Guardia Imperial.

Por supuesto, este no es siempre el caso. Después de todo, los peligros de la manipulación de los poderes de la Disformidad son muy reales, y los compañeros de los psíquicos temen sus habilidades sobrenaturales por una buena razón. Abundan historias de terror entre la Guardia Imperial de Psíquicos de Batalla que estallan espontáneamente en llamas en medio de la batalla, o que son poseídos por entidades terribles y acaban masacrando amigos y enemigos por igual. Sin embargo, la Scholastica Psykana descarta muchos de estos desastres potenciales y, por cada explosión incontrolada de energía de la Disformidad, hay una docena de batallas en las que los Psíquicos de Batalla demuestran su valía.

A medida que el potencial psíquico de la Humanidad se libere cada vez más, los Psíquicos de Batalla serán una visión más común en las filas de la Guardia Imperial. La situación empeora y la causa de la Humanidad se vuelve cada vez más desesperada, y algunos susurran que estos peligrosos mutantes acabarán reemplazando a la soldadesca común.

ArmamentoEditar

Las escuadras de Psíquicos de Batalla se componen de entre 5 y 10 psíquicos autorizados, equipados con armadura antifrag, pistola láser y cuchillo de combate. Cada escuadra puede desplegarse en un Chimera o un Taurox.

Las escuadras de Psíquicos de Batalla generan poderes psíquicos de las disciplinas de Adivinación, Biomancia, Piromancia y Telequinesia.

Relato oficialEditar

La noche era oscura. Alrededor de la posición de los Valhallanos, cosas invisibles se movían en la oscuridad acercándose lenta e inexorablemente. Wirlen se secó la ensangrentada nariz con un trapo intentando ignorar el murmullo de los soldados de infantería a su alrededor. Aplastó la ya conocida punzada de resentimiento cuando captó las palabras “mutante” y “maldito”. “No son malos hombres”, se dijo. “Solo asustados e ignorantes”. Sin embargo eso podría volverlos peligrosos. Era hora de recordarles que los Psíquicos de Batalla eran los invisibles sirvientes del Emperador.

Cerrando los ojos y abriendo la mente, Wirlen extendió la mano y encontró a sus hermanos. El pobre Stocht balbuceando y balanceándose; a Holsul, una mente como un plácido lago. Eurum, su ira ardía tan brillante como los fuegos que podía conjurar con sus pensamientos. Como un coro de voces elevándose en armonía, los Psíquicos de Batalla entrelazaron sus pensamientos como habían entrenado, reuniendo poder para sí mismos y cerrando las puertas a las susurradas promesas de la Disformidad. Los espíritus de los psíquicos buscaron sin que la oscuridad fuese un obstáculo para su visión disforme. Allí, entre las ruinas, las formas de los xenos se deslizaban cada vez más cerca de los desprevenidos Valhallanos. Alzándose de entusiasmo, Wirlen y sus hermanos enfocaron sus poderes en un único y furioso punto. La noche se iluminó con un fuego psíquico cuando un rugido de energía arremetió contra los Eldars Oscuros convirtiéndolos en cenizas.

Cuando regresó a su cuerpo, Wirlen notó que los Valhallanos estaban ahora en silencio y con los ojos bien abiertos. Dejándolos pensar en lo que acababan de ver, sonrió para sí; antes de volver a abrir su mente en busca de xenos frescos a los que matar.

MiniaturasEditar

  • 3ª Edición.

GaleríaEditar

FuentesEditar

  • Codex: Guardia Imperial (5ª y 8ª Edición).
  • Codex: Astra Militarum (6ª Edición).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.