FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Mechanicum princeps titan

Un Princeps es el oficial encargado del control de una de las masivas maquinas de guerra imperiales o caóticas conocidas como Titanes, y todo en estas máquinas, ya sean servidores, servocráneos y tecnoadeptos por igual, están subordinado a el.

DescripciónEditar

El Princeps es un hombre o mujer con una exepcional fortaleza mental, la cual se requiere para entrar en una unión mental con un Titán y mantener la cordura intacta en medio del feroz y destructivo espíritu máquina alojado dentro del casco de adamantio del Titán. A pesar de que pertenecen a una jerarquía militar separada (su propia Legión de Titanes y el Collegia Titanica), los Princeps forman parte del Culto Mechanicus, y como tal obedecen órdenes de los poderosos tecnosacerdotes del Adeptus Mechanicus, que comandan el poder de las Legiones de Titanes y son capaces de dar directamente órdenes y decidir sus tareas.

El princeps ejerce control sobre su máquina de guerra por medio de una unidad de Impulso Mental - un dispositivo de entrada de los nervios tecnológicamente complejo, que permite una conexión cibernética entre la mente humana y el espíritu máquina de un titán, y la capacidad de imponer su voluntad sobre este. Para establecer el vínculo entre el espíritu máquina y la mente humana se requiere que los Princeps se sometan a una amplia cirugía cibernética sobre su sistema nervioso central, ya sea mediante la implantación de varios conexiones cibernéticas en la parte posterior del cuello y el cráneo, cirugía para introducir una serie de implantes en la columna vertebral que permitan la conexión de la Unidad de Impulso Mental del titán a la médula espinal o incluso ser confinado en un tanque amniótico con gran parte del cuerpo reconstruído para facilitar a la interacción con los nervios cibernéticos del Titán.

El proceso de enlazar la mente humana a un avatar del Dios Máquina es muy difícil y peligroso, pues un Titán está imbuido de un poderoso y potente Espíritu Máquina: uno que no es como cualquier otro, pues posee su propia inteligencia, salvaje e instintiva. El Princeps debe romper la oposición de la máquina y lograr domeñarla a sus designios - una habilidad que requiere una enorme fuerza de voluntad. Debido a ésto, los Princeps son individuos escasos, y una de las tareas del Collegia Titanica consiste en descubrirlos donde quiera que puedan encontrarse y entrenarlos para que puedan liderar las colosales máquinas de guerra. Mientras normalmente el Adeptus Mechanicus busca a sus miembros en las filas del Culto Mechanicus, la extraña rareza de éstos individuos requiere que el Mechanicus busque en la amplia población del Imperio. Apenas uno entre diez millones posee las cualificaciones necesarias para servir como Princeps, e incluso menos aún de éstos logran completar el entrenamiento y liderar finalmente una máquina de guerra. Debido a esta realidad, los Princeps son individuos intensamente apreciados, y su Mundo Forja natal no desperdiciará esfuerzo alguno para recuperarlos si desaparecen en combate, si es que existiese la mínima posibilidad que sigan con vida.

Hay dos formas en las que un individuo puede convertirse en Princeps—bajo entrenamiento en las academias del Collegia Titanica (como ya se ha citado antes) o escalando desde el rango de Moderatus hasta la Princeptura total, lo que se consigue liderando un Titán Explorador clase Warhound.

Cuando el Princeps establece el vínculo con la Unidad de Impulso Mental de un Titán, siente el cuerpo del Titán como si fuera suyo; sus manos se convierten en brazos armados, sus sentidos se convierten en poderosos Auspex y su piel adquiere la dureza del grueso armazón de adamantio. Es una experiencia de supremacía y escapismo de la fragilidad humana que hace a cada Princeps, ya sea masculino o femenino, se convierta en adicto de su vínculo con el Titán. El Princeps es entonces capaz de gobernar el Titán instintivamente; sólo necesita pensar en tomar una acción y la máquina la cumplirá. Durante ésta operación, el Princeps no pierde la consciencia de su propio cuerpo, y es capaz de mover la máquina y actuar normalmente de forma simultánea mientras se encuentre en la cabina del Titán.

Relación con el Espíritu Máquina Editar

Cuando un Princeps se enlaza por primera vez con un nuevo Titán, debe romper la resistencia de éste y forzarlo a conocer a su nuevo maestro. Una vez logrado, sin embargo, la resistencia del Espíritu Máquina no se detiene, y cada reconexión es dolorosa e impone un peaje en la mente del Princeps. 

Estar conectado a un Titán, ya sea por el evidente desgaste mental de conectarse y convertirse en un ser que empequeñece como a un enano a un humano en cada aspecto, o por la lucha contínua contra el Espíritu Máquina del Titán, provocará con casi total probabilidad que con el tiempo el Princeps perderá la cordura, será destrozado por el Titán o será completamente sobrepasado por el Espíritu Máquina dominante perdiéndose en el paisaje mental de la máquina. En éste punto, desconectar al Princeps de la Unidad de Impulso Mental lo provocará una muerte segura.

Hay, además, un efecto perverso en el vínculo mental: es muy adictivo para la mente humana. Desde el momento en el que logra dominar el Espíritu Máquina de su Titán, el Princeps deseará activamente estar conectado permanentemente con su máquina de guerra, porque desea sentir a cada momento el poder que conlleva convertirse en una máquina de destrucción en una forma muy intensa y vivir como un mero humano se convierte a veces en algo intolerable para algunos Princeps. Además, ésta adicción acelera el descenso del Princeps hacia la locura, lastrando su mente cuando no está conectado a su poderosa máquina de guerra. Si un Princeps no cae en combate, caerá finalmente presa del Espíritu Máquina de su Titán cuando su deseo finalmente ceda.

Ser conectado a la Unidad de Impulso Mental del Titán es un esfuerzo considerable en sí mismo, y controlar los sistemas de la máquina de guerra con precisión es difícil. Muchos Princeps son incapaces de controlar todas las funciones de un Titán simultáneamente, debido al amplio e insoportable embrollo mental que les inflinge, y aquellos que lo consiguen sólo lo hacen por periodos cortos de tiempo. Debido a éste motivo, los Princeps son asistidos y ayudados a operar estas colosales máquinas de guerra por oficiales menores llamados Moderati—cuyo rol consiste en manejar algunos de los sistemas del Titán bajo el mando de su comandante - apaciguando la turbulencia mental creada en el Princeps y permitiendo un manejo más eficiente de la máquina.

El vínculo mental es una conexión inmersiva y muy íntima, que causa que el Princeps y el Titán dejen una impronta en la conciencia del otro y que ésta crezca a la par a lo largo del tiempo. El Espíritu Máquina del Titán aprenderá de su Princeps y de las batallas de las que tomen parte, almacenando el conocimiento y permitiendo que éste sea disponible en cualquier momento y para cualquier Princeps que comande la máquina de guerra en un futuro. Por otro lado, los Princeps podrán comenzar, con el tiempo, a mostrar rasgos de su personalidad similares a los que representa su máquina de guerra. La naturaleza de los Espíritus Máquina varía entre diferentes Titanes, sin embargo máquinas de guerra de la misma clase suelen desarrollar espíritus similares. De hecho, los Comandantes de los Titanes Exploradores de la clase Warhound son conocidos por su belicosidad y beligerancia y en ocasiones por su carácter taciturno, aunque ésto último pueda ser debido a su habitualmente solitaria misión como exploradores; mientras que los Princeps de otras máquinas de guerra son más templados de mente y más capaces de cooperar como parte de un ejército mayor.

Princeps del CaosEditar

Durante la Herejía de Horus, la mitad de las Legiones Titánicas declararon su ayuda al Señor de la Guerra Horus, y desde aquellos tiempos perdidos en el tiempo, las volubles bendiciones de los Poderes Ruinosos han alterado con la Disformidad a muchos de ellos.

Aunque algunos de los Princeps traidores han permanecido en su mayoría sin cambios, y se presume que aún manejen sus máquinas como se dice arriba, el resto se han convertido en seres escurridizos que han sido desfigurados y se han fusionado físicamente con las máquinas de guerra corrompidas que manejan, uniéndose a ellas no sólo de forma mental, sino también físicamente.

Princeps notablesEditar

  • Ramus Macabee - Posiblemente considerado el Prínceps más condecorado de las Legiones Titánicas. Sus logros tácticos son de obligada lectura en la Collegia Tactica. Dirige personalmente a un Titán Warlord llamado Imperius Dictatio.
  • Danferus - El Princeps Danferus fue el Princeps Majoris de la Legio Metallica durante la Segunda Guerra por Armaggedon y murió a bordo de su Titán, el Imperius Quintus, cuando subió a bordo de un piedro orko.
  • Esau Turnet - El Princeps Veterano Esau Turnet era el comandante del Dies Irae, un Titán Imperator de la Legio Mortis, durante la Herejía de Horus. Era conocido por tener altas expectativas de la tripulación de su Titán. En el momento que sucedieron los acontecimientos en Isstvan III, Turnet ya había jurado lealtad al Señor de la Guerra Horus, y era conocedor de aquello que había planeado el Señor de la Guerra para los leales en Isstvan. Momentos antes que el virus atacase al planeta, Turnet ordenó que el Dies Irae fuese sellado y las armas apagadas. Tras el ataque y la subsiguiente tormenta de fuego, Turnet ordenó reactivar el armamento, para abrir fuego a los leales en la Guardia de la Muerte. Uno de sus moderati, llamado Titus Cassar, se enfrentó a Turnet por su traición y comenzó un breve duelo de pistolas automáticas con el Princeps, lo que concluyó cuando Cassar fue asesinado por el otro moderati, Jonah Aruken.
Mechanicum cisma marte Princeps Sharaq

Princeps Kel Sharaq durante la Herejía de Horus

  • Rufus Aquila - Rufus Aquila fue el Princeps del Titán Imperator Aquila Ignis y, por tanto, formó parte de la Legio Mortis durante la Herejía de Horus. La Legio se alió con Horus durante el conflicto y fue corrompida por los poderes de la pestilencia, a los que se entregaron voluntariosamente Rufus y su tripulación; por consiguiente fueron corrompidos tanto ellos como el Aquila Ignis. Durante el Cisma de Marte Rufus fue desplegado por la Legio Mortis, durante su marcha sobre Ciudad Magma y la leal y defensora Legio Tempestus. Pese a que consiguió destruir con éxito a los restos de la Tempestus, la autodestrucción de Ciudad Magma a mano de su líder, la Adepta Koriel Zeth, desató un torrente de lava que destruyó el cuerpo principal del Aquila Ignis, matando al Princeps y dejando como único resto íntegro el Cañón Hellstorm corrompido.
  • Kel Sharaq - Kel Sharaq fue un Princeps de la Legio Tempestus durante la Gran Cruzada y la Herejía de Horus. Pilotando el Titán Clase Reaver llamado Metallus Cebrenia, durante el Cisma de Marte sirvió como segundo al mando de las fuerzas de la Legio Tempestus tras el Señor de la Legión Indias Cavalerio. Durante la Batalla de Ciudad Magma que sucedió durante el Cisma, Sharaq fue asesinado cuando el Metallus Cebrenia fue destruido por el Titán Clase Imperator Aquila Ignis de la Legio Mortis.
  • Sidarius Calvin - Sidarius Calvin fue el Princeps del Titán Warlord Semper Sanctus, y por tanto formó parte de la Legio Praetor, con la que tomó parte en la Batalla por Macragge, durante la Primera Guerra Tiránida. El Princeps y sus ayudantes fueron acantonados para defender la Red de Defensa Polar Norte, cuando ésta sufrió el ataque de una gran oleada de tiránidos. Cuando comenzó la batalla, Sidarius disparó sobre los tiránidos más pequeños hasta que vio a un bio-titán Hierofante avanzando sobre los defensores. Al considerarlo una amenaza que debía ser destruida inmediatamente, Sidarius hizo avanzar al Semper Sanctus a través de una horda de tiránidos más pequeños para combatir contra él, disparándole cuando él hizo lo mismo. Mientras el Semper Sanctus luchaba contra el Hierofante sus piernas quedaron inmovilizadas con los cuerpos de la horda tiránida, la cual obstruyó las juntas de las piernas del Titán. El Hierofante disparó inmediatamente sobre el atrapado Semper Sanctus y destruyó su brazo izquierdo, matando a muchos de sus tripulantes en el acto. Incapaz ahora de moverse o disparar sobre los tiránidos, Sidarius no podía hacer nada mientras los xenos comenzaban a escalar la máquina imperial, buscando matar a su tripulación. Incapaz de dejar que el Titán fuese despedazado por los tiránidos, Sidarius inició una sobrecarga del reactor que destruyó completamente al Semper Sanctus, así como al Hierofante que lo había combatido.
  • Enoch - El Princeps Enoch dirigió al Titán Warlord Invictus de la Legio Astraman, durante la invasión del Mundo Forja de Graia tanto por los orkos como por las fuerzas del Caos. Durante la invasión inicial de los orkos la energía que llegaba al Manufactorum Ajakis, donde se custodiaba al Invictus, fue cortada para prevenir la liberación del Titán de sus sucias pinzas ladronas. Enoch y su tripulación no pudieron hacer nada más mientras los orkos saqueaban el Mundo Forja. Esto duró algún tiempo tras la consecuente invasión del Caos, mientras el Capitán Titus de los Ultramarines, y su escuadra, combatieron durante su travesía hasta el Manufactorum para salvar el Titán y encender de nuevo su generador. Titus explicó a Enoch que necesitaba que el Invictus disparase sobre la Torre Orbital del Mundo Forja, donde el Señor del Caos Nemeroth estaba abriendo un portal disforme lo suficientemente grande para permitir a su flota entrar a través del mismo. Para poder hacer eso Titus necesitaba ubicar la Fuente de Energía, creada por el Inquisidor Drogan, y colocarla en el Invictus para poder encender lo suficiente su armamento y poder hacer el trabajo encargado. Enoch dudaba al principio debido a la ruptura del protocolo, hasta que Titus lo convenció de la gravedad de la situación. No sin cierta desconfianza, mostró a Titus dónde situar la Fuente de Energía y con el poder del Invictus aumentado disparó a la Torre Orbital, destruyéndola parcialmente y cerrando el portal disforme de Nemeroth. Al disparar su arma, sobrecargó los sistemas del Invictus, pero al conocer la confirmación del éxito del plan, Enoch apagó el Titán.
  • Pietor Gearhart - Pietor Gearhart fue el Princeps Máximus de la Legio Invicta a lo largo de muchos siglos. Él ejercía el mando desde el Titán de Batalla Warlord Invictus Antagonistes. El Señor Gearhart lideró a la Legio durante la perfectamente conocida ejecución que salvó el mundo de Orestes de una invasión de Titanes del Caos. Gearhart se ganó el apodo "La Furia Roja" por la ferocidad con la que consiguió muchas de sus victorias.
  • Ervin Hekate - Ervin Hekate fue el Princeps del Imperius Dictatio.
  • Kurtiz Mannheim.
  • Indias Cavalerio - Indias Cavalerio era el Princeps Senioris de la Legio Tempestus durante la Gran Cruzada y la Herejía de Horus. Durante el Cisma de Marte, Cavalerio pilotaba el Titán Warlord Victorix Magna contra la Legio Mortis. Cavalerio fue herido gravemente cuando su titán fue destruido durante la refriega y tuvo que ser internado en un tanque de líquido amniótico para que pudiese sobrevivir. Tras obtener un enlace con el Deus Tempestus, Cavalerio lideró a la Legio Tempestus en la defensa de Ciudad Magma, donde fueron derrotados finalmente por los titanes de la Legio Mortis.
  • Camulos - Camulos fue un Princeps de la Legio Mortis durante la Gran Cruzada y la Herejía de Horus. Siendo Princeps del Titán Imperator Aquila Ignis, Camulos dirigió la Legion de Titanes en Marte mientras que el Princeps Esau Turnet era desplegado con Horus. Durante el Cisma de Marte, Camulos se alió con el Fabricador General Kelbor-Hal, y lideró a las fuerzas marcianas de la Legio Mortis contra los leales a lo largo y ancho del planeta, siendo especialmente notables sus combates contra sus odiados rivales de la Legio Tempestus. Durante la Batalla de Ciudad Magma, un torrente extraordinario de lava liberado por la Tecnosacerdote Koriel Zeth devoró al Aquila Ignis, dejando solo uno de sus brazos intacto y matando por tanto a Camulos.

MiniaturasEditar

FuentesEditar

Traducido y extraído de Lexicanum inglés y Wikihammer 40K UK.

  • Reglamento Warhammer 40,000 (4ª Edición).  
  • Adeptus Titanicus (1ª Edición).  
  • Codex Titanicus (1ª Edición).  
  • Imperial Armour VI y VII.  
  • Titanicus (Novela), de Dan Abnett.  
  • Falsos Dioses, de Graham Mcneill.  
  • La Galaxia en Llamas, de Ben Counter.  
  • Mechanicum, de Graham McNeill.  
  • Helsreach, de Aaron Dembski-Bowden.  
  • Titan (Novela gráfica), de Dan Abnett.  
  • Wthite Dwarf nº 255 (Edición inglesa).  
  • Warhammer 40,000: Space Marine (Videojuego).  
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.