FANDOM


(Herejía de Horus)
Línea 16: Línea 16:
   
 
Antes de la Herejía, vestían armadura gris granito, cubierta de textos sagrados. Durante la rebelión contra el Imperio, cambiaron su color al granate y su símbolo a una cabeza de [[Demonios|Demonio]]. Adoran al Caos Absoluto.
 
Antes de la Herejía, vestían armadura gris granito, cubierta de textos sagrados. Durante la rebelión contra el Imperio, cambiaron su color al granate y su símbolo a una cabeza de [[Demonios|Demonio]]. Adoran al Caos Absoluto.
  +
  +
   
 
==Historia==
 
==Historia==
Línea 38: Línea 40:
 
Cuando los Portadores de la Palabra atacaron a los Ultramarines, su asalto a [[Calth]] fue dirigido por el mayor campeón de Lorgar, el antiguo Señor de la Fe, [[Kor Phaeron]]. Este juró destruir completamente el planeta, y estuvo realmente cerca de lograrlo. Desde su [[Barcaza de batalla|Barcaza de Batalla]], ahora renombrada ''Infidus Imperator'', Kor Phaeron dirigió una invasión a gran escala de todo el Sistema Calth. Los tres planetas hermanos de Calth fueron destruidos con ataques geonucleares. Su antaño suave sol fue rodeado de metales nocivos y sustancias que aumentaron diez veces la radiación de la estrella. Un siglo tras el fin de la Herejía, los últimos restos de la atmósfera de Calth se quemaron y el planeta se quedó sin aire, obligando a su población a vivir en gigantescas cavernas subterráneas.
 
Cuando los Portadores de la Palabra atacaron a los Ultramarines, su asalto a [[Calth]] fue dirigido por el mayor campeón de Lorgar, el antiguo Señor de la Fe, [[Kor Phaeron]]. Este juró destruir completamente el planeta, y estuvo realmente cerca de lograrlo. Desde su [[Barcaza de batalla|Barcaza de Batalla]], ahora renombrada ''Infidus Imperator'', Kor Phaeron dirigió una invasión a gran escala de todo el Sistema Calth. Los tres planetas hermanos de Calth fueron destruidos con ataques geonucleares. Su antaño suave sol fue rodeado de metales nocivos y sustancias que aumentaron diez veces la radiación de la estrella. Un siglo tras el fin de la Herejía, los últimos restos de la atmósfera de Calth se quemaron y el planeta se quedó sin aire, obligando a su población a vivir en gigantescas cavernas subterráneas.
   
[[Archivo:Caos_Portadores_de_la_palabra.jpg|thumb|302px|Portadores de la Palabra corruptos]]La guerra de Calth fue devastadora y terrorífica. Los Ultramarines quedaron impactados ante los millones de cultistas que los Portadores usaban de escudos humanos, y horrorizados por las hordas de Demonios que invocaban. Los Portadores de la Palabra, por su parte, habían subestimado la tenacidad y resolución de su enemigo. Al final, Lord Kor Phaeron fue derrotado cuando refuerzos de Macragge acudieron para expulsar a los [[Marines Espaciales del Caos|Marines Traidores]] de la superficie de Calth. Kor Phaeron huyó al Torbellino, una turbulenta región de la galaxia donde el Inmaterium se filtra en el Materium.
+
[[Archivo:Caos_Portadores_de_la_palabra.jpg|thumb|302px|Portadores de la Palabra corruptos]]La guerra de Calth fue devastadora y terrorífica. Los Ultramarines quedaron impactados ante los millones de cultistas que los Portadores usaban de escudos humanos, y horrorizados por las hordas de [[Demonios]] que invocaban. Los Portadores de la Palabra, por su parte, habían subestimado la tenacidad y resolución de su enemigo. Al final, Lord Kor Phaeron fue derrotado cuando refuerzos de [[Macragge ]] acudieron para expulsar a los [[Marines Espaciales del Caos|Marines Traidores]] de la superficie de Calth. Kor Phaeron huyó al [[El Torbellino|Torbellino]], una turbulenta región de la galaxia donde el Inmaterium se filtra en el Materium.
   
El propio Lorgar dirigió al resto de su Legión contra [[Terra]], donde ayudó a derribar el dominio del Señor al que una vez había adorado con el fanatismo de un celote. Al final, Horus fue derrotado, y las Legiones del Caos se vieron obligadas a huir. Los Portadores de la Palabra hicieron lo mismo, y se establecieron en Sicarus, desde donde continúan atacando, saqueando y destruyendo el Imperio.
+
El propio Lorgar dirigió al resto de su Legión contra [[Terra]], donde ayudó a derribar el dominio del Señor al que una vez había adorado con el fanatismo de un celote. Al final, Horus fue derrotado, y las Legiones del Caos se vieron obligadas a huir. Los Portadores de la Palabra hicieron lo mismo, y se establecieron en [[Sicarus]], desde donde continúan atacando, saqueando y destruyendo el [[Imperio]].
   
 
Hacia la época de la Herejía, se calcula que la Legión contaba con unos 150000 Marines Espaciales.
 
Hacia la época de la Herejía, se calcula que la Legión contaba con unos 150000 Marines Espaciales.
  +
  +
   
 
===Tras la Herejía===
 
===Tras la Herejía===
 
[[Archivo:Dark_Apostle_by_kunkka.jpg|thumb|Jarulek, Apóstol Oscuro.]]Desde el Mundo Demonio de Sicarus, Lorgar vigila a su Legión y orquestra la enorme corrupción interna que el Imperio sufre a manos de sus cultistas y sectas caóticos. A diferencia de la mayoría de Legiones Traidores, los Portadores de la Palabra siguen siendo una fuerza unificada, aunque algo desorganizada, cuyo órgano central de mando es el Concilio Oscuro, que gobierna en ausencia de Lorgar.
 
[[Archivo:Dark_Apostle_by_kunkka.jpg|thumb|Jarulek, Apóstol Oscuro.]]Desde el Mundo Demonio de Sicarus, Lorgar vigila a su Legión y orquestra la enorme corrupción interna que el Imperio sufre a manos de sus cultistas y sectas caóticos. A diferencia de la mayoría de Legiones Traidores, los Portadores de la Palabra siguen siendo una fuerza unificada, aunque algo desorganizada, cuyo órgano central de mando es el Concilio Oscuro, que gobierna en ausencia de Lorgar.
 
Desde las dos bases principales de la Legión, Sicarus y el Mundo Forja de Ghalmek (en el Torbellino), los Portadores lanzan retorcidas guerras santas contra el Imperio. En cada planeta que atacan, plantan una semilla de herejía que, en un futuro, contribuirá a su siempre creciente red de cultos. Sin embargo, a veces esto los lleva a competir con los esfuerzos de la [[Legión Alfa]]. Aunque ambas Legiones se han unido varias veces para participar en las[[ Cruzadas Negras]] de [[Abaddon el Saqueador]], normalmente mantienen un enfrentamiento y una rivalidad amargos. No obstante, estas no son más que meras distracciones, pues su guerra contra el Imperio es total, y no pretenden detenerla hasta que todo icono del Emperador quede destrozado a sus pies.
 
Desde las dos bases principales de la Legión, Sicarus y el Mundo Forja de Ghalmek (en el Torbellino), los Portadores lanzan retorcidas guerras santas contra el Imperio. En cada planeta que atacan, plantan una semilla de herejía que, en un futuro, contribuirá a su siempre creciente red de cultos. Sin embargo, a veces esto los lleva a competir con los esfuerzos de la [[Legión Alfa]]. Aunque ambas Legiones se han unido varias veces para participar en las[[ Cruzadas Negras]] de [[Abaddon el Saqueador]], normalmente mantienen un enfrentamiento y una rivalidad amargos. No obstante, estas no son más que meras distracciones, pues su guerra contra el Imperio es total, y no pretenden detenerla hasta que todo icono del Emperador quede destrozado a sus pies.
  +
  +
 
==Organización==
 
==Organización==
 
===Antes de la Herejía===
 
===Antes de la Herejía===
Línea 67: Línea 73:
   
 
===Tras la Herejía===
 
===Tras la Herejía===
[[Archivo:Wordbearers_group.jpg|thumb|left|Portadores de la Palabra y Cultistas del Caos.]]Los Portadores de la Palabra no adoran a los Dioses del Caos por separado. En lugar de eso, los veneran a todos como un Panteón Oscuro. Los hijos de Lorgar ven a aquellos que limitan su adoración a un solo Dios del Caos con desprecio, y están parcialmente en desacuerdo con los [[Hijos del Emperador]] por su decadencia. Los Portadores dependen de los [[Demonios]] como tropas de asalto, como escudos vivientes y como grueso de sus ejércitos. Sus [[Marines Espaciales del Caos ]] son empleados en misiones vitales. Se sabe que poseen una enorme base de cultistas, y los llevan utilizando en batalla como carne de cañón y distracciones (a diferencia de la[[ Legión Alfa]]) desde la [[Gran Cruzada]].
+
[[Archivo:Wordbearers_group.jpg|thumb|left|Portadores de la Palabra y Cultistas del Caos.]]Los Portadores de la Palabra no adoran a los [[Dioses del Caos]] por separado. En lugar de eso, los veneran a todos como un Panteón Oscuro. Los hijos de Lorgar ven a aquellos que limitan su adoración a un solo Dios del Caos con desprecio, y están parcialmente en desacuerdo con los [[Hijos del Emperador]] por su decadencia. Los Portadores dependen de los [[Demonios]] como tropas de asalto, como escudos vivientes y como grueso de sus ejércitos. Sus [[Marines Espaciales del Caos ]] son empleados en misiones vitales. Se sabe que poseen una enorme base de cultistas, y los llevan utilizando en batalla como carne de cañón y distracciones (a diferencia de la[[ Legión Alfa]]) desde la [[Gran Cruzada]].
Los Portadores de la Palabra son famosos por ser la única Legión Traidora que aún posee un cuerpo de [[Capellán|Capellanes]], ahora llamados [[Apóstol Oscuro|Apóstoles Oscuros]]. Los Portadores siguen las palabras de sus Apóstoles Oscuros con fe absoluta durante la batalla. Los Apóstoles Oscuros adivinan de varias formas cómo luchar y ganar una batalla, y los guerreros de la Horda obedecen sin dudar. Antes del combate, los Portadores se reúnen en oración ritual, cantando himnos y sermones para afirmar su fe en el poder del [[Caos]]. A menudo estos cánticos son respondidos, y es normal ver a los Portadores de la Palabra luchando junto a entidades demoníacas.
+
Los Portadores de la Palabra son famosos por ser la única Legión Traidora que aún posee un cuerpo de [[Capellán|Capellanes]], ahora llamados [[Apóstol Oscuro|Apóstoles Oscuros]]. Los Portadores siguen las palabras de sus [[Apóstol Oscuro|Apóstoles Oscuros ]] con fe absoluta durante la batalla. Los Apóstoles Oscuros adivinan de varias formas cómo luchar y ganar una batalla, y los guerreros de la Horda obedecen sin dudar. Antes del combate, los Portadores se reúnen en oración ritual, cantando himnos y sermones para afirmar su fe en el poder del [[Caos]]. A menudo estos cánticos son respondidos, y es normal ver a los Portadores de la Palabra luchando junto a entidades demoníacas.
   
 
Desde el Concilio Oscuro, este maligno sacerdocio impone un estricto régimen de adoración al Panteón del Caos a sus camaradas Portadores, y es muy probable que también los dirijan en la lucha. Cada Apóstol recibe un ejército propio, conocido como Horda. Sus números varían, desde 100 Marines, a más de 1000.
 
Desde el Concilio Oscuro, este maligno sacerdocio impone un estricto régimen de adoración al Panteón del Caos a sus camaradas Portadores, y es muy probable que también los dirijan en la lucha. Cada Apóstol recibe un ejército propio, conocido como Horda. Sus números varían, desde 100 Marines, a más de 1000.
Línea 76: Línea 82:
 
[[Archivo:Eliphas.jpg|thumb|Eliphas el Heredero, Apóstol Oscuro.]]La Horda más grande conocida contaba con más de 2000 Marines Espaciales. El tamaño de esta fuerza hizo necesario que su Apóstol Oscuro fuera ayudado por dos lugartenientes, su Primer Acólito y un campeón con el título de [[Corifeo]]. El papel del Corifeo es ser el intermediario entre el Apóstol Oscuro y su Horda. Esto permite al Apóstol ser visto como una figura principalmente espiritual y distante. Además, el Corifeo se encarga de tomar la mayor parte de las decisiones tácticas, dejando al Apóstol Oscuro libre para comulgar con los Poderes Ruinosos, alimentar el odio de la Horda y considerar asuntos estratégicos. Adicionalmente, la Horda contaba con un Portador de Iconos y una unidad de élite de más de 200 [[Exterminadores del Caos]] conocidos como los Ungidos.
 
[[Archivo:Eliphas.jpg|thumb|Eliphas el Heredero, Apóstol Oscuro.]]La Horda más grande conocida contaba con más de 2000 Marines Espaciales. El tamaño de esta fuerza hizo necesario que su Apóstol Oscuro fuera ayudado por dos lugartenientes, su Primer Acólito y un campeón con el título de [[Corifeo]]. El papel del Corifeo es ser el intermediario entre el Apóstol Oscuro y su Horda. Esto permite al Apóstol ser visto como una figura principalmente espiritual y distante. Además, el Corifeo se encarga de tomar la mayor parte de las decisiones tácticas, dejando al Apóstol Oscuro libre para comulgar con los Poderes Ruinosos, alimentar el odio de la Horda y considerar asuntos estratégicos. Adicionalmente, la Horda contaba con un Portador de Iconos y una unidad de élite de más de 200 [[Exterminadores del Caos]] conocidos como los Ungidos.
   
La estructura más habitual de una Horda es una aproximadamente equivalente a la de una Compañía de Marines Espaciales, dividida en unidades de unos 12 guerreros. Cada una es dirigida por un campeón de los Portadores de la Palabra que se esfuerza por convertirse en un líder tan devoto como el Apóstol Oscuro, esperando ser elegido un día para sucederle cuando muera.
+
La estructura más habitual de una Horda es una aproximadamente equivalente a la de una Compañía de Marines Espaciales, dividida en unidades de unos 12 guerreros. Cada una es dirigida por un campeón de los Portadores de la Palabra que se esfuerza por convertirse en un líder tan devoto como el [[Apóstol Oscuro]], esperando ser elegido un día para sucederle cuando muera.
   
 
Los Portadores de la Palabra marchan a la batalla bajo sus estandartes, aullando catecismos de odio a sus enemigos mientras los tambores resuenan con dolorosos truenos. El imparable avance de los Portadores es una vista terrorífica, pues sus monótonos cantos y el redoble de sus tambores pueden quebrar hasta la voluntad más fuerte. La indestructible fe de los Portadores de la Palabra en la veracidad de su causa los ha hecho marchar hacia una muerte segura, y aun así negarse a retroceder. Una batalla termina o con la victoria, o con la destrucción absoluta de la Horda.
 
Los Portadores de la Palabra marchan a la batalla bajo sus estandartes, aullando catecismos de odio a sus enemigos mientras los tambores resuenan con dolorosos truenos. El imparable avance de los Portadores es una vista terrorífica, pues sus monótonos cantos y el redoble de sus tambores pueden quebrar hasta la voluntad más fuerte. La indestructible fe de los Portadores de la Palabra en la veracidad de su causa los ha hecho marchar hacia una muerte segura, y aun así negarse a retroceder. Una batalla termina o con la victoria, o con la destrucción absoluta de la Horda.
Línea 102: Línea 108:
 
* [[Capellán Xaphen|Xaphen]] - Capellán del capítulo del Sol Serrado.
 
* [[Capellán Xaphen|Xaphen]] - Capellán del capítulo del Sol Serrado.
 
* [[Argel Tal]] - Capitán del capítulo del Sol Serrado. Posterior señor del capítulo y Señor Carmesí.
 
* [[Argel Tal]] - Capitán del capítulo del Sol Serrado. Posterior señor del capítulo y Señor Carmesí.
* [[Deumos]] - Señor del capítulo sel Sol Serrado. (muerto)
+
* [[Deumos]] - Señor del capítulo del Sol Serrado. (muerto)
 
* [[Cyrene Valantion]] - Confesora de la Palabra.
 
* [[Cyrene Valantion]] - Confesora de la Palabra.
 
* [[Púrpura]] - Conquistador Primus del 9º manípulo. Cohorte Carthage.
 
* [[Púrpura]] - Conquistador Primus del 9º manípulo. Cohorte Carthage.
Línea 117: Línea 123:
 
* [[Kol Badar]] - Corifeo de Jarulek y luego de Marduk.
 
* [[Kol Badar]] - Corifeo de Jarulek y luego de Marduk.
   
* [[Eliphas, el Heredero|Eliphas el Heredero]] - Apóstol Oscuro, líder de la Cruzada Oscura contra Kronus (muerto).
+
* [[Eliphas, el Heredero|Eliphas el Heredero]] - Apóstol Oscuro, líder de la Cruzada Oscura contra Kronus y contra el [[Sub-Sector Aurelia|sub-sector Aurelia.]]
   
 
* [[Argel Tal]] - Señor Carmesí de los Gal Vorbak.
 
* [[Argel Tal]] - Señor Carmesí de los Gal Vorbak.
Línea 184: Línea 190:
 
[[Categoría:Legiones Traidoras]]
 
[[Categoría:Legiones Traidoras]]
 
[[Categoría:Marines espaciales del Caos]]
 
[[Categoría:Marines espaciales del Caos]]
[[Categoría:Caos]]
 

Revisión de 18:42 9 dic 2011

Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!



Plantilla:CapítuloPrimeraFundaciónTraidora

Los Portadores de la Palabra (originalmente conocidos como Heraldos Imperiales) fueron la XVII Legión de Marines Espaciales creada por el Emperador para su Gran Cruzada. Su Primarca era Lorgar, quien creía que el Emperador era un Dios e hizo que su Legión construyese grandes catedrales en cada mundo que conquistaban. Al serles recriminado su lento avance, los Portadores de la Palabra se entregaron al Caos, e iniciaron una serie de sucesos que desembocarían en la Herejía de Horus. Tras su derrota, huyeron y se establecieron en Sicarus (en el Ojo del Terror) y el Mundo Forja Ghalmek (en el Torbellino).

Antes de la Herejía, vestían armadura gris granito, cubierta de textos sagrados. Durante la rebelión contra el Imperio, cambiaron su color al granate y su símbolo a una cabeza de Demonio. Adoran al Caos Absoluto.


Historia

Gran Cruzada

Pre-Heresy Word Bearer

Esquema de Color pre herejia

Al igual que el resto de Primarcas, Lorgar desapareció cuando aún era un niño. Fue descubierto en un Mundo Feudal llamado Colchis, el cual había unificado en una serie de brutales guerras santas tras tener visiones de la próxima llegada del Emperador. Cuando llegó el Emperador, Lorgar se arrodilló a sus pies y declaró unas largas festividades en honor y adoración del Emperador. Cuando acabaron, el Emperador le ordenó tomar a sus mejores guerreros y convertirlos en Marines Espaciales dentro de su Legión, para después unirse a él en la Gran Cruzada. Lorgar nombró regentes de confianza para su mundo, y obedeció devotamente a su padre.

Lorgar era un Primarca extrañamente pío. Mientras que otras Legiones conquistaban rápidamente planeta tras planeta, los Portadores de la Palabra avanzaban mucho más lentamente, pues construían templos y santuarios al Emperador en cada planeta que tomaban. Todas las formas de herejía y blasfemia que amenazaban al Imperio, y todo tipo de antiguos escritos, libros, obras de arte e iconos fueron quemados y destruidos a su paso. En su lugar, vastos monumentos y catedrales, todos en honor del Dios Emperador, fueron erigidos sobre los huesos de aquellos que se habían resistido a la conversión. Los mayores Capellanes de la Legión produjeron enormes obras sobre la divinidad y la justicia del Emperador, y el propio Lorgar pronunció incontables discursos y sermones, convirtiendo a millones al Emperador sólo con sus palabras.

La Legión se arrodilla

Lorgar

Lorgar, el Urizen.

A pesar de que esta situación se mantuvo así por alrededor de un siglo, el Emperador nunca regañó a Lorgar o a su Legión por su fanática adoración, aunque semejante doctrina chocase con la Verdad Imperial del Emperador. Sin embargo, 43 años antes del inicio de la Herejía de Horus, el Emperador descargó su ira sobre los Portadores de la Palabra. Ordenó a los Ultramarines que destruyeran piedra por piedra la ciudad de Monarchia, una urbe perfecta que era el epítome de todo lo que defendían Lorgar y su Legión. Después, la XVII Legión fue reunida sobre las cenizas de la ciudad, para recibir la reprimenda del Emperador, Roboute Guilliman y Malcador el Sigilita. Toda la Legión fue obligada a arrodillarse sobre las cenizas de su mayor logro, y a volver a jurar lealtad a la Gran Cruzada y al Emperador.

Con el tiempo, Lorgar se dio cuenta de que su adoración al Emperador como a un dios había sido errónea. Sin embargo, siguió creyendo que la fe era el centro de la psique humana, y que a pesar de todo sus puntos de vista podrían ser demostrados. Empezó a investigar la Vieja Fe de Colchis, la cual, en su certeza de que el Emperador era un Dios, había destruido durante la Primera Purga de la Hermandad antes de la llegada del Señor de la Humanidad. Regresó a su planeta natal para buscar las respuestas que tanto necesitaba, y buscó el consejo de Magnus el Rojo, el más sabio de los Primarcas.

El Peregrinaje

Portadores

Armas, armaduras y heráldica de los Portadores de la Palabra.

Lorgar descubrió que todos los sistemas de creencias presentes en incontables culturas humanas de toda la galaxia compartían un origen común y un mensaje oculto. Creía que, puesto que todos los miles de leyendas sobre divinidades que había en culturas tan separadas coincidían en la existencia de unos Poderes en el Más Allá, el instinto humano no podía equivocarse. Así comenzó su Peregrinaje, un viaje mitológico a donde los dioses y los mortales se encontraban, en un intento de descubrir la verdad universal del cosmos e iluminar tanto a la Humanidad como a su padre.

La Legión volvió a la Gran Cruzada para completar su Peregrinaje, y se dividió por las estrellas, conquistando más mundos que ninguna otra Legión en los últimos 50 años de Gran Cruzada. El propio Lorgar se unió a la 1301ª Flota Expedicionaria, y acabó por llegar a Cadia, donde recibió la confirmación de sus teorías sobre el origen común de todas las Viejas Fes de la galaxia y la verdad universal tras ellas. Ingethel, una nativa de Cadia, fue ungida por los dioses como guía de Lorgar en la revelación de la Verdad Primordial, y al realizar el ritual necesario, fue elevada a la demonicidad como Ingethel la Ascendida.

Ingethel la Ascendida guió al Capítulo del Sol Aserrado de los Portadores de la Palabra al Gran Ojo, donde vieron de primera mano la catástrofe del imperio Eldar. Ingethel contó a los Portadores que los Eldar habían fracasado y sufrido la Caída porque en el momento de su ascensión, habían sido incapaces de aceptar la Verdad Primordial. Dieron vida a un dios de placer y promesas, y aun así no sintieron alegría. Su nuevo dios despertó y vio que sus adoradores le abandonaban por ignorancia y miedo, y así la interminable tormenta del Gran Ojo fue formada, un eco de los llantos del dios recién nacido de los Eldar. La naturaleza de la Verdad Primordial fue revelada a los Portadores de la Palabra en las cenizas del reino Eldar, y aprendieron que para que la especie humana sobreviviese, debía aceptar el Caos, en vez de cometer los pecados de los Eldar.

El Peregrinaje demostró que la Verdad Imperial del Emperador era de hecho una mentira, y que los dioses existían de verdad. Lorgar y los Portadores de la Palabra pasaron los restantes años de la Gran Cruzada tratando de iluminar a la Humanidad sobre las verdades universales del cosmos, llegando a atraer a su causa a varios Primarcas, entre los que destacó Horus Lupercal. Cuando se hizo evidente que la Humanidad no podría ser iluminada sin derramamiento de sangre mientras siguiese encadenada a las mentiras del Emperador, Lorgar ayudó a orquestrar la Masacre de Isstvan V y la propia Herejía de Horus.

Herejía de Horus

Word bearer massacre by slaine69

Portador de la Palabra masacrando en nombre del Caos.

Al revelarse la Herejía, la nave Abismo Furioso de los Portadores partió hacia Ultramar justo después de su construcción en la luna joviana de Thule. La primera víctima del Abismo Furioso fue la nave Ultramarine Puño de Macragge, que iba de camino al espaciopuerto de Vangelis. Los Astrópatas del Puño de Macragge lograron mandar un aviso, que fue recibido en la forma de un muy poderoso grito psíquico en el espaciopuerto de Vangelis. Viendo imágenes de Macragge y del futuro terror, el Capitán Lysimachus Cestus, Comandante de Flota de los Ultramarines, reunió rápidamente una pequeña flota de siete naves: el Iracundo (comandado por Cestus, actuaba de nave insignia), sus escoltas (Intrépido, Desatado, Ferox, Feroz y Espada de Fuego) y la nave Luna Menguante de los Mil Hijos. La flotilla persiguió al Abismo Furioso y entabló combate con él, sufriendo graves pérdidas (todas las naves, salvo el Iracundo y la Espada de Fuego fueron destruidas), hasta que el Abismo Furioso saltó a la Disformidad para seguir viaje hacia Ultramar. El Iracundo y la Espada de Fuego saltaron también, pero el Abismo Furioso soltó una mina psiónica que perturbó el Inmaterium y destrozó las protecciones de la Espada de Fuego, que fue destrozada por Demonios. Cestus logró destruir finalmente al Acorazado de los Portadores en el Sistema Macragge, a apenas un sistema de distancia de su objetivo final.

Cuando los Portadores de la Palabra atacaron a los Ultramarines, su asalto a Calth fue dirigido por el mayor campeón de Lorgar, el antiguo Señor de la Fe, Kor Phaeron. Este juró destruir completamente el planeta, y estuvo realmente cerca de lograrlo. Desde su Barcaza de Batalla, ahora renombrada Infidus Imperator, Kor Phaeron dirigió una invasión a gran escala de todo el Sistema Calth. Los tres planetas hermanos de Calth fueron destruidos con ataques geonucleares. Su antaño suave sol fue rodeado de metales nocivos y sustancias que aumentaron diez veces la radiación de la estrella. Un siglo tras el fin de la Herejía, los últimos restos de la atmósfera de Calth se quemaron y el planeta se quedó sin aire, obligando a su población a vivir en gigantescas cavernas subterráneas.

Elegidos del Caos Portadores de la palabra

Portadores de la Palabra corruptos

La guerra de Calth fue devastadora y terrorífica. Los Ultramarines quedaron impactados ante los millones de cultistas que los Portadores usaban de escudos humanos, y horrorizados por las hordas de Demonios que invocaban. Los Portadores de la Palabra, por su parte, habían subestimado la tenacidad y resolución de su enemigo. Al final, Lord Kor Phaeron fue derrotado cuando refuerzos de Macragge acudieron para expulsar a los Marines Traidores de la superficie de Calth. Kor Phaeron huyó al Torbellino, una turbulenta región de la galaxia donde el Inmaterium se filtra en el Materium.

El propio Lorgar dirigió al resto de su Legión contra Terra, donde ayudó a derribar el dominio del Señor al que una vez había adorado con el fanatismo de un celote. Al final, Horus fue derrotado, y las Legiones del Caos se vieron obligadas a huir. Los Portadores de la Palabra hicieron lo mismo, y se establecieron en Sicarus, desde donde continúan atacando, saqueando y destruyendo el Imperio.

Hacia la época de la Herejía, se calcula que la Legión contaba con unos 150000 Marines Espaciales.


Tras la Herejía

Dark Apostle by kunkka

Jarulek, Apóstol Oscuro.

Desde el Mundo Demonio de Sicarus, Lorgar vigila a su Legión y orquestra la enorme corrupción interna que el Imperio sufre a manos de sus cultistas y sectas caóticos. A diferencia de la mayoría de Legiones Traidores, los Portadores de la Palabra siguen siendo una fuerza unificada, aunque algo desorganizada, cuyo órgano central de mando es el Concilio Oscuro, que gobierna en ausencia de Lorgar.

Desde las dos bases principales de la Legión, Sicarus y el Mundo Forja de Ghalmek (en el Torbellino), los Portadores lanzan retorcidas guerras santas contra el Imperio. En cada planeta que atacan, plantan una semilla de herejía que, en un futuro, contribuirá a su siempre creciente red de cultos. Sin embargo, a veces esto los lleva a competir con los esfuerzos de la Legión Alfa. Aunque ambas Legiones se han unido varias veces para participar en las Cruzadas Negras de Abaddon el Saqueador, normalmente mantienen un enfrentamiento y una rivalidad amargos. No obstante, estas no son más que meras distracciones, pues su guerra contra el Imperio es total, y no pretenden detenerla hasta que todo icono del Emperador quede destrozado a sus pies.


Organización

Antes de la Herejía

Durante la Gran Cruzada, la Legión estaba dividida en Capítulos de 1000 Marines Espaciales, divididos a su vez en 10 Compañías de 100 Marines cada una. Cada Capítulo poseía su propia iconografía, de la que se conocen cinco ejemplos:

  • Una pluma con una gota de sangre en la punta.
  • Una mano abierta con un ojo en la palma.
  • Un libro ardiendo.
  • Un cetro coronado por un cráneo.
  • Un Sol de borde Serrado


Cada uno de estos Capítulos representaba un aspecto de la Palabra de Lorgar.


Tras la Herejía

Wordbearers group

Portadores de la Palabra y Cultistas del Caos.

Los Portadores de la Palabra no adoran a los Dioses del Caos por separado. En lugar de eso, los veneran a todos como un Panteón Oscuro. Los hijos de Lorgar ven a aquellos que limitan su adoración a un solo Dios del Caos con desprecio, y están parcialmente en desacuerdo con los Hijos del Emperador por su decadencia. Los Portadores dependen de los Demonios como tropas de asalto, como escudos vivientes y como grueso de sus ejércitos. Sus Marines Espaciales del Caos son empleados en misiones vitales. Se sabe que poseen una enorme base de cultistas, y los llevan utilizando en batalla como carne de cañón y distracciones (a diferencia de la Legión Alfa) desde la Gran Cruzada.

Los Portadores de la Palabra son famosos por ser la única Legión Traidora que aún posee un cuerpo de Capellanes, ahora llamados Apóstoles Oscuros. Los Portadores siguen las palabras de sus Apóstoles Oscuros con fe absoluta durante la batalla. Los Apóstoles Oscuros adivinan de varias formas cómo luchar y ganar una batalla, y los guerreros de la Horda obedecen sin dudar. Antes del combate, los Portadores se reúnen en oración ritual, cantando himnos y sermones para afirmar su fe en el poder del Caos. A menudo estos cánticos son respondidos, y es normal ver a los Portadores de la Palabra luchando junto a entidades demoníacas.

Desde el Concilio Oscuro, este maligno sacerdocio impone un estricto régimen de adoración al Panteón del Caos a sus camaradas Portadores, y es muy probable que también los dirijan en la lucha. Cada Apóstol recibe un ejército propio, conocido como Horda. Sus números varían, desde 100 Marines, a más de 1000.

La organización de estas Hordas también varía muchísimo, y puede cambiar dependiendo de los caprichos del Apóstol Oscuro que la dirige. A menudo cambian la jerarquía interna por razones que sólo ellos conocen. Estos cambios a menudo resultan en formaciones tácticas aparentemente inflexibles. Los Portadores de la Palabra aceptan estas alteraciones sin dudar.

Archivo:Eliphas.jpg
La Horda más grande conocida contaba con más de 2000 Marines Espaciales. El tamaño de esta fuerza hizo necesario que su Apóstol Oscuro fuera ayudado por dos lugartenientes, su Primer Acólito y un campeón con el título de Corifeo. El papel del Corifeo es ser el intermediario entre el Apóstol Oscuro y su Horda. Esto permite al Apóstol ser visto como una figura principalmente espiritual y distante. Además, el Corifeo se encarga de tomar la mayor parte de las decisiones tácticas, dejando al Apóstol Oscuro libre para comulgar con los Poderes Ruinosos, alimentar el odio de la Horda y considerar asuntos estratégicos. Adicionalmente, la Horda contaba con un Portador de Iconos y una unidad de élite de más de 200 Exterminadores del Caos conocidos como los Ungidos.

La estructura más habitual de una Horda es una aproximadamente equivalente a la de una Compañía de Marines Espaciales, dividida en unidades de unos 12 guerreros. Cada una es dirigida por un campeón de los Portadores de la Palabra que se esfuerza por convertirse en un líder tan devoto como el Apóstol Oscuro, esperando ser elegido un día para sucederle cuando muera.

Los Portadores de la Palabra marchan a la batalla bajo sus estandartes, aullando catecismos de odio a sus enemigos mientras los tambores resuenan con dolorosos truenos. El imparable avance de los Portadores es una vista terrorífica, pues sus monótonos cantos y el redoble de sus tambores pueden quebrar hasta la voluntad más fuerte. La indestructible fe de los Portadores de la Palabra en la veracidad de su causa los ha hecho marchar hacia una muerte segura, y aun así negarse a retroceder. Una batalla termina o con la victoria, o con la destrucción absoluta de la Horda.



Miembros conocidos

Pre-Herejía

  • Lorgar - Primarca de la XVII Legión.
  • Kor Phaeron - Señor de la Fe, Primer Capitán de la legión.
  • Erebus - Primer Capellán.
  • Baelanos - Capitán de Asalto del Abismo Furioso.
  • Ikthalon - Hermano-Capitán del Abismo Furioso.
  • Reskiel - Sargento-Comandante del Abismo Furioso.
  • Malforian - Señor del Armamento del Abismo Furioso.
  • Xaphen - Capellán del capítulo del Sol Serrado.
  • Argel Tal - Capitán del capítulo del Sol Serrado. Posterior señor del capítulo y Señor Carmesí.
  • Deumos - Señor del capítulo del Sol Serrado. (muerto)
  • Cyrene Valantion - Confesora de la Palabra.
  • Púrpura - Conquistador Primus del 9º manípulo. Cohorte Carthage.


Post-Herejía

  • Lorgar - Primarca Demonio del Caos Absoluto.
  • Marduk - Primer Acólito de Jarulek, luego Apóstol Oscuro.
  • Kol Badar - Corifeo de Jarulek y luego de Marduk.
  • Argel Tal - Señor Carmesí de los Gal Vorbak.
  • Garand - Señor de la Guerra de las Mil Hordas.
  • Iskavan el Odiado - Apóstol Oscuro (muerto).


Naves conocidas

Durante la Herejía de Horus, se sabe que los Portadores de la Palabra contaban con estas naves:

Fidelitas Lex- Nave insignia de Lorgar.

De Profundis- Barcaza de Batalla, comandada por Argel Tal.

Kamiel - Nave de batalla.

Rencor de Lorgar - Nave de batalla.

Mano del Destino - Barcaza de Batalla, comandada por el Primer Capellán Erebus.

Infidus Imperator - Barcaza de Batalla, comandada por Lord Kor Phaeron.

Infidus Diabolus - Crucero de Ataque, comandado por el Apóstol Oscuro Jarulek.

Abismo Furioso - Acorazado especial, comandado por el Capitán de Flota Zadkiel.


Leer más

Lista de Capítulos de Marines Espaciales.

Lista de Legiones Traidoras y Capítulos Renegados.


Fuentes

Extraído y traducido de Lexicanum.

Index Astartes IV.

Herejía de Horus: Visiones de Muerte, por Alan Merrett.

Warhammer 40,000: Dawn of War - Dark Crusade.

Apóstol Oscuro, por Anthony Reynolds.

Batalla por el Abismo, por Ben Counter.

Credo Oscuro, por Anthony Reynolds.

El Primer Hereje, por Aaron Dembski-Bowden.

Mundo Demonio, por Ben Counter.

El Legado del Capítulo, por Graham McNeill.

Serie de los Ángeles Sangrientos, por James Swallow.

Pintura

No te pierdas nuestra sección de pintura.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.