FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Planta refractaria

Sección superior de una planta refractaria soterrada

Las Plantas Refractarias son ingenios básicos de obtención y canalización de energía en la civilización de Balhaus.

DescripciónEditar

Las primeras plantas ideadas datan del 130 DDF (013.M37), las cuales eran mecanismos destinados a aprovechar el calor del suelo transformándolo en energía en bruto de una manera eficaz. Las limitaciones tecnológicas del momento requerían que aquellas proto-plantas necesitaran de conductos que se enterraban en la corteza una media de 50 kilómetros dependiendo del planeta, resultando en ocasiones poco efectivas por las características del subsuelo y requiriendo que los mecanismos fueran muy grandes.

La modernización de los elementos principales con el paso de los cenclos fue reduciendo el tamaño de aquellas plantas de manera paulatina, así como las canalizaciones dispuestas para aprovechar el gradiente térmico de profundidad, hasta que a partir del Miclo VI (M41) estos ingenios alcanzaron un grado de desarrollo que permitía su emplazamiento prácticamente en cualquier lugar y con unas tasas de eficiencia muy elevadas.

FuncionamientoEditar

El gradiente térmico del subsuelo depende de las características físicas del material propio de cada zona del interior del planeta, o dicho de otro modo, de las condiciones geológicas que presenta, como puede ser la relación presión-temperatura, composición química y reacciones que producen, existencia de material radiactivo o la presencia de movimientos convectivos y rozamientos.

En general a mayor profundidad mayor calor, estableciéndose un promedio que varía entre los 25 y los 30 grados por kilómetro de profundidad en planetas comunes, los cuales suelen poseer núcleos donde la temperatura oscila entre los 4.000 y los 10.000 grados. En mundos específicos que no comparten estas características -como por ejemplo planetas con núcleos helados o completamente sólidos- las plantas refractarias no tienen apenas utilidad, pero estos lugares no suelen ser objeto de colonización por parte de Balhaus.

La planta refractaria absorbe el calor y lo transforma en energía utilizable por otros mecanismos, para lo cual usa paneles refractarios subterráneos, que en la actualidad son elementos compuestos por una compleja polialeación alumínolítica artificial cuya principal característica es su inmensa capacidad de atracción de calor.

Estos paneles se introducen en la corteza a una profundidad de alrededor de dos kilómetros (en función del planeta), momento en el cual comienzan su labor y se calientan rápidamente aprovechando las condiciones del entorno, enviando el calor acumulado por conducciones hacia las bobinas refractarias de la planta, las cuales derivan esta energía térmica hacia modernos transformadores (que cuentan con poderosas metaturbinas industriales que la convierten y adaptan a las necesidades.

La capacidad actual de una única planta refractaria a pleno rendimiento es de 100 petavatios, lo cual satisface la demanda energética doméstica de una urbe como Balhaus más de 2.000 veces, si bien el consumo planetario es superior a esto tanto por las infraestructuras como por las defensas fijas que recurren a ella.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.