FANDOM


Caos pacto sangriento soldado

Soldado del Pacto Sangriento.

"Ocultan sus rostros tras muecas de hierro, pero la crueldad de sus corazones está a la vista en sus brutales actos. Estamos perdidos y acabados. Que el Dios-Emperador perdone nuestro fracaso y proteja nuestras almas."
Última transmisión del General DeLestt, Urdesh


"Si eres el último hombre en pie, no estás luchando lo suficiente."
Atribuido a los Comisarios del Coronel Kaldenbach, al enfrentarse al Pacto Sangriento en Civitas beati, Herodor, 773.M41


El Pacto Sangriento es un Culto del Caos guerrero dedicado al servicio del Dios del Caos Khorne, que combate para mantener el control de las fuerzas del Caos sobre los Mundos de Sabbat frente al avance de la Cruzada destinada a recuperarlos para el Imperio de la Humanidad. Sus miembros han jurado servir al Arconte Urlock Gaur, el principal caudillo del Caos del sector, y su nombre procede del corte que se hacen en la palma de la mano con las cuchillas de la armadura del Arconte al jurarle lealtad.

HistoriaEditar

OrígenesEditar

Los mitos y habladurías cuentan que la orden surgió unos trescientos años antes de la Cruzada de los Mundos de Sabbat en un mundo alejado llamado Ghourra o Gaurra, situado en la frontera de los disputados Mundos de Sabbat. La sociedad dinástica y tribal de Ghourra estaba gobernada por un señor feudal supremo, o Gaur (también escrito como "Ghour" o "Gour"). El Gaur se rodeaba de un clero guerrero de élite que llevaba a cabo los rituales con los que el Gaur rendía tributo a su dios-demonio, Khorne. Este sacerdocio evolucionó con el tiempo hasta convertirse en una guardia personal que practicaba sus habilidades marciales con la misma exigencia y diligencia con que antaño había realizado sus ritos sangrientos.

A medida que crecía la fuerza del Gaur, y su influencia empezaba a extenderse por los mundos vecinos, era esta fuerza de escolta la que encabezaba los ejércitos de conquista. Pronto se convirtió en una señal de respeto "pactar con sangre" con el Gaur, y al reclutar de los mundos vasallos la guardia personal se transformó en todo un ejército. Así fue cómo surgió el Pacto Sangriento que conocemos hoy día.

Primer contactoEditar

El Pacto Sangriento fue avistado por primera vez durante la Cruzada de los Mundos de Sabbat, dedicada a liberar una cadena de casi un centenar de sistemas estelares habitados situados a lo largo del borde del Segmentum Pacificus. Los Mundos de Sabbat habían sido colonizados por el Imperio de la Humanidad en el M35, tras la expulsión del Caos por la Cruzada de Santa Sabbat, una joven pastora de Hagia que dio nombre a la región. A finales de los años 600 y principios de los 700 del M41, una vasta hueste del Caos liderada por el abominable Arconte Nadzybar barrió los Mundos de Sabbat y se los arrebató al Imperio. La hueste de Nadzybar, reclutada en los territorios salvajes más allá del espacio imperial, no era un único ejército, sino una alianza de muchas fuerzas, cada una liderada por su propio caudillo-demagogo. Estos señores de la guerra se convirtieron en los lugartenientes de Nadzybar, o Magísteres, y muchos de sus nombres se han vuelto infames: Anakwanar Sek, Enok Innokenti, Shebol Mano Roja, Sholen Skara, Asphodel el Heredero, Nokad el Corrompido, Qux de los Sin Ojos y Urlock Gaur.

En el 755.M41, los Altos Señores de Terra encargaron al gran Slaydo la formación de un ejército de liberación y la recuperación de los Mundos de Sabbat. Slaydo, que ya había reunido una fuerza considerable y vencido en las Guerras de Khulan, fue nombrado Señor de la Guerra, y rápidamente levantó una formidable hueste cruzada.

Durante diez años, esta inmensa fuerza de asalto imperial luchó por establecer una cabeza de playa en los Mundos de Sabbat, pues los ejércitos del Arconte eran monstruosamente poderosos. Finalmente, el Señor de la Guerra Slaydo logró colocar a sus fuerzas en posición para enfrentarse a una gran parte de las fuerzas de Nadzybar en Balhaut. Aunque el propio Slaydo pereció en la batalla, esta resultó una gran victoria imperial, ya que el Arconte Nadzybar murió y sus fuerzas fueron puestas en fuga. Bajo el liderazgo del sucesor de Slaydo, Macaroth, la Cruzada imperial empezó a expulsar a las fuerzas del Caos de la región.

Pero ni siquiera la muerte de Nadzybar facilitó esta tarea. Hacia el 772.M41, tras la caída de su sucesor Asphodel el Heredero en el mundo colmena de Verghast y una prolongada lucha interna que permitió a las fuerzas imperiales avanzar hacia los sistemas Cabal, uno de los caudillos subalternos ocupó el lugar de Nadzybar como Arconte: Urlock Gaur, un comandante fuerte y brutal, sin imaginación ni sutileza, cuyas victorias se debían tan solo a la superioridad militar de su Pacto Sangriento. Sus fuerzas empezaron a lanzar contraataques contra las de Macaroth, iniciando así la tercera y quizás más amarga de las fases del prolongado conflicto.

El Pacto Sangriento de Gaur había sido visto en combate durante los primeros años de la Cruzada, pero nunca había sido identificado adecuadamente. Sin embargo, tras el ascenso de su líder al rango de Arconte se convirtió en el núcleo de la hueste del Caos. Se cree que muchas unidades y divisiones distintas del Archienemigo se sumaron al Pacto Sangriento con la intención de demostrar su lealtad al nuevo Arconte. La naturaleza entrenada y disciplinada del Pacto también atraía a las muchas unidades conversas, corruptas o renegadas de la Guardia Imperial que habían sido capturadas durante la ocupación de los Mundos de Sabbat por Nadzybar. En cuestión de unos pocos años, las fuerzas de la Cruzada llegaron a reconocer al Pacto Sangriento como la infantería de élite del Archienemigo.

ReclutamientoEditar

El Pacto Sangriento, por su propia naturaleza, no tiene un mundo natal. Reclutan de los oscuros mundos salvajes de las Marcas del Caos situadas más allá del territorio imperial, pero también entre la población de los mundos que conquistan y someten. Esto hace que sus guerreros hablen una mezcla variopinta de dialectos y subdialectos imperiales, además de todas las lenguas de la corrupción. No obstante, los consejeros tácticos del Señor de la Guerra Macaroth han determinado que utilizan una "lengua de batalla" o jerga de combate única, que hasta la fecha ha resultado indescifrable.

Cada uno de los miembros del Pacto Sangriento (se estima que puede haber hasta tres cuartos de millón de guerreros en sus filas) ha sido iniciado en el servicio por el propio Gaur. Para demostrar su lealtad al Gaur y al Dios de la Sangre, cada aspirante debe rajarse las manos con los bordes afilados de la armadura del Gaur.

AparienciaEditar

El verdadero aspecto de los seres que juran formar parte del vil Pacto Sangriento rara vez es visto, ya que esconden sus rostros tras máscaras de hierro decoradas con expresiones gruñentes de estilo tosco y antiguo. Se sabe con seguridad que en su mayor parte se trata de humanos o mutantes humanoides, aunque también hay rumores de otras especies xenos reclutadas entre sus filas.

En términos generales, los guerreros del Pacto Sangriento avistados por las fuerzas imperiales suelen parecerse a un regimiento bárbaro o harapiento de la Guardia Imperial. Visten uniformes de combate robados de los cadáveres de Guardias Imperiales o manufacturados para parecerse a un diseño básico imperial. Por encima cargan con mochilas, cinchas y el equipo típico de las tropas de infantería, incluyendo pesadas botas de marcha y un casco de acero. Como su equipamiento es una mezcla de artefactos saqueados y caseros, no hay dos soldados del Pacto idénticos. Su apariencia es tosca y desmañada, con desgarrones, parches y mugre en la ropa y arañazos y golpes en los cascos.

Haciendo honor a su nombre, los guerreros del Pacto visten del color de la sangre, pintando sus cascos de carmesí arterial y tiñendo de rojo sus uniformes. Es bien sabido que para este último propósito se usa la sangre de sus enemigos durante uno de los rituales hechiceros del Pacto previos a la batalla. Como consecuencia, los guerreros del Pacto exudan un hedor asqueroso a muerte, empeorado por los ungüentos y óleos con los que ungen sus cuerpos, y por sus arriesgados estándares de higiene.

Las manos de un guerrero del Pacto Sangriento siempre permanecen desnudas y descubiertas para dejar a la vista las horribles cicatrices que cruzan sus palmas y nudillos desde que se iniciaron en el Pacto. Cuando se ha conseguido capturar a las tropas del Pacto Sangriento, o ha surgido la oportunidad de examinar sus cadáveres, en muchas ocasiones se ha constatado que esta escarificación ritual cubre otras partes del cuerpo y el rostro.

Los visores de hierro rituales que lleva el Pacto Sangriento son variaciones de un diseño básico. Las máscaras muestran un rostro aullante, chillón o retorcido por una mueca (algunos dicen que es una sonrisa maliciosa), a menudo rematado por una gran nariz y/o mentón ganchudos, como una careta de carnaval. La mayoría son negras, aunque los comandantes veteranos pueden llevar máscaras de plata o incluso de oro. Estos "oficiales" también llevan uniformes estilados a imitación de los de la Guardia Imperial, con charreteras, alamares de oro, botas militares, etc.

Doctrina de combateEditar

El Pacto Sangriento es una fuerza de combate digna de su nombre, un hecho que suele pillar a sus enemigos por sorpresa. Las fuerzas del Caos suelen ser salvajes, despiadadas y fanáticas, y aunque resultan oponentes terribles en combate, esas cualidades suelen palidecer frente a operaciones de combate efectivas. Sin embargo, a diferencia de, por ejemplo, los Kith que seguían al Magister Sholen Skara, el Pacto Sangriento no es un ejército de fanáticos mal equipados que aplasta a sus enemigos por pura furia berserker, sino que se entrena y practica técnicas bélicas hasta alcanzar una competencia al menos equivalente a la de la Guardia Imperial. Suelen contar con sistemas de comunicación excelentes (a menudo capturados), así como con una cadena imperturbable de mando, lo que les permite desplegarse con precisión. El Pacto Sangriento puede atacar objetivos específicos o cumplir misiones concretas, y cada uno de sus guerreros posee la inteligencia y el entrenamiento de campo necesarios para operar independientemente, si es necesario, para lograr los objetivos del Pacto. Esto es lo que los hace tan peligrosos: no son fanáticos desquiciados, sino excelentes soldados que han jurado servir al Caos.

Ciertas secciones veteranas o de élite del Pacto forman las llamadas "Brigadas de la Muerte", que son las mejores y más despiadadas unidades de asalto del culto. Aunque su número es relativamente escaso, las Brigadas de la Muerte suelen ser vistas al frente de los ataques, acompañando a los principales líderes del Caos, o desplegadas en misiones especializadas, y son las unidades más temidas del Pacto Sangriento.

Por todo esto, el Pacto Sangriento representa una amenaza directa y grave para la seguridad imperial en el Segmentum Pacificus. Su naturaleza disciplinada y entrenada lo convierte en una rama de élite de las huestes del Archienemigo, y su número no hace más que crecer. Urlock Gaur es un líder carismático, y entrar al Pacto Sangriento es la ambición de muchos guerreros jóvenes. También es una dolorosa lección palpable de cómo las principales habilidades y fortalezas de la noble Guardia Imperial pueden ser vueltas contra el propio Imperio.

Las viles y herejes legiones del Caos suelen ser una amenaza suprema para el Imperio debido a sus feroces embates directos y a sus fuerzas casi innumerables, pero el Pacto Sangriento es un raro ejemplo de una fuerza destructora más precisa y controlada. Los registros también indican que aunque el Pacto no suele dar cuartel, es más probable que intenten corromper y reclutar soldados imperiales (por la fuerza si es necesario) que otras fuerzas del Caos.

Un rasgo peculiar del Pacto Sangriento es su disposición a colaborar con mercenarios alienígenas de los mundos y regiones exteriores para alcanzar objetivos militares. Entre ellos, se encuentran con frecuencia los Loxatl, a los que emplean como tropas de choque.

Los líderes militares imperiales han recibido órdenes de suprimir toda actividad del Pacto Sangriento allí donde la encuentren. La aparición de sus fuerzas debe ser comunicada a toda costa al mando de la flota o del subsector, ya que indica que está teniendo lugar una acción enemiga premeditada y acorde a una estrategia mayor, en lugar de un alzamiento o incursión aleatorios.

ArmamentoEditar

En general, los soldados del Pacto Sangriento van armados con un rifle láser o automático, y también pueden llevar pistolas, granadas de palo y bayonetas. Cuando actúan en ambientes confinados, como las trincheras, o cuando deben realizar un asalto, prefieren cubrirse con armaduras o túnicas de cota de malla y armarse con corquetes, porras y granadas. Algunos son especialistas capacitados para realizar demoliciones o actuar como francotiradores.

Las unidades del Pacto Sangriento contienen una mezcla de armas pesadas y de apoyo como las de la Guardia Imperial, incorporando cañones automáticos, lanzallamas, morteros y lanzacohetes. Algunos teóricos imperiales afirman que los oficiales del Pacto Sangriento imitan deliberadamente la organización de la Guardia Imperial, y se sabe con seguridad que los Guardias Imperiales Traidores son empleados para refinar y mejorar las habilidades de combate básicas del Pacto. Estos renegados (afortunadamente escasos) son distribuidos entre las filas de todo el Pacto para diseminar sus técnicas.

Otros señalan que las armas del Pacto Sangriento se parecen a las de la Guardia Imperial porque son las que más a menudo se saquean. Varios mundos forja dedicados a la producción de munición, especialmente Neffethyl y Urdesh, fueron conquistados por el Caos durante su expansión por los Mundos de Sabbat, y desde entonces el Pacto Sangriento ha disfrutado de un suministro estable de armas de la misma calidad que las de la Guardia.

El Pacto Sangriento, gracias una vez más a los mundos forja capturados y al botín de guerra, posee divisiones blindadas y artilleras competentes. Es habitual encontrar piezas de artillería imperiales en sus fuerzas. Los blindados del Pacto son generalmente algo peores que los del Imperio, ya que la mayoría son carros blindados urdeshíes como el STeG 4 y el AT70 Guadaña, aunque también disponen de un número limitado de los más grandes y potentes AT83 Brigand, así como de Leman Russ y Chimeras capturados. El Pacto Sangriento también despliega Profanadores y una versión ligera de estos conocida como el Tanque Acechador. Los Tanques Acechadores se mueven sobre seis extremidades arácnidas dotadas de pistones y cuentan con armas láser acopladas a minitorretas. Solo en contadas ocasiones se ha visto al Pacto Sangriento utilizar Baneblades en su vanguardia. Todos los vehículos del Pacto Sangriento se pintan de rojo, con numerosos eslóganes obscenos del culto a Khorne, y suelen ser decorados con los cráneos y pieles de sus enemigos.

GaleríaEditar

FuentesEditar

  • La Cruzada de los Mundos de Sabbat (Libro de Trasfondo).
  • Pacto Sangriento, de Dan Abnett.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.