FANDOM


Malborus mascota guardia transparente El Sargento Marlborus Deliar defenderá este artículo con sangre, acero y fe, hasta que se quede sin lho. ¡Pulsa sobre su pictocaptura si no quieres ser su próximo "voluntario" para limpiar campos de minas!

¡Sigue leyendo! ¡Sólo los cobardes retroceden a mitad de artículo!


Finreht

Guardia Imperial de los Montañeses de Finreht.

La Pacificación de Sigma-Agrius fue una campaña de sometimiento de una rebelión de los Ratlings nativos de este Mundo Agrícola, llevada a cabo por el 122º Regimiento de Montañeses de Finreht de la Guardia Imperial.

HistoriaEditar

La mayoría de mundos del Sector Agripinaa recibe su sustento de los cientos de Mundos Agrícolas que hay repartidos por toda la región, entre los que destaca Sigma-Agrius. Sin embargo, la buena reputación del planeta se perdió cuando la población, compuesta en su mayoría por los pseudohumanos conocidos como Ratlings, pequeños humanoides considerados mutantes en muchos planetas, declaró su independencia del Adeptus Terra.

El Departamento Munitorum calculó que solo haría falta un único Regimiento de la Guardia Imperial para pacificar el Mundo Agrícola, previendo que los Ratlings, al estar mal equipados y tener una gran falta de disciplina, no representarían una amenaza seria para una unidad bien liderada de Guardias Imperiales. Los líderes de la rebelión también se dieron cuenta de esto, y los rebeldes huyeron a las colinas tan pronto como las primeras naves de desembarco del 122º de Montañeses de Finreht tocaron tierra.

El Coronel Serat, comandante al cargo de la invasión, ordenó a las Compañías de vanguardia formar un perímetro defensivo alrededor de los puntos de aterrizaje para garantizar que los transportes superpesados cargados con el Regimiento pudieran tomar tierra con seguridad. Pero la sorpresa fue que no encontraron ningún tipo de enemigo.

Pasó una semana antes del primer contacto con el enemigo, cuando una patrulla de Montañeses se vio víctima de disparos cuando cruzaba un puente sobre el río Karline. Tras verse obligados a retirarse, el oficial al mando esperó a que llegaran refuerzos para perseguir por el campo a los que le habían tendido la emboscada. Aquel fue el primer incidente de una guerra en la que los rebeldes se dedicaron a defender su mundo mediante una guerra de guerrillas y ataques relámpago. Los Montañeses fueron obligados a luchar a la defensiva durante muchos meses antes de que el Alto Comisario del Regimiento ordenara un cambio de estrategia que dejó totalmente horrorizado al Coronel Serat y sus hombres. Las nuevas órdenes requerían de los Montañeses devastar todas las granjas de todos los pueblos que encontraran con la intención de negar a los rebeldes sus medios de subsistencia y atraerlos así hacia una batalla que no podrían ganar. El Coronel aceptó la necesidad de una cambio de estrategia y se puso manos a la obra.

El final de la guerra solo llegó tras una campaña continua de supresión brutal, en la que los rebeldes fueron obligados a retroceder hasta una zona que llegó a conocerse como el Foco de Resistencia de Antranine. Dentro de esta zona repleta de colinas suaves de unos noventa kilómetros cuadrados, el ejército rebelde fue totalmente rodeado, bombardeado día y noche y finalmente destruido.

Los Montañeses, que habían sufrido grandes bajas en la primera fase de la pacificación, no tuvieron apenas pérdidas tras haber atraído al enemigo a la batalla. Se les concedió la administración de Sigma-Agrius y al final se asentaron en él, donde formaron una nueva clase social dirigente por encima de los trabajadores pseudohumanos. Ahora el mundo vuelve a ser un centro altamente prolijo de producción de comida, aunque los descendientes de los montañeses siguen manteniéndose alerta ante los humanoides de Sigma-Agrius.

FuentesEditar

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.