Wikihammer 40k

Ha sido provisionalmente levantada la restricción a comentar en Discusiones. ¡Aprovecha!

LEE MÁS

Wikihammer 40k
Advertisement
Wikihammer 40k
10 961
páginas
Impriwars banner.jpg

Psi-Titán del ordo sinister.jpg

El Ordo Sinister es la Divisio Mandati más poderosa e importante de los Collegia Titanica, y se compone de Titanes clase Warlord. Bajo el mando de su renombrado Gran Maestre Ferromort, el propósito del Ordo Sinister es simple: inspirar terror y obediencia en aquellos que desean rebelarse contra la Pax Imperium, reforzando con la fuerza del acero las palabras del Adeptus. En esta tarea, el Ordo Sinister trabaja a menudo con el Adeptus Arbites, la Inquisición y la Eclesiarquía. Los cuidadosamente planeados ataques del Gran Maestre Ferromort son famosos por su precisión, ferocidad y perfecta ejecución. El Ordo se esfuerza mucho para seguir siendo un ejemplo de la eficiencia implacable y sin rostro del Imperio.

En el proceso de "convencer" a Gobernadores particularmente rebeldes de someterse a la voluntad imperial, el Ordo Sinister ha destruido cientos de fortalezas y palacios supuestamente inexpugnables. El Ordo es un instrumento de precisión para el Imperio, un sable bien afilado más directo que el martillo pilón del Exterminatus o el espadón de la intervención de los Marines Espaciales.

El Ordo Sinister tiene un estatus único dentro del Imperio, ya que sólo ellos son capaces de emplear armas terribles y prohibidas incluso para los Primarcas. Mucha de esta tecnología son de la categoría Sinistrum, aquellas armas diseñadas para amplificar los poderes de un psíquico, a menudo a costa de su propia vida. Estos dispositivos han sido instalados en Titanes Warmaster del Ordo Sinister, formando Dioses Máquina psíquicos conocidas como Psi-Titanes

Los Titanes del Ordo Sinister poseen una fuerza única, que combina el poder de un Titán con el poder de los psíquicos encerrados y ligados a la voluntad del Intendente Preceptor, que es el equivalente de la Legión a un Princeps. Cada uno de estos oficiales son Nulidades Psiquicas, lo que permite al Titán aprovechar el poder psíquico a mayor escala, desde erradicar a sus enemigos hasta reparar el daño del titán como si nunca se hubiera infligido. Se dice que un solo Titán de la Ordo Sinister podría derribar un mundo simplemente caminando sobre su superficie, ya que su sola presencia infunde terror.

El Ordo Siniestro se ve a sí mismo como la mano izquierda del Emperador y no responde ante ninguna autoridad imperial, salvo al Maestro de la Humanidad. Esto incluye incluso a los Primarcas. Durante el Asedio de Terra, el Ordo Sinister sólo aceptó ir a la guerra cuando el Emperador se lo ordenó.

Ordo Sinister en la actualidad

El Ordo Sinister sigue funcionando como una legio de élite con fines especiales. Compuesta por un número desconocido de titanes bajo el mando del renombrado Gran Maestre Ferromort, el propósito del Ordo Sinister es simple: inspirar terror y obediencia a aquellos que están en peligro de interrumpir la Lex Imperialis, para prestar el peso del acero a las palabras de los magos gobernantes del Mechanicus. En este sentido, el Ordo trabaja a menudo junto con el Adeptus Arbites, la Inquisición y la Eclesiarquía, proporcionando transporte y apoyo de fuego a sus tropas terrestres en innumerables y despiadadas campañas .

Campañas notables

Gran Cruzada y Herejía de Horus

  • El Rey de los Terrores (946.M30) - El Titán Polaris-Albedelach, de clase Warmaster, llegó al inestable mundo imperial de Skagan VI, plagado de insurrecciones e inestabilidad política. Por dondequiera que esta máquina divina caminaba, el miedo lo hacía junto a ella. Pronto se ganó el título mucho más apropiado de "Rey del Terror" por parte de la población local. La mera presencia del "Rey de los Terrores" puso en jaque a Skagan VI sin disparar un solo tiro.
  • Defensa de Helioret (962.M30) - La segunda vez que el Ordo Sinister salió al campo de batalla durante la Gran Cruzada resultó ser un asunto mucho más terrible. El Ordo Sinister desplegó tres titanes psíquicos en el Sector Helioret para luchar contra los Corsarios Aeldari y otros merodeadores asentados en el semi-destruido Mundo Astronave de Magc'Sithraal. Apoyados por regimientos de la Imperialis Auxilia, la Taghmata Omnissiah, una demi-Legio de titanes de la Legio Fureans y un tercio completo de la legión de los Ángeles Sangrientos, las fuerzas imperiales lanzaron un asalto total a Magc'Sithraal. A ellos se les unió inesperadamente un escuadrón con el Sello y la Palabra de Terra y la Casa Imperial, junto con una docena de Naves Negras con cohortes de las Hermanas del Silencio y un trío de transportes de titanes sin marca que contenían titanes psíquicos. Los imperiales se lanzaron al campo de batalla sobre el propio Mundo Astronave, donde los titanes del Ordo Sinister libraron una batalla apocalíptica, desatando fuerzas destructivas a una escala nunca vista hasta entonces y que destruyeron con éxito cuatro Titanes Aeldari.
  • Batalla de Prospero (734.004.M31).
  • Guerra dentro de la Telaraña (005-010.M31).
  • Cruzada de las Sombras (007-9.M31).
  • Cruzada de Hierro (008-010.M31):
    • Defensa de Tyros (ca. 008.M31) - Durante esta acción, un nuevo y terrible aliado de la Legio Praesagius entró en la refriega: los Titanes Psíquicos del Ordo Sinister. Como una aparición gigantesca de la muerte, Occedentalis-Eurytus sembró consternación y la ruina entre los titanes de la Legio Mordaxis y los Caballeros de la Casa Ærthegn. Con el apoyo de un puñado de caballeros y titanes leales, el titán psíquico infectó a los Caballeros Nobles y Titán princeps con visiones de desesperación y derrota. Con su red de voz mutilada y sus comandantes encarcelados por sus propias dudas, las fuerzas Traidoras se convierten en presa fácil de los Leales, que los expulsaron de las ciudades de Tyros y los cazaron por las vastas tierras baldías alcalinas del mundo.
    • Emboscada en Espandor (ca. 009.M31) - Reforzados por la victoria en Ulixis, Princeps Ultima Dae Vergos y sus aliados buscaron dividir y destruir a las fuerzas traidoras allí donde pudieran. Tras obtener datos de inteligencia fiables por parte de fuerzas exploradoras de marines que los traidores se concentraban para lanzar un asalto al mundo forestal de Espandor, el Princeps desplegó su estrategía para tenderles una emboscada. Espandor, como mundo de producción de alimentos vital dentro de los Quinientos Mundos, era un premio tentador para los traidores. Si bien su población era pequeña, por lo que no eran de valor para los Portadores de la Palabra, las fuerzas de Horus eran muy conscientes de que la destrucción de Espandor sería un golpe significativo para el Ejército Imperial y su capacidad bélica en la región. Las granjas de vapor y las agujas agrícolas dominaban un planeta en el que su clima se mantenía templado y tranquilo mediante cazadores de tormentas que dirigían los vientos y las nubes de Espandor. Esto significaba que más allá de las zonas tranquilas, el clima era una pesadilla de tormentas eléctricas masivas y bosques azotados constantemente por el viento y la lluvia. Fue aquí donde Vergos escondería sus fuerzas. Junto a un puñado de titanes de la Legio Praesagius y manípulos de la Legio Oberon, se encontraba el Titán Psíquico Occedentalis-Damysus. Tal y como lo habían hecho en Tyros, los leales esperaban sembrar el desorden y la confusión entre los invasores. El plan de Vergos era atraer a los traidores a la expansión agrícola de Boreaus, donde los números enemigos contaría poco en los confines de las torres de alimentación y los macrograneros. Con este fin, las defensas terrestres leales, la infantería y las fuerzas blindadas se concentraron en la expansión, la flota se retiró y el terreno alrededor de la expansión fue despejado para hacer de la ciudad un objetivo tentador. Cuando llegaron las flotas del Mechanicum Oscuro que transportaban a Infernus y Audax, sus naves eclipsaron las estrellas sobre Boreaus de tal forma que los Princeps leales se preguntaron si el elemento sorpresa sería suficiente para poner la batalla a su favor. Para gran frustración de Vergos, este se enteró de que Horgoth Nyr no estaba al mando de los titanes enemigos. Tesarius Orcan Rex, un líder tan despiadado como Nyr, lideraba a los Maestros del Fuego y confiado en su potencial bélico, entró en la trampa de Vergos sin pensarlo dos veces. Los confines de la expansión agrícola se convirtieron en cenizas cuando los traidores aterrizaron, enfrentados a defensas orbitales simbólicas que les cerraban el paso. El Warbringer Martillo Divino de Orcan condujo a los Maestros del Fuego a Boreaus, dispersando las Divisiones del Hogar Espandor ante ellos. La infantería cazadora de titanes y los tanques superpesados acecharon la expansión con la esperanza de frenar el avance de los titanes, pero contra un enemigo experimentado como Orcan fueron aniquilados uno por uno. Las fuerzas Secutarii y del Mechanicum Oscuro ocuparon las ruinas dejadas por los titanes, eliminando a los rezagados o supervivientes. Más allá del borde de la tormenta, en el interior de los alrededores de Boreaus, Dae Vergos y los leales esperaban. Solo el Titán Psíquico Occedentalis-Damysus avanzó sobre la ciudad, envuelto en un manto de energía psíquica. Confiado en su poder, Vergos se preparó para las oleadas de terror que estaba a punto de dirigir sobre el enemigo. Fue en este momento cuando Vergos se dio cuenta de que había subestimado a sus enemigos. El asalto psíquico del titán se encontró con un escudo igualmente poderoso, pues los Maestros del Fuego eran apoyados por unidades de psíquicos renegados. Y peor aún: el ataque había alertado a los traidores. Los Warlords y Warbringers comenzaron a intercambiar fuego en el límite de sus alcances, destrozando la ciudad entre ellos y prendiendo fuego a los bosques circundantes. Aislado y solo, Occedentalis-Damysus avanzó a zancadas para emplear con efectividad su armamento, solo para entrar en una emboscada de la Legio Audax. El cañón psíquico del titán tajó una herida estigia en las filas de Audax, destripando a dos Warhounds con su odioso toque, pero ya era demasiado tarde. Las Garras Ursus salieron disparadas, enredaron a Occedentalis-Damysus y le arrastraron por el suelo como un oso derribado por lobos hambrientos. Mientras tanto, los restantes titanes leales avanzaron desde el bosque para desplegarse en la ciudad, donde podrían protegerse. En medio del devastador fuego cruzado, los cazadores de tormentas que rodeaban Boreaus fueron machacas y docenas de ellas se derrumbaron en llamas. Sin estas, la tormenta se precipitó sobre la ciudad. En la penumbra, la lluvia y los relámpagos, los dos bandos se batieron como dioses de antaño luchando por el destino de la Humanidad. Las dos legios traidoras trataron de envolver el grupo de batalla de Vergos. Por el contrario, Vergos fue más cautelosa, y aunque su trampa había fallado, su determinación perduró gracias a la minuciosa planificación. Los Warhounds de la Legio Audax fueron los primeros en padecer su intelecto: un Manípulo Lupercal cargó directamente contra un campo de minas termales. La mitad de sus titanes cayeron y los restantes se retiraron cuando fueron sometidos al fuego de artillería sostenido de Medusas de la División Metropolitana de Espandor ocultos en las afueras de la ciudad. A todo lo largo de las ruinas de Boreaus aparecieron plataformas de armas y tanques cazatitanes como si fueran hongos. Aunque solo representaban una amenaza limitada para los traidores, le dieron a Vergos la oportunidad de atacar. El Orgullo de Konor irrumpió en las filas de los traidores, arrancando con su garra de energía la cabeza de un Reaver amigo incluso mientras su Cañón de Plasma modelo Furia Solar convertía un estandarte de Caballeros Questoris traidores en escoria fundida. Llena de furia Vergos se abrió camino hacia el Warbringer de Orcan, ignorando al resto. Demasiado tarde, Orcan vio su perdición acercándose a él y giró el cañón sobre su caparazón para descubrir que Vergos estaba demasiado cerca de él para usarlo de manera efectiva. Con una finalidad terrible, el Orgullo de Konor envolvió con su poderosa garra la cabeza del Martillo Divino... y apretó. Los gritos de Orcan se cortaron abruptamente cuando la cabeza del Warbringer explotó en una lluvia de chatarra. Agotada su rabia, Vergos se dio cuenta de que, a pesar de la muerte de Orcan, sus fuerzas seguían estando muy superadas. Los informes por vox desde la órbita indicaban que la flota leal estaba muy comprometida y solicitaba la retirada, a lo que Vergos tuvo que obedecer de mala gana. Mas alguien tendría que quedarse y cubrir la retirada, y para esta tarea la Legio Oberon dio un paso al frente. Sus titanes aceptaron su destino de buena gana para salvar a Dae Vergos y los Auténticos Mensajeros restantes. Para sus Princeps era una oportunidad para pagar una deuda contraída desde Ithraca. Mientras la nave de desembarco de la Legio Praesagius se dirigía a la órbita y su flota, la última comunicación desde la superficie fue de los manípulos de la Legio Oberon mientras cargaban: "¡Por Ithraca!"
    • Batalla de Drooth II (010.M31) - Esta batalla representó el enfrentamiento final entre las fuerzas traidoras de Horgoth Nyr y las leales de Dae Vergos, poniendo fin a la Cruzada de Hierro. Aunque los primeros habían logrado muchas victorias, Nyr y sus fuerzas estaban diezmadas y perseguidas. Su historial de conquistas y matanzas en Ultramar se veía empañado, a ojos de sus seguidores, por su incapacidad para erradicar todo rastro de la Legio Praesagius. A medida que Ultramar se recuperaba, Nyr supo que debía resolver la batalla entre Vergos y él mismo. Comprometidos a atraer a su enemigo, los traidores quemaron una docena de mundos para que Vergos siguiera el rastro. Reuniendo lo que quedaba de las unidades comprometidas con la Cruzada de Hierro, los leales zarparon hacia Drooth II y la batalla que les esperaba. Conocido por sus ardientes desiertos minerales parecidos a la arena, el planeta estaba ocupado en origen por una estación de investigación y un puesto de escucha, colocadas allí por los Ultramarines para vigilar el borde este de Ultramar. Este puesto de avanzada fue invadido por el Mechanicum Oscuro en cuanto la guerra envolvió a Ultramar y se convirtió en un manufactorum corrupto, capaz de producir armas infundidas con poderes extraídos del Immaterium. Fue aquí donde Nyr decidió oponerse a las fuerzas leales, consciente de que el velo entre dimensiones era delgado y en el caso de hallarse en dificultades, llamarían a las criaturas del otro lado. En preparación para la llegada de los leales, las defensas del puesto de avanzada fueron reforzadas, negando el desembarco directo desde la órbita. Vergos eligió sus zonas de aterrizaje en consecuencia, y la Legio Praesagius se posó en el desierto, a 600 kilómetros de las defensas traidoras y protegido por la curvatura del planeta. Desembarcos similares tuvieron lugar en todo el puesto de avanzada, en los que la Legio Lysanda y la Legio Oberon tomaron posición junto con varios Titanes Psíquicos de la Cámara Occedentalis. A una señal de Vergos, los ingenios caminaron y en todos los flancos del puesto de avanzada, docenas de titanes se batieron en brutales intercambios de disparos. Con una velocidad y fuerza antinaturales, los traidores cayeron sobre los leales, desgarrándolos como bestias salvajes. Pero a diferencia de la Batalla de Calth los leales estaban preparados. Los majestuosos y oscuros Warlords del Ordo Sinister desataron torrentes de energía psíquica contra las fuerzas traidoras, pero fueron tomados desprevenidos por manadas de Warhound de la Legio Audax, derribándolos con sus Garras Ursus. A pesar de la carnicería y los titanes en llamas, el Warlord de Vergos, el Orgullo de Konor, se abrió camino hacia el corazón del puesto de avanzada y por fin se enfrentó a su némesis: el Princeps Maximus Horgoth Nyr y su Warbringer Mons Ingnum. Pero mientras los dos luchaban, Vergos se dio cuenta de que el ingenio de Nyr mostraba una resistencia antinatural que le permitió levantarse como un resucitado cuando cayó. Al no ver otras opciones, Vergos disparó el Cañón Volcán restante de su ingenio sobre las cerraduras magnéticas que sujetaban el elevador de gravedad del puesto de investigación, lo que provocó que la enorme estructura colapsara sobre sí misma y cayera sobre el campo de batalla, matando tanto a Nyr como a Vergos. Aunque la Herejía de Horus se prolongaría durante años, la Cruzada de Hierro terminó ese día en Drooth II.
  • Asedio de Terra (014.M31).

Antes de la Gran Fisura

  • Campaña de Retallus IV (Fecha desconocida, M41) - En el antiguo planeta orko de Retallus IV, un ¡Waaagh! de escala colosal cobró fuerza cuando cientos de Mekánikoz dirigieron el trabajo de miles de esclavos humanos con el fin de alzar gigantescos Mega Gargantes sobre las llanuras desoladas de Retallus IV e, inspirados por este esfuerzo y la promesa de la guerra, un sinnúmero de pielesverdes se reunió en el planeta en anticipación de esta cruzada. El Imperio estaba decidido a no dejar que esto ocurriera, y por orden directa del Emperador, doce Titanes clase Emperador fueron enviados a Retallus junto a otras fuerzas imperiales. Su misión era aplastar el ¡Waaagh! antes de que la horda verde se pusiera en marcha y ahogara la galaxia en sangre. Por desgracia, los registros imperiales no indican qué fue de la misión, aunque es presumible que fuera un éxito.

Estructura de mando conocida y titanes notables

El Ordo Siniestro opera desde cuatro Cámaras independientes, cada una de ellas compuesta por cinco titanes psíquicos que operan desde una fortaleza-cripta en Terra. Estas fortalezas tienen su base en las regiones Occidentalis, Orientalis, Polaris y Borealis de Terra. Cada Cámara mantiene además aproximadamente 1.000 miembros de seguridad como tropas de apoyo y están comandadas por un Primer Prefecto, el cual además es un Paria.

Cámara Occedentalis

  • Occedentalis-Chirion (Warlord-Sinister) - Destruido en la Batalla de Drooth II, durante la Cruzada de Hierro en Ultramar.
  • Occedentalis-Damysus (Warlord-Sinister) - Destruido en la Batalla de Espandor, durante la Cruzada de Hierro en Ultramar.
  • Occedentalis-Eurytus (Warlord-Sinister) - Participó en la Defensa de Tyros, durante la Cruzada de Hierro en Ultramar, en el marco de la Herejía de Horus.
  • Occedentalis-Sabaktes (Warlord-Sinister) - Participó en la Cruzada de Hierro en Ultramar.

Cámara Borealis

Cámara Polaris

  • Polaris-Albedelach (Warlord-Sinister) - Primer titán del Ordo Sinister en ser identificado, en el 946.M30.

Cámara Orientalis

  • Orientalis-Echion (Warlord-Sinister).

Personajes notables

  • Gran Maestre Ferromort - Gran Maestre conocido por sus asaltos planificados con precisión y su perfecta ejecución que contribuyeron al sostenimiento de la imagen de eficiencia Imperial impersonal y sin rostro de la Legio.
  • Gran Maestre Volkus.
  • Kelner Anahat - Prefecto y oficial del Ordo Sinister quien hizo una presentación sobre la existencia y el propósito del mismo al Consejo de Terra al comienzo de la Herejía de Horus.
  • Dominus-Xelatcus Thrane Esmark - Princeps al mando de la Cámara Occidentalis.
  • Hydragyrum - Prefecto de la Cámara Borealis, Cuarto Iniciado de la Cuarta Casa y Princeps de Borealis-Thoon.
  • Aurum - Primer Prefecto de la Cámara Orientalis.
  • Cadamia - Prefecto y comandante de Orientalis-Echion.

Miniaturas

Miniatura Psi-Titan warlord.jpg


Leer más

Legiones Titánicas.

Lista de Legiones Titánicas.

Fuentes

  • Adeptus Titanicus (1.ª Edición).
  • Legiones Titánicas (2.ª Edición).
  • Imperial Armour Apocalypse II.
  • White Dwarf nº 181 (Edición inglesa).
  • The Horus Heresy VII.
  • The Horus Heresy VIII.
  • Adeptus Titanicus: Titandeath.
  • Adeptus Titanicus: Shadow and Iron.
  • Adeptus Titanicus: Loyalist Legios.
  • Mortis (Novela), por John French.
  • Ordo Sinister (relato corto), por John French.
  • Warhammer Community - Shadow & Iron Crusades of Vengeance.
Advertisement