FANDOM


Bulldog El Sargento Guillermito, mascota de los Marines Espaciales, tiene el honor de patrocinar este espacio por orden del Capellán Cassius de los Ultramarines. ¡Pulsa sobre él y te acompañará a una Cruzada épica!

¡Lee más! ¡Sin piedad, sin remordimientos, sin miedo!

Inqsello Este artículo debe ser actualizado con información de nuevos Codex y publicaciones oficiales. La información que contiene puede no seguir vigente o estar incompleta. Disculpen las molestias.


"Recuerdas bien. Obstiria está invadida. El Pico de la Penumbra está asediado. Los pieles verdes están aquí."

Hermano Desaan (dirigiéndose al reanimado Hermano Molkis)

Obstiria fue el mundo natal del Capítulo de Marines Espaciales Archas de Obsidiana y el hogar de su Monasterio-Fortaleza conocida como el Pico de la Penumbra.

Es característico de este planeta que las piedras estén manchadas de negro, alcanzando otros diez mil años de guerra hasta el fin de todo. El cielo es pálido, manchado en color azul. El planeta está azotado por fríos vientos radioactivos.

Este planeta era radioactivo. Los Archas de Obsidiana eran sus únicos habitantes, ya que todos los intentos por colonizar el planeta habían fracasado. El Gobernador Planetario es también el propio Señor del Capítulo. Obstiria no puede ser colonizado por ciudadanos corrientes, solo podían resistir esa radiación los Astartes gracias a la aumentación que les protege de la radiación.

Historia Editar

"Obstiria es un mundo cruel, y las palabras del Codex nos unen a una senda que ha hecho mucho daño a aquellos a quienes son más preciados de nuestro Capítulo. (...) Aunque nos cueste todo, debemos hacer que resista. No porque nuestro orgullo exija expulsar a los invasores, sino porque los orkos que están aquí apostados no se unirán a las flotas de guerra que se amontonan en el sector. Más vidas que las nuestras, incluso de la de nuestros grandes héroes, dependen de nosotros. Esta es la única elección que podemos tomar."

Midnias. Señor del Capítulo de Archas de Obsidiana

En tiempos del Emperador , el mismísimo líder de la Humanidad esperó, flanqueado por los centenares de miles de millones de guerreros que habían caido en su nombre, para eliminar al Gran enemigo en la culminación de todas las batallas. Pero el pasado se desvanecía en la oscuridad, cayendo en el corazón de Obstiria a través de milenios de glorias pasadas y tragedias. Desde las Purgas Altigenos y las Cruzadas Negras del Archi-Traidor, de la Era de la Apostasía y las infernales vistas de la Refriega. Por allí pasaron la Gran Cruzada y la Gran Herejía, la desmoronada oscuridad de épocas que se extienden antes de la llegada del Emperador. La Era de los Conflictos hirvió como un rio de sangre negra en el nadir del tiempo, barriendos los horrores olvidados de la Era Oscura de la Tecnología.

En el 998.M41 el planeta fue diezmado por los Orkos durante el ¡Waaagh! Rojo a pesar de una última resistencia de sus protectores Astartes. La fisiología de los orkos también era inmune a la radiación del planeta. El Capítulo de Archas de Obsidiana se dice que ha sido destruido al intentar frenar el avance orko.

Lugares de interés Editar

"¡Dejad las puertas! ¡Démosles terreno para que lo paguen con sangre!"

Seharra. Capitán de la Cuarta Compañía de los Archas de Obsidiana
  • Pico de la Penumbra. Fortaleza-Monasterio del Capítulo de Archas de Obsidiana. El Pico de la Penumbra era una fortificación impresionante de muros negros y pulidos que se erguía a centenares de metros sobre las llanuras erosionadas por la radiación del continente polar de Obstiria. El Pico irrumpía entre los otros picos montañosos. Sobre el mismo pájaros carroñeros lo sobrevolaban. El Pico estaba plagado de cámaras, algunas tan enormes como campos de asamblea y arenas de entrenamiento, otras eran celdas diminutas o capillas de los héroes cuyas inscripciones eran todo lo que quedaba de ellos en la memoria del Capítulo. Túneles de roca natural volcánica habían sido alargados para formar el interior de la fortaleza, cada uno construido con una mente hacia la defensa contra un invasor (callejones sin salida, caminos en zig zag, falsas entradas que llevaban a zonas donde encontrar la muerte). Los niveles inferiores de la fortaleza-monasterio estaban repletos de pasadizos y barrancos. En los niveles superiores disponía de hangares de combate. Aún así ninguna fortaleza era completamente impenetrable. En los niveles subterráneos se encontraba el generatorium inferior. Sala a sala, umbral a umbral, el Pico de la Penumbra estaba cayendo. La fortaleza está rodeada por riscos montañosos, picos más pequeños cuyas cimas embarradas estaban cubiertas de cenizas grises. La Fortaleza estaba revestida con eslabones de piedra negra. Alrededor de la Fortaleza-Monasterio hay valles de rocas radioactivas. Con la intención de frenar el avance orko, las múltiples cargas que el Capítulo había dispuesto en caso de una invasión provocaron que los picos más pequeños fueron serrados y nuevos surcos se hicieron en la tierra. Uno de los picos fue perforado por docenas de explosiones. La montaña se colapsó, millones de toneladas de roca golpeando los cimientos de la montaña. Desprendimientos y corrimientos de tierra llenaron los valles con oleadas de avalanchas de rocas que barrieron a las motoz y kamionez a la vez que se tragaron a los Karros de Guerra de los pielesverdes. Otro pico se derribó momentos después. En pocos momentos, la orografía de valles y riscos había sido cambiada, el mapa alrededor de la Fortaleza-Monasterio de los Archas de Obsidiana había sido rescrito. La Fortaleza-Monasterio sufrió la invasión de las hordas orkas del ¡Waaagh! Rojo. El generatorium inferior cayó por la incursión de miles de Korzarioz de Dakbad Flamegut que incurrieron en las salas de generadores de plasma. Miles de orkos fueron incinerados pero cayeron las defensas automáticas de la Fortaleza-Monasterio. Esta fortaleza estaba equipada con hangares de aeronaves para el uso del Capítulo aunque fuese finalmente conquistado por el cuerpo aéreo orko de Dakbad Flamegut. Los orkos destrozaron obras de arte a su paso como los tapices de los Claustros del Intendente, que mostraban la caída de la Bestia de Vengor antes los Archas de Obsidiana asi como mancillaron los paneles esculpidos del salón de duelos que había mostrado escenas de la vida de Roboute Guilliman. El espadón del Señor del Capítulo Erberan también había sido saqueada de su lugar en el Altar de los Ancestros.
  • Catedral de la Victoria. Edificación perteneciente al Pico de la Penumbra. A destacar su muro posterior donde había una estatua de Roboute Guilliman. El monumento al Primarca había sido derruida por la artillería orka que había atacado ese lado del Pico. La Catedral fue invadida por el ¡Waaagh! Rojo. En su interior habían bancos de piedra, sobre los que colocaban los cadáveres de orcos muertos en el combate. La entrada a la catedral estaba cubierta por unos arcos. En su interior había erigida una estatua enorme de Roboute Guilliman. Bajo el suelo de la catedral se encontraban las criptas y las catacumbas. En la invasión orka, el edificio sufrió varias explosiones al enviar orkos suicidas que portaban cartuchos de explosivos encendidos. Tan solo quedaban unos pocos restos de grabados decorativos y las coronas de unos pocas columnas falsas. Donde antes se postraba la estatua de Guilliman, una enorme brecha llevaba al exterior de la fortaleza y soplaba el frío viento.
  • Monumento Vaevictis. Ubicada en el Pico de la Penumbra. Esta cámara monumento había sido alargada muchas veces para contener las cámaras de estasis en las que se mostraban las armas y armaduras de enemigos caídos. Una de ellas contenía un esbelto rifle cristalino de diseño eldar, otra la calavera con cresta de una bestia de guerra llevadas por los tau. Algunas mantenían fragmentos de armadura cuidadosamente suspendidas en protecciones psíquicas, extraídas de enemigos corrompidos por la Disformidad. En ella el Señor del Capítulo realizaba unas plegarias antes de entrar en combate dirigidas al Primarca Roboute Guilliman.
  • Bóvedas selladas. Se encontraban en los niveles inferiores del Pico de la Penumbra. Solo los Marines con mayor rango y los Tecnomarines que la mantenían tenían acceso a ella. La bóveda estaba revestida de frío acero. Era la única cámara en el Pico que sus muros no estaban hechos de la roca viviente del planeta. Riachuelos de condensación se habían congelado en estalactitas de hielo de las torres criogénicas que se asemejaban a los pilares de la catedral. Exhudaban un aura de frío de lo más profundo. En su interior se erguían doce pedestales enormes, cada uno repleto por una base de maquinaria arcaica y rodeados por un vapor gélido. En cada uno de ellos se sostenía un Dreadnought, cuya armadura negra estaba cubierta con símbolos heráldicos y honores de batallas que abarcaban miles de años de la historia de los Archas de Obsidiana.
  • Bastión del Amanecer. Forma parte del Pico de la Penumbra, se accedía a través de una escalinata de piedra. Esta construcción albergaba una de las baterías antiaéreas y conducía a las almenas que rodeaban los niveles superiores. Con la invasión del ¡Waaagh! Rojo quedó maltrecho por los impactos de disparos.
  • Quebrada Negra. Es el paso más seguro para llegar al Pico de la Penumbra. Formaba parte de una prueba para los aspirantes. El nudo de riscos y grietas a la cabeza de la Quebrada Negra era un terrero traicionero para cualquiera a excepción de un Marine Espacial. Era un terreno suelto e impenetrable, suficiente para enterrar un ejército de hombres normales que intentasen marchar por él. Con la invasión del ¡Waaagh! Rojo 400 Archas de Obsidiana se apostaron cubriendo la oscura y alargada garganta de la quebrada, preparando sus líneas de batalla allí, con bolters y armas pesadas. La Quebrada Negra era un surco profundo en la superficie de Obstiria, un cañón alargado generado por un glaciar en eras pasadas antes de que el planeta se hubiera acercado a su sol. Era una de las pocas rutas a pie de las colinas que rodeaban el Pico de la Penumbra, una senda yerma y brutal, era poco menos que una sentencia a muerte. Apenas había regugio de la radiación solar de Obstiria. Si no se encontraba protección del ardiente sol, era una muerte segura. Era así de simple. Los riscos afilados como cuchillos a ambos lados de la quebrada estaban fuera de toda duda, incluso si hubiera una cueva o algún saliente morirían antes de alcanzarlo.
  • Monte Scalen. Pertenece al conjunto de montañas que rodeaban el Pico de la Penumbra.
  • Las Diecinueve Hermanas. Conjunto de picos de pequeña altitud próximos al Pico de la Penumbra.
  • Belishar Flats. Estas planicies fueron invadidas por 200.000 orkos del ¡Waaagh Rojo! al enviar más refuerzos con el fin de saquear el planeta.

Fuentes Editar

  • Black Gulch, por Ben Counter.
  • Penumbral Spike, por Ben Counter.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.