FANDOM


Tecnosacerdote Wikihammer 4 El Adepto Sabiondus, mascota del Adeptus Mechanicus, protege este saber; pues es parte del Omnissiah. Pulsa sobre él para aprender más sobre los adoradores del Dios Máquina.

El Omnissiah sabe todo, comprende todo. Tus visitas honran al Dios Máquina.

Necron sin fondo

Gygabi'tha, cronista de las Dinastías, ha despertado tras eones de sueño para rescatar sus arcanos archivos. Pulsa sobre ella y te guiará por la laberíntica historia de los Necrones.

Tus visitas honran a la Triarca

"El Demonio vino a por nosotros al puente. La carne y el metal corrían como el agua a su alrededor y el Demonio reía. Hubo un momento que estuve convencido de que iba a morir. Un instante después, Danton entró al puente desde el ascensor principal. Miró al Demonio y dio un solo paso al frente. Ese único paso fue como si el mundo se reordenase y la realidad se restaurase. El Demonio gruñó... y después dio un paso atrás."
Timonel Cathur del Triunfo de San Drusus


Asesino Templo Culexus Animus Speculum Gen Paria Wikihammer

Una Nulidad Psíquica, también conocida como un Intocable, es un humano que posee el raro gen Paria que hacen que no genere presencia en la Disformidad, y por tanto carece esencialmente de alma. Conocidos también como "Almas Negras", "Vacíos Psíquicos" y "Desalmados", las Nulidades son un anatema viviente para todos los psíquicos, independientemente de la especie. Una Nulidad es la antítesis directa de las fuerzas del Caos, ya que no posee presencia dentro de la Disformidad, y así irradia una sensación de "incorrección" antinatural que hace a las demás criaturas inteligentes estar extremadamente incómodas e intranquilas en su presencia. La proximidad de una Nulidad a alguien que posea siquiera una pizca de capacidad psíquica puede ser bastante dolorosa o incluso letal, especialmente para seres extremadamente sensibles psíquicamente como los Eldars. En la actualidad el Adeptus Mechanicus cree que el gen Paria fue introducido deliberadamente en los genomas de los antepasados de la Humanidad por los Necrones hace millones de años estándar durante la Guerra en el Cielo. Las Nulidades hoy día son usadas principalmente por el Templo Culexus del Oficio Asesinorum y como Acólitos por Inquisidores de la Ordo Hereticus, que los encuentran útiles como escudos y armas contra las brujas y psíquicos no autorizados. En la Escala Psíquica comúnmente empleada por el Adeptus Astra Telepathica, las Nulidades ocupan los niveles más bajos, desde el Phi-plus al extraordinariamente raro Omega-minus.

HistoriaEditar

Imperio nulidad psiquica

Nulidad Píquica (por John Blanche)

Un Intocable no es un psíquico, pues porta el gen Paria, que separa completamente la mente del portador de la Disformidad, haciéndole a la vez carente de alma e inmune a cualquier forma de asalto psíquico. Sus mentes son también imposibles de leer por cualquier medio conocido de telepatía. Los portadores del gen Paria poseen la capacidad innata para perturbar las habilidades psíquicas, y son "percibidos" por los psíquicos como un "agujero" completamente antinatural en la realidad del Immaterium. Su mera presencia es por consiguiente intolerable para un psíquico. Incluso los humanos y alienígenas categorizados como Nivel Sigma o menor en habilidad psíquica sienten malestar y hostilidad espontáneos al estar cerca de Nulidades. La proximidad física o el contacto íntimo con una Nulidad puede causar un insoportable dolor a un psíquico. Los Desalmados son muy raros en la galaxia, ya que tal vez sólo una persona en un mundo entero será portadora del gen en cada generación humana. No hay casos conocidos de Nulidades entre las razas no humanas de la galaxia. Los Parias son usados a menudo por la Inquisición y la Ordo Hereticus contra brujas y psíquicos renegados. Sin embargo, la mayoría de los Parias no viven largo tiempo, ya que los sentimientos de odio y repugnancia que generan incluso entre los individuos no psíquicos hacen que tengan pocos amigos y muchos enemigos.

El ejemplo más conocido del uso de Nulidades por el Imperio fue la existencia de la misteriosa orden femenina de Cazadoras de Brujas conocidas como las Hermanas del Silencio. Durante la Gran Cruzada, a principios del M31, su propósito era cazar y matar psíquicos humanos renegados cuyas actividades presentaban un terrible peligro para la población del recién nacido Imperio. También conocidas como la Hermandad Silenciosa y las Buscadoras de Brujas, fueron el brazo militante del Adeptus Astra Telepathica y dentro de los registros del Consejo de Terra (predecesor del Adeptus Terra y el Senatorum Imperialis) se las mencionaba como el Departamento Investigates. El destino final de las Hermanas del Silencio no se encuentra en los registros imperiales, y no existe ninguna referencia sobre si siguen activas en el M41. Se cree que o bien fueron destruidas hace mucho tiempo o acabaron por ser integradas en la organización de la Inquisición Imperial. La principal base de operaciones de las Hermanas del Silencio fue la Ciudadela Somnus de Luna, el satélite natural de Terra.

Estos guerreros investigadores se encargaron de la captura de psíquicos no entrenados, a menudo denominados coloquialmente en los mundos primitivos humanos como "brujos", cuyas habilidades a veces se manifestaban en formas que podrían ser muy peligrosas para los demás seres humanos, sobre todo si se convertían en anfitriones de las horribles entidades de la Disformidad. Las Hermanas tripulaban las infames Naves Negras del Adeptus Astra Telepathica, que recorrían ya entonces la galaxia siguiendo a las Flotas Expedicionarias de la Gran Cruzada en busca de psíquicos renegados para capturarlos o destruirlos, buscando recogerlos y llevarlos a su regreso a Terra donde serían probados y se decidiría su destino final. Aunque pocas en número, las Hermanas del Silencio recibían un gran respeto dentro del Imperio y la mayoría de los sirvientes del Emperador las contemplaban con cierto temor. Pocos se interponían de buen grado en su camino o interferían en sus actividades, y de hecho muy pocos eran los que estaban cómodos en su presencia. No es nada sorprendente que las Nulidades a menudo sean tratadas como marginadas o leprosas por la sociedad imperial, rechazadas por sus padres y desterradas de los asentamientos de su mundo natal. Las supersticiones locales en muchos mundos a menudo advierten sobre tocarlos, diciendo que hacerlo trae mala suerte. Resignadas a su destino, muchas Nulidades llevan simples y solitarias existencias, tan lejos de las zonas densamente pobladas como sea posible.

Otro caso bien conocido de Intocables usados por el Imperio son los Asesinos del Templo Culexus del Oficio Asesinorum. Los Asesinos de este Templo han sido descritos por los Brujos Eldars nada menos que como la encarnación del mal puro. Incluso entre las altas esferas del Oficio Asesinorum este Templo siempre es tratado con extrema precaución. La razón de esto no es la forma en que los Asesinos Culexus llevan a cabo sus operaciones, o los métodos atroces de asesinato que emplean. Es a causa de la naturaleza misma de los propios Asesinos Culexus. El rarísimo defecto genético del gen Paria ocurre por razones desconocidas en menos de uno de cada mil millones de individuos. Sin embargo, en los últimos años han surgido pruebas de que el gen fue introducido en los antepasados de la Humanidad hace millones de años por los C'tan y sus sirvientes Necrones para que la Humanidad pudiera ser utilizada como un arma contra las especies psíquicas como los Eldars y los Orkos que los Ancestrales habían creado para derrotar a los C'tan. Por esta razón, los Necrones capturan Nulidades humanas con el gen Paria y las transforman en los espantosos Parias Necrones. Todos los psíquicos y las especies intrínsecamente psíquicas como los Eldars consideran a los seres como los Asesinos Culexus una absoluta abominación. Incluso monstruosidades Tiránidas tales como un Tirano de Enjambre se resisten a la perspectiva de ser separadas de forma permanente de sus capacidades psíquicas y la Mente Enjambre. Los Asesinos Culexus provocan terror absoluto en todos los psíquicos, razón por la cual son tan útiles para el Imperio.

Nacimiento del Templo CulexusEditar

Simbolo Culexus Wikihammer

Símbolo del Templo Culexus

Cuando las Naves Negras capturaron y transportaron de vuelta a Terra a gran número de Intocables por primera vez durante la Gran Cruzada, la Humanidad tuvo su primera perturbadora revelación del potencial de estos extraños mutantes. A medida que más grupos de Parias eran llevados a Terra, empezaron a proyectar una sombra en la Disformidad, bloqueando incluso el Astronomicón, el vital faro psíquico usado para guiar a las naves espaciales a las alejadas fronteras del Imperio.

Otras ramas del Imperio de la Humanidad, especialmente aquellas que dependían del uso de psíquicos, se horrorizaron ante la existencia de los Parias. Varios miembros del Consejo de Terra pidieron que los Parias fueran declarados proscritos, al igual que cualquier otro mutante peligroso, delegando en las Hermanas del Silencio la tarea de la total exterminación de cualquier Nulidad que encontrasen, del mismo modo que eliminaban psíquicos renegados que presentaran una amenaza para la Humanidad. Un numero de miembros del Consejo de Terra, incluido el Enviado Paternoval de la Navis Nobilite, presionaron al Emperador de la Humanidad para que emitiera un decreto oficial para librar al Imperio de estos mutantes "anti-psíquicos" que amenazaban la misma existencia de sus respectivos Adeptus.

Esto era desafortunado, ya que el Oficio Asesinorum había estado trabajando en secreto junto a los Magos Biologis y Genetistas del Mechanicum por orden de Malcador el Sigilita, Regente de Terra y Gran Maestro de los Asesinos, para ver si era posible utilizar las extrañas habilidades de las Nulidades para matar psíquicos. Su trabajo estaba sin acabar; se habían pasado muchos años desarrollando equipo y técnicas de entrenamiento especializados, y todo estaba a punto de ser arruinado por una fanática y política cacería de brujas.

Felizmente, el Emperador nunca tuvo que emitir tal decreto oficial ya que a solicitud de Malcador el Sigilita, el Mechanicum anunció que estaban dando por terminado el Proyecto Paria, haciendo un gran demostración de cerrar sus laboratorios y ejecutando muchos de sus "especímenes" que habían sido probados allí. Satisfechos con que ninguna acción más era necesaria, los burócratas del Consejo de Terra dirigieron su atención a otros temas.

Sin embargo, un estudio más minucioso de los fragmentados registros imperiales de ese tiempo muestran que el numero de ejecuciones no fue igual al numero de Parias contenidos en los laboratorios del Mechanicum. Trabajando junto al Oficio Asesinorum, el Mechanicum envió en secreto a sus Parias mas prometedores a una fortaleza especialmente construida y escondida en Terra, más allá del alcance o conocimiento de las ramas más fanáticas de lo que se conocería como Adeptus Terra después de la Herejía de Horus. Fue ahí donde el Templo Culexus, originalmente conocido como Clado Culexus, nació en su forma moderna bajo la dirección de su primer Director Primus, el individuo conocido solo como Magister Culexus. Culexus había hecho un juramento a Malcador, junto a los otros cinco Directores Primus del recién nacido Oficio Asesinorum, de derrotar a cada enemigo del Emperador sin importar dónde estuviera o cómo buscara esconderse de la justicia imperial. Las Nulidades del Clado Culexus serían un componente importante en el cumplimiento de ese juramento.

TiposEditar

NulidadesEditar

Las Nulidades, también llamadas "Intocables", son aquellos humanos que poseen el gen Paria en forma recesiva en su código genético. Una Nulidad normalmente no es consciente de sus poderes, y aunque lo sea, puede no ser capaz de controlarlos, pero el aura de espacio psíquico negativo que proyecta es altamente disruptiva para los poderes psíquicos. Un psíquico encontrará casi imposible afectar a la Nulidad y a cualquiera en su cercanía con sus poderes. Las Nulidades tienen más oportunidades que los Parias de vivir una vida pacífica, ya que su área de "incorrección" es débil, y los humanos normales pueden tomarlo simplemente como "rareza" y dejar a la Nulidad tranquila. Las Nulidades normalmente son reclutadas como Acólitos para servir como escudos vivientes contra los ataques psíquicos hacia los Inquisidores, y son obligados a acompañarles siempre allí donde vayan. Los Inquisidores generosos o pragmáticos incluso pueden brindarle a la Nulidad algo de entrenamiento de combate y equipo para aumentar la probabilidad de supervivencia de su escudo humano.

PariasEditar

Los Parias, también conocidos como "Almas Negras", "Vacíos Psíquicos" o "Desalmados", son mutantes en quienes el Gen Paria es dominante. No tienen ninguna presencia en absoluto en la Disformidad, y por ende ningún "alma". Su aura es tan poderosa, que los simples humanos encuentran imposible estar en la presencia del Paria; y son la pesadilla viviente de cualquier ser psíquico. A diferencia de las Nulidades, los Parias pueden succionar y alimentarse de la energía psíquica y su aura resulta rápidamente letal para los psíquicos. Los Parias normalmente son asesinados al nacer como mutantes, ya que su aura de "rareza" es muy palpable. Sorprendentemente, los Parias siempre han sido muy buscados en el Imperio, organizándose primero en la orden femenina de las Hermanas del Silencio y luego en los temidos Asesinos Culexus.

Parias y nulidades famososEditar

  • Templo Culexus - Todos los Asesinos Culexus son Parias en toda regla, entrenados y equipados con el estándar imperial más alto para convertirse en la destrucción de los psíquicos no sancionados de toda la galaxia.
  • Parias Necrones - Los Necrones reclutan Parias y los transforman en estas abominaciones para protegerse de las actividades psíquicas.
  • "Lanza", el Paria Negro - En toda la historia imperial, sólo una persona ha sido llamada jamás el "Paria Negro". Era un ex-Asesino con el nombre en clave de "Lanza", el cual vivió durante la época de la Herejía de Horus. Nacido como un Intocable, fue capturado por las Hermanas del Silencio y traído a Terra, donde el Clado Culexus experimentó con su cuerpo y lo mejoró en un intento de crear una forma más potente y mortal del Asesino Culexus. No se sabe si estas mejoras o sus habilidades naturales le hicieron un Paria Negro. Al final Lanza fue considerado demasiado inestable y peligroso por los maestros de su Clado como para dejarlo con vida. Fue puesto al cuidado de las Hermanas del Silencio y fue enviado a bordo de una de sus solitarias Naves Negras, con destino al corazón de un sol cercano. Por desgracia, esta nave fue interceptada por otra renegada que transportaba al Apóstol Oscuro Erebus de la Legión Traidora de los Portadores de la Palabra. Tras asaltar la nave de las Hermanas, los Portadores de la Palabra mataron a todos salvo Lanza. Sintiendo la utilidad de una criatura tan singular, Erebus encontró un nuevo propósito para su cautivo. Forzó a Lanza a someterse a un ritual del Caos doloroso y vil, en el que un Demonio menor de la Disformidad se unió con el antiguo asesino. Esta unión creó un depredador muy peligroso: un "Contra-Psíquico", capaz de redirigir el ataque de un psíquico directamente contra él. A fin de utilizar esta capacidad, el Paria Negro primero tenía que obtener una muestra de sangre de su objetivo. Este era un componente necesario que lo ayudaba a calibrarse con las habilidades psiónicas de su objetivo, a fin de reflejar sus ataques. Dos años después, tras los acontecimientos de la Masacre del Desembarco en Istvaan V, Erebus encargó a su letal siervo asesinar al Emperador. Lanza pasó una cantidad excesiva de tiempo con el fin de alcanzar su meta final: un documento que poseía una gota minúscula de la preciada sangre del Emperador de la Humanidad. Lanza obtuvo el documento en el planeta Dagonet, colocándole en conflicto directo con un Equipo de Eliminación imperial compuesto por Asesinos de cada Clado, los cuales intentaban eliminar al Architraidor Horus. Aunque la misión fue finalmente considerada un fracaso, resultando en la muerte de todos sus miembros, este enfrentamiento consiguió destruir al Paria Negro. Más tarde Horus castigó a Erebus por su audaz plan de asesinar al Emperador, declarando que cuando llegase el momento oportuno sería él y sólo él quien asesinase al Señor de la Humanidad.
  • La Rueca - La Rueca era un grupo de Nulidades creado y utilizado para cazar psíquicos renegados por el famoso Inquisidor Gregor Eisenhorn en el M41, y también eran cedidos a otros Inquisidores para investigaciones concretas. La líder de este grupo único de Intocables era Alizabeth Bequin. La Rueca resultó clave en la derrota del Inquisidor traidor Quixos, un Inquisidor Radical antiguamente venerado de la Ordo Malleus que fue corrompido por el Caos. La Rueca fue finalmente destruida en el 386.M41.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Codex: Asesinos (Ediciones 2ª y 3ª).
  • Codex: Caballeros Grises (5ª Edición).
  • Codex: Necrones (3ª Edición).
  • Visiones de la Herejía (Libro de Trasfondo).
  • Inquisitor Annual Exterminatus Part II.
  • Trilogía de Eisenhorn, por Dan Abnett.
  • Trilogía de Ravenor, por Dan Abnett.
  • Por el Emperador, por Sandy Mitchell.
  • Cavernas de Hielo , por Sandy Mitchell.
  • La Mano del Traidor, por Sandy Mitchell.
  • Death or Glory, por Sandy Mitchell.
  • Ciaphas Cain: Hero of the Imperium, por Sandy Mitchell.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.