FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!

Normalizador Gravitatorio

Base de un Normalizador estándar

La Normalización Gravitacional es el proceso paulatino mediante el cual la gravedad de un planeta es modificada artificialmente y de modo gradual para permitir las condiciones de vida asociadas al estándar balhausita común, tratando de no afectar los ecosistemas ni las propiedades físicas del entorno en la medida de lo posible.

Descripción del procesoEditar

Obtenida gracias a la física de altas energías tempranamente desarrollada por Balhaus en el Miclo III (M39), la normalización gravitacional se consigue mediante la aplicación de las teorías enunciadas alrededor de la antimateria, en especial por el descubrimiento de los antigravitones, partículas elementales de antimateria cuya interacción artificiada genera una fuerza de repulsión igual en magnitud que la de atracción derivada de la gravedad.

El Normalizador consiste básicamente en un acelerador de gravitones y antigravitones (dependiendo de si se quiere intensificar o disminuir la fuerza gravitatoria), los cuales son previamente generados por la fisión controlada de núcleos de materia/antimateria retenidos en una cámara específica que los libera en el momento oportuno.

Cuando el acelerador comienza el proceso de agitación de estas partículas, se empieza a generar un potente campo (repulsor o convergente) que se concentra de forma lineal en una guía insertada profundamente en el suelo, generalmente entre cien y mil metros, y orientada con precisión hacia el núcleo planetario. Cuando se llega al punto de máxima concentración, el Normalizador dispara un potente pulso a través de la guía saturada con billones de gravitones o antigravitones, los cuales son desplazados masivamente hacia el núcleo a gran velocidad, en el cual penetran creando el llamado impacto gravitatorio.

La potencia del campo requerido para llegar a un punto de anulación es directamente proporcional a la intensidad de la gravedad planetaria original, de modo que cuando las partículas convergen en el núcleo se produce la oscilación necesaria, siempre medida con absoluta precisión matemática.

El pulso liberado no es infinito, sino que el Normalizador lo mantiene constante hasta liberar los gravitones o antigravitones necesarios para aumentar o reducir la gravedad, momento en el cual se detiene y la propia física de estas partículas los mantiene estables. El Normalizador no obstante realiza de continuo cálculos sobre variaciones de la gravedad, pudiendo realizar pequeños ajustes con el tiempo para que ésta fuerza se mantenga constante de forma indefinida.

IndicacionesEditar

Experimentos y casos reales han demostrado que el uso de Normalizadores en planetas cuya gravedad está muy alejada de los parámetros básicos establecidos para los balhausitas (condiciones similares a las de Helheim), pese a tener éxito en el proceso, generan efectos colaterales no deseados. Ejemplo de esto son variaciones en las condiciones de la fauna, en la temperatura, y en casos más extremos (aunque nunca alcanzados) modificaciones en la propia órbita planetaria.

Debido a esto, los Normalizadores son sólo susceptibles de ser utilizados cuando la oscilación gravitatoria necesaria no es excesiva y sus impactos son controlables, si bien esto es suficiente como para permitir su uso en gran variedad de mundos que han sido colonizados por Balhaus con la transformación previa necesaria y sin que afectara significativamente a las condiciones originales por la mínima variación requerida.

En otros lugares desprovistos de vida o en los cuales la variación de las condiciones no es relevante (mundos tóxicos, radiados o planetoides), pero donde existen recursos interesantes para los balhausitas, el uso de Normalizadores es algo común y aceptado para facilitar la labor de sus trabajadores.

DespliegueEditar

Los modernos Normalizadores son plataformas de cuarenta metros de diámetro, una guía de cien a mil metros (dependiendo del tipo de terreno) que se introduce en el suelo y un complejo generador interno que contiene las cámaras de fisión, la cámara de generación y la cámara de concentración donde se encuentra el extremo superior de la guía. Una vez emplazado, lo cual suele llevar varios días, el proceso de generación de gravitones o antigravitones tarda algunas horas, tras lo cual está preparado para disparar el pulso. Todo este proceso está completamente automatizado, es decir, no hay necesidad de que ningún balhausita interaccione para la implantación de un Normalizador en un planeta, sino que forma parte de la robotización y procedimientos del Patrón Básico de Colonización.

MejorasEditar

A raíz del contacto con la civilización Vesk a principios del Miclo VII (M42), los normalizadores obtuvieron notables mejoras en su diseño y funcionamiento gracias a la intervención de sus científicos. La generación y control del flujo de energía se vio estabilizado así como los parámetros de cálculo gravitatorio, haciendo menos necesaria la frecuencia de descarga y ampliando las posibilidades a otros mundos anteriormente no factibles.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.