FANDOM


Legión de la Cruz de Hierro
El contenido de este artículo pertenece a la saga No Oficial de Balhaus, que ha recibido el Sello de Calidad Wikihammer.

¡Disfrútala!


Nichfang I

Nichfang del bosque con aguijón venenoso

Se denomina Nichtfäng o también “muerte nocturna” a un peligroso depredador originario de Aardlock, un planeta donde Balhaus ha realizado diferentes investigaciones y obtenido diversos especímenes para poblar algunas reservas naturales como la de Buschig, Rathbaum o Wilderland.

DescripciónEditar

El Nichtfäng es una criatura con una capacidad de adaptación asombrosa, y puede encontrárselos en cualquier tipo de clima o territorio. Adecúan su físico a las condiciones circundantes, pudiéndose encontrar Nichtfängs con pelajes de cualquier color –dependiendo del entorno donde se mueven-, tamaño, pelo más o menos frondoso y demás características variables. Se han encontrado Nichfäng de tamaño descomunal –hasta cinco metros- en algunas remotas regiones heladas, otros que han desarrollado un par de patas adicionales o también un impenetrable caparazón similar al de un armadillo para protegerse. Cuanto más duras son las condiciones del entorno más capacidad de adaptación muestra el Nichtfäng, de manera que estas bestias pueden proliferar prácticamente en cualquier sitio.

Dependiendo de su tamaño el Nichfäng caza en solitario o en manada, y cuando tiene oportunidad prefieren atacar en la oscuridad, la cual no tiene secretos para ellos. Los especímenes más grandes son solitarios y extremadamente agresivos, estableciendo sus dominios territoriales con suma ferocidad frente a otros individuos o incluso grupos enteros. También existen manadas –de seis a diez individuos máximo– donde se juntan Nichtfäng de menor tamaño, los cuales colaboran hábilmente para conseguir comida. Tanto unos como otros son considerados muy peligrosos.

CaracterísticasEditar

En general esta bestia es cuadrúpeda y mide unos tres metros y medio desde el hocico a la cola, pesa entre 200 y 250 kilos y cuenta con un arsenal consistente en dos hileras de dientes afilados, garras largas y un aguijón venenoso en la cola que puede usar como látigo con increíble precisión. Su organismo está habituado a cambios extremadamente rápidos, los cuales se producen en cuestión de semanas cuando existe la necesidad por las condiciones del entorno donde se encuentra. Semejante adaptabilidad viene dada por una estructura genética única capaz de producir mutaciones que proporcionan ventaja a la criatura en función de las necesidades, proceso que es objeto de estudio por parte de los científicos de Balhaus. Si bien dichas mutaciones no son extremadamente complejas, con el paso del tiempo las nuevas generaciones de Nichtfängs nacerán con ellas y las perfeccionarán de seguir existiendo la necesidad.

Por suerte para sus presas, que son la mayor parte de otros animales, los Nichtfängs son brutalmente territoriales y dos manadas jamás comparten la misma zona, que suele ser muy amplia. Lo más habitual es que cuando coinciden varios Nichfäng pertenecientes a diferentes manadas en el mismo lugar se maten de inmediato unos a otros compitiendo por el espacio de caza. Al final sólo se encontrará una manada de no más de diez individuos en una extensión de unos 200 kilómetros cuadrados.

El Nichfäng no es domesticable en ningún sentido, salvo tras un procedimiento específico que requiere la aplicación de un inhibidor hormonal que actúa durante su crecimiento. Una vez aplicado muchos de sus instintos se anulan, y con un severo adiestramiento puede convertirse en un animal que tolera la presencia de otras criaturas cerca de él sin atacarlas. En cualquier caso sigue siendo una animal peligroso e impredecible, por lo cual rara vez se trata de domesticar.

El experimento BlowfeldEditar

Un ejemplo de la asombrosa adaptabilidad del Nichfäng fue oficialmente demostrado y documentado en el 460 DDF (213.M41), cuando un científico llamado Ernst Blowfeld tomó una pareja de especímenes de Nichfäng procedentes de una selva en Aardlock y los liberó en la reserva de Wilderland, en un territorio semidesértico y yermo donde serían objeto de constante observación. Las transcripciones de Blowfeld determinaron que en dos semanas después de su liberación ambas criaturas habían perdido por completo el pelaje verdoso que usaban como camuflaje en la selva de Aardlock de donde provenían, sustituyéndolo por uno color arena más acorde con el nuevo terreno. Sus músculos crecieron significativamente para proporcionarles más velocidad –en el nuevo entorno, prácticamente desnudo, no había árboles ni obstáculos
Nichfang II

Nichfang de las cavernas de cola iridiscente

que les impidieran correr–, y su columna, originalmente más compacta y maciza, se flexibilizó y alargó casi un metro haciéndolos más aerodinámicos, lo cual les permitió cazar algunas presas que originalmente no estaban a su alcance por ser más ágiles o veloces que ellos. Un mes y medio después estaban completamente adaptados al yermo y eran los depredadores más eficaces de todos los que se encontraban allí. Cinco meses más tarde tuvieron su primera camada –el ciclo reproductivo de los Nichfäng también se adapta en función del alimento disponible–, y las crías mostraban exactamente las mismas características de adaptación que sus progenitores, añadiendo adicionalmente huesos más ligeros, garras retráctiles y un veneno diferente en su aguijón, desarrollado para provocar parálisis con una mínima cantidad, en vez de la mortal ponzoña que sus progenitores usaban en la selva de Aardlock como defensa.

La observación de los Nichfäng en el nuevo medio concluyó con una total adaptación y expansión de sus dominios, creando nuevas manadas que se fueron dispersando naturalmente hasta llegar a todos los rincones de la reserva de Wilderland.

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.