FANDOM


Khorne medio sin fondo

Cerberus el Rebañacráneos, mascota de los Poderes Ruinosos, patrocina este espacio para honrar a sus demoníacos señores. Pulsa sobre él y te introducirá en los misterios del Caos.

¡Sangre para el Dios de la Sangre! ¡Visitas para los artículos del Caos!


Necrosius

El amargado y enloquecido Hechicero de los Marines Espaciales del Caos conocido como Necrosius el Inmortal es un antiguo enemigo del Imperio. Es un servidor jurado de Nurgle, el Dios del Caos de la pestilencia, la desesperación y la descomposición. Necrosius es el amo y señor de la partida de guerra de Marines Espaciales del Caos conocida como los Apóstoles del Contagio, además de ser un poderoso hechicero cuyas artes necrománticas oscuras son capaces de levantar a los muertos en una terrorífica media vida, desencadenando la Plaga Zombie del Señor de la Enfermedad sobre amigos y enemigos por igual.

PersonalidadEditar

Antes de la Herejía de Horus, Necrosius era un Apotecario de los Marines Espaciales, destacando en las artes de la curación. Era un devoto practicante del arte de la medicina y estaba dedicado al bienestar tanto físico como mental de sus Hermanos de Batalla de la Legión de la Guardia de la Muerte hasta su corrupción por la vil influencia del Dios del Caos Nurgle. Devoto hoy día al Señor de la Enfermedad, Necrosius es un servidor de Nurgle en cuerpo y alma, doblegándose solo ante la voluntad de su deidad patrona. Cuando Necrosius y sus Apóstoles llegan a un campo de batalla, su oferta de colaborar en el conflicto suele ser subestimada e incluso rechazada entre sus pares del Caos. Actuando por lo general a espaldas de quienquiera que esté al cargo de las fuerzas del Caos, Necrosius y su partida de guerra extienden viles enfermedades y la nigromántica Maldición del Descreimiento (la Plaga Zombie) tanto sobre las fuerzas del Caos como sobre las fuerzas imperiales.

HistoriaEditar

Necrosius fue al principio uno de los Apotecarios de la Legión de Marines Espaciales de la Guardia de la Muerte durante la Gran Cruzada. Su nombre original ha sido purgado de todos los registros imperiales. Durante los primeros días de la Herejía de Horus, poco después de que la Guardia de la Muerte traicionara al Emperador de la Humanidad y de que la flota de la Legión Traidora quedara varada en la Disformidad y fuera asaltada por la infecciosa corrupción de Nurgle mientras se dirigían a Terra, el hombre que se convertiría en Necrosius y sus compañeros Apotecarios entre los Astartes de la Guardia de la Muerte empelaron todas sus habilidades y artes contra las extrañas plagas que asolaban las filas de la Legión, pero no tuvieron ninguna clase de éxito. La descomposición y la enfermedad que devastaron a la Guardia de la Muerte era obra demoníaca de Nurgle, por lo que no existía ciencia mortal capaz de atajarla. La Legión de la Guardia de la Muerte se había convertido en la Elegida de Nurgle en el momento en que se unieron a la causa de Horus. Necrosius, sin embargo, no se rindió y siguió intentado hallar una cura, luchando contra toda esperanza, mientras sus compañeros Astartes se desplomaban y morían a su alrededor, o sucumbían a la desesperación y a las macabras bendiciones del toque infecto de Nurgle. Se obsesionó con encontrar una solución, incluso mientras las salas del Crucero de Asalto de la Guardia de la Muerte en donde servía se distorsionaban y corroían a su alrededor, y mientras en las sombras los Demonios brincaban y se burlaban de sus esfuerzos. A pesar de que sus camaradas muertos volvían a alzarse llenos de impía vida insuflada por las bendiciones de Nurgle y de que su propio cuerpo se había convertido en una hinchada y podrida carcasa enferma, siguió empeñado con hallar la respuesta al acertijo más allá de la razón y de los límites de su cordura.

La Mano de NurgleEditar

Cuando Necrosius oyó la voz de su nuevo Señor de la Corrupción riéndose de él y susurrándole mediante las murmurantes alas de infinidad de moscas carroñeras y los sibilantes gorgoteos de órganos putrefactos y descompuestos, aceptó al fin la horrible verdad acerca de la maldición que había caído sobre él y sobre sus compañeros, y se unió a la causa de la vil deidad. Necrosius se convirtió en un auténtico converso a la causa de Nurgle, dejando atrás su anterior adiestramiento y su querido papel como sanador de sus Hermanos de Batalla. Eligió dedicarse en cuerpo podrido y alma enferma al conocimiento y las obras de la muerte y a la investigación de la hechicería demoníaca, destacando pronto como un maestro de las artes oscuras de la necromancia. Con la ferviente convicción que solo los verdaderos conversos pueden demostrar, Necrosius pronto reunió en torno suyo a un grupo de seguidores hechizados por su oscura oratoria y por su visión de conceder el "don" de la muerte a toda la Humanidad.

Esos primeros discípulos procedentes de la corrupta Guardia de la Muerte se convertirían con el tiempo en los integrantes de la nueva partida de guerra de Necrosius, los Apóstoles del Contagio. Su amargado corazón le permitió no tener que doblar su rodilla ante nadie aparte del propio Padre Nurgle, obedeciendo a su antiguo Primarca Mortarion con reticencia. Desde hace mucho tiempo ha albergado resentimiento hacia Typhus, cuya traición precipitó la caída de la antaño noble Legión de la Guardia de la Muerte a su maldición final tras perderse en la Disformidad, resentimiento alimentado y enquistado hasta convertirse en una profunda rivalidad y un enfrentamiento directo entre la partida de guerra de Necrosius y la facción de la Guardia de la Muerte dirigida por el antiguo Primer Capitán de la Legión.

Los Apóstoles del ContagioEditar

Pronto, los Apóstoles de Necrosius abandonaron a sus pares y siguieron su propio camino, esparciendo la enfermedad y el "don" de la muerte andante a donde quiera que fuesen, sin tener en cuenta a quien infligían su canceroso contagio, ya fueran sirvientes del Emperador u otros seguidores de los Poderes Ruinosos. Como resultado, Necrosius y sus Apóstoles del Contagio han hecho gran cantidad de enemigos y han participado en un número desconocido de atrocidades a través de los milenios posteriores a la Herejía de Horus; desde los horrores de los Genocidios de Dorisca a la devastación del Mundo Virgen Eldar de Cth'rawl. Durante todo ese tiempo el poder de Necrosius ha crecido y menguado muchas veces. De hecho, existen multitud de fuentes tanto dentro del Imperio como entre las fuerzas del Caos que le han creido destruido en gran número de ocasiones, ya fuera a causa de las espadas de los Asesinos imperiales o en las llamas de los fuegos místicos de Ahriman, pero siempre ha conseguido regresar de entre los muertos. Por ello Necrosius se ha ganado el apodo de "el Inmortal" entre sus devotos.

El Asedio de VraksEditar

En el 813.M41, el herético Cardenal Apóstata Xaphan del Mundo Arsenal imperial de Vraks Prime se rebeló contra el Imperio de la Humanidad. El Asedio de Vraks, como pronto se le llamó, se convirtió pronto en una campaña militar de pleno derecho que rugió durante los 17 años estándar que costó recuperar el herético mundo rebelde de las manos de las fuerzas del Caos. Cuando Necrosius y su partida de guerra llegaron a Vraks como parte del contraataque del Caos, pasaron totalmente desapercibidos tanto para amigos y enemigos, ya que ambos bandos pensaban que estaba muerto, pues no había hecho alarde de sus oscuras artes ocultas en más de un siglo.

Decidido a no servir a nadie más que a sí mismo, y mucho más a no obedecer ni al Cardenal Apóstata Xaphan ni al poderoso Señor del Caos Lord Zhufor, quien ya se había hecho con la lealtad de la mayoría de los Marines Espaciales del Caos que luchaban en Vraks, Necrosius y sus seguidores pronto se concentraron en realizar sus propias obras de pesadilla. Los Apóstoles del Contagio se infiltraron entre las filas de los herejes y traidores de Vraks, extendiendo su credo impío y oscuro. Necrosius y su vil banda de hechiceros oscuros llevaron a cabo indescriptibles ritos de la nigromancia más tenebrosas sobre los miles de cuerpos no enterrados que cubrían los campos de batalla y sobre las fosas comunes que salpicaban el oscurecido planeta. En el momento en el la carnicería cobró su máxima intensidad durante el contraataque del Caos, los cadáveres de los fallecidos se alzaron de entre los muertos, extendiendo la vil corrupción de la temida Plaga Zombie entre las filas de las fuerzas imperiales. Tras 17 años de la campaña imperial de desgaste, 34 Regimientos de la Guardia Imperial consiguieron finalmente reconquistar el planeta en el 830.M41. El conflicto se cobró las vidas de 14 millones de soldados de la Guardia Imperial así como la totalidad de los ocho millones de habitantes de Vraks Prime, que fueron consumidos por la violenta cruzada o acabaron exterminados tras quedar corrompidos por el Caos. El paradero de Necrosius tras el cierre del Asedio de Vraks es desconocido.

Armamento y habilidadesEditar

Necrosius lleva una corrompida servoarmadura marcada por su Dios patrón Nurgle. Aunque no está completa, incorpora partes de los modelos Mark IV ("Máximus") y Mark V ("Herejía") de servoarmadura Astartes con modificaciones augméticas de origen desconocido, incluido lo que parece ser un núcleo energético increíblemente inestable que expulsa un vapor negro-amarillento contaminado. Necrosius parece estar parcialmente fusionado con la armadura ya que ha quedado tan deformada y dañada para acomodar su grotesca forma hinchada que resulta imposible dilucidar dónde empieza la armadura y donde acaba el hechicero. Habiéndose alejado de la gloriosa forma de la Humanidad y del sagrado triunfo de la fisiología Astartes, el cuerpo de Necrosius ha sido sometido a los deformantes efectos del Caos, lo que queda patente en sus horriblemente inflamadas mutaciones necróticas, la hinchazón de su carne y lo que parecen ser numerosas lesiones cancerosas y estigmas de incontables enfermedades e infecciones. Los dones de Nurgle, como las terribles desfiguraciones y enfermedades fatales de la piel, suelen provocar dolores crónicos, pero parecen no afectar a los seguidores de Nurgle en forma alguna, e incluso aceptan con alegría dichas infecciones como muestra del favor de su dios. A pesar de su estado necrotizado y corrompido, el cuerpo de Necrosius parece más que capaz de recuperarse e incluso ignorar heridas de extrema gravedad, existiendo informes no confirmados de la regeneración instantánea de su carne tras resultar dañada por disparos de láser y descargas de Bólter. Además, el Hechicero parece ser inmune a toda clase y grado de polución ambiental, incluidas las mortíferas toxinas y gases empleados por su bando, sin necesitar ninguna clase de protección adicional.

Como pudo observarse durante el Asedio de Vraks, Necrosius parece disponer de alguna clase de Arma de Energía muy modificada, basada o quizá derivada de alguna clase de diseño imperial del tipo que suelen emplear los Bibliotecarios de los Marines Espaciales. El metal psicoreactivo del arma de fuerza permite a un poderoso psíquico como Necrosius el enfocar energías asesinas en la hoja, permitiéndole atravesar hasta la ceramita endurecida y dañar de forma directa la fuerza vital de un individuo herido por ella. Necrosius también suele emplear una Pistola Bólter que ha adaptado personalmente para poder disparar lo que se suele llamar "Proyectiles de Plaga". Las ojivas de dichos proyectiles han sido modificadas para contener diversos agentes de guerra bacteriológica, que se dispersan cuando el proyectil explota. Se cree que muchos de dichos agentes son creación propia del psíquico. Como muchos otros devotos del Señor de las Plagas, Necrosius también emplea "Granadas de Plaga", granadas improvisadas altamente efectivas hechas con las cabezas de enemigos derrotados rellenadas con sangre infectada, pus, ácido y otras pútridas substancias. El proyectil resultante revienta al impactar y la presión interna arroja los fluidos y gases infecciosos en todas direcciones.

Tratándose de uno de los más poderosos y favorecidos sirvientes de Nurgle, Necrosius suele ser ayudado por los pequeños y traviesos Demonios Menores de Nurgle conocidos como Nurgletes. Estas crueles criaturas atacan en enjambres que muerden y arañan con sus colmillos infectados, cuyas pequeñas heridas pronto se vuelven peligrosamente gangrenosas.

Necrosius también está adornado con los blasfemos y macabros símbolos y parafernalia de un Hechicero del Caos, incluyendo cabezas reducidas, fetiches, iconos grabados con blasfemos glifos y un estandarte personal que incluye los cuatro impíos símbolos de los Poderes del Caos, partes corporales cosechadas y un largo etcétera. Dichos tótems se emplean en prácticas rituales y dotan de un foco psíquico a las malignas energías psíquicas del Hechicero, aparte de cumplir con otras muchas funciones simbólicas. Al tratarse de un poderoso hechicero, Necrosius conoce muchos terribles secretos impartidos por los labios supurantes de los sirvientes demoníacos del Padre Nurgle, y entre ellos, la capacidad de alzar a los muertos como una Plaga Zombie.

MiniaturaEditar

  • Forge World.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Imperial Armour VII.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.