FANDOM


Necron sin fondo

Gygabi'tha, cronista de las Dinastías, ha despertado tras eones de sueño para rescatar sus arcanos archivos. Pulsa sobre ella y te guiará por la laberíntica historia de los Necrones.

Tus visitas honran a la Triarca

Necroguardia

Necroguardias.

"Sólo los seres inmortales pueden comprender totalmente la carga que supone la lealtad eterna."
Vargard Obyron de la Dinastía Sautekh


Los Necroguardias (Lychguard en inglés) son las unidades Necronas de élite que conforman la guardia personal de los Líderes Supremos de sus Dinastías. Marchando al mismo paso que su amo, los Necroguardias son impresionantes de ver en el campo de batalla. Portan dáculus y espectrales espadas hiperfásicas que cobran un sangriento peaje a los enemigos de los Necrones, abriéndose paso con facilidad a través de su carne y su armadura.

DescripciónEditar

En épocas antiguas, los Necroguardias eran los protectores de la nobleza, incorruptibles y totalmente entregados a sus deberes. Y aunque esta afirmación era muy propagandística, estaba cerca de la verdad. Indudablemente, los Necroguardias eran mucho más leales que los soldados, pero también eran mortales, y por tanto podían caer en las tentaciones y debilidades de la carne. En la actualidad, aunque siguen siendo combatientes legendarios, ya no pueden apartarse de los edictos de sus amos como hacían antes, debido a una cuidadosa manipulación que se imprimió en sus mentes durante la Biotransferencia. Cada Necroguardia está programado para prestar una lealtad inquebrantable a un noble en particular o, a veces, a una Dinastía entera. Esto, combinado con el hecho de que han mantenido intacta la mayor parte de su personalidad, convierte a los Necroguardias en los emisarios y lugartenientes ideales en aquellas situaciones que son demasiado peligrosas como para que el Faerón arriesgue su vida o la de sus subordinados reales.

Líder Necron Daculus Necroguardias Portal Wikihammer

Físicamente los Necroguardias tienen un aspecto imponente, enfundados en armaduras pesadas que normalmente se reservan para la realeza Necrona. Esto se hace por una simple cuestión de practicidad pues, ¿de qué sirve un escolta si no tiene la fuerza y robustez necesarias para proteger a su amo? Sin embargo, subyace cierta arrogancia bajo el diseño de las gruesas armaduras de los Necroguardias, una especie de descaro pensado específicamente para desafiar de manera irresistible a sus enemigos. En consecuencia, los Necroguardias suelen acabar siempre operando en el corazón de las batallas, ya sea porque su señor los ha concentrado a su alrededor, o porque el enemigo ha decidido efectuar contra ellos su carga más destructiva (pues considera de máxima prioridad la aniquilación de los Necroguardias).

Como ocurre con la mayoría del ejército Necrón, el armamento de los Necroguardias viene decretado por la tradición. Muchos de ellos van equipados con un arma llamada dáculus, que procede de la armería personal de su patrón. Si a eso se le suma la fuerza prodigiosa del Necroguardia, pocos serán los objetivos que no pueda penetrar la hoja de esta arma. Algunas falanges, empleadas por los Líderes Supremos más influyentes, van armadas con espadas hiperfásicas y escudos de dispersión, renunciando así a apenas una pizca de potencia de combate en favor de la increíble protección que proporcionan los escudos de dispersión gracias a sus barreras de energía integrada. Aunque una escuadra de este tipo es probablemente más lenta al tratar de avanzar contra una fuerza de combate de los Marines Espaciales, también será capaz de soportar cualquier cosa que le echen encima, desde munición de asedio a láseres de defensa.

Independientemente de su armamento, un Necroguardia siempre preferirá un único ataque devastador antes que una lluvia de golpes menores, y mientras tanto confiará en su resistencia para mantener al enemigo a raya. A diferencia de otros Necrones de rango inferior, los Necroguardias se enorgullecen (e incluso se deleitan) de llevar a cabo su sangrienta tarea. De hecho, un Necroguardia considerará como un fallo lamentable todo lo que no sea propinar un golpe perfecto. Algunos van todavía más lejos, y piden clemencia a su soberano si durante la batalla han efectuado aunque sea un solo ataque que no haya sido inmaculado. Es por esto que, a veces, puede observarse a un Necroguardia inmóvil en medio de la batalla, con la hoja de su arma levantada y estático, a la espera del momento oportuno para golpear. Cuando ese momento llega, el Necroguardia descarga su arma en un certero arco que rebana extremidades, cabezas y hasta torsos.

Un Líder supremo concederá a sus Necroguardias el derecho de remarcar su estatus entre las filas de sus guardaespaldas. Por ejemplo, una máscara mortuoria dorada señala al líder de la cohorte, mientras que los Necroguardias que muestran decoraciones doradas sobre el cartucho del ankh suelen ser guardias personales del regente y de otros nobles de alto rango. Ataviados con la librea real, los Necroguardias reflejan la grandeza de sus señores. Sus crestas doradas y sus tabardos segmentados hacen que estos guerreros destaquen entre los soldados comunes, y a menudo lucen los mismos colores e iconografía que sus amos para que no haya dudas sobre su estatus.

ArmamentoEditar

Las cohortes de Necroguardias se componen de entre 5 y 10 guerreros, armados con dáculus o con espada hiperfásica y escudo de dispersión. Cada cohorte puede escoger desplegarse en una Guadaña de la Noche.

MiniaturasEditar

FuentesEditar

  • Codex: Necrones (Ediciones 5ª, 7ª y 8ª).
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.