FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

Mundo letal cienaga pantano
"Nos hemos topado con escorpiones del tamaño de tanques de batalla, tres hombres murieron de infección la semana pasada. He sudado suficiente como para llenar un lago, un pozo del pantano se tragó mis botas y los árboles son tan gruesos que no puedes pasar a través de ellos. ¡Emperador ayúdame, me encanta este sitio! ¡Es como estar en casa!"
Capitán Rock, del 3º de Demonios Verdes de Catachán, acerca de Varestus Prime.


Los mundos letales son planetas demasiado peligrosos para que se puedan instalar asentamientos humanos normales. Estos mundos son casi imposibles de colonizar, pero tienen algo de valor, ya sea estratégico o mineral, que necesita la provisión de puestos avanzados u otras instalaciones.

DescripciónEditar

Los mundos letales representan los entornos más hostiles que el Imperio tiene para ofrecer y que, sin embargo, requieren ocupación humana. Aunque el tipo de amenazas para los nativos varían mucho, todos estos planetas comparten una característica importante: la vida humana a menudo es muy corta. Aquellos que moran y sobreviven en estos planetas son algunos de los ciudadanos más rudos y, en algunos casos, endurecidos por las batallas del Imperio. Los mundos letales no están estrictamente limitados a tener flora y fauna mortales; en algunos casos, el peligro radica en un clima impredecible o fenómenos estelares que hacen que el planeta sea terriblemente inadecuado para una habitabilidad normal. Ahí radica la dificultad para sus habitantes, ya que estos mundos podrían contener recursos esenciales u ocupar un lugar estratégico, y por lo tanto, el Imperio ha considerado que ningún sacrificio es demasiado grande para mantenerlos bajo control.

Vida en un mundo letalEditar

Gi flora letal

Especie letal de Kenov III

Sobre el papel, los planetas clasificados como mundos letales no deberían estar habitados por humanos. A menudo, sin embargo, algo acerca de estos lugares requiere una presencia física constante a pesar de que la vida en la superficie no es para los débiles de corazón o de cuerpo. Todos deben tener su propia función y apoyar a la población en general, ya que si no todos se enfrentan a una destrucción inminente.

La naturaleza exacta de la amenaza que se sufre en los mundos letales varía de un planeta a otro. Catachán es infame por las junglas que cubren todo su continente y la gran cantidad de criaturas carnívoras que lo habitan, mientras que Praxeti es un planeta baldío e inhóspito, devastado por las tormentas de iones que lo sacuden con tanta fuerza que destrozan las rocas. Existen amenazas en otros mundos letales que son aún más extrañas, como las del planeta viviente de Croatoa, las tormentas psíquicas de Sycorax o la fauna cristalina indestructible de Kragadam, por nombrar algunas. Desde los desiertos interminables de Luther McIntyre a los campos de sulfuro hirvientes de Jjojos, cualquier población que trate de iniciar su existencia en un mundo letal tendrá que superar amenazas que van más allá de la imaginación de la mayoría de los ciudadanos imperiales.

Pero todo eso no impide que la humanidad prospere contra viento y marea. Los roles individuales y el cumplimiento de las directrices son cruciales para la supervivencia de cualquier puesto de avanzada o colonia del mundo letal. Como resultado, la vida a menudo está reglamentada, y el castigo por ignorar las tareas asignadas es muy duro. Aquellos que no pueden realizar las tareas de tipo más físico brindan apoyo a quienes pueden hacerlo. No se desperdicia ningún esfuerzo, y cualquier persona capaz pero que rechaza colaborar es tratada severamente. En los mundos donde la falta de apoyo de los demás es una sentencia de muerte, el peor castigo puede ser el simple destierro; si el ofensor sobreviviera, seguramente se lo pensaría dos veces antes de repetir su error.

Si bien sería fácil permanecer en hábitats protegidos, a menudo la necesidad de los recursos del planeta requiere que aquellos que viven allí interactúen directamente con sus letales entornos. En muchos casos, desafiar las amenazas del planeta significa proteger a los equipos que recolectan recursos minerales o biológicos. Para otros, significa asegurarse de que los sistemas de defensa y otras tecnologías sigan funcionando a pesar de los efectos dañinos del orbe. Cualquiera que sea el motivo, la vida suele ser muy corta. Esa realidad viene acompañada con el entendimiento de que el deber del asentamiento, instalación o base supera los deseos o las necesidades de cualquier persona individual.

Tipo de habitantesEditar

"Tira tu equipo allí. Sabes cómo disparar, ¿verdad? Dirígete al Muro Este y ayudalos a repeler a los halcones sanguijuela. Oh sí, bienvenido a Kurn."
Malachi Quarry, Jefe de campo de Kurn


Las personas que provienen de mundos letales son individuos con cicatrices, tanto físicas como emocionales. El espectro omnipresente de la muerte los persigue y puede crear una sensación de desapego que se interpone en el camino de fuertes conexiones interpersonales. Para la mayoría, alguien cercano y querido ha perecido: delante de ellos, en sus brazos, o, en casos extremos, por sus propias manos. Como resultado, tienden a ser ferozmente leales al grupo o al cuerpo más grande al que sirven, especialmente cuando la supervivencia de ese grupo está en riesgo, pero también se alejan de los apegos individuales.

Los nativos de mundos letales son pragmáticos y realistas. Muchos muestran poca tolerancia por las opciones indirectas y, a menudo se apresuran a la acción antes de considerar todas las posibilidades. Algunos llaman imprudente a este comportamiento impulsivo, sin embargo, muy pocos nativos de mundos letales lo hacen por una necesidad apasionada. Ven una solución directa y se mobilizan para ejecutarla con la menor pérdida posible de recursos y vidas de la comunidad. Debido a que la supervivencia se inculca como una práctica diaria desde el nacimiento, son notoriamente difíciles de matar. Los diezmos del Astra Militarum en estos mundos son reconocidos como algunas de las tropas de combate más feroces que el Imperio posee en el campo de batalla. Aunque algunos también tienen habilidades especiales en el terreno de su mundo natal, la combinación de ingenio, habilidad física y pura determinación los convierte en guerreros capaces en cualquier escenario bélico.

Como corresponde a estos entornos hostiles, los nativos de mundos letales también son excelentes arbitradores, ya que su mentalidad práctica y sus agallas les permiten sobrevivir a la violencia mortal de dicho cargo. Aquellos alineados con el Adeptus Mechanicus o el Adeptus Administratum, organizaciones pragmáticas por naturaleza, también prosperan a medida que la tecnología y las habilidades logísticas son perpetuamente necesitadas. Para todos ellos, la comprensión del autosacrificio para el mayor bienestar grupal, así como los procesos de pensamiento rápido nacidos para evitar el ataque de una muerte inminente, les permiten encontrar soluciones efectivas rápidamente cuando el tiempo se convierte en esencial.

Mundos letales conocidosEditar

  • XIII: Mundo letal donde la partida de guerra de las Bestias de Latón se alzaron victoriosas en un enfrentamiento con los Caballeros de la Casa Hawkshroud en 678.M41.
  • Aflicción: Situado en el Subsector del Racimo de Josia, el planeta fue visitado por el Inquisidor Felroth Gelt y su séquito en 770.M41 mientras perseguían a los supervivientes cultistas de la Hermandad de la Oscuridad Astada, secta del Caos gobernada por el demonio Baphomael. Durante su enfrentamiento el planeta parecía estar vivo y ser hostil al Inquisidor.
  • Autega: Mundo letal y mundo santuario imperial. Es el hogar del regimiento de Exploradores Tácticos de Autega cuya principal deber es explorar y conservar los senderos menos peligrosos a través del letal entorno planetario y escoltar a los convois de peregrinos que continuamente se mueven entre las distintas ciudades y santuarios del planeta.
  • Belisarius IV: Mundo desértico letal. La nave prisión Sardanapalus se estrelló en el planeta y sus pocos supervivientes se vieron forzados a sobrevivir tanto al calor extremo del planeta como a los depredadores gigantes que infestan sus desiertos.
  • Byssta: Mundo letal visitado por Koulick Krieg.
  • Caldera (posarli mundo letal y treure mundo muerto)
  • Canak: Mundo Letal.
  • Cesstium.
  • Mundo de Crake: Mundo letal visitado por Koulick Krieg.
  • Croatoa: Mundo letal imperial. Increíblemente, el propio planeta parece constituir un organismo vivo.
  • Damnia: Mundo letal y mundo de reclutamiento del Capítulo de los Ángeles de Venganza. El planeta fue descubierto por los astartes cuando perseguían al Ángel Caído Cypher, el cual escapó cuando ellos llegaron. A pesar de perder a su presa, los astartes descubrieron que el planeta era ideal para obtener nuevos aspirantes y desde entonces es uno de sus principales mundos de reclutamiento.
  • Denkari Menor: Mundo letal tropical que fue atacado por el ¡Waaagh! Grughakh y defendido por la 11ª Compañía de tanques pesados de Tekarn.
  • Derwynia: Mundo letal.
  • Endymion Prime.
Planeta Fedrid

Planeta fedrid

  • Esperanza Perdida: Se cree que fue el mundo natal originario de los Crotálidos, una especie carnívora que podía migrar entre planetas a través de la disformidad. El planeta también estaba habitado por el peligroso depredador conocido como "Gusano Látigo".
  • Fedrid: Mundo letal imperial.
  • Gath Rimmon: Mundo letal cubierto casi en su totalidad por océanos de ácido.
  • Gorang: Mundo letal donde finalizó la laga carrera del famoso Misionero Uriah Jacobus. Aquí contrajo un letal virus mientras intentaba introducir el Credo Imperial entre la población.
  • Hyperion.
Planeta Kanak

Planeta Kanak

  • Kanak: Mundo letal en el Segmentum Obscurus desgarrado por la actividad volcánica y poblado por fieras tribus de guerreros. Debido a su duro entorno, los pobladores han evolucionado hasta parecerse más a ogretes que a humanos. Los pobladores son reclutados por la Guardia Imperial para engrosar los regimientos de Cazacráneos de Kanak, lugar donde su salvaje naturaleza puede ser encauzada en un servicio al Imperio.
  • Khymara: Conocido también como Khymara X, se trata de una colonia minera situada en el Torbellino. En 907.M41 durante la Guerra de Badab, un pequeño contingente de Marines Espaciales de los Grifos Aullantes sufrió graves bajas a manos del Capítulo de los Ejecutores.
  • Kragadam: Mundo letal del Segmentum Ultima.
  • Krakan: Mundo letal selvático. La superficie de Krakan está exageradamente cubierta de vegetación, abarrotada por una espantosa variedad de humedales asesinos e infestada por una fauna letal que recorre los empalagosos cenagales y bosques del planeta. Los regimientos de la Guardia Imperial del planeta son conocidos como la Guardia del Pantano de Krakan y sus soldados son famosos por adaptarse con facilidad a los escenarios bélicos más desafiantes.
  • Lesser Nox
  • Mordin: Mundo letal, hogar de algunas de las más raras y letales especies de plantas de toda la Galaxia.
  • Mortressa: Mundo letal del subsector Adrantis y hogar del regimiento Guadañas del Viento de la Guardia Imperial.
  • Mundo de Crake
  • Mundo Madriguera: Mundo letal de las Estrellas del Halo famoso por albergar fauna mecánica y poseer una tóxica atmósfera donde ni un Marine Espacial podría sobrevivir sin protección. Estaba infestado por varios cultos tecnoherejes y sus aliados demoníacos hasta que todos fueron destruidos por un ejército de los Manos de Hierro liderado por el Capitán Dauuk.
  • Nephentis: Mundo letal en territorio imperial. A mediados del M32, durante la Guerra de la Bestia, las plantas carnívoras nativas del planeta expulsaron sus esporas al espacio, iniciando invasiones en los cercanos sistemas imperiales con sus semillas.
  • Parasis: Mundo letal fúngico donde el Capítulo de los Guerreros Mantis capturaron al herético Cardenal Kharfa en 430.M39 después que intentara huir de la justicia imperial.
  • Piscina: Mundo letal del Segmentum Obscurus.
  • Praxetl: Mundo letal del Segmentum Ultima.
  • Sans Gaviria: Mundo letal Imperial.
  • Perdición del Colono: Mundo letal imperial y, según la inquisidora del Ordo Xenos Amberley Vail, un nombre muy adecuado para el planeta. La flora y fauna del planeta es tan letal que las tribus de orkos zalvajez que pululan por su superficie son consideradas por los habitantes humanos como una molestia menor. Las tropas de la Guardia Imperial reclutadas en el planeta son duras y se muestran ansiosas de enfrentarse a sus enemigos en combate cerrado. A menudo llevan pieles de orkos sobre sus uniformes.
  • Sycorax: Mundo letal del Segmentum Ultima azotado por tormentas psíquicas. Los psíquicos expuestos a la intemperie atraen dichas tormentas a menos que hayan aprendido a protegerse con sus propias habilidades psíquicas. El Adeptus Astra Telepática mantiene unas instalaciones de entrenamiento en Sycorax con el objetivo de endurecer a sus adeptos mediante las extremas condiciones ambientales que el planeta ofrece.
  • UB26: Mundo letal visitado por Koulick Krieg.
  • Varestus Prime: Mundo letal donde las Tropas de Jungla de Catachán y las escuadras de bombarderos Marauder lucharon contra los pielesverdes.
  • Vitrys: Mundo minero letal del Imperio de la Humanidad. Los mineros recogían cristales de la superficie cuando fueron atacados por la Kábala de la Lengua Bífida, la cual esclavizó a todos los habitantes del planeta. Más tarde, los Lobos Espaciales descendieron al planeta y acabaron con los xenos. Una de las características del planeta son los llamados “diablos fragmentados”, remolinos de roca y fragmentos de cristal que cobran vida por la acción de columnas de aire supercaliente y que despide afiladas esquirlas en todas las direcciones.

Fuentes Editar

  • Warhammer 40.000: Reglamento (5ª y 6ª edición).
  • Warhammer 40.000: Rogue Trader.
  • Codex: Guardia Imperial (3ª y 5ª edición).
  • Codex: Catachán (3ª edición).
  • Codex: Demonios de Khorne (6ª edición).
  • Suplemento Codex: Ángeles de Muerte (6ª edición).
  • Imperial Armour Volume One – Imperial Guard and Imperial Navy.
  • Imperial Armour Volume One – Second edition: Imperial Guard.
  • Imperial Armour Volume Nine – The Badab War (Part one).
  • Imperial Armour Volume Ten - The Badab War (Part two).
  • Imperial Armour Volume Thirteen – War Machines of the Lost and the Damned.
  • Fantasy Flight Games The Calixis Sector.
  • Dark Heresy: Creatures Anathema (Expansión juego de rol).
  • Dark Heresy: Enemies Without (Expansión juego de rol).
  • Deathwatch: The Achillus Assault.
  • Creature Feature - Native Hunting Beasts.
  • Imperial Knight Companion, pág. 35.
  • Dataslate: Cypher – Lord of the Fallen.
  • Dataslate: Reclusian Command Squad (libro de trasfondo).
  • White Dwarf, núm. 77, 168 y 388 (edición inglesa).
  • The Citadel Journal, núm. 22 y 49.
  • Forge World Scenarios for Badab campaigns (enlace inactivo a 23/03/2017).
  • Gathering Storm: Rise of the Primarch, cap. 1.
  • Predator, Prey, de Rob Sanders.
  • Redemption Corps, de Rob Sanders.
  • Hunt for Voldorius, de Andy Hoare.
  • Conquest of Armageddon, de Jonathan Green.
  • Calculus Logi, relato de Darius Hinks.
  • Voidsong, relato de Henry Zou.
  • The Greater Good, de Sandy Mitchell.
  • Stormseeker, relato de Alec Worley.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.