FANDOM


Maestro Administratum 3 El Archiescriba Primuscriptor, mascota del Imperio de la Humanidad, ha marcado este artículo como propiedad del Adeptus Terra. Pulsa sobre él para aprender más sobre los dominios del Emperador.

El conocimiento es poder. Guárdalo bien.

"Estoy seguro de que este elegante cronógrafo de cuerda significa que eres rico, en algún otro lugar. En este mundo, necesitarás usar esa bonita pistola láser tuya si quieres impresionar a alguien"
Tildi Galloph, tratante de puesto comercial


Un Mundo Fronterizo es un planeta descubierto recientemente por el Imperio a través de las investigaciones de las flotas de Exploradores del Adeptus Mechanicus o de los descubrimientos de los Comerciantes Independientes, siendo hogar de un número relativamente reducido de colonos imperiales. El Imperio puede que no haya tenido siquiera el tiempo suficiente para explorar completamente un planeta y establecer un gobierno planetario imperial.

DescripciónEditar

Los mundos fronterizos ocupan las franjas desesperadas y sin ley del Imperio. Los habitantes aprenden rápidamente a ser autosuficientes por necesidad, sabiendo que no pueden esperar ayuda externa contra merodeadores humanos o voraces alienígenas. Como siempre, donde hay poca atención imperial, la herejía y la mutación se propagan sin control. Los mundos fronterizos burbujean con la escoria violenta de la humanidad, con piratas, bandidos, forajidos y otros seres peores imponiendo su propia ley en muchas áreas. Estos planetas se convierten fácilmente en criaderos de psíquicos descontrolados, herejía y cultos infames, y pueden amenazar a la Humanidad en todo el Imperio en caso de que su contagio se extienda.

Mientras que la vida en cualquier mundo imperial es dura e implacable, excepto tal vez para aquellos de alta alcurnia que soportan cargas más sutiles o insidiosas, los habitantes de mundos fronterizos todavía lo tienen más difícil. Con frecuencia, no hay presencia del Adeptus Arbites en sus planetas y los gobernadores planetarios solo pueden gobernar desde la órbita o incluso desde otro sistema. De esta forma, los habitantes de la frontera deben enfrentarse a muchas amenazas por sí mismos, desde invasores xenos hasta peligros naturales, desde especies nativas hostiles a la inestabilidad tectónica. Estos mundos son a menudo recién descubiertos, alejados de las rutas regulares o comerciales, y colonizados después de realizar un análisis incompleto o deficiente sobre los peligros del planeta. Muchos fueron encontrados por accidente, descubiertos en antiguas cartas de navegación a través de la disformidad o mencionados en los márgenes de los registros de un Comerciante Independiente. Los mundos fronterizos pueden ser lugares previamente habitados; muchos revelan signos de civilizaciones anteriores, que van desde antiguas sociedades humanas hasta imperios alienígenas que murieron hace mucho tiempo.

Mientras que otros ciudadanos del Imperio pueden acceder a recursos internos o importaciones para mantenerse, los habitantes de la frontera se ven obligados a rascar y gorrear para sobrevivir. Muchos son dependientes, o al menos están familiarizados con la tecnología imperial, y por lo tanto sus sociedades se convierten en una mezcla de dispositivos renovados y construcciones nativas. Esto puede llevar a existencias casi bárbaras, con tribus de renegados empuñando hachas sierra atacando asentamientos para robar el precioso promethium o formaciones de centinelas con rifles láser protegiendo aislados hogares ante criaturas depredadoras. Aún así, los mundos fronterizos siempre parecen atraer a nuevos colonos.

Muchos llegan a las fronteras del Imperio buscando escapar de las autoridades religiosas locales. Otros quizás desean adorar al Emperador a través de medios considerados heréticos o desviados y, en un mundo fronterizo, creen poder establecer su propia secta, y con el tiempo tal vez se convierta en la versión mundial del Credo Imperial. Aquellos cuya adoración a las entidades oscuras les valdrían merecidamente una pira ardiente y una muerte tortuosa también buscan su versión de la libertad religiosa. Escapando a un mundo donde hay menos miradas indiscretas o turbas empuñando antorchas, estos cultos pueden llevar a cabo sus ritos asquerosos abiertamente o incluso establecer su control sobre un asentamiento. Muchos también buscan mundos fronterizos por las posibilidades lucrativas que ofrecen. Puede que no haya signos de riquezas obvias, pero podría haber reliquias xenos, especies nativas útiles o incluso maravillas de la Era Oscura de la Tecnología esperando a ser descubiertas.

No todos los habitantes de la frontera han elegido sus hogares voluntariamente en busca de una vida mejor. La población de una ciudad colmena puede ser diezmada para poblar un mundo recién establecido, y bloques habitacionales enteros pueden ser vaciados para comenzar una nueva vida lejos de las consoladoras multitudes y las ciudades de metal. Las legiones penales también se utilizan para establecer puntos de apoyo en planetas vacíos, entendiendo todos que sus nuevas vidas pueden ser sombrías pero seguro que serán mejores que una muerte segura en el campo de batalla.

Existiendo en los lejanos bordes de la Ley Imperial y, a menudo, fuera de los mandamientos del Credo Imperial, los pobladores de la frontera pueden desarrollar una actitud relajada ante los alienígenas. Es común ver a lugareños blandiendo armas xenos y viviendo en hábitats diseñados para seres no-humanos. Algunos puestos fronterizos incluso comercian abiertamente con xenos que viajan, extendiendo así la mancha del alienígena. Esta aceptación de lo impuro también puede extenderse a humanos mutados o brujas impías. Para los habitantes de la frontera, la supervivencia requiere terribles alianzas, salvando la vida a costa del alma. Vivir en los límites es existir en las sombras y en estas sombras se engendra la herejía.

Para combatir estas desviaciones, los misioneros de la Eclesiarquía a menudo visitan estos planetas para llevar la fe y la ira del Emperador a los que se han descarriado y muchos se convierten en mártires de su sagrada causa. Sin embargo, otros nativos conservan su sentido de independencia y se abstienen de formar parte de cualquier organización, viviendo para sí mismos de acuerdo con su propio código, como lo hacen innumerables mundos fronterizos cada día.

Mundos fronterizos notablesEditar

  • Bork: Situado en el borde de las Estrellas Necrófago actualmente es un mundo orko pero antaño era un mundo fronterizo industrializado conocido como Bhorc Prime. El lado diurno del orbe estaba controlado por el Imperio y luchaba constantemente contra los orkos del lado oscuro. Finalmente, un orko conocido como Klawjaw, logró unir a los klanes orkos del planeta y acabaron con las fuerzas imperiales en la llamada Guerra por Bhorc Prime. Continuó luego su ¡Waaagh! contra el Imperio y formó el gran Imperio Orko de Bork.
  • Caida de Santa Astrid: Mundo fronterizo en el Abismo Hazeroth. Es una luna que orbita el gigante gaseoso conocido como Sekmet.
  • Cloister: Mundo fronterizo en el Abismo Hazeroth que aloja un bastión de los Templarios Negros.
  • Doltirian: Mundo Caballero fronterizo que está aislado del resto del Imperio de la Humanidad. El planeta sufre constantes ataques de las partidas orkas que infestan el cercano planeta Scholdenrift. Debido a dichos ataques, el planeta es el escenario de contínuos conflictos bélicos, un hecho bienvenido por la Casa de Caballeros ya que esto les permite mantener sus habilidades entrenadas.
  • Kalf: Mundo de La Periferia y hogar del llamado Demonio de Arena.
  • Launcel IV: Mundo Caballero fronterizo que sufre constantes incursiones de Eldars Oscuros.
  • Lehyde Ten: Mundo fronterizo en la Nebulosa de Adrantis donde han fracasado todos los intentos imperiales de colonización.
  • Marioch: Mundo fronterizo en la Nebulosa de Adrantis.
  • Sinophia: Mundo fronterizo en el subsector de La Periferia. Inicialmente se trataba del punto de partida para expediciones de Comerciantes Independientes antes de la Cruzada de Angevin. Recientemente ha caído en una depresión económica que está despojando completamente de habitantes el planeta.
  • Tygress I: Mundo fronterizo en el subsector de las Marchas de Drusus.
  • Tygress II: Mundo fronterizo en el subsector de las Marchas de Drusus.
  • Ysai Ydumee: Mundo fronterizo en la Cuenca de Golgenna.
  • Zel Tertius: Mundo fronterizo en el subsector de las Marchas de Drusus y que se considera una colonia modelo.

FuentesEditar

Extraído y traducido de Wikihammer 40K UK.

  • Página de Fantasy Flight Games, artículo "Dark Heresy: Worlds of the Calixis Sector" (Información de Transfondo, Juego de Rol).
  • White Dwarf, núm. 276 y 349.
  • Imperial Knight Companion.
  • Dark Heresy: Manual del Inquisidor.
  • Dark Heresy: Enemies Within (Expansión del juego de rol).
  • Imperial Armour Volume Two – Second Edition: War Machines of the Adeptus Astartes.
El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.