FANDOM


Línea 18: Línea 18:
 
==Fuentes==
 
==Fuentes==
 
*[[Codex: Marines Espaciales (5ta edición)]]
 
*[[Codex: Marines Espaciales (5ta edición)]]
[[Categoría:Necrones]]
 
 
[[Categoría:Marines Espaciales]]
 
[[Categoría:Marines Espaciales]]
 
[[Categoría:Conflictos]]
 
[[Categoría:Conflictos]]
 
[[Categoría:Naves de la Flota Necrona]]
 
[[Categoría:Naves de la Flota Necrona]]
[[Categoría:Imperio de la Humanidad]]
 
[[Categoría:Mundos Astronave]]
 
 
[[Categoría:Naves de la Flota Imperial]]
 
[[Categoría:Naves de la Flota Imperial]]

Revisión de 19:21 28 nov 2011

Mundo Artificial
En las afueras del sistema Danorra se encuentra el planeta devastado y sin vida de Safelhold. Fue aquí donde el Capítulo de los Caballeros Astrales hizo el sacrificio definitivo para detener la masacre del Mundo Artificial Necrón,Plantilla:Wikipedia y aquí, en el núcleo de la Barcaza de Batalla Tempestus, donde se erigió un templo en su memoria. Setecientas setenta y dos estatuas de alabastro vigilan silenciosas la nave insignia en ruinas, una por cada hermano de batalla de los Caballeros Astrales caídos en batalla. Más allá de los restos, una veintena de guardianes patrullan ese paisaje polvoriento, con los ojos siempre alerta en busca de saqueadores cuya presencia continúa profanando este lugar sagrado. Son Marines Espaciales, hermanos de batalla de una docena de Capítulos diferentes que de este modo muestran su respeto por los caídos.

La aparición del Mundo Artificial en el Subsector Vidal cogió al Imperio completamente desprevenido. Incluso ahora se desconoce si el Mundo Artificial era un Mundo Necrópolis movilizado mediante tecnología arcana, o simplemente una nave de proporciones planetarias construida en la oscuridad de las estrellas. Cuando los proyectores gauss del Mundo Artificial aniquilaron todo rastro de vida de los Mundos Agrícolas de Gaios Prima y Gaios Tertio, se había abandonado toda especulación sobre sus orígenes y ya solo importaba su destrucción.

Toda la flota del Sector Vidal y al menos quince fuerzas de combate Marines Espaciales, incluyendo Ultramarines, Caballeros Astrales, Irruptores y Aurora, se enfrentaron al Mundo Artificial mientras éste continuaba su cosecha sangrienta planeta tras planeta. Ninguna de las armas más potentes de la humanidad consiguió romper el escudo del Mundo Artificial. Se emprendieron doce misiones de combate, doce intentos de aplastar al Mundo Artificial con valor y potencia de fuego, pero lo único que la Flota Imperial consiguió fue una serie de naves destruidas o inoperativas y millones de bajas. Además, los ataques directos parecían imposibles. Las Cápsulas de Desembarco y los torpedos de abordaje no podían penetrar los escudos del Mundo Artificial y los rayos teleportados dirigidos sobre su superficie perdían toda coherencia. Tras la pérdida de dos escuadras de Exterminadores completas del Capítulo de los Irruptores con este sistema. Se prohibieron realizar más intentos de este tipo.Plantilla:Wikipedia

Una Táctica Desesperada

Tras el desastre de la fisura de Galas, en la que se había perdido una tercera parte de la flota del Sector Vidal, Artor Amhrad, el Señor del Capítulo de los Caballeros Astrales adoptó una estrategia desesperada. Renunciando a las armas que habían demostrado tantas veces ser ineficaces, Amhrad empleó la propia Barcaza de Batalla de los Caballeros Astrales contra los escudos del Mundo Artificial. Con sus motores rugiendo a plena potencia y sus casco de adamantino estremeciéndose bajo el impacto del fuego, el Tempestus se dirigió hacia las pantallas de defensa del Mundo Artificial. Debido al ímpetu del ataque, el Tempestus no podía esperar evitar una colisión contra la superficie del Mundo Artificial, aunque esa no era la intencion de Amhrad. Cuando la barcaza de combate atravesó los escudos, los Caballeros Astrales ya habían partido en sus Cápsulas de Desembarco. El Tempestus colisionó con el Mundo Artificial en una tormenta de metal y fuego, pero los Caballeros Astrales estaban a salvo en la superficie del Mundo Artificial, continuando el combate con una clara determinación.

Es imposible decir cuántos Necrones habían en el interior del Mundo Artificial, pero su número debía de rondar las decenas de miles. Setecientos guerreros, aunque fueran todos Marines Espaciales, no hubieran tenido una oportunidad frente a aquel mastodonte, pero Amhrad y sus hermanos de batalla estaban resueltos a que su sacrificio no fuera en balde. Privados de esperanza, los Caballeros Astrales lucharon sin miedo, destruyendo cada generador de flujo, forja de armas y nódulos de mando que encontraron en su camino. Durante un centenar de horas o más, los Caballeros Astrales causaron estragos. Pero aquella batalla en medio de estructuras ciclópeas de la superficie del Mundo Artificial se cobró un buen número de heridos y muertos. Algunos perecieron ganando tiempo para que sus hermanos se retiraran y pudieran librar otras batallas. Todos murieron de pie, desafiando a los guerreros sin alma a los que se enfrentaban.

El Sacrificio Final

El asalto final de los Caballeros Astrales lo hicieron únicamente Amhrad y cinco de sus hombres. Aunque heridos y cansados, lucharon hasta un complejo necrópolis enorme que albergaba muchos de los dispositivos de mando del Mundo Artificial. Con sus seguidores muertos o agonizantes, la última acción de Amhrad fue detonar las bombas de fusion que destruyeron el complejo. Esta última acción heroica sobrecargo el Mundo Artificial, que ta tenía los nódulos de control funcionando a doble rendimiento, provocando la caída de sus escudos y de sus sistemas de armamento. Los Caballeros Astrales se habían ido, pero, gracias a su sacrificio, el Mundo Artificial quedó a expensas de la venganza de la Humanidad. Al comprobar que su enemigo quedaba indefenso, la flota imperial atacó y destruyó el Mundo Artificial con repetidas andanadas de torpedos ciclónicos.

Debido a la destrucción del Mundo Artificial, los Caballeros Astrales fueron retirados de la lista de capítulos de marines espaciales activos. El puñado de hermanos de batalla que no había estado presente durante la batalla contra el mundo artificial era demasiado pequeño para emprender la tarea de reconstruir el capítulo. Se formó el Capítulo de los Sables para llenar el vacío y encargarse de la Fortaleza-Monasterio abandonada. Pero los caballeros Astrales no fueron olvidados por los que habían luchado a su lado. Mientras el Adeptus Mechanicus seleccionaba los restos del Mundo Artificial para su estudio, los Ultramarines retiraron el pecio de la Tempestus y lo abandonaron entre las ruinas de Safehold, el planeta que había sido la última víctima del Mundo Artificial. Desde aquel día, la pequeña guarnicion de Safehold cuenta ahora con representantes de cada uno de los capítulos que lucharon junto a los Caballeros Astrales. Con su recuerdo, los vivos pagan su deuda con los muertos.

Aunque no hay evidencias sobre ello, se dice que hay muchos mas mundos artificiales en la galaxia, y que actuan como naves insignia en las flotas necronas grandes. Solo el tiempo dira si esto es cierto o no, pero de serlo los necrones contarían con un poder en cuestión de naves interestelares increíble.

Fuentes

El contenido de la comunidad está disponible bajo CC-BY-SA a menos que se indique lo contrario.